El Papa pide a los chinos para que no vean al catolicismo como un conquistador.
Mientras China parece redoblar sus esfuerzos para nacionalizar el cristianismo, el Papa Francisco le dirigió un mensaje a los líderes chinos durante su estancia en Seúl con motivo de la Jornadas Asiáticas de la Juventud instándolos a un diálogo.

 

iglesia demolida en china

 

El pontífice instó a que dejen de lado el temor de que los cristianos vienen a estas latitudes como “conquistadores que quieren quitarles a sus pueblos su identidad”.

¿POR QUÉ CHINA QUIERE LA NACIONALIZACIÓN DE LA CRISTIANDAD?

Un alto funcionario chino anunció el jueves pasado.

“La construcción de la teología cristiana china debe adaptarse a las condiciones nacionales de China y la integración con la cultura china”, dijo Wang Zuoan, director de la Administración Estatal de Asuntos Religiosos, en un foro de Shanghai sobre la “sinización del cristianismo”, según los medios estatales chinos.

Gu Mengfei, subsecretario general del Movimiento Patriótico Tres Autonomías – una organización sancionada por el Estado que agrupa a las iglesias – se refirió a la iniciativa. “Esto animará a más creyentes a hacer contribuciones al progreso social armónico del país, la prosperidad cultural y el desarrollo económico”, dijo Gu.

No está claro en el informe lo que exactamente cambia el gobierno o lo que planea introducir en su política sobre el cristianismo. Una represión de algún tipo en el cristianismo es casi seguro, sin embargo. El gobierno chino ya impone una serie de restricciones a la religión. Todas las iglesias, por ejemplo, están obligadas a registrarse con el gobierno. Operan bajo estrecha vigilancia del gobierno, con todas las iglesias protestantes jurídicas pertenecientes a las organizaciones generales aprobadas por el Estado, el Movimiento Patriótico, el Consejo Cristiano de China, y las iglesias católicas que pertenecen a la Asociación Católica Patriótica China.

A través de estas organizaciones, tanto las iglesias protestantes como católicas en China ya están obligadas a practicar el cristianismo con características chinas. Por ejemplo, a los católicos no se les permite reconocer la autoridad del Vaticano. Mientras tanto, como su nombre lo indica, el Movimiento Patriótico Tres Autonomías – que es muy anterior a la creación de la República Popular de China – tiene el nacionalismo chino en su núcleo. El Tres Autonomías son los tres principios de auto-ayuda (la independencia financiera de los extranjeros), auto-liderazgo / gobierno y la auto-propagación (trabajo misionero indígena).

OBJETIVOS DE LA REPRESIÓN

No obstante, los comentarios de los funcionarios la semana pasada indican que el Partido Comunista de China tiene intención de reforzar aún más su control sobre el cristianismo. Hay una serie de posibles objetivos y motivaciones para la represión.

En primer lugar, el cristianismo en general, y el protestantismo, en particular, se han disparado en China en los últimos años. Se estima que China ya cuenta con 58 millones de protestantes y algunos creen que será el hogar de la mayor población cristiana en el 2030. Aproximadamente la mitad de los protestantes actuales de China se estima que pertenecen a las iglesias subterráneas, que son ilegales.

Los funcionarios que hablaron en el foro de Shanghai indicaron que este rápido crecimiento ha sido la razón para la represión.

Por ejemplo, Gao Feng, el presidente del Consejo Cristiano de China, dijo a la audiencia:

“En los últimos años, el protestantismo de China se ha convertido en una de las iglesias universales de más rápido crecimiento”. El propio Wang señaló: “Durante las últimas décadas, las iglesias protestantes en China se han desarrollado muy rápidamente con la aplicación de la política religiosa del país. En el futuro, vamos a seguir para impulsar el desarrollo del cristianismo en China”.

El crecimiento de la religión en China es de esperar, dada la relajación del gobierno de las restricciones (en comparación con la era de Mao). Sin embargo, su crecimiento también le da la posibilidad de actuar como una fuerza unificadora para la oposición política a la autoridad del PCC. Fundamentalmente, el cristianismo podría potencialmente cortar por encima de diferencias regionales en China.

El rápido crecimiento de la religión es particularmente preocupante para el PCC, dado que su propio abandono del marxismo ha creado un vacío ideológico. En su lugar, el PCC ha recurrido cada vez más al nacionalismo chino como el complemento ideacional para el crecimiento económico y la prosperidad. La “sinización del cristianismo” sería coherente con su campaña para impulsar el nacionalismo chino.

Por otro lado, la campaña podría ser simplemente un intento de acabar con la gran red de iglesias clandestinas en China. Como se ha señalado más arriba, más o menos la mitad de los protestantes de China se cree que asisten a estas iglesias. Estos operan fuera del control del PCC y por tanto son de especial preocupación para el Partido. La sinización podría significar simplemente tratar de forzar a los cristianos clandestinos en las organizaciones autorizadas por el Estado que ya ponen una inclinación china en el cristianismo.

Por último, es muy posible que la intención de nacionalizar el cristianismo se dirija a tomar medidas enérgicas contra las influencias religiosas extranjeras en el país. Hay una larga historia de los misioneros cristianos que operan en China. Muchas veces, estas organizaciones hicieron el bien en China mediante la construcción de escuelas y la prestación de servicios sociales. Sin embargo, también han sido la fuente de inmensa ira, a veces desde el público chino y / o el gobierno. Más notablemente, la rebelión Boxer fue un levantamiento de masas anti-occidental y anti-cristiano, que la dinastía Qing intentó explotar para el apoyo público. Por otro lado, el PCC tomó la iniciativa con saña de erradicar todos los misioneros extranjeros en China durante la década después del fin de la guerra civil china. Ha continuado en ocasiones acusando a las iglesias subterráneas de trabajar en nombre de los agentes extranjeros, como Estados Unidos.

El hecho de que los líderes chinos esta semana discutieran la importancia de la nacionalización de la fe cristiana sugiere que el sentimiento anti-extranjero es parte de la motivación detrás de la campaña. Por otra parte, como señaló Shannon en China Power, en las recientes semanas se han visto un número de arrestos de cristianos extranjeros que operan organizaciones no gubernamentales cerca de la frontera con Corea del Norte. Reuters habló incluso de un “barrido amplio de organizaciones no gubernamentales y empresas cristianas a lo largo del lado chino de la frontera con Corea del Norte”.

La represión potencial sobre los cristianos extranjeros en China no estaría ocurriendo en el vacío. El PCC parece haber lanzado una de sus campañas anti-extranjeras periódicas, con una serie de investigaciones dirigidas a multinacionales y empresas extranjeras en las últimas semanas. En este sentido, las llamadas a nacionalizar el cristianismo en China puede ser sólo una parte de una campaña más amplia destinada a reducir la influencia extranjera en China.

FRANCISCO LE PIDIÓ A CHINA QUE SE ABRA A UN DIÁLOGO CON EL VATICANO

En una jugada audaz, no exenta del riesgo de ser desairada, el Papa Francisco buscó hoy un acercamiento hacia China, que no tiene relaciones diplomáticas con el Vaticano y donde la Iglesia católico sufren persecución y sus fieles deben desenvolverse en la clandestinidad para el ejercicio de su culto. Durante un discurso que pronunció en Haemi, a 100 km de Seúl, ante los obispos de Asia, el pontífice instó sin nombrarlo al gran país asiático a abrirse al diálogo con la Santa Sede y a que deje de lado el temor de que los cristianos vienen a estas latitudes como “conquistadores que quieren quitarles a sus pueblos su identidad”.

En ese espíritu de apertura hacia los otros (que los católicos debemos tener), tengo la total confianza en que los países de este continente con los que la Santa Sede no tiene aún relación plena avancen sin vacilaciones en un diálogo que beneficiará a todos”, dijo el pontífice.

En rigor, su anhelo alusión no involucra sólo a China. Hay otros países asiáticos que no tienen relaciones diplomáticas como Corea del Norte y Birmania (con Vietnam se iniciaron contactos para el nombramiento de obispos). Pero el gran desafío para la Iglesia católica es poder actuar libremente en China.

Por si quedaba alguna duda del principal destinatario de sus palabras, Francisco se salió de su discurso e improvisando aclaró:

Estos cristianos no vienen (a estas latitudes) como conquistadores, no vienen a quitárles su identidad (a estas naciones), traen la suya respetando la ajena, pero quieren caminar con todos, y después el Señor hará la gracia: alguno pedirá el bautismo, otro no, pero siempre caminando todos juntos”.

Es que para las autoridades chinas, el catolicismo “exporta” una cultura occidental que conlleva un deseo de democracia y libertad de expresión que choca contra el régimen comunista de Pekin.

Con todo, la movida del Papa se produce en tiempos de pequeños gestos entre el Vaticano y China como la carta que Jorge Bergoglio le envió a presidente chino Xi Jinping cuando fue elegido Papa y la autorización de Pekin para que el pontífice sobrevuele su espacio aéro con motivo de su viaje a Corea, lo que convirtió al pontífice en el primero en hacerlo. China interrumpió las relaciones con la Santa Sede en 1951 cuando el comunismo llegó al poder. Actualmente, tiene unos 12 millones de católicos entre los que están en la Asociación Católica Patriótica China que responde al régimen y la que dificultosamente responde a Roma.

Fuentes: The Diplomat, Valores Religiosos, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
¿Le gusto este artículo? Entre su email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: