Ya ordenaban homosexuales, aceptaban el aborto y ahora esto.
La Iglesia Presbiteriana de EE.UU. votó en su asamblea general el jueves para cambiar la definición del matrimonio de “un hombre y una mujer” a “dos personas”, y para permitir a sus ministros realizar matrimonios del mismo sexo en los estados en que es legal.

 

presbiterianos votando a favor del matrimonio gay

 

En otras palabras, independientemente de lo que las Escrituras dicen, como ministro la Iglesia Presbiteriana (PCUSA), si se siente llamado desestimar la Palabra de Dios en la Biblia y realizar un “matrimonio” del mismo sexo, el presbítero debe seguir a su conciencia, no a la Biblia.

En su declaración oficial, ellos escribieron que su decisión fue “el resultado de un discernimiento profundo para escuchar la voz de Dios y discernir la voluntad de Dios.”

En la asamblea en Detroit, la medida fue aprobada por la abrumadora mayoría – del 71 por ciento al 29 por ciento – pero sólo después de una modificación que altera el lenguaje del cambio de “dos personas” a “dos personas, tradicionalmente un hombre y una mujer”, un guiño a los conservadores que de otra manera hubieran votado en contra.

Pero ninguno de estos acontecimientos es sorprendente, ya que la PCUSA había capitulado en aceptar el aborto y como regla general, cualquier grupo que compromete en esta área, siguiendo el camino del espíritu de la época, por lo general compromete las otras también.

La PCUSA ha sostenido desde hace mucho tiempo una política de aborto muy liberal. Su posición declarada ha sido que

“la decisión de una mujer de interrumpir un embarazo puede ser un moralmente aceptable, aunque ciertamente no es la única decisión posible”. Y su currículo sobre la sexualidad enseña que el aborto “puede ser un acto de fidelidad ante Dios para intervenir en el proceso natural del embarazo y terminarlo”.

Tenga en cuenta también que “PCUSA apoya activamente y soporta la Coalición Religiosa para la Elección Reproductiva (anteriormente la Coalición Religiosa por el Derecho al Aborto, RCAR) y Opciones Reproductivas de Afirmación Presbiteriana (PARO).” 

La Iglesia Presbiteriana, es una denominación protestante tradicional histórica que abarca un amplio espectro evangélico desde liberales a conservadores, ha estado envuelta en el debate sobre la homosexualidad por cerca de tres décadas. La decisión de la Asamblea General en 2010 para ordenar ministros abiertamente homosexuales causó que muchas congregaciones, incluyendo a algunas de los más grandes, se fueran.

Los presbiterianos siguen a otros grupos religiosos que han tomado medidas similares, como la Iglesia Unida de Cristo, la cual afirmó “la igualdad de derechos de matrimonio para las parejas independientemente de su sexo” en 2005; los Cuáqueros; la Asociación Unitaria Universalista de Congregaciones; y los Movimientos Reformistas y Conservadores en el judaísmo.

La votación que da discreción a los ministros para casar a parejas homosexuales entre en vigor en la clausura de la Asamblea General. Pero cambiar la definición del matrimonio en el Libro de Orden de la iglesia requiere la ratificación por una mayoría de 172 regiones de la iglesia, o presbiterios – un proceso de un año de duración.

Alrededor de 350 de las congregaciones de la denominación han abandonado desde 2010, cuando la Asamblea General votó a favor de ordenar a miembros del clero abiertamente homosexuales, dijo el reverendo Gradye Parsons, secretario permanente de la iglesia, en una entrevista.

Pero todavía es la mayor denominación Presbiteriana de la nación, con 10.038 iglesias en 2013 y alrededor de 1,8 millones de miembros, sin embargo en 1965 tenía 4,25 millones de miembros.

Y ahora esos números probablemente disminuyan aún más, ya que muchas iglesias PCUSA, líderes y miembros tomarán la decisión de salir de la denominación por completo ante la decisión.

Ya hay movimientos, el Comité Lay Presbiteriano ha afirmado que “lamenta estas acciones y hace un llamamiento a todos los presbiterianos para resistir y protestar contra ellos.”

El comité escribió:

“Usted debe negarse a financiar a la Asamblea General, su sínodo, su presbiterio y hasta a su iglesia local, si estos organismos no repudian de manera explícita y públicamente estas acciones que no son bíblicas.”

Fuentes: New York Times, Chistian Post, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: