Hay cosas que no cierran en esta narrativa de la invasión islamista a Irak.
Esta semana publicamos un artículo que analizaba la situación de Irak y de los ataques del ISIL (Ejérctito del Estado de de Irak y el Levante) donde hablábamos del desafío global que estaban imponiendo los islamistas, analizándolo de una manera convencional. Sin embargo a poco que lo miramos fríamente, surgen preguntas ¿Cómo es que células de combatientes se transformaron de la noche a la mañana en un ejército capaz de tomar amplios territorios? ¿Cómo es que los servcios de inteligencia de occidente no previeron que esto iba a pasar? ¿Por qué los grandes medios de comunicación están empezando a hablar ahora del ataque del ISIL a los cristianos tratando de crearles fobia cuando antes ni hablaban del tema?

 

rebeldes terroristas islamicos en siria

 

Estas inconsistencias dan que pensar que hay algo mas, y cuando decimos algo más, queremos significar que podría estar en marcha una operación mediática para cubrir alguna estrategia particular de los poderes occidentales.

Estas son cosas que hay que dicernir.

COSAS QUE NO CUADRAN

La opinión pública está siendo bombardeada con la sorpresa de que el ISIL o ISIS, el Ejérctito del Estado de de Irak y el Levante, ha ganado más poder en la región de lo que nunca tuvieron antes desde que comenzó la “guerra global contra el terrorismo”. Ahora controla una gran parte de Irak, así como una parte de Siria.

La pregunta es por qué se les permitió apoderarse de tanto territorio, y cómo la inteligencia de EE.UU. y de las potencias europeas no lo vieron venir, porque esas cosas no pasan de la noche a la mañana. Cualquier sugerencia de que el surgimiento deL ISIL y la marcha en Irak tomaron al aparato de inteligencia occidental por sorpresa es totalmente absurda.

Dos narrativas de los titulares occidentales han empezado a ganar terreno.

La primera es que esto constituye un “fracaso” de la política de EE.UU. en Oriente Medio, una coartada para evitar cualquier suspicacia de que los EE.UU. y sus socios de la OTAN tienen alguna complicidad con esta marcha del ISIL hacia Bagdad.

La segunda es que de la noche a la mañana el ISIL es presentado como un ejército casi profesional, cuando antes se lo presentaba como células de combatientes informales.

Y a partir de allí, es que la narrativa sugiere que las únicas opciones disponibles para los Estados Unidos son una nueva invasión o permitir que Irak caiga en manos de los salvajes terroristas.

¿QUIÉN ESTÁ DETRÁS DEL ISIL O LO USA?

Esta lectura que un lector atento de la prensa internacional hace invariablemente, lleva a preguntarse si el ISIL no es en realidad producto de una conspiración conjunta de la OTAN y el CCG [Consejo de Cooperación del Golfo], que se remonta al 2007, donde los políticos saudíes y de EE.UU. trataron de provocar una guerra sectaria en toda la región para purgar el Medio Oriente de la  influencia de Irán, que se iba extendiendo por Siria e Irak, y por el oeste hasta el Líbano y la costa del Mediterráneo.

Esto concordaría con la posibilidad de que el ISIL haya sido, entrenado, armado y financiado por una coalición de la OTAN y los estados del Golfo Pérsico, para poner en marcha las invasiones en el norte de Siria y ahora en Irak. Estaría actuando como corresponsal, de alguna forma, para que ni los saudíes ni EE.UU. ni la Otan se quemen.

De alguna manera el ISIL fue el vehículo que había suplantado la posibilidad de invasión a Siria que pergeñaba Obama y a la que hizo frente el papa Framncisco con la jornada de oración mundial por Siria.

Esto también cierra con el ahora famoso informe de Seymour Hersh de 2007, titulado “La redirección” donde se lee:

Para debilitar a Irán, que es predominantemente chiíta, la Administración Bush ha decidido, reconfigurar sus prioridades en el Oriente Medio. En el Líbano, la Administración ha cooperado con el gobierno de Arabia Saudita, que es sunita, en operaciones clandestinas que pretenden debilitar a Hezbollah, la organización chiíta respaldada por Irán. Los EE.UU. también ha participado en las operaciones clandestinas destinadas a Irán y su aliado Siria. Un subproducto de estas actividades ha sido el refuerzo de los grupos extremistas sunitas que propugnan una visión militante del Islam y son hostiles a Estados Unidos y simpatizantes de Al Qaeda.

Obviamente esta política no pasa por los parlamentos de los estados.

Como Tony Cartalucci, una analista internacional, también señala,

es evidente que se crearon legiones de Al Qaeda / ISIL financiadas y armadas por los Estados del Golfo Pérsico, aumentada con combatientes extranjeros procedentes de Libia y Arabia Saudita en particular. Estas legiones han estado en operación de una forma u otra desde que EE.UU. las creó durante la década de 1980 para luchar contra las fuerzas soviéticas en Afganistán.

Los medios de comunicación occidentales y los gobiernos ahora esperan que el público en general crea que de alguna manera “donaciones de Twitter” y “robos a bancos” han logrado esta hazaña logística multinacional sin precedentes, dándole a Al Qaeda la ventaja sobre occidente en Siria y dando lugar a legiones terroristas la capacidad de apoderarse de provincias enteras a través de múltiples fronteras nacionales. La evidencia simplemente no cuadra.

Por estas razones, hay los observadores informados que llegan a la conclusión de que los Estados Unidos, la OTAN y el CCG están totalmente en control de la situación sobre el terreno en Irak.

¿PARA QUE LO ESTARÍAN USANDO?

La pregunta es “¿por qué?” Existen otras dos posibilidades en cuanto al propósito.

En primer lugar, el asaltod el  ISIL no sólo ha permitido la conquista de territorio que, sin duda, será utilizado como una plataforma para nuevos ataques contra Siria, pero este aggiornamiento del ISIL le ha permitido aparecer con equipo militar pesado, como tanques, Humvees, y posiblemente incluso helicópteros, así como armas pequeñas y municiones para endurecer su asalto contra el gobierno de Assad.

En segundo lugar, y algunos lo consideran lo más probable, es la posibilidad de que Estados Unidos haya permitido al ISIL conquistar el territorio iraquí a fin de justificar la eventual invasión de Siria, además de la nueva invasión de Irak. De hecho, cualquier despliegue de tropas estadounidenses, ataques aéreos, o cualquier otro tipo de fuerza militar de EE.UU., requerirá una batalla contra ISIL dentro de Irak, así como en la frontera con Siria.

Otra posibilidad es que esa acción militar no será nada más que un intento de puerta trasera para el establecimiento de una “zona de amortiguación” que permita a los terroristas, tales como el ISIL y otros, la capacidad de realizar ataques más profundos dentro de Siria.

Al final, la culpa del “fracaso de la política exterior de Estados Unidos” para la marcha exitosa de ISIL sólo sirve para confundir y ocultar la verdadera naturaleza del terrorismo, así como sus raíces históricas recientes. De hecho, no es el fracaso de la política exterior que sería responsable del crecimiento y la preponderancia de terrorismo en Irak y Siria, sino al revés, el éxito de la política exterior.

El armado, la financiación, el entrenamiento, y la dirección de al-Qaeda, ISIS, y otros de los llamados terroristas “moderados”, por parte de occidente, sería la razón poderosa por la que estas organizaciones aún existen en Irak y Siria y la razón de que estas organizaciones se hayan convertido en tan potentes como para tener la capacidad de lanzar guerras a gran escala.

Fuentes: Activist Post, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: