La estrategia del pontificado de Bergoglio.
Desde el inicio del pontificado de Francisco, los analistas se han preguntado cual es el programa de gobierno de la Iglesia que tiene el Papa, y hasta si en realidad tiene un programa. Y esto es quizás porque haya dificultades para encasillar a Francisco, debido a que es jesuita y a veces no es fácil saber que piensa un jesuita; porque es del clero latinoamericano, donde las categorías pastorales y políticas son otras que en Europa; porque es argentino y mamó el peronismo, con su pasión por las operaciones político sociales y sus signos contradictorios.

eleccion del papa francisco

Esto lleva muchas veces a atribuír significados a las acciones de Francisco que realmente él no les da, creándose malentendidos y haciendo difusa su estrategia.

El propio Papa Francisco, en una entrevista concedida al periódico italiano “Corriere della Sera”, subrayó que “no tenía un plan específico para el Iglesia” y la que “ seguía las indicaciones de las Congregaciones Generales” es decir, las reuniones previas a cónclave de cardenales. Quizás quiso decir que tiene grandes principios pero no una hoja de ruta.

IGLESIA MISIONERA QUE NO SEA MUNDANA

Según el vaticanólogo Andrea Gagliarducci el Papa Francisco tiene un único y verdadero objetivo: que la Iglesia sea misionera.

Y con el fin de tener una Iglesia misionera, el Papa Francisco quiere una Iglesia creíble. No sólo es necesario que la Iglesia no sea demasiado “mundana” (ligada a las preocupaciones terrenales), no debe parecer mundana. La Iglesia no debe limitarse a las tareas terrenales y vinculadas a las luchas por el poder.

Por lo tanto, esto guía una serie de otras opciones papales. Por ejemplo, el primer consistorio del Papa Francisco sorprendió a todos en la promoción de arzobispos (por ejemplo el caso de un obispo de Haití) provenientes de diócesis periféricas y sin importancia, mientras que por otro lado el Papa Francisco no dio el sombrero rojo de arzobispo a diócesis que siempre los han recibido y que producen cardenales debido a la tradición y la influencia. Así fue como el Papa quiso mostrar que no hay diócesis de primera y segunda clase, y que los obispos de todas las diócesis pueden llegar a ser cardenales, si ellos dedican sus vidas a servir.

Incluso la remodelación entre los miembros de las congregaciones, la cual dio lugar a una lista de “promovidos” y “despedidos”, debe ser entendida con una visión más amplia. Simplemente, el Papa Francisco no quería que el poder se concentre en manos de muy poca gente, y quería demostrar que todos pueden ser iguales.

Una víctima de este punto de vista fue el cardenal Angelo Bagnasco, presidente de la Conferencia Episcopal Italiana que había sido despedido, aunque confirmado como miembro de la Congregación para las Iglesias Orientales, pero sólo hasta que expire su mandato.

Esto fue interpretado como un claro repudio del Papa Francisco al Cardenal Bagnasco y su forma de gestión de la Conferencia Episcopal Italiana. Pero el Papa el lunes anterior indicó que esto no era así.

EL ÉNFASIS SOCIAL DE FRANCISCO

Mirando hacia atrás en las decisiones del Papa de Francisco, es evidente que su celo misionero tiene prioridad sobre cualquier otro tema. Y el celo misionero va de la mano con la dimensión social, como se muestra en “Evangelii Gaudium” en el capítulo titulado: “La dimensión social de la evangelización”.

El Papa Francisco tiene de hecho una fuerte sensibilidad a las cuestiones sociales. Según hay datos, habría sido un joven militante de la “Guardia de Hierro”, una rama de derecha del peronismo. Y el peronismo, en última instancia, no es sólo un régimen. Es una especie de “caja de ideas”, donde los temas sociales, el populismo, e incluso algunos del cristianismo, se mezclan. Una fuente argentina define el peronismo una “caja mística”.

A este fondo, Bergoglio añade las ideas de la “Teología del Pueblo”, una forma argentina cercana a la Teología de la Liberación, pero libre de marxismo y, al mismo tiempo imbuida de la promoción de la piedad popular.

La Teología del Pueblo – enseñó el Papa Francisco – no tira por la borda el moralismo y el academicismo. Jorge Mario Bergoglio solía decir que los resultados de los sínodos diocesanos podrían ser sólo documentos que se mantienen en los estantes. Más bien quería sacerdotes que pasaran su tiempo con la gente, tomando tiempo con los pobres de las Villas Miserias. Este tipo de sensibilidad, es la que el Papa Francisco ha transferido a su pontificado.

ORACIÓN Y POCA PRESIÓN DIPLOMÁTICA SOBRE LOS GRANDES TEMAS DEL MUNDO

La oración es la principal herramienta diplomática del Papa Francisco. Se comprobó durante el más reciente viaje a Israel: en un gesto sin precedentes, el Papa Francisco se detuvo a orar en el muro que separa Israel de Cisjordania, en la ciudad de Belén el domingo; luego, invitó al presidente de Israel, Shimon Peres y al presidente palestino Mahmoud Abbas para una oración conjunta en su casa, en el Vaticano; y al final de las celebraciones ecuménicas en el Santo Sepulcro, que celebró con el patriarca ecuménico de Constantinopla, Bartolomé I, fue inspirado por la piedad popular, y concluyó su discurso diciendo que “cuando la desunión nos pone descorazonados, oremos a la Santa Madre de Dios “

Como Pontífice, el Papa Francisco predica, pero él no quiere tomar posiciones fuertes en los grandes temas. Incluso ha acuñado que “hay que acariciar los conflictos”.

Cuando conoce a las personas más importantes del mundo, el Papa Francisco les habla en términos generales. En noviembre pasado, el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, fue a visitar al Papa Francisco y le habló de sus dificultades en el Banco Mundial y le explicó al Papa el proyecto del Banco Mundial para los pobres. El Papa Francisco respondió paternalmente: “Rezo por vosotros”.

En declaraciones a los organismos de la ONU el 9 de mayo, el Papa Francisco se plantó firmemente por los derechos de los niños no nacidos, pero al mismo tiempo, ni siquiera mencionó una posible reforma de las Naciones Unidas, que la Santa Sede ha estado pidiendo durante años.

Cuando los legisladores italianos le pidieron tener misa con ellos, el Papa simplemente hizo su homilía sobre las lecturas del día y luego se fue sin saludar a nadie. La homilía fue sobre la corrupción, puesto que el Evangelio era sobre la corrupción, y tal vez la interpretación de la homilía como una advertencia a los políticos sea demasiado exagerada, y no refleje el verdadero sentido de sus palabras.

Así es como el Papa Francisco combina la evangelización y las cuestiones sociales. Él no se ocupa de los grandes temas. Él sólo da la visión de la Iglesia, sin embargo, trata de utilizar su influencia concreta para avanzar en algún tema social (la trata de personas, la lucha contra la pobreza), mientras maneja un punto de vista puramente pastoral.

Teniendo en cuenta estos ejemplos (y más que se pueden poner), es posible suponer que – después de un año y medio años de pontificado – el Papa Francisco quizás no ha sido aún plenamente comprendido. Sus acciones se interpretan a través de categorías que son simplemente inconsistentes para un obispo nutrido en el entorno latinoamericano. En América Latina, la evangelización, las cuestiones sociales y la piedad popular se mezclan entre sí, y los grandes temas rara vez captan la atención de las personas. Las obras pastorales vienen antes de todo. Desde el otro lado del océano, el papel del Papa en el mundo global se considera algo muy lejano.

Fuentes: Monday Vatican, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: