El principal impulsor de la eutanasia en Bélgica organiza un seminario de estudios en Auschwitz

Dice que los nazis no practicaron la eutanasia.
El doctor Wim Distelmans, pionero de la eutanasia en Bélgica y primer defensor de la “buena muerte”, ha organizado un viaje de estudios del 8 al 10 de octubre a Auschwitz, el tristemente célebre campo de concentración nazi. “El campeón de la eutanasia”, como se le ve en Bruselas, invitó a varios profesionales de la medicina.

Auschwitz Birkenau

Distelmans considera el campo de exterminio como un lugar “difícil” en el que se puede “aclarar la confusión sobre la eutanasia”.

¿QUIÉN ES DISTELMANS?  

Distelmans no es un doctor cualquiera, por diez años ha estado al frente de la Comisión responsable de vigilar los posibles abusos de la ley sobre la eutanasia, en vigor desde 2002 y que recientemente se extendió a los niños. A pesar de los abusos de la ley demostrada por varios informes autorizados, la Comisión nunca ha encontrado ni una sóla irregularidad, y Distelmans es un ferviente defensor de la eutanasia, de modo que no es ni por asomo neutral.

Distelmans también es famoso por sus “trofeos”, en 2013 mató a dos gemelos de 40 años de edad que no sufrían de enfermedades terminales, y lo permitió sólo porque eran sordos de nacimiento, temían volverse ciegos y perder su autonomía. También es el médico que ha practicado la eutanasia en Nancy Verhelst, transexual convertida en Nathan, que se sentía odiada por sus padres “que querían un niño” y que el médico asesinó porque sufría psicológicamente porque no estaba conforme con el cambio de sexo que se había hecho.

POR QUÉ AUSCHWITZ

El médico ha elegido Auschwitz para su seminario, ya que considera que es un entorno “desafiante” en el que se puede “aclarar la confusión en torno a la ‘eutanasia”.

Porque, dice el médico,

“al interior del problema global del final de la vida nos enfrentamos continuamente con el dolor existencial, la cuestión del sentido, de la introspección, de la dependencia, la autonomía y sobre todo de la dignidad (o indignidad)”,

“parecía lógico organizar nuestro próximo viaje de estudios en un lugar que representa el símbolo por excelencia del fin de la vida digna del hombre: Auschwitz, el campo de exterminio nazi en Polonia. Este lugar parece adecuado para inspirar la reflexión”.

EL PODER DE LA COMPASIÓN 

Quizás entre tanta inspiración, los médicos ni siquiera dejan espacio para un poco de historia, como escribió Hannah Arendt, la eutanasia fue practicada por los nazis para hacer el ensayo general de los campos de exterminio.

Uno de los primeros en ser asesinados, en 1939, fue un niño con discapacidades severas y fue hecho “por compasión”.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, su destino fue compartido por otros cinco niños enfermos. Siempre por “compasión”. La misma razón por la que Bélgica ha ampliado recientemente la ley de eutanasia a menores de edad y sin límites de edad.

REACCIÓN DE LOS JUDÍOS

La noticia de que el presidente de la comisión de control de la eutanasia del gobierno belga ha organizado un viaje de estudios a Auschwitz ha indignado a una gran organización. Shimon Samuels, Director de Relaciones Internacionales para el Centro Simon Wiesenthal dijo a The Jewish Chronicle que el viaje es “una farsa”.

“La conexión que está haciendo es perversa. Él tiene que dimitir, cancelar el viaje y hacer una declaración de condena de la llamada ‘eutanasia de misericordia’ practicada por los nazis”, dijo.

Pero el Dr. Distelmans dijo al Jewish Chronicle que estaba sorprendido por las críticas.

“En primer lugar, esto no es un simposio sobre la eutanasia. Es un viaje de estudios centrado en los derechos humanos, el sufrimiento y los cuidados paliativos. Mencionaremos la eutanasia, pero ese no es el objetivo principal del viaje. Los participantes son todos profesionales que trabajan en cuidados paliativos. Trabajan todos los días con pacientes que sufren el dolor y la muerte. Nuestro principal objetivo es visitar el campo de exterminio donde todas estas atrocidades tuvieron lugar”.

En segundo lugar, muchos de los participantes ni siquiera apoyan la eutanasia. Varios de ellos pertenecen a la Universidad Católica de Lovaina. El orador principal es un reconocido investigador de 80 años que fue detenido en un campo de concentración japonés durante la guerra… Es obvio que no hay vínculo entre la eutanasia en Bélgica y lo que ocurrió en Auschwitz. Los nazis usaron el término ‘eutanasia’ injustamente”.

Fuentes: Mercatornet, Bioedge, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: