La oración debería ser el centro de la vida de quien aspira a obtener gracias de Dios.

La propia oración y la asistencia a la Iglesia con actitud positiva son buenas para la salud y el rendimiento.

oracion

Y como con todo amigo a quien le queremos pedir algo, primero tenemos que saber cómo acercarnos a Dios.
.
Luego comprender como tenemos que pedírselo.

Sabiendo que no es una máquina expendedora y que tiene sus límites.

Finalmente debemos agradecer con la misma insistencia con la que pedimos el favor.

Y no sólo si la oración es contestada positivamente, incluso si no es contestada o lo es pero en forma negativa, porque

Dios quiere lo mejor para nosotros, y si no nos proporciona ahora lo que pedimos, es porque resulta mejor así para nosotros.

Esto funciona a nivel personal, pero también podemos ver cómo funciona a nivel colectivo.

Primero hablemos de cómo la oración y la asistencia a servicios religiosos ayuda al rendimiento y a la salud, con datos científicos.

 

CAMBIOS EN EL CEREBRO MIENTRAS SE REZA

Cuando los creyentes rezan, algo ocurre en el cerebro que en realidad le da mayor rendimiento.

El Neurocientífico Andrew Newberg, director de investigación en el Instituto de Marcus Thomas Jefferson Hospital Universitario de Salud Integral, ha pasado gran parte de su carrera estudiando los efectos de la fe religiosa en nuestro hardware mental.

“Cuando oras, cambia tu cerebro”, dice.

mujeres orando en misa

En su investigación, Newberg encontró que la oración permitió a los sujetos lograr mayor rapidez y eficiencia de flujo, en ese estado de la mente más comúnmente descrita como “la zona”.

Durante ese momento, una cascada de neurotransmisores descienden en el cerebro, incluyendo la dopamina (que regula el placer), la serotonina (que reduce el estrés), y la norepinefrina (que activa la respuesta de lucha o huida).

El cerebro también sufre cambios eléctricos.

Y la oración, resulta que es una de las mejores maneras de lograr este estado activación, tal vez incluso más que el entrenamiento de la mente.

Durante dos décadas, Newberg – autor de Cómo Dios Cambia Su cerebroha estudiado en el flujo sanguíneo cerebral de los creyentes – musulmanes, cristianos, evangélicos -, mientras oraban y ha observado un patrón.

La actividad cerebral es en gran parte tranquila, sobre todo en el lóbulo frontal del cerebro, donde se concentran nuestra idea del futuro y nuestro sentido de sí mismo.

La investigación ha demostrado que durante la oración, el lóbulo frontal se inunda con las ondas alfa.

Es el mismo resultado provocado por la atención y la meditación, pero la adición de la creencia, Newberg dice, puede actuar como un potente catalizador.

Cuando alguien realmente cree en algo, le da un sentido de propósito. No es simplemente un medio para un fin.

De acuerdo con Newberg, todo esto se reduce a algo que suena casi demasiado simple.

“Cuanto más te compenetras en lo que estás haciendo, mejor será el efecto”, dice.

“Si usted es una persona religiosa y su religión es importante para usted, a continuación participar en la oración puede ser extremadamente valioso.”

Tomemos por ejemplo lo que el maratonista Ryan Hall experimentó en 2009, mientras se estaba corriendo el tramo final de la media maratón de Filadelfia.

Él estaba en el ritmo de los líderes cuando sintió que sus fuerzas estaban empezando a desaparecer, alrededor de la milla 11.

Se preguntó:

“Dios. ¿Qué tienes para mí?”

Ryan Hall dice que un verso de la Biblia vino a la mente-Proverbios 23: 7:

“Como un hombre piensa en su corazón, así es él”.

Hall dice,

“Recuerdo declararme a mí mismo: Aunque me siento cansado, tengo más fuerzas dentro de mí. Tengo otra marcha. Puedo ir más rápido”.

Aceleró, y pasó a ganar la carrera en 59:43, un registro de top en América del Norte y la media maratón más rápida jamás corrida por un no africano en ese momento.

“Cuando estoy orando a Dios mientras estoy compitiendo”, dice Hall, “me siento mucho más a tierra, mucho más seguro, mucho más libre me siento liberado”.

Pero además de mejorar la eficiencia, la práctica religiosa mejora la salud.

 

LA ASISTENCIA A LA IGLESIA ES BENEFICIOSA PARA LA SALUD

El último de una larga serie de estudios, que ahora suman por cientos, si no miles, muestra que la asistencia a la iglesia es buena para su salud.

Publicado en mayo 2017 por investigadores de la Universidad de Vanderbilt, el estudio encontró que los adultos de mediana edad que asistían a servicios religiosos, al menos una vez en el último año, tuvieron la mitad de probabilidades de morir prematuramente que los que no lo hicieron.

Utilizando datos de una Encuesta Nacional de Salud y Nutrición recogido por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, los investigadores del estudio examinaron 10 marcadores biológicos del estrés entre 5.449 hombres y mujeres de 46 a 65.

Después compararon los marcadores con la asistencia a los servicios religiosos y se encontró una correlación entre la asistencia a servicios religiosos, reducción del estrés y la longevidad.

El estudio se suma a la creciente hallazgos científicos sobre el tema.

Un estudio mucho mayor de 74,534 mujeres, publicado en 2016 encontró que asistir a un servicio religioso más de una vez a la semana se asoció con una mortalidad 33 por ciento menor, en comparación con los que nunca asistieron a servicios religiosos.

Los estudios también han demostrado que las visitas de capellanes en los hospitales se asocian con mejores resultados de salud.

Otro estudio sugirió que los pacientes que se aprovechan de las visitas de capellanes son más tranquilos y se sienten más en control de su salud.

¿Pero qué está pasando aquí? ¿Hasta dónde me permite llegar la oración y la práctica religiosa?

 

LA ORACIÓN NO HACE QUE LAS COSAS SUCEDAN, SINO QUE LAS COSAS SEAN POSIBLES

Las cosas no suceden con la oración sino por la intervención de Dios

Es el mundo de Dios, y Él puede hacer lo que quiera con él, y eso incluye resucitar a los muertos, hacer la danza del sol, o lo que quiera.

Es su mundo, puede romper sus reglas.

No oramos para una cura para el cáncer y encontramos un frasco lleno de la medicina milagrosa sobre la mesa.

No oramos para llegar a la Luna en la víspera de Navidad y encontramos una nave espacial funcionando esperando bajo el árbol en la mañana.

La oración nos ayuda a llegar a Dios y a nuestra alma.

Y al sintonizarnos, podemos ser escuchados y escuchar.

Y Dios puede hacer posible algo relacionado con lo que le pedimos orantemente.

Así que, ¿qué hace la oración? Hace que las cosas sean posibles.

La oración nos refresca como el sueño.
.
Nos fortalece como la comida.
.
Nos ilumina como una buena educación.
.
Nos da energía, como el ejercicio.
.
Asimismo, nos estimula, como una buena conversación.
.
Nos inspira con un ejemplo de la grandeza.
.
Y nos anima como el aliento de alguien que admiramos.

Pero la oración es más que eso.

La descripción que acabo de escribir hace el sonido de oración como una especie de ejercicio holístico que se puede aprender de un DVD, o algo que podría replicarse en una reunión de una convención sinergista en el Marriott.

Eso no es lo que la oración es.

La oración es como la decisión de utilizar las dos manos para atar tu zapato.
.
Es como quitarse los anteojos de sol cuando estás buscando en la escultura de Bernini.
.
Es como llenar tu pluma con tinta negra profunda.
.
Es como recordar una broma que escuchaste cuando eras un niño, y gozar cada vez que la repites.
.
Es como añadir el catalizador que lo cambia todo.
.
Es como decirle a tu amada o amado lo que hay realmente en tu mente, y darte cuenta que ya lo sabe.
.
Es la conversación que sucede antes, durante y después de todo lo grande y lo pequeño que hacemos.

La oración no hace que las cosas sucedan. La oración hace que las cosas sean posibles.

¿Las personas logran cosas sin orar?

Obviamente. 

Pero eso no demuestra que la oración sea innecesaria. Esto demuestra que Dios es muy generoso,

Él nos da lo que necesitamos, incluso cuando no pedimos. Él está dispuesto a hablar, incluso si no estamos escuchando.

Pero cuando le pedimos por ello, cuando escuchamos, cuando nos bajamos del pedestal y empezamos a hacer cosas correctas, esto hace que el mundo sea un lugar mejor.

Hace de nuestros cerebros, nuestros corazones, nuestras mentes un lugar mejor.

Orar no hace que las cosas sucedan. Orar hace las cosas posibles.

manos orando

 

DIOS QUIERE QUE OREMOS CON INSISTENCIA, QUE SEAMOS ESPECÍFICOS Y AGRADECIDOS

El poder de la oración viene con peticiones específicas e igualmente gracias específicas

A menudo, nos olvidamos de cómo Dios se mueve en su poder. Nos olvidamos de algunos hechos de la santidad.

Entre las cosas que a menudo se nos escapa está el concepto de especificidad.

¿Qué significa eso?

Esto significa que la oración es más potente cuando se combina con peticiones específicas.

Ese es un lado de la moneda.

Cuando nosotros pedimos, tenemos que pedir profundamente.
.
Tenemos que pedir en serio. Tenemos que pedir con el corazón.
.
Y tenemos que explicar las cosas, rezando un Ave María por todos y cada uno los detalles importantes que nosotros creemos necesitar.

Digamos que estás haciendo un viaje.

Ora por la seguridad de tu hogar. Ora por cada habitación.

Ora por tu coche, su funcionamiento y seguridad.

Ora por el viaje al aeropuerto para que pases por la seguridad con facilidad y que llegue a tiempo tu equipaje.

Reza por tu asiento y reza por la atención del personal y porque el viaje no tenga inconvenientes en el aire.

Ora por el viaje desde el aeropuerto al hotel o tu destino y luego todos los detalles del viaje en sí.

Dios es un Dios de detalles y asigna ángeles para varios usos vinculados con los aspectos de lo que pedimos.
.
Debemos orar lo suficiente, y tener tiempo para pedirle exactamente lo que necesitamos.
.
¡No dejes de orar hasta que se sienta la paz!

Pero este es uno de los lados de la moneda. La otra es la alabanza. 

Esto significa, por supuesto, la acción de gracias.

Cuando Dios en su bondad responde a tus oraciones, le deberemos gracias con la misma especificidad.

En otras palabras, pasa tanto tiempo dándole las gracias como lo hiciste con la oración para pedir, ambas deben ser extensas.

Una clave de la oración está en tomarse su tiempo. Nada es más importante.

Le damos gracias por el viaje al aeropuerto, le damos gracias por el equipaje, le damos gracias por la protección de cada habitación de su casa, le damos gracias por el vuelo, le damos gracias por todo lo que sucedió.

En detalle, paso a paso.

Cada respuesta a la oración merece una similar “tarjeta de agradecimiento.”

Nadie está demasiado ocupado.

Esto es poderoso, y produce más oraciones contestadas cuando nuestro agradecimiento es sincero y no sólo porque queremos hacer más poderosas nuestras futuras solicitudes.

Dale Gracias a su delicada guía.

Le damos gracias por las bendiciones que no nos dimos cuenta.

“Entonces Josué dijo a Achan: Hijo mío, da gloria ahora a Yaveh el Dios de Israel, y dale alabanza” (Josué 7:19).

Le damos gracias por la prevención de peligros ocultos.

Gracias.

La sincera gratitud es una expresión de amor que nos pone en contacto con Dios, porque Dios es amor y amor es la luz y la luz es la vida misma.

Él es el objeto de tu alabanza, y él es tu Dios, que ha hecho contigo estas cosas grandes y terribles que tus ojos han visto”.  (Deuteronomio 10:21).

Dar “sacrificio” de alabanza. “Porque grande es el Señor y muy digno de alabanza” (1 Crónicas 16:25).

“Que los pueblos te alaben, oh Dios: que todos los pueblos te alaben” (Salmo 67:3).

Una de las cosas más poderosas que puedes hacer es leer todos los Salmos, cuando una solicitud enorme haya sido respondida (si es necesario, utiliza una versión condensada).

“Gracias, Dios mío. Gracias, Creador. Gracias, Jesús.” 

Ese es el mantra cristiano, o debería serlo.

Es el código de área para alcanzar el cielo.

Se lo más específico, pasa el mayor tiempo posible en oración, pasa mucho tiempo con el rosario.
.
Trabaja con él. Relájate con él. “Gracias, Jesús”.
.
Luego llama. Disca.
.
Cuanto más tiempo pases en oración, más grande son los resultados.
.
Nos vamos a ninguna parte cuando no estamos haciendo nada.

¿Te gusto este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

One Comment

  • Juan Donnet dice:

    Buen artìculo.
    Es importantìsimo el agradecer con tanto ènfasis y especificidad sobre las gracias obtenidas en la oraciòn. como se fue enfàtico y especìfico en las peticiones: A Dios no le gustan para nadas los medigos ingratos…
    Sobre la oraciòn de peticiòn cabrìa agregar algo poco dicho: la oraciòn tiene èxito en la medida de que estamos sintonizados, con fe, en la “onda” de la voluntad de Dios. En la medida que nuestra amistad con Cristo madura, queremos lo que Èl quiere, deseamos lo que Èl desea, amamos a sus amigos especialmente, y aborrecemos lo que Èl aborrece. El que està en el marco de la Voluntad de Dios, en Espìritu y en Verdad, siempre obtiene lo que pide, mas tarde o mas temprano, porque pide lo que Dios quiere.
    Por este tema, a veces nuestras oraciones no tienen respuesta o su respuesta es NO, porque pedimos cosas que, aunuqe parezcan buenas, no lo son.
    Dios no cura todos los enfermos por los cuales muchos rezan; sencillamente porque el enfermo no tiene el menor propòsito de conversiòn ni de abrirse al bien y a la Verdad….serìa un contrasentido darle la salud a un alma asì; solo la usarìa para hundirse mas.
    Otras veces DIOS TARDA MUCHO EN CONCEDER ALGO, AUN SIENDO BUENO, PORQUE DEBEMOS PASAR LA PRUEBA Y ACCEDER A LA PACIENCIA Y LA HUMILDAD….

    Una observaciòn, donde dice el artìculo QUE LOS QUE NO ORAN TAMBIEN OBTIENEN COSAS, habrìa que aclarar, COSAS MUNDANAS O NATURALES; SIN ORACION NUNCA SE OBTIENE NADA EN EL PLANO ESPIRITUAL, TRASCENDENTE, QUE REALMENTE ES EL QUE CUENTA.

    En el momento de orar hay que tratar de abstraerse de los problemas y las circusntacias naturales, PARA ENCONTRARSE CON CRISTO, LUEGO DE ENCONTRADOS CON ÈL, ÈL MISMO NOS INSPIRARA A PEDIR LO MEJOR, INCLUSO LO DEL PLANO NATURAL.

    Un ùltimo comentario. A veces se escucha en ciertas oraciones hechas por laicos, cosas como YO DECLARO, YO DECRETO, QUE ESTÀ SELLADO EL BLA BLA….Personalmente creo que no es la mejor idea para obtener cosas de Dios por parte de un laico……Señor, por tu gran misericordia a este indigno siervo, por los mèritos de tu Pasiòn, por el Corazòn Inmaculado de tu Madre, por San Miguel Arcàngel y los Santos, te suplico que……
    Esa serìa la forma de verdadera fe. Uno no puede decretar nada….
    Cristo ha dicho muchas veces, YO TE LO DIGO! y se hizo, pero era Cristo…
    Por otra parte, Èl mismo en su Pasiòn pide PADRE, SI ES POSIBLE…., PERO HAGASE TU VOLUNTAD Y NO LA MÌA……

    El que cree en Mì harà las obras que Yo hago y aùn mayores, dice el Señor, con respecto a los milagros, pero la diferencia es que el hombre las hace PIDIENDO EN NOMBRE DE CRISTO, NO DICIENDO YO DECRETO, YO DECLARO, YO ESTABLEZCO, YO…YO…..

    La oraciòn de peticiòn es siempre pedir a un Dios Infinito y Omnipotente que nos ama y es misericordioso, pero tambièn es Justo, es Libèrrimo y es Soberano; no es un tìtere instrumentalizable nuestro.