Los adolescentes no están maduros para votar pero sí para cambiarse de sexo.
El Servicio Nacional de Salud de Gran Bretaña y la clínica Tavistock y Portman NHS Foundation Trust permitirán a una chica de 16 años cambiar su sexo a pesar de la vehemente oposición de su madre, según un artículo publicado por el Daily Mail la semana pasada.

cirugia de cambio de sexo

Esta pesadilla comenzó cuando Megan se refirió a un consejero NHS (Servicio Nacional de Salud) el verano pasado para nada más que ayuda en el tratamiento de sus cambios de humor adolescente y su deseo de ‘encajar’.

En contra de la voluntad de la madre y con una rapidez alarmante, la adolescente fue remitida a la clínica Tavistock y Portman NHS Foundation Trust, en el norte de Londres, el único centro especializado en el Reino Unido para los jóvenes con diagnóstico de disforia de género.

La llamada disforia de género o trastorno de identidad de género (GID), es un término usado para describir la psicología del descontento con el sexo de una persona “asignado” al nacer. La Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud, de la Organización Mundial de la Salud, clasifica GID como un desorden médico.

LAS EXPLICACIONES DE LA MADRE DE MEGAN

“El verano pasado Megan había sido confiada a un consultor del Sistema Nacional de Salud para nada más que una ayuda en el trato con sus cambios de humor y su deseo de ser aceptada. En contra de mi voluntad Mi hija fue dirigida a la clínica Tavistock y Portman NHS Foundation Trust en Londres, el único centro en el Reino Unido se especializa en el tratamiento de niños que han sido diagnosticados con disforia de género”.  

“Allí, después de reunirse con los psiquiatras, ellos – y Megan – anunciaron con certeza que mi hija, que hasta entonces no me había mostrado ningún problema acerca de su identidad sexual, sufría de disforia de género. Desde entonces, al parecer, la suerte estaba echada”. 

“Han preparado un plan para Megan – una niña que le gustaba jugar con muñecas y alegremente perseguía cada novedad y la moda como todas las niñas – y a partir de entonces sería vista como un chico. Protesté vehementemente. También lo hizo el padre de Megan, Mark, mi ex marido. Además de ser una mamá, yo no soy una profesional propensa a la irracionalidad, sentí como si mi punto de vista no contara nada. Megan se consideró lo suficientemente grande como para tomar esta decisión radical sin nuestra contribución”.

“En los próximos meses se le dará medicamentos que bloquean las hormonas femeninas estrógeno y progesterona. Su ciclo menstrual se detendrá, se unirá los pechos para aplanar el pecho y cambiará su título de Miss al de Mr”.

“No importa si Megan se considera demasiado joven para votar, al parecer, es lo suficientemente grande para hacer esta importante decisión que cambiará toda su vida.” 

A la joven también le han dicho los médicos que inmediatamente comience a vestirse y actuar como niño, a la espera de que los tratamientos hormonales tengan efecto, tras lo cual se le dará testosterona, por lo que le crecerá la barba, sus grandes pechos serán eliminados y adquirirá un cuerpo y una voz de hombre.

Megan, insiste la señora Robinson,

“nunca ha tenido relaciones sexuales” y “no es lo suficientemente madura para entender las implicaciones de esta decisión, pero a pesar de todo esto, el sistema de salud nos excluye, a nosotros, sus padres, de la elección”.

Sin embargo, los especialistas no excavaron en el pasado de Megan, donde podían encontrar muchos elementos para tratar de trabajar. Mrs. Robinson cita la separación con su marido, las mudanzas de la familia ahora separada, el aislamiento de la niña, incluso con los compañeros de clase y sus intentos de atraer hacia sí la atención y admiración, consiguiendo sólo su propia “alienación”.

A los catorce años, dice su madre

Megan “se cortó el pelo corto, y anunció que ella era lesbiana – aunque ella nunca había estado en una relación con otra chica. Engordó y se convirtió en una chica triste, enojada y con tendencia a cambios violentos de humor. Pero todavía estoy convencida de que no era nada más que una dolorosa angustia adolescente”.

NO ES UN CASO AISLADO 

Una vez que supo la drástica decisión tomada por su hija con los especialistas, añade,

“Traté desesperadamente de expresar mis preocupaciones, pero cada vez que lo hacía el personal médico parecía pensar que yo tenía un sesgo en contra de la personas transgénero, a pesar de que sólo quiero que mi hija encuentre la felicidad y que no tome una decisión que puede destruir su vida”.

Mrs. Robinson escribió al periódico británico después de descubrir que

“el caso de Megan no es aislado porque el sistema de salud anunció que proporcionará medicamentos para preparar a los niños para la cirugía de cambio de sexo desde los nueve años de edad”.

Y cuando piensa en el impacto que esto tendrá en la vida de su hija, Mrs. Robinson escribe:

“Me siento impotente, enojada y muy triste.” Y su mayor temor es que “Megan, una adolescente infeliz, se convierta en un adulto marginado, que un día me dirá ¿Por qué me lo dejaste hacer?”.

EL PEDIGREE DE LA CLÍNICA TAVISTOCK

La clínica Tavistock y Portman NHS Foundation Trust ha establecido un Servicio de Desarrollo de Identidad de Género para

“los niños que no están conformes con su sexo biológico” y ofrece “asesoramiento a los niños de padres con trans-sexualismo u otros problemas de identidad de género.”

La Clínica Tavistock comenzó a ofrecer los bloqueadores hormonales a niños de tan sólo 12 años en 2011.

“Estamos hablando de detener la pubertad en el rango normal de la pubertad, así que supongo que la edad más joven podría ser diez o nueve años” dijo al Mail en Domingo la Dra. Polly Carmichael, médico al frente de un estudio de tres años sobre la modificación de los niños transgénero.

La agenda transgénero es apoyado por las Naciones Unidas. La responsable de Derechos Humanos de la ONU, Navi Pillay, ha puesto en marcha

“una campaña de educación pública mundial sin precedente para promover un mayor respeto por los derechos de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales en todas partes”, de acuerdo con el Consejo para la Igualdad Global.

En su libro, El Instituto Tavistock de Relaciones Humanas: Dando forma a la Moral, la Cultura, la Política y el Declive Económico de los Estados Unidos de América, el Dr. John Coleman documenta la historia del Instituto Tavistock.

Coleman explora las técnicas utilizadas por el instituto, financiado por Rockefeller, para quebrar la familia, debilitar los principios tradicionales de la religión y distorsionar el comportamiento sexual.

Fuentes: Daily Mail, La Nuova Bussola Quotidiana, Infowars, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: