El discurso políticamente correcto ciega a occidente.
El secuestro de 300 niñas en Nigeria por Boko Haram, 90% cristianas, con el objetivo de venderlas y tal vez algunas para canjearlas por prisioneros, ha llevado a muchos musulmanes y cristianos a repetir el discurso políticamente correcto de que Boko Haram no tiene nada que ver con el Islam o los musulmanes, sino todo lo contrario, y que los enemigos del Islam aprovechan este acto para desprestigiar al Islam y a los islamistas.

nigeria, ataque de boko haram

¿Pero no tiene nada que ver con el Islam? ¿No hacen sus fechorías en nombre del Islam? ¿De dónde viene esa violencia?

Luego de haber abogado porque los islamistas de Boko Haram no tienen nada que ver con el Islam, el padre Piero Gheddo del Fides, llega a la conclusión que “el islam es una religión llena de violencia”.

El lobby islámico, apoyado por los adalides del discurso políticamente correcto buscan en el lugar equivocado. Le echan la culpa al imperialismo europeo y luego al norteamericamo como la causa de esta violencia.

¿Y por qué no buscar la causa en el lugar más lógico, en las enseñanzas del Islam?

LA POSICIÓN DEL PAPA FRANCISCO

Quien esperaba que el Papa Francisco alzara la voz inmediata y vigorosamente contra el secuestro de centenares de estudiantes por parte de Boko Haram y contra la condena a muerte en Sudán de una joven madre de nombre Meriam, embarazada de ocho meses, culpable sólo de ser cristiana, – dos hechos que han levantado enormes protestas en todo el mundo -, se ha quedado decepcionado.

Bergoglio es muy cauto a la hora de pronunciarse sobre este terreno explosivo. No sólo por una prudencia cuyo fin es que no se agrave aún más la situación de comunidades cristianas que ya están en peligro extremo, sino por su visión del diálogo entre islam y cristianismo como búsqueda de lo que une en lugar de  juicio sobre lo que divide. El rabino Skorka ha dicho que le ha oído decir que “tenemos que acariciar los conflictos”.

En la “Evangelii gaudium”, el manifiesto programático de su pontificado, Francisco ha reclamado para los países musulmanes esa libertad de culto de la que gozan los creyentes en el islam en los países occidentales, de modo que no acepta pacíficamente los atropellos.

Pero otras posiciones menos significativas que las del Papa tienen que decir algunas cosas que Francisco no puede decir públicamente, a riesgo de incendiar el mundo.

¿POR QUÉ NO TIENE NADA QUE VER CON EL ISLAM?

Lo que ninguno ha explicado es que el Islam permite tener esclavas, y que Mahoma -el hombre perfecto y modelo para el resto de los humanos- tuvo esclavas así como todos los Califas y lo peor, que ninguna escuela de jurisprudencia musulmana ha prohibido hasta la fecha la esclavitud. Con la llegada de los Hermanos Musulmanes en Egipto se permitió nuevamente la esclavitud.

Tampoco revelan cómo ha podido ser secuestrado el Islam en manos de los islamistas cuando la absoluta totalidad de líderes religiosos justifican el jihad contra los infieles y no han emitido ninguno de ellos ninguna fatua condenando la esclavitud y la captura de niñas como esclavas sexuales, cuando estos jeques y líderes religiosos musulmanes emiten con suma facilidad fatuas tan asombrosas en las que se permiten las relaciones incestuosas en el campo de guerra, el acto sexual con el cadáver de la recién difunta, la prohibición de comer plátanos, zanahorias, pepinos a las mujeres por recordar tales vegetales al pene, o el montar en bicicleta para evitar que las mujeres se exciten, y un sin número de fatuas por el estilo.

Todos estos autores han mantenido silencio y desviado la mirada ante las atrocidades de los secuestros de decenas de miles de niñas tomadas como esclavas sexuales en Sudan, el reciente medio centenar de esclavas sexuales en Egipto, en Pakistán y otros tantos países musulmanes.

Parecen “ignorar” la historia de la esclavitud y las constantes guerras entre sectas musulmanas a lo largo de la historia, ya desde el mismo inicio de dicha religión nunca hubo paz entre las diversas facciones del Islam, y de cómo los cuatro primeros califas sucesores de Mahoma al mando del mundo musulmán, los ortodoxos o rashidun, fueron asesinados por correligionarios musulmanes.

El grupo islámico sunnita Boko Haram está adquiriendo armamento pesado, vehículos de combate y cañones antitanque y anti aviones y financia a cada vez más número de muyahidines. Todo esto es cada vez más costoso y se financia con los secuestros, robos, impuestos de protección, ayuda económica de otros grupos islamistas, pero sobre todo y mayormente del blanqueo de dinero de Arabia Saudita y organizaciones islamistas afines que donan sus petrodólares para imponer el Islam en Nigeria, el mayor productor de petróleo de África.

UN MINI BOKO HARAM EN CADA SOCIEDAD MUSULMANA

Varios escritores pakistaníes han cuestionado recientemente a los apologistas liberales por no comprender los vínculos entre la Shari´a -la ley islámica- y estos crímenes y secuestros de Boko Haram, Al Qaeda, y otros grupos islamistas en las tierras del mundo musulmán. Aquellos, conocedores de la realidad de la sociedad musulmana, han criticado a estos apologistas liberales como distorsionadores de un pretendido auténtico Islam, cuando en realidad en cada sociedad musulmana hay un mini Boko Haram, como ha afirmado el escritor pakistaní Murtaza Haider.

Murtaza Haider advierte en el diario liberal Dawn que este creciente tipo de actuaciones (secuestros, violaciones, asesinatos de niñas) son inherentes a las sociedades musulmanas y que esto puede verse en la forma en que son criadas.

En otro artículo titulado “Apología descarada”, el periodista Kunwar Juldune Shahid  criticó no sólo las acciones de Boko Haram, Al Qaeda, los talibanes, sino también a los padres musulmanes en Occidente que han secuestrado a sus hijas, y las han retornado a sus casa para evitar que sus hijas se casen por amor y que en nombre del honor, padres y hermanos musulmanes han matado a sus hijas y hermanas que se casaron en contra de los deseos de la familia. En casi todos los barrios de las sociedades musulmanas, uno encontrará mujeres que estaban casadas a la fuerza a hombres escogidos por sus padres y que en todos los barrios musulmanes hay un mini Boko Haram vivo y floreciente.

BOKO HARAM FASCINA A LOS JÓVENES MUSULMANES

Boko Haram ha conseguido mayor publicidad “gracias” al secuestro de las 300 niñas. Expertos en terrorismo informaron a The Independent que era posible que muchos islamistas británico-nigerianos planeaban viajar al país africano para luchar en nombre de Boko Haram. La “epopeya” islámica, secuestrar niñas y poseerlas como esclavas sexuales, concebido como la antesala del paraíso de Alá en la que cada muyahidin poseerá 72 huríes -vírgenes de ojos negros-, genera gran prestigio entre los islamistas y correligionarios, lo que va a ser más foco de atracción “viajar” a Nigeria que al Yemen.

Boko Haram no es un grupo de alocados y desviados islamistas, sino todo lo contrario desde la perspectiva islámica, son auténticos guerreros del Islam que combaten a los infieles y toman a sus mujeres como botín de guerra. Por ahora es un grupo exitoso que está poniendo en jaque el gobierno de Nigeria y que muestra su capacidad de amedrentar a los cristianos de este país, lo que refuerza a los ojos de los islamistas su poderío y capacidad de atracción y fascinación.

El gran peligro para la libertad, la civilización y los derechos de las mujeres no sólo en occidente sino en todo el orbe, es el estado de inconsciencia de los países libres por la narcosis del petróleo, no entender que hay una guerra asimétrica en la que el islamismo está en todos los frentes, la falta de músculo y nervio y la pérdida de conciencia de que la libertad tiene un precio al que hay que estar dispuesto a pagar.

Fuentes: GEES, La Nuova Bussola Quotidiana, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: