¿Será esta la una consecuencia de nuestra manipulación de las estructuras de la vida?
Rara vez pensamos en los insectos como poco más que plagas cotidianas. Las moscas que zumban al lado nuestro, las hormigas y cucarachas invasoras, los mosquitos que nos pican, las polillas que comen nuestra ropa. Ahora hay menos bichos por los que preocuparse en estos días, pero los científicos dicen que esta es una buena razón para preocuparse.

 

abeja1

 

Los insectos son esenciales para el mantenimiento de la vida humana en la Tierra, pero el hombre se ha entrometido con la genética de animales y plantas, y eso puede estar provocando este desastre en ciernes.

Una profecía dada en el 2004 apunta a que la intromisión del hombre en las estructuras de soporte de la vida no sería permitida y que ya estaba en marcha un proceso de realineamiento de las mismas.

Este es un tema para discernir.

LA DESAPARICIÓN DE INSECTOS

De acuerdo con las nuevas estadísticas, la población de insectos en el mundo se ha reducido casi a la mitad. Lo cual es una muy mala noticia para la humanidad y el delicado ecosistema del mundo.

Como se publicó en una edición reciente de la Science, el número de babosas, arañas, gusanos y otros invertebrados se ha reducido en un 45 por ciento en los últimos 35 años. Esto se produjo en momentos en que la población humana se ha duplicado.

Sea lo que fuerte que sintamos sobre ellos, los insectos juegan un papel vital en la polinización de cultivos, control de plagas, la descomposición y generación de nutrientes en el suelo, así como la filtración de agua.

Se cree que la disminución de los invertebrados estar relacionado con la pérdida de su hábitat y el cambio climático.

Sólo en el Reino Unido, el número de escarabajos, mariposas, abejas y avispas se ha reducido hasta en un 60 por ciento.

Los expertos advierten que menos insectos tendrían un efecto enorme en la producción de cultivos ya que hasta el 75 por ciento son polinizados por insectos, que asciende a alrededor de 10 por ciento del suministro mundial de alimentos.

Los científicos también temen que una caída en la población de insectos también podría provocar una disminución de las aves, que se aprovechan de las plagas que dañan los cultivos, y los anfibios, que ayudan a mantener el abastecimiento de agua libre de algas.

Pero el impacto de la continua pérdida de animales, incluyendo invertebrados, tiene consecuencias sobre la propagación de las enfermedades humanas, y necesita ser mejor entendido como una prioridad, reclaman los expertos.

“Nos quedamos impactados al descubrir pérdidas similares en los invertebrados como en los animales más grandes, cuando se pensaba anteriormente que los invertebrados eran más resistentes”, dijo el Dr. Ben Collen, del Departamento de Biociencias de la Universidad College de Londres.

“Aunque no entendemos completamente cual será el impacto a largo plazo de estos números en declive, actualmente estamos en posición potencialmente peligrosa de perder una parte integral de los ecosistemas sin saber qué papel juegan en él”.

¿UNA REALINEACIÓN DE LAS ESTRUCTURAS DE SOPORTE DE LA VIDA?

Hay una serie de profecías dadas en el 2004 dando a conocer que está en marcha un proceso de daño irreparable a las estructuras que soportan nuestra vida en el planeta, y que habría una intervención divina para realinear los sistemas.

Según esto estaríamos en el umbral de una intervención histórica, que va a significar la ruptura de lo que tenemos, y ser “recreada” para darle una “reorientación”.

Esta fue concedida en diciembre de 2004, días antes del tsunami asiático, y predijo una gran perturbación.

“El mundo está seriamente fuera de la conformidad con la Voluntad de Dios y con lo que Él creó y destinó. Hay quienes quieren volver a configurar las mismas criaturas que Él ha formado, y se entrometen con la textura de la vida. Por esta razón, el Señor permitirá una gran reorientación”.

“Si no fuera por la acción de los Cielos”, dijo la supuesta palabra de conocimiento, “lo que Dios ha creado en la tierra pronto será dañado sin posibilidad de recuperación. Un efecto muy dramático ya está en curso sobre las estructuras de apoyo de lo que el hombre llama la naturaleza”.

¿Qué significa “dañado sin posibilidad de recuperación”? ¿Qué es lo que implica?

Esto llega en un momento en que siguen creciendo exponencialmente los cultivos genéticamente modificados – que causan problemas de salud en los animales que se alimentan de ellos – que se propagan a través de semillas y polen más allá de los limitados lugares en los que se cultivan, y por los plaguicidas. Y además, son políticamente protegidos.

¿Y las “estructuras de soporte”?

Esa expresión es un poco más misteriosa. Más allá de la radiactividad y la base química, ¿cómo nos estamos entrometiendo en el mundo subatómico de una manera que pueda tener efectos permanentes y generalizados?

Alimentos, oxígeno, agua. Estas son sin duda las estructuras de apoyo, y desde luego nos estamos entrometiendo con ellas. Pero parece ir más allá de eso, al hablar de “un efecto muy dramático”, y dice que “ya está en marcha.” ¿Tiene algo que ver con la nanotecnología?

¿O es algo así como la contaminación? ¿Cuántos conocen de que los océanos tienen ahora nueve gigantescas “zonas muertas”, y que todo menos el nueve por ciento del stock pesquero mundial está en estrés?

Fuentes: Catholic News, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
¿Le gusto este artículo? Entre su email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: