Lo dice el operador principal del papa Francisco.
Apuntando directamente a las políticas liberales promovidas por muchos conservadores estadounidenses, el cardenal hondureño Oscar Rodríguez Maradiaga, que es uno de los principales asesores del Papa Francisco, dijo el martes (3 de junio) que el sistema de libre mercado de hoy es “un nuevo ídolo” que está aumentando la desigualdad y la exclusión de los pobres.

Rodriguez-Maradiaga

¿Es esta una declaración política o sólo una argumentación efectista? ¿Es la posición de la jerarquía de la Iglesia o es una visión particular de Rodríguez Maradiaga? ¿Implica sólo una declaración o hay detrás una política en operación actualmente?

Porque declaraciones como estas ponen a la Iglesia en confrontación directa con los sostenedores del liberalismo económico, y con el sustrato detrás de la libre empresa, y abren un frente interno en la Iglesia, contraponiéndose a los conservadores políticos, que son los que en general ven con buenos ojos el liberalismo económico.

Es un punto a ir siguiendo atentamente.

“Esta economía mata”, dijo el Cardenal Rodríguez Maradiaga, citando a Francisco, en un discurso pronunciado en una conferencia sobre el catolicismo y el liberalismo celebrada a pocas cuadras del Capitolio de los EE.UU.

El Papa, dijo Maradiaga, se crió en Argentina y “tiene un profundo conocimiento de la vida de los pobres.” Por eso, dijo, Francisco sigue insistiendo en que

“la eliminación de las causas estructurales de la pobreza es una cuestión de urgencia que ya no se puede posponer”.

“El niño hambriento o enfermo de pobreza no puede esperar”, dijo el cardenal.

Maradiaga, quien coordina el gabinete de ocho cardenales de todo el mundo que estableció Francisco para que lo asesore poco después de su elección el año pasado (el G8), también argumentó que la caridad personal era insuficiente para resolver los problemas mundiales.

“La solidaridad es más que unos pocos actos esporádicos de generosidad”, dijo.

En cambio, dijo, la solidaridad con los pobres, según lo previsto por la doctrina social católica, pide

“hacer frente a las causas estructurales de la pobreza y la injusticia.”

El cardenal subrayó que la iglesia “de ninguna manera menosprecia a los ricos”, y dijo que

Francisco “tampoco está en contra de los esfuerzos de las empresas para aumentar los bienes de la tierra.”

“La condición básica, sin embargo, es que sirva al bien común”, dijo.

Maradiaga, un sacerdote carismático que habla inglés con fluidez, fue animado en su crítica por los efectos del capitalismo de libre mercado de hoy.

El derrame en la economía, dijo, es “un engaño”, y declaró que la “mano invisible” del mercado libre – la famosa teoría expuesta por el filósofo del siglo XVIII Adam Smith – se está utilizando como un cruel truco para explotar a los pobres.

Maradiaga en un momento dejó de lado la crítica feroz que muchos conservadores realizan a Francisco al señalar que

“muchos de estas liberales no leen la doctrina social de la iglesia.”

“Pero ahora ellos están temblando ante el libro de Piketty”, dijo con una sonrisa, en referencia al polémico best-seller sobre la brecha de la riqueza por el economista francés Thomas Piketty. “Por lo menos es lo que ellos piensan,” agregó.

Maradiaga fue el orador principal en la conferencia, llamada “Errónea Autonomía: el caso Católico Contra el Liberalismo”.

El seminario de todo el día se adentró profundamente en el debate político estadounidense sobre la economía y el papel del gobierno. La Conferencia del martes fue patrocinada por el Instituto de Investigación de Políticas y Estudios Católicos de la Universidad Católica, y los portavoces – obispos y teólogos, así como los expertos como Mark Shields y académicos como John DiIulio – fueron casi universalmente antagónicos al liberalismo de libre mercado.

Fuentes: Religion News Service, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: