Hay muchas historias de encuentros con almas del purgatorio de santos y beatos.

Especialmente San Padre Pío, el Beato Enrique Suso y San Juan Macías, son conocido por haber liberado literalmente miles de almas del Purgatorio durante su vida santa.

No seguiremos la lista porque es enorme.

Lo que muestra que Dios permite ayudar a las almas en el Purgatorio por parte de seres en la tierra.

Dios permite que un alma aparezca para ser liberada del Purgatorio, o por lo menos para que su sufrimiento sea mucho menor.

Y sucede a personas piadosas y compasivas, que por eso mismo es más probable que respondan a sus peticiones ofreciendo sacrificios, sufrimientos y oraciones, que son los medios que ayudan a las pobres almas.

En este artículo traemos dos relatos poco conocidos de visitas del purgatorio a Eugenie von der Leyen y a Santa Gemma Galgani.

Estos dos relatos tienen en común que evidencian lo que se cree que las oraciones tienen efectos diferentes para las distintas almas en el purgatorio.

Las almas en general reciben una doble gracia cuando oramos por ellas.

En primer lugar, reciben una disminución de parte de su tiempo asignado para estar en el purgatorio; algo así como disminuir la condena de un prisionero aquí en la tierra.

Y en segundo lugar también reciben un cierto alivio del dolor de la purificación que están experimentando; algo así como dar un vaso de agua a alguien que tiene mucha sed.

Todas excepto las que están en el nivel más bajo.

Algunos místicos dicen que las almas en el nivel más bajo del purgatorio no reciben la segunda gracia, o sea el alivio, sino sólo la primera.

Pero una vez que se elevan a la región superior del purgatorio, recibirían las dos gracias de nuestras oraciones.

Eugenie von der Leyen

 

EL PASTOR LLAMADO FRITZ: DEL DIARIO DE EUGENIE VON DER LEYEN (1923)

Una de esas almas que Dios permitió ser visitada es Eugenie von der Leyen (1867-1929) quien hizo un diario de las apariciones de las almas en el Purgatorio que se le presentaban.

Eugenia era una mujer bien educada y de nobleza alemana; de hecho Eugenie llevó el título de princesa y vivió en un castillo ancestral en Waal, Baviera, Alemania.

Por orden de su confesor, mantuvo un diario de sus contactos con las pobres almas, que después de su muerte fue entregado al obispo Eugenio Pacelli, quien más tarde se convirtió en el Papa Pío XII.

 

11 de junio de 1923. Al despertar, veo una larga forma grisácea sobre mí, completamente nebulosa,

No puedo decir si hombre o mujer, pero es antipático. Estoy muy asustada.

 

14 de junio. El fantasma estaba en mi habitación cuando quería dormir.

Entonces dije en voz alta mi oración de la tarde, durante la cual se acercó mucho a mí.

Si no hubiera sido por sus brazos, más bien parecería un tronco de árbol ambulante.

Se quedó quizás veinte minutos, luego volvió a las cuatro.

 

16 de junio. Fue muy malo. Me sacudió el hombro. Fue un momento horrible.

Lo golpeé y le dije: “¡No me toques!”. Entonces se retiró en un rincón.

En mi empujón, no sentí un cuerpo, era como una toalla húmeda y caliente. Creí que ya no podía soportar tal terror.

 

18 de junio. Otra vez esta cosa horrible. Quería apretarme el cuello.

Oré con temor y tomé en la mano la partícula de la Cruz [una reliquia santa que poseía].

Entonces permaneció conmigo, permaneciendo erguido y grande delante de mí.

No respondió a las preguntas. Entonces salió por la puerta, que dejó abierta.

 

19 de junio. Ahora puedo reconocer que es un hombre; Sólo estuvo allí un rato.

 

21 de junio. El hombre horrible estuvo más de una hora durante la noche, iba y venía continuamente.

Tiene cabello negro despeinado y ojos horribles.

 

22 de junio. Este hombre estuvo desde la una hasta las cinco conmigo, era muy malo.

Él se inclinó repetidamente sobre mí y se sentó al lado de mi cama.

Realmente lloré de miedo, luego oré las “horas” para que no tuviera necesidad de verlo.

Luego caminó de un lado para otro y gimió horriblemente.

Me parece que debo conocerlo, sin embargo no puedo averiguar quién es.

Me he vuelto muy cobarde, muchas veces es realmente una decisión para mí ir a mi habitación por la noche.

Sin embargo, normalmente puedo dormir muy bien.

 

24 de junio. Él volvió, me agarró del hombro. Dije: “Ahora dime lo que quieres y luego no vuelvas”.

Sin respuesta. Volvió a la habitación un par de veces y luego se fue.

Sin embargo, mi descanso fue completamente destruido.

A las seis de la mañana regresó.

A la luz del día, incluso se ve más horrible, deja una impresión repugnante, pertenece a la categoría más sucia de los fantasmas que han llegado.

Dije: “¡No me molestes, quiero prepararme para la Santa Comunión!”

Luego se acercó a mí y alzó las manos implorante.

Lo sentía tanto por él que le prometí mucho.

Entonces dije: “¿No puedes hablar?” Entonces negó con la cabeza.

¿Tienes mucho que sufrir? Ahora gimió terriblemente. Le di mucha agua bendita y luego se fue.

 

27 de junio. Él estaba allí de nuevo, en la noche.

Parece que me conoce. Exprimí mi cerebro para recordar quién podría ser. ¡Es él muy antipático!

 

29 de junio. Él estaba de nuevo en la habitación cuando fui a la cama.

Podría ser el pastor asesinado Fritz.

Le pregunté de inmediato, pero no reaccionó.

Recé con él, durante el cual fijó sus ojos en mí con tanto enojo, que quedé realmente asustada.

Le pedí que fuera y luego se fue.

 

30 de junio. Él vino muy brevemente. Sus gemidos me despertaron.

 

1 de julio. Una vez más, realmente creo que es el pastor Fritz.

Sin embargo su cara es tan negra que tengo dificultad para reconocerlo.

Pero la figura, la nariz y los ojos son completamente  de él, como lo vi tantas veces en la vida.

 

2 de julio. Volvió, no se veía tan terriblemente salvaje y no se quedó por mucho tiempo.

Me dirigí a él como “pastor Fritz”, lo que al parecer le sonó bastante natural.

 

3 de julio. Él vino muy brevemente. Le pregunté: “¿Eres el pastor asesinado Fritz?”.

Entonces él dijo claramente: “¡Sí!”

 

4 de julio. Él vino a mí en la mañana, me miró tristemente y se fue pronto, no contestó nada, tampoco.

 

5 de julio. Ahora me pareció que todo acerca de él es más claro.

Durante la oración, hizo la señal de la Cruz.

 

6 de julio. Estoy muy feliz de que pueda hablar ahora.

Le pregunté: “¿Por qué siempre vienes a mí?”.
.
Él contestó: “Porque siempre has orado por mí”. (Eso es cierto, porque siempre había estado apenada por el pobre hombre, siempre parecía tan particular, incluso cuando era un niño.)

.
Yo le dije: “Entonces, ¿qué te salvó?”
.
Él respondió: “Visión y arrepentimiento”.

Yo le pregunté: “¿Quedaste muerto de inmediato?”.

Él: “No”.

Yo: “¿Serás liberado pronto?”.
.
Él: “No, estaré por mucho tiempo”.

Entonces le di permiso para seguir viniendo a mí, si le va bien.

Lo notable que es que alguien que era tan grosero en la vida, hable así cuando está separado de su cuerpo.

Ahora ya no estoy asustada por él, y quisiera ayudarlo lo mejor que pueda. ¡Qué misericordioso es el buen Señor!

 

8 de julio. Vino muy brevemente

 

9 de julio. Él vino a las 6:00 am y al hacerlo me despertó. De lo contrario me habría quedado dormida.

Yo: “¿Es muy importante para ti que yo vaya a la Santa Misa?”.
.
Él: “De esa manera, puedes ayudarme mucho”.

 

11 de julio. Sólo llegó muy brevemente.

 

12 de julio. Rezamos juntos.

Entonces yo pe pregunté: “¿qué tienes que sufrir?”.

Él: “¡Estoy ardiendo!”

Luego se acercó a mí y antes de que pudiera defenderme, presionó un dedo en mi mano.
.
Me asusté tanto y me dolió tanto, que grité, ahora tengo una quemadura roja que espero se cure pronto.

Es un sentimiento muy extraño tener esta marca visible del otro mundo.

 

24 de julio. El pastor Fritz y el otro vinieron dos veces en la noche, todos silenciosos, pero [el nuevo] no es muy agradable.

 

29 de julio. Nada especial que mencionar. Ahora estos dos vienen cada noche.

El nuevo parece horrible, mientras que el pastor Fritz se vuelve cada vez más brillante.

 

10 de agosto. El pastor Fritz se acercó a mí de nuevo, pero se veía muy amable.

Así que le dije: “¿Ya no tienes que sufrir tanto?”.
.
Él: “No”.
.
Yo: “¿Puedes orar por mí todavía?”.
.
Él: “No”.

Yo: “¿Dónde estás entonces todo el tiempo?”.

Él: “En el desamparo”.

Yo: “¿Aún vendrás a menudo a mí?”.

Él: “No”.

Yo: “¿Por qué no?”.

Él: “No se me permite más”.

Yo: “¿He podido ayudarte?”.

Él: “Sí”. Luego se fue.

Para cerrar este notable relato, el padre Sebastian Wieser, párroco y confesor de Eugenie, comenta:

“El comportamiento de esta aparición es como el eco de su vida terrenal.

Conocí bien al pastor Fritz, era como un “macho cabrío” en la parroquia.

En él, la grandeza de la misericordia de Dios realmente se manifiesta.

Tenía un hijo único, que en la escuela se hizo conocido por su mezquindad, falsedad y engaños y causó muchos problemas a sus maestros y a los que tenían autoridad sobre él.

Cuando el muchacho tuvo que ser castigado en la escuela, el padre mostró toda su indignación sobre el maestro y el sacerdote.

¡Yo profeticé en ese momento que algún día el padre mismo recibiría una paliza de este único hijo!

Cuando este hijo tenía diecisiete años y era grande y bastante fuerte, golpeó a su padre hasta la muerte alrededor de la medianoche.

Nadie sabía si Fritz quedó muerto de inmediato o si volvió en sí por un momento. Esto último parece haber sido el caso.

El asesino lo había derribado en el granero de heno y lo había abandonado a su destino.

Sólo por la mañana fue descubierto muerto.

Lo interesante es que el 6 de julio afirma que ‘la visión y el arrepentimiento’ le han salvado de la condenación.

Y el 12 de julio dice: ‘¡Estoy ardiendo!’.  Y presiona un dedo en la mano de la princesa, que deja una quemadura roja que he visto yo mismo”

Santa Gemma Galgani

 

SANTA GEMMA GALGANI OBTIENE EL ALIVIO DE UN ALMA DEL PURGATORIO

Esto es algo que sucedió a Santa Gemma Galgani (1878-1903). Esto está tomado del excelente libro “La vida de Santa Gemma Galgani” del Venerable Padre Germanus Ruoppolo C.P.

Gemma sabía por inspiración divina que en el Convento de las Monjas Pasionistas de Corneto [Italia] había una Hermana Religiosa muy querida de Dios que estaba cerca de la muerte, y me preguntó al respecto.

Y al contestar que así era, comenzó a implorar a Jesús que hiciera que esa religiosa particular expiara todas sus faltas en su lecho de muerte, de modo que al respirar por última vez pudiera entrar al Paraíso de inmediato.

Su oración, al menos en parte, fue escuchada.

Gemma les dijo a los que estaba en su casa y que iba a orar por su muerte, y ellas le dieron su nombre, María Teresa del Niño Jesús, como no se conocía en Lucca.

Después de su muerte se le apareció llena de dolor, implorando su ayuda, mientras estaba sufriendo grandes tormentos en el Purgatorio por ciertos defectos.

Nada más era necesario para poner en movimiento todas las fibras del corazón de Gemma.

Desde ese momento no se dio descanso: ofreció fervientemente oraciones, lágrimas y peticiones amorosas a Nuestro Señor.

‘Jesús, sálvala’, le oyeron decir. ‘Jesús, lleva a María Teresa al Paraíso sin demora, es un alma que te es muy querida, yo sufro mucho por ella, quiero que esté en el cielo’.

Y durante este tiempo Gemma escribe lo siguiente en su Diario:

‘Era alrededor de las 9:30 y estaba leyendo. De repente soy sacudida por una mano descansando suavemente en mi hombro izquierdo.

Me volví asustada, tuve miedo y traté de llamar, pero me retuvo.

Me volví y vi a una persona vestida de blanco, reconocí que era una mujer, miré y su expresión me aseguró que no tenía nada que temer.

‘Gemma’, dijo después de algunos momentos, ‘¿me conoces?’.

Dije que no, porque ésa era la verdad.

Respondió: ‘Soy la Madre María Teresa del Niño Jesús: te agradezco mucho por la gran preocupación que me has mostrado porque pronto podré alcanzar mi eterna felicidad’.

Todo esto sucedió mientras estaba despierta y completamente consciente de mí misma.

Luego añadió: ‘Continúa aún, porque todavía tengo unos días de sufrimiento’.

Y al decir esto me acarició y luego se fue. Su semblante, debo decir, inspiró mucha confianza en mí.

Desde aquella hora redoblé mis oraciones por su alma, para que pronto alcanzara su objetivo.

Pero mis oraciones son demasiado débiles. ¡Cómo deseo que mis oraciones para las almas del Purgatorio tengan la fuerza de los santos!.

Y la querida víctima de la expiación sufrió sin cesar durante dieciséis días, al final de los cuales Dios se complació en aceptar su sacrificio y liberar a esa alma.

Así es como la misma Gemma me lo contó:

‘Hacia la una y media me pareció que la Santísima Madre vino a decirme que la hora santa que estaba haciendo estaba llegando a su fin.

Entonces, casi de inmediato, creí ver a Sor María Teresa acercándose a mí vestida como pasionista, acompañada por su ángel de la guarda y por Jesús.

¡Oh, cómo había cambiado desde el día que la vi por primera vez!

Sonriendo, se acercó a mí y dijo: ‘Estoy verdaderamente feliz, y voy a disfrutar de mi Jesús para siempre’.

Ella me agradeció de nuevo.
.
Entonces hizo una señal de despedida con su mano, varias veces, y con Jesús y su Ángel Guardián voló al Cielo.
.
Eran más o menos las dos y media de la mañana’.

Fuentes:


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: