Google en camino de ser una superpotencia real.

 

Los gobiernos de las superpotencias, en especial EE.UU., no son los únicos poderes mundiales. A unos 2.400 kilómetros de distancia de Washington, en Silicon Valley, Google está adquiriendo poder global merced a la tecnología.

 

google

 

La ha logrado tal poder con tanta eficacia en los gobiernos de todo el mundo que su presidente, Eric Schmidt, es asesor de la Casa Blanca y en Gran Bretaña por ejemplo, sus ejecutivos se reúnen con ministros más que casi cualquier otra corporación.

Google es sin duda uno de los actores no estatales más influyentes en los asuntos internacionales que operan en dominios de seguridad aún sin ser un estado nación: realiza un seguimiento del comercio mundial de armas, gasta millones la creación de herramientas de alerta de crisis para informar al público sobre la amenaza de los desastres naturales, monitorea la propagación de la gripe, actúa como un censor global para proteger los intereses estadounidenses en el extranjero, y más.

Google incluso ha intervenido en disputas por la tierra, uno de los temas más tensos y universales de seguridad que enfrentan los estados de hoy, poniéndose del lado de un grupo indígena en la Amazonía brasileña para ayudar a la tribu a documentar y publicar evidencia sobre la intrusión en sus tierras a través de Google Earth.

Algunos dicen que Google no puede ser culpado por esto, porque una de sus tareas es presionar por leyes que beneficien a sus accionistas, pero depende de los gobiernos para hacerlos dacirles : hasta acá. Como están las cosas, Google – y, en menor medida, Facebook – están en carrera de convertirse en arquitectos de la ley.

A medida que Google desarrolla su papel en el escenario mundial, la cuestión fundamental podría ser menos acerca de si los estados pueden regular Google, sino si los estados pueden competir contra una poderosa plataforma tecnológica tan global.

En una serie de reseñas sobre “nuestro mundo futuro” en La Nueva Era Digital: Remodelación de la Futuro de los Pueblos, Naciones y Negocios, un nuevo libro de Schmidt y Cohen, se dan indicios de la alineación de Google con la seguridad de los aparatos de los Estados, sobre todo en lo que respecta a los esfuerzos antiterroristas.

¿Hay un actor no estatal global con más acceso a los “grandes volúmenes de datos” que Google? De hecho, Google, que a menudo se eriza ante la regulación, no puede tener más remedio que entrar y cooperar más plenamente con los estados en la arena del contraterrorismo. “El público exigirá que las empresas de tecnología hagan más en la lucha contra el terrorismo”, Cohen y Schmidt escriben.

Mientras tanto, estas empresas son cada vez más sofisticadas sobre la cantidad de información acerca de los usuarios que acceden. Google escanea los correos electrónicos. Sabe que estamos aquí. Se anticipa a lo que queremos antes de que siquiera lo conozcamos. Seguro que hay opciones de privacidad y todo eso, pero la intromisión de Google también se siente casi imposible de evitar si quieres vivir en el siglo XXI.

Google adquirió recientemente al fabricante de termostatos inteligentes Nido por U$S 3,2 mil millones, el potencial de datos que arrastra ahora invade nuestros hogares en múltiples niveles.

Google Street View es sólo el primer paso para proporcionar más datos acerca de donde usted vive. Se dio a conocer la semana pasada que Google también ha adquirido Titan Aeroespacial, que da acceso a Google a la gran altitud, satélites de energía solar que proporcionan acceso a los servicios de datos de todo el mundo, así como para las capacidades de aviones no tripulados avanzados. Al parecer, el ojo siempre vigilante Google en el cielo nos vigila desde arriba.

No se detiene allí. Si Google Glass es ampliamente adoptado, será capaz de registrar todo lo que vemos, mientras que el avance de Google Wallet podría posicionar a la empresa en el centro de gran parte del gasto mundial. Google ha invertido miles de millones en coches sin conductor, aparatos portátiles y casi cualquier nueva tecnología emergente. Algunas tan reservadas que tiene una división especial “X” para los grandes proyectos secretos.

En los últimos meses, 8 de las 12 empresas del gigante de búsquedas ha adquirido empresas de “robótica”. Google recientemente ha comprado un fabricante de robots militares, Boston Dynamics, que lleva a algunos a preguntarse qué es exactamente lo que la empresa tiene intención de hacer con su propio zoológico de criaturas electrónicas que se arrastran, gatean y trepan.

Una fuente del gigante de la tecnología lo expresó muy bien cuando se refirió a la empresa como una “superpotencia no electa“. Este es un buen resumen. Hasta el momento, tenemos la suerte de que esa dictadura es relativamente benigna. El lema de la compañía es “no hacer el mal”, y si bien las personas pueden estar en desacuerdo sobre lo que significa el mal a grandes rasgos, sus fundadores son tipos muy normales. Pero Larry Page y Sergey Brin no van a estar para siempre. Tampoco hay que confiar en ninguna entidad superpoderosa para regular su propio comportamiento.

Queda por ver cómo los estados permitirán a Google convertirse en una entidad global, sin fronteras.

Fuentes: Prophesy News, Watch, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: