Noticia de Interés

 

Cada vez suenan más alarmas sobre la crisis de atención de salud de los ancianos ante una población que envejece, porque los recursos de los sistemas de salud no pueden cubrir la atención digna de una población de ancianos, que requiere más atención sanitaria que cualquier otro grupo de edad y que además aumenta cada vez más en número.

anciana en silla de ruedas

Y hemos llegado a esto por la terquedad, que en parte aún persiste, de los ideólogos del control de la natalidad, quienes han condenado a que la población del planeta envejezca y haya cada vez menos jóvenes para trabajar, que puedan aportar recursos para una creciente demanda sanitaria de los ancianos.

Esto pondrá cada vez más presión para que los gobiernos aprueben leyes a favor de la eutanasia y el suicidio asistido.

 

LOS SISTEMAS DE SALUD DESBORDADOS

The Lancet publica un editorial alarmante acerca de la presión sobre los sistemas de salud de una creciente población de ancianos. El artículo examina los diversos factores que están contribuyendo a una “crisis de cuidado de los ancianos”.

Desafortunadamente, los sistemas de atención de ancianos actuales en todo el mundo ya no son capaces de hacer frente a la creciente demanda por el rápido aumento del número de personas mayores, incluso en los países de ingresos más altos.

La cuestión clave es demográfica – la proporción de personas mayores de 60 años se duplicará de alrededor del 11% al 22% entre 2000 y 2050.

manos de anciano y otra persona mas joven

 

EN GRAN BRETAÑA

Además, las naciones occidentales como Gran Bretaña han reducido significativamente los fondos para el cuidado de ancianos en los últimos años.

Como se ha señalado en el informe de Crisis Age UK en Atención 2014la financiación pública de la atención social de las personas mayores se redujo en £ 1.2 mil millones (15,4% en términos reales) entre 2010-11 y 2013-14, a pesar de que había estado estancada entre 2005 y 2010.

Sin embargo, el número de personas de 85 y más años de edad, el grupo más propenso a necesitar atención, ha aumentado en un 30% entre 2005 y 2014. (De 986.000 a 1.280.000).

 

EN ESTADOS UNIDOS

El Reino Unido no es el único que enfrenta un sistema de cuidado de ancianos que está al borde del desastre.

Los EE.UU. se “dirigen hacia el acantilado del cuidado, dijo a The Washington Post John Schall, Director Ejecutivo de la Red de Acción de Cuidadores.

En los EE.UU., los cuidadores familiares no remunerados proporcionan la mayor asistencia para apoyar a las personas mayores con discapacidad crónica (de 65 años y mayores) para vivir en la comunidad y no en centros de atención especializados.

En 2013, cerca de cuatro de cada diez adultos estadounidenses se identificaron como un cuidador de la familia y la necesidad de cuidadores no deja de crecer, sobre todo porque la generación del baby boom (los estadounidenses nacidos entre 1946 y 1964) se acerca a la edad de jubilación.

Los cuidadores familiares de personas mayores con altos niveles de necesidades de cuidado personal pueden encontrarse con una tensión considerable para prestar esa atención.

La atención familiar es crucial para el sistema de cuidado de los ancianos en Estados Unidos, pero hay muchas dudas acerca de si la cantidad y calidad de la prestación de cuidados pueden satisfacer la creciente demanda de una nación que envejece.

mujer anciana pobre calle

 

EN LOS PAÍSES CON BAJOS INGRESOS

Los autores están preocupados sobre todo por los países de bajos ingresos, como China, que se enfrentan a los mismos problemas que los EE.UU. y Gran Bretaña, pero con menos fondos para hacerle frente.

Y llegan a la conclusión siguiente: se necesita un enfoque más amigable con los mayores para asegurar un envejecimiento saludable con dignidad. Para alcanzar esta meta, más inversión – financiera y de recursos humanos – es sin duda, una necesidad urgente.

En un clima de austeridad, los esfuerzos también pueden ser ejercidos en otras áreas, especialmente la prevención de enfermedades y promoción de la salud para las personas mayores, así como intervenciones para reducir el tabaquismo, el consumo de alcohol y la obesidad.

Además, es necesaria una mejor coordinación entre la atención de salud, la atención a largo plazo, y los servicios sociales para mejorar las capacidades y garantizar servicios sostenibles.

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: