El esfuerzo de Europa y EE.UU. para evitar crímenes de musulmanes dentro de sus fronteras

Los musulmanes se defienden diciendo que es una expresión de racismo.
Es difícil luchar contra el islamismo radical en el Medio Oriente, donde cualquier individuo en una masa puede llegar a ser un musulmán radical o un suicida, pero ¿qué pasa más cerca de casa? ¿Que tan difícil es luchar contra el Islam radical dentro del propio occidente?

 

musulmanas en londres con carteles a favor de la sharia

 

Hay dos cosas que son preocupantes a esta altura en Europa y EE.UU. Una es la forma en que las comunidades musulmanas en occidente aplican su justicia, y en especial los crímenes de honor. Y otra, los ciudadanos que van a entrenarse en medio oriente y vuelven a Europa o EE.UU. con la meta de realizar atentados.

En ambos casos, quienes tienen que velar por la seguridad, muchas veces son etiquetados por racistas por las comunidades musulmanas y por los partidos políticos que defienden el multiculturalismo.

LOS CRÍMENES DE ODIO

Afshan Azad, de 22 años, casi asesinada por su padre y su hermano por ver a un hombre hindú en 2010, escapó saltando por la ventana. Los dos hombres fueron condenados a penas light por un tribunal británico.

En Canadá, en 2013, Edmonton Transit cedió a las demandas de los supremacistas islámicos después que exigieron que los anuncios de autobús patrocinado por la Iniciativa de Defensa Libertad Americana (AFDI) fueran eliminados. Estos avisos ofrecían ayuda a las niñas y mujeres musulmanas que viven con el temor de los crímenes de honor.

Desde entonces, el grupo inició una acción judicial para defender sus derechos a la libertad de expresión, que está protegida en Canadá, al igual que lo es en los EE.UU., por la Carta Canadiense de Derechos y Libertades.

Estos anuncios se habían publicado tras el asesinato en 2007 de Aqsa Parvez, de 16 años de edad, quien fue estrangulada por su padre y hermano por negarse a llevar el hijab. En 2009, Mohammad Shafia asesinó a su primera esposa y sus tres hijas en otro crimen de honor.

El anuncio representa fotos de Aqsa y otras seis niñas que fueron asesinadas por sus familias, y dice:

“¿Tu familia te amenaza? ¿Hay una fatwa sobre tu cabeza? Podemos ayudarte, ve a: FightforFreedom.us”.

Los crímenes de honor son parte de la ley islámica, la sharía, autorizada como una guía confiable para el Islam sunní, publicada por Al-Azhar, la autoridad más respetada y seguida en el Islam sunní. El manual dice que,

“la venganza es obligatoria contra cualquier persona que mata a un ser humano puramente intencional y sin razón”. Esto no se aplica a los asesinatos de honor, ya que estos “no están sujetos a represalias”.

“Un padre o madre (o sus padres o madres) por matar a sus hijos, o a los hijos de los hijos”, no están sujetos a acción legal.

“¿Por qué importa que en la práctica que los asesinatos por honor tengan sanción islámica?”, escribió Robert Spencer, de Jihad Watch.

“Porque si las raíces del crimen de honor nunca se discuten y siempre son ignoradas, la práctica nunca se detendrá. Hasta que las raíces islámicas de la práctica se discutan abiertamente y grupos de derechos humanos empiecen pidiendo una reforma, los crímenes de honor continuarán en el mundo islámico – y en las comunidades musulmanas en Occidente”.

NORMAS PARA EVITAR QUE REGRESEN JIHADISTAS ENTRENADOS PARA HACER ATENTADOS

Francia ha dado a conocer nuevas normas antiterroristas que inluyen una propuesta para prohibir salir del país a los sospechosos de terrorismo, si se considera que tienen la intención de luchar en el extranjero.

Esto surgió ante la evidencia de complot terrorista islámico para atentar contra La Torre Eiffel, el Louvre y una planta de energía nuclear el año pasado. La destrucción de estos puntos de referencia sirve para desmoralizar a la población y sembrar el miedo acerca de su propia seguridad.

Autoridades francesas detuvieron a un argelino de 29 años de edad que vive en el sur de Francia, en junio del año pasado. La policía había descubierto mensajes codificados entre él y un miembro de alto rango de Al-Qaeda discutiendo cómo “llevar a cabo la jihad en el lugar en que se encuentra actualmente”.

Identificado como “Ali M”, el sospechoso habría dicho que se estaba orientando a monumentos franceses, como la Torre Eiffel, el Louvre y “eventos culturales que tienen lugar en el sur de Francia en el que miles de cristianos se reúnen durante un mes”.

Usando un programa de cifrado, el sospechoso listó las plantas de energía nuclear, la Torre Eiffel, el Louvre de París y los “aviones en el momento del despegue” como posibles objetivos.

El contacto de al-Qaeda le dijo a Ali M que si viajaba a Argelia, podría recibir entrenamiento militar antes de regresar a Francia a “esperar instrucciones”.

“Estoy totalmente listo y preparado”, respondió.

La policía francesa lo detuvo un mes antes de que él fuera a viajar a Túnez, Argelia y luego a su formación.

“Sin duda hay otros en nuestro suelo programados para dañar los intereses franceses”, dijo el juez antiterrorista francés Marc Trevidic a periodistas.

La nueva legislación, que se presentará en el Parlamento, también obligará a los proveedores de Internet bloquear la propaganda de odio islámico, y permitir a los investigadores la utilización de seudónimos mientras trabajan encubiertos en los sitios jihadistas.

Fuentes: Catholic Online, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
Entre su email para recibir nuestra Newsletter en modo seguro, es un servicio gratis: