Algunos de los mayores dones que Dios ha dado a la Iglesia para la evangelización son los dones de milagros.

Pero algunos católicos desestiman los milagros que Dios derrama sobre su Iglesia con demasiada frecuencia.

Especialmente solemos oír la desestimación en las homilías de algunos sacerdotes; algunos por omisión y otros por comisión.

milagro eucaristico

Los hay desde la resurrección de los muertos, a milagros de restauración del cuerpo y más.
.
Se han experimentado en la Iglesia durante 2000 años proféticos que cumplen las palabras del Señor en Marcos 16:17-20:
.
Estas señales seguirán a los que creen”…
.
Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, colaborando el Señor con ellos y confirmando la Palabra con las señales que les acompañaban”.

Y, sin embargo, estos milagros son muy a menudo el secreto mejor guardado en el catolicismo.

Con la frase mal manejada por algunos pastores de que la fe no necesita de milagros.

Pero hay una dificultad intrínseca, que para apreciar los milagros es necesaria la fe. 

Milagro de Fuego Santo que se produce anualmente en Jerusalén

  

¿QUÉ ES UN MILAGRO?

El glosario del Catecismo de la Iglesia Católica da una excelente definición de lo que constituye un milagro:

Una señal o prodigio, como una curación o el control de la naturaleza, que sólo puede ser atribuido al poder divino.
.
Los milagros de Jesús eran signos mesiánicos de la presencia de Dios.

La clave aquí es la noción de que un verdadero milagro “sólo puede atribuirse al poder divino”, que no puede ser explicado por la acción de los seres creados.

Por lo tanto, cuando la Iglesia investiga si un fenómeno particular es milagroso o no, todas las posibilidades naturales deben primero ser eliminadas.

De hecho, en su proceso de discernimiento la Iglesia a menudo utiliza no creyentes expertos en las áreas pertinentes, ya sean médicos.

Cuando hay que discernir una curación física o científicos al examinar algunos otros fenómenos materiales, con el fin de evitar cualquier posible sesgo a favor de demostrar un milagro.

milagro del sol en fatima

  

¿POR QUÉ LOS MILAGROS?

El Concilio Vaticano I, en la sesión 3, de la Constitución Dogmática sobre la Fe Católica, en el capítulo 3, “Sobre la fe”, declaró:

Sin embargo, para que el obsequio de nuestra fe sea de acuerdo a la razón, quiso Dios que a la asistencia interna del Espíritu Santo estén unidas indicaciones externas de su revelación.
.
Esto es, hechos divinos y, ante todo, milagros y profecías, que, mostrando claramente la omnipotencia y conocimiento infinito de Dios, son signos ciertísimos de la revelación y son adecuados al entendimiento de todos”.

Por otra parte, en sus cánones de acompañamiento, los padres conciliares declaran infaliblemente:

(Canon 3) “Si alguno dijere que la revelación divina no puede hacerse creíble por signos externos, y que por lo tanto los hombres deben ser movidos a la fe sólo por la experiencia interior de cada uno o por inspiración privada: sea anatema”.

(Canon 4) “Si alguno dijere que todos los milagros son imposibles, y que por lo tanto todos los relatos de ellos, incluso aquellos contenidos en la Sagrada Escritura, deben ser dejados de lado como fábulas o mitos;
.
o que los milagros no pueden ser nunca conocidos con certeza, ni puede con ellos probarse legítimamente el origen divino de la religión cristiana: sea anatema”.

Debe tenerse en cuenta que Dios no nos abruma cuando se trata de milagros. Dios respeta nuestra libertad.

Los milagros son ayudas a los que sinceramente buscan la verdad, nunca armas en la cabeza forzando a la creencia.

Para aquellos que no quieren someterse a Dios y su verdad, siempre habrá formas de explicar los milagros, incluso si estas son “explicaciones” débiles y absurdas.

Las palabras de Jesús en Lucas 16:31 vienen a la mente:

Abraham le replicó: «Si no escuchan a Moisés y a los profetas, aunque resucite uno de entre los muertos, no se convencerán.»”

Veamos algunos tipos de milagros más clamorosos.

Milagro Eucarístico de Legnica en Polonia

  

MILAGROS EUCARÍSTICOS

Estos milagros muestran que las hostias y el vino consagrados, mediante el misterio de la transustanciación, se convierten en cuerpo y sangre, de Cristo.

Aparece entonces carne humana en lugar de pan y sangre en lugar de vino.

Mira aquí el mayor compendio sobre milagros eucarísticos.

Y aquí el milagro eucarístico que tuvo como protagonista al Papa Francisco.

incorruptibilidad santo cura de ars

  

CUERPOS INCORRUPTOS

La incorruptibilidad es el prodigio por el cual el cuerpo de ciertas personas permanece intacto después de su muerte, durante años y aun siglos, sin haber experimentado una preparación especial.
.
Numerosos Santos han merecido y siguen mereciendo este privilegio.

En este artículo podrá leer un tratamiento detallado del tema: El prodigio de la Incorruptibilidad de los cuerpos.

El de Santa Bernadette Soubirous es el más famoso por haberla visitado la Santísima Madre del cielo en 1858, donde la Virgen reveló a sí misma como “la Inmaculada Concepción”, en la Virgen de Lourdes.

El 22 de septiembre de 1909, treinta años después de su muerte, el cuerpo de Bernadette fue exhumado como suele ser el caso cuando se inicia la causa de canonización.

Cuando abrieron el ataúd, dos médicos y varias hermanas de la comunidad observaron un cuerpo tan en perfecto estado de conservación como en el día de su muerte.

Incluso su rostro había mantenido su tono de piel natural.

El rosario que sostenía en sus manos se había oxidado y el crucifijo que había sido puesto sobre su pecho estaba cubierto de verdín y sin embargo ella estaba absolutamente prístina.

Todo fue registrado y ella se colocó de nuevo en la tumba.

Diez años más tarde, su cadáver fue exhumado de nuevo al final del proceso de canonización y se encontró en perfecto estado de conservación.

Igualmente famoso es el de Santa Catalina Labouré también por haber sido elegida por Dios para ser receptora de visitas celestiales. Nuestra Santísima Madre le dio la Medalla Milagrosa.

Cincuenta y seis años después de su muerte, cuando su beatificación fue anunciada por el Vaticano, su cuerpo fue exhumado sólo para ser descubierta intacta por el equipo médico y eclesiástico asignado a la tarea.

Dos dedos de su mano izquierda parecían estar ennegrecidos, pero tras una investigación se encontró que la causa era la desintegración de la manga de su hábito, y no cualquier deterioro de su piel.

Sorprendentemente, se encontró que los brazos y las piernas estaban flexibles e incluso sus huesos no habían sufrido.

Todavía estaba elástica y cartilaginosa.

Sus ojos estaban todavía intactos, completos con los diafragmas que conservaban el color azul-gris con que Catalina nació.

Su cabello se mantenía pegado a su cuero cabelludo, las uñas de manos y pies estaban perfectamente conservadas.

Así como el de Santa Bernadette, la preservación del cuerpo de Santa Catalina no puede explicarse de forma natural.

medalla milagrosa 32

  

SANACIONES

Nacido el día de Navidad de 1939, en Ribera, Sicilia, Gemma Di Giorgi era legalmente ciega. Ella nació sin pupilas en los ojos. Los médicos declararon que no había nada que se pudiera hacer por ella.

Sin embargo, a la edad de siete años, fue llevada por su abuela en el largo viaje a San Giovanni Rotondo para ver a San Pío de Pietrelcina, el Padre Pío.

A través de la intercesión del Padre Pío, esta niña recibió su vista.

Se puede leer un artículo donde se relata la curación aquí: ¡No tiene pupilas pero ve!. Extraordinaria curación por intercesión del Padre Pío.

Otro milagro impresionante es el del cojo de Calanda, a quien le fue cortada la pierna y por intercesión de Nuestra Señora del Pilar, se produjo el milagro de que le apareció una pierna nueva; esto sucedió por los 1600.

Puedes leer un artículo aquí: El Milagro de Calanda.

Actualmente el centro más famoso de curaciones es el de Lourdes, allí se estableció la famosa “Oficina Médica de Lourdes” en 1882, como una ayuda para la Iglesia en el discernimiento de los que alegaban milagros de sanación en Lourdes.

El Comité Médico Internacional de Lourdes fue establecido para examinar los fenómenos presentados por la Oficina Médica como inexplicables. Se compone de 30 médicos nombrados por el obispo de Tarbes y Lourdes, y se aplica un intenso escrutinio a cada caso presentado.

De los más de 6.000 milagros documentados en los archivos de la Oficina Médica, la Iglesia sólo ha aprobado algo más de 5 docenas.

No es que todos los otros “milagros” no sean verdaderamente milagros.

Muchos de ellos, tal vez miles, posiblemente lo sean.

Pero la Iglesia establece los más altos estándares para garantizar que sólo los más claros e irrefutables se presenten a los fieles como dignos de fe piadosa.

Para ser aprobado, el milagro tiene que ser

Súbito, imprevisible, que no implique convalecencia… total e irreversible… de duración (por lo menos 4 o 5 años antes de ser tomado en cuenta)… grave (es decir, una amenaza a la vida)… orgánico y no funcional…”

Milagro del Cojo de Calanda

  

REGALOS INVALUABLES

Cuando Jesús pronunció las famosas palabras: “Yo y el Padre somos uno” en Juan 10:30, audazmente declaró su divinidad, él sabía que la mayoría no le creería.

Después de todo, se trataba de una afirmación increíble para un público judío del siglo primero.

Sin embargo, ten en cuenta el argumento de nuestro Señor:

Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis; pero si las hago, aunque no me creáis, creed en las obras, para que conozcáis y creáis que el Padre está en mí y yo en el Padre” (Juan 10:37-38).

Era como si el Señor estuviera diciendo:
.
‘Yo sé que lo que estoy diciendo parece difícil de entender para ustedes, incluso blasfemo, pero los milagros que he hecho demuestran que lo que digo es cierto’
.

La Iglesia hace afirmaciones increíbles, como por ejemplo reclamar la autoridad divina para perdonar los pecados. Esto parece indignante también en nuestra época de incredulidad.

Cuando los intentos de dar una explicación razonada de lo que creemos parecen caer en oídos sordos, tal vez nuestra respuesta a las multitudes no creyentes pueden ser similares a la de nuestro Señor.

Si se les da la oportunidad, tal vez una presentación de sólo algunos de los muchos casos documentados de milagros en la Iglesia llevarán a muchos a “creer en las obras” para que puedan luego “conocer y entender” el resto.

Esto va especialmente hoy para los católicos de a pie y los sacerdotes que hoy descreen de los milagros, incluso los de la Biblia.

angel de la guarda

  

DOS CASOS APARENTEMENTE PEQUEÑOS

La vida diaria del cristiano está repleta de milagros, más grandes e imprevistos que por ejemplo poder ir a misa o poder comer, como pone el límite el sacerdote de la anécdota a que me referí arriba.

Aquí presentamos dos testimonios de milagros.

Uno es el auxilio del ángel de la guarda ante el pedido de la conductora de un automóvil en un camino nevado.

Y el otro es una experiencia cercana a la muerte que resucitó a un hombre, lo sacó de la droga y lo convirtió.

  

EL ÁNGEL ABRIENDO CAMINO EN LA NIEVE

Hay ángeles. Y sin duda hay accidentes. A menudo, los ángeles los previenen.

Veamos este relato:

“El miércoles, 26 de diciembre tuvimos una tormenta de nieve en el noreste de Pennsylvania” dice una abogada, Christina Fleury.

“No pude evitar conducir, ya que mi padre se resbaló en el hielo cuando la tormenta comenzó, y se rompió la pierna, necesitando ayuda en el viaje a su casa desde el hospital”.

“El viaje a su casa, a ocho kilómetros de distancia, era traicionero.

Estaba conduciendo su coche, con él en el asiento del copiloto, y los caminos, literalmente, no habían sido arados.

Estaba oscuro, y lo único que podía hacer era seguir las huella delate de mí.

Era un largo y lento viaje, con seis pulgadas de nieve en la carretera.

Cuando llegué le instalé en su casa y volví al coche para ir a casa, había otras dos pulgadas de nieve en el coche.
.
Limpié la nieve, dije una oración, y le pedí a mi ángel de la guarda mantener el coche en la senda, y no salirme del camino”.

“No había andado mucho, cuando salió de la nada, un vehículo delante de mí, lo suficientemente lejos para que no pudiera identificarlo.

La nieve estaba perfectamente incluso en mi lado de la carretera, pero no parecía como nieve, ya que era aparentemente prístina y suave para el suelo, pero con ocho pulgadas en el otro lado de la carretera aún muy visibles con las huellas profundas del neumático”.

Al principio, pensé que este vehículo debía ser un arado, ya que iba primero en este camino perfectamente blanco, pero el camino era mucho más amplio que un arado.

Y el vehículo no se veía como un arado, que tiene luces intermitentes amarillas en la parte superior y las luces de freno en la parte trasera.

Todo lo que tenía eran dos focos en la parte posterior (no luces de freno o intermitentes), una más alta y otra más baja, guiándome a casa”.

“Entonces se me ocurrió:
.
¿Cómo es que yo estaba conduciendo por esa carretera blanca detrás de un vehículo que no dejaba huellas?

Un arado por lo general deja un lío detrás de él, mejor que la nieve delante de él, sí, pero un lío, no obstante.

¡Era como si yo fuera la única en el camino!
.
¿Y qué tipo de un vehículo no tiene luces de freno?
.
Nunca he visto un arado sin luces amarillas intermitentes…

Así que cuando me acercaba a mi casa, traté de tener una mejor visión.

Cuando doblamos un recodo del camino, perdí de vista al vehículo durante unos dos segundos.

 Cuando regresé en la recta, el vehículo se había ido. ¡Había desaparecido por completo! 

Miré a derecha e izquierda y verifiqué todas las plazas del estacionamiento donde lo podrían haber puesto.

¡Pero sólo lo perdí de vista durante dos segundos!

No pudo haber viajado lo suficientemente rápido como para perderme en esa tormenta…
.
Simplemente desapareció cuando ya no lo necesitaba.
.
¡Demos gracias a Dios y mi ángel de la guarda!”

  

LA VIRGEN Y JESÚS AVISTADOS EN EL PURGATORIO

Marinko Crnjac de Sydney, Australia, dice:

Cuando yo tenía 17 o 18 años comencé a experimentar con drogas, principalmente marihuana, así también con heroína de vez en cuando”.

Alrededor de los 23 años, sin embargo, me convertí en un usuario diario de la heroína.
.
Podría costar hasta cientos de dólares cada día, dependiendo de la cantidad que podía pagar en ese momento.
.
Esta iba a ser mi situación terrible por los próximos quince años.

Al final de ese período yo estaba usando la metadona, mucho más barata, en lugar de heroína, pero los efectos son los mismos y tenía convulsiones si no lograba mi ‘solución’”.

“Alrededor de la Navidad del año 2003 yo desarrollé un absceso en la ingle, donde me había estado inyectando, y terminé en el hospital.

Luego el absceso estalló y desarrollé una trombosis venosa profunda, artritis séptica y estafilococo dorado.

Me dieron antibióticos para la infección, pero el dolor era insoportable.

Entre la enfermedad y el dolor, no podía comer nada y en las próximas dos a tres semanas había perdido más de treinta kilos.

Estaba efectivamente muriendo lentamente”.

“Cuando yo estaba muy bajo, el capellán del hospital vino a verme y, después de muchos años, fui a confesarme y recibí la unción de los enfermos.

Al día siguiente empecé a delirar y empecé a despotricar. Sentí como si el diablo viniera por mi alma.

Esa noche tuve un ataque y me caí de la cama, a pesar de que tenía barandas.

Alrededor de una hora más tarde tuve otro ataque, con vómitos que inhalé, causándome neumonía por aspiración.

Mi situación se tornó crítica y fui trasladado en helicóptero a otro hospital que tenía una unidad de cuidados intensivos.

Allí permanecí en coma durante varios días.

En algún momento durante ese tiempo yo estuve clínicamente muerto.
.
Sentí que mi alma dejó mi cuerpo y pasó al purgatorio, con almas sufriendo y apareció una luz brillante donde vi a la Santísima Virgen María y Jesús. 

También tuve una visión de mi hermana rezando a la Virgen por mí.

Durante todos esos años, nunca mi madre y mi hermana dejaron de orar por mí para poner fin a mi díscola vida y volver a Dios”.

“Cuando me desperté del coma yo estaba con vida artificial y tenía tubos por la garganta.

uncion de los enfermos

Pero por primera vez en muchos años, sentí la paz y el amor de Dios, junto con un sentido de la vergüenza de mi vida pasada.
.
Un día tuve una visión de Jesús recién nacido y lo que me trajo un renacer a la vida de la gracia.

Además, mi adicción se había ido de manera que, cuando los médicos me ofrecieron metadona, la rechacé, y no sentí ningún efecto negativo.

Poco a poco comencé a comer de nuevo. Aunque mi cuerpo estaba muy débil y yo entraba y salía de la conciencia, mi espíritu era fuerte. Estuve en el hospital hasta finales de febrero.

Y cuando me fui, los doctores me dijeron que me llevaría de cinco a diez años para recuperarse completamente. Desde entonces, he recuperado mi fuerza lentamente”.

“Ahora estoy en condiciones de asistir a misa todos los días.

Puedo participar en un grupo de oración semanal junto con mi madre y mi hermana.

Soy catequista y enseño Biblia en la escuela pública Lidcombe una vez a la semana, hago todo lo que puedo para ayudar a otros crecer en la fe, para que no tengan que pasar por lo que yo hice.

Doy gracias a Jesús por traerme de vuelta de ese estilo de vida desesperada en la que podría muy fácilmente haber muerto muy lejos de él”.

Los milagros existen, sólo que hay que pedir la intervención divina y esperar, con un corazón y mente abiertos, y con fe, para poder verlos.
.
Suceden naturalmente, sin alharaca, y quien los vive se da cuenta del milagro mirando su “estela”, como dejan los barcos en el mar.

Pero lo importante para ver los milagros es creer en ellos, abrirse a la posibilidad que se den.

sacerdote-en-homilia

  

CÓMO ABRIRSE A LOS MILAGROS

Acá traemos la experiencia de María Vadía.

Es una predicadora de Florida que nació en La Habana, Cuba, y que tenía 10 años cuando ella y su familia huyeron a Miami.

María ha consagrado su vida al Señor Jesucristo y a predicar el Evangelio; predica en las Américas, en Europa, en África y la India, y es autora de cinco libros.

Es de la camada de predicadores laicos católicos, que tanto se necesitan en estos momentos.

Ella dice que los milagros se producen en la vida diaria y son más comunes de lo que se cuenta.

En Tanzania, una mujer que había estado tratando de quedar embarazada por más de diez años da a luz a gemelos.

En la República Dominicana, a través de una palabra de conocimiento, un hombre que sufre de cáncer de las cuerdas vocales se cura.

En Zimbabwe, a través de una palabra de conocimiento, una señora con una herida quirúrgica que supuraba durante años se cura – inmediatamente.

En Uganda, una bruja se arrepiente y le entrega su vida a Jesús.

Ella cita una razón central para todo el éxito:

“No más mentalidad de víctima” .

Los milagros suceden y los vemos cuando nos movemos hacia adelante con diligencia y oración en lugar de sentir lástima por nosotros mismos (lo cual es una tremenda pérdida de tiempo).

“¡Somos más que vencedores!” Vadia escribe en un nuevo libro, citando (Romanos 8:37).

“¿Qué significa esto [“ser conquistadores”]?”

“Que se supone que debemos superar todo lo que viene contra nosotros“.

“Cada prueba, todas las dificultades, todos los ataques del enemigo, no significa destruirnos, estamos destinados a superarlos.”

Cuanto más oramos, más vemos, cuanto más vemos, más crece la fe. Por eso había tantos milagros en la Iglesia primitiva. 

La fe era fresca entonces. Es fresca hoy, cuando nos tomamos suficiente tiempo para orar.

Algunos sufrimientos pueden ser enviados para purificarnos.

Algunos pueden ser “redentores”. Nos purgan de nuestros pecados, así, tal vez, como los de nuestro linaje.

Nos unimos a nuestros sufrimientos como un sacrificio por el mundo. Esto puede ser muy cierto. Santos lo han demostrado.

Pero también es cierto que mucho sufrimiento viene del enemigo – y por lo tanto se puede superar.

Un espíritu es echado fuera y un endemoniado puede oír:

“Apenas se fueron los ciegos, le trajeron a uno que tenía un demonio y no podía hablar”. (Mateo 9:32).

María Vadía

No estamos indefensos.

¿A cuántos sanó Jesús porque vinieron a Él? A todos.

Cuando habló de llevar nuestra cruz, señala Vadia, tal vez se refería principalmente a la persecución.

No es una voz débil pidiendo sino una orden verbal, señala Vadia en ‘No más huérfanos’.

Hace poco, en Australia, en un servicio de sanidad, vimos muchas curaciones ya que simplemente lanzamos con autoridad la curación que es nuestro mandato y una parte de nuestra herencia en Cristo”.

Una señora con un andador que tenía dos reemplazos de cadera y no podía caminar bien durante varios años recibió su curación.

Tenía dolor en las articulaciones de la cadera izquierda y caminó sin el andador por primera vez en años.

Mientras caminaba de ida y vuelta, lloró, en la medida que su caminata se hizo más fuerte y más fuerte.

A la mañana siguiente llegó a la conferencia sin el andador.

Un hombre que tenía graves problemas de rodilla durante años recibió una curación importante en ambas rodillas y mostró a todos la sanación que estaba sucediendo”.

Otro hombre que sufría desde hace años de problemas de espalda quedó curado y pudo agacharse sin dolor”.

“Nuestra perspectiva necesita un cambio” dice Vadia.

“No somos espectadores, no somos pobres, pequeños huérfanos, abandonados e impotentes, somos hijos del Dios Altísimo, rescatado de las manos del enemigo para hacer una diferencia en este planeta”.

  

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA “VER” LOS MILAGROS

1 Mantén los ojos abiertos y no estés atado a las formas en que se deben ver las cosas.

Dios te puede sorprender con un formato distinto de milagros o con un milagro que no esperabas.

2 Ten una actitud permanente de amor sobre las demás personas y los otros seres vivientes

Y sobre todo ten amor por la verdad y no tengas miedo de pensar de manera innovadora.

3 Olvídate de los resultados suelta tus expectativas. Espera ser sorprendido

4 Permanece seguro y sin ansiedad porque aquellos que están seguros de que los milagros existen pueden esperar sin angustiarse o descreer.

5 Mantén una actitud de gratitud, felicidad y alegría

Cultiva tu voz interior que te recuerda lo bendecido que eres, incluso cuando las cosas parecen no ir de acuerdo a tus expectativas.

6 Espera milagros y no rechaces manifestaciones de antemano diciendo esto no puede suceder, pero tampoco seas crédulo en absoluto.

7 Reza permanentemente porque la oración tiene el poder de cambiar la realidad.

Dios oye las oraciones y responde.

Debes fortalecer tu fe para que confíes con el mínimo de duda. Pide a Dios que la fortalezca.

Y cuando pidas algo, pide lo que Dios quiere para ti con motivos puros, arrepintiéndote de tus acciones incorrectas.

Ten en cuenta que el desaliento y la desesperación es fruto del maligno.

Persevera en la oración.

Ora por las grandes cosas que puede hacer Dios y no solamente por situaciones simples que no requieran grandes milagros.

Fuentes:

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter en modo seguro, es un servicio gratis:

2 Comments

  • Angeles dice:

    En fin, qué se puede decir. Cuando uno ha sido católico toda la vida y se le enseñó desde niño a estar en la presencia de Dios, ver los pequeños milagros de todos los días se convierte en una costumbre que nos hace alabar a nuestro Padre del cielo, que nos mima. Pero cuando vemos a una Jerarquía eclesiástica fría, desconfiada frente a cualquier suceso providencial y cuando la misma cabeza señala que “no hubo multiplicación de los panes porque Jesús no era mago”, cuando critica a los que reciben y esperan los mensajes de la Sma. Virgen, cuando Medjugorje se convierte en “un problema” en lugar de una manifestación divina y cuando se da la orden desde el Vaticano de silenciar Garabandal, algo muy malo está pasando en la Iglesia, aunque a muchos les disguste reconocerlo. En fin, es nuestra irrevocable fe en Dios y la oración del Santo Rosario, lo que nos mantendrá en el camino a pesar de los pesares. Si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros? Bendiciones

  • Christ Bernal dice:

    Preguntele a los católicos porque han perdido tanto su fe y su obligación con Dios.
    Todo es gracias a los seminarios que hoy en día forman como Centros abortivos de la Fe. A tantos jovenes que esperando un Dios grande, lo rebajan a un estado netamente material. Por eso es que nuestros queridos Diocesanos ya han perdido la credibilidad hasta en sus palabras.
    Mas un mendigo da razón de Dios que estos hombres con sus Cleriman, que solo es conocimiento, sin un verdadero testimonio de Fe y amor.

Leave a Reply