¿Genuino interés por el niño o tendencia autoritaria del estado?
Padres británicos fueron arrestados bajo sospecha de crueldad y abandono de su hijo después que su hijo de 11 años de edad, dio en la balanza en 210 libras (95 kilogramos). La policía fue alertada por los médicos que trataron al hijo dos veces en un mes. La pareja está ahora en libertad bajo fianza, pero al parecer en peligro de perder la custodia del hijo.

obeso de 11 años

Es un tema complejo, porque por un lado está el bienestar del niño, del que quizás algunos padres no se ocupan debidamente. Y por otro lado está el avance de los supuestos derechos del estado para tomar para sí la vida y educación de los niños, incluso alegándose el derecho de separarlos de los padres.

Por ejemplo, ha habido propuestas, recientemente, para penalizar a los padres en Gales si sus hijos están enfermos más del 15 por ciento del tiempo.

Todo esto se pone cada vez más y más punitivo, y no está claro si se logra mucho para los niños, e incluso al separarlos de los padres se les generará otros problemas.

La pareja de King Lynn, Norfolk, ha sido detenida por permitir que el peso de su hijo de 11 años llegara a los 95 kilos. La pareja ha sido arrestada bajo sospecha de negligencia y crueldad infantil. La policía intervino después que los médicos expresaron su preocupación por el bienestar del niño luego de dos visitas a un hospital a principios de este año.

Los padres admitieron que llamaban a su obeso hijo ‘Wee Chubby’ debido a su tamaño pero culparon a la genética en vez de a su dieta y estilo de vida.

Tras una reunión con los trabajadores sociales, la pareja ha llegado a un acuerdo de intenciones sobre la atención del chico que indica qué van a hacer para ayudar a perder peso. Si no pueden atenerse a los términos, se empezarán procedimientos judiciales para llevar al niño al cuidado estatal.

El colegial tiene un índice de masa corporal de 41,8, casi el doble del nivel saludable, de acuerdo con el rango de peso saludable para su edad y su altura.

Un informe de los servicios sociales registra que se cayó otra vez durante una sesión de natación de la escuela y no fue capaz de ponerse de pie por sí mismo. También detalla las admisiones de los maestros de que el niño – que se supone debería estar en una dieta estricta – comía snacks y milkshake.

El padre, de 49 años, y su mujer desempleada, de 43 años, dijeron que tratan de animar a su hijo a jugar deporte dándole armas de juguete para disparar en su jardín en casa.

También juega con regularidad en su Nintendo Wii, una consola de juegos de ordenador en el que los jugadores dependen de los movimientos físicos para controlar acciones en la pantalla.

La pareja había firmado un plan voluntario para abordar el peso del niño cuando se les amenazó con acciones legales a principios de este año, pero no ha traído ninguna mejora.

Pero los médicos del hospital local del chico llamaron a la policía después de haber sido admitido dos veces para el tratamiento en marzo, y los funcionarios visitaron la casa de la familia.

Se pidió a los padres asistir a una comisaría voluntariamente y fueron entrevistados por separado bajo sospecha de negligencia y crueldad infantil. Ambos fueron puestos en libertad bajo fianza.

La madre del niño, que describe como ‘gordito’ a su hijo dice que,

“La idea de que podrían quitarme a mi hijo me asusta mucho. No soy nada sin mis hijos. Su peso no pienso que sea su gran problema… es la genética – usted puede ser genéticamente grasoso”.

La policía dijo que sería “inapropiado” hacer comentarios sobre el caso, pero agregó que el bienestar de un niño era “fundamental” en este tipo de situaciones y que los agentes sólo intervinieron cuando otros intentos para proteger al niño no han tenido éxito.

Fuentes: Daily Mail, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: