James Foley había rezado el rosario en su detención en Libia y obtenido una liberación milagrosa.
El grupo del Estado Islámico publicó un video que muestra la decapitación del periodista y fotógrafo estadounidense James Foley, que había desaparecido en Siria hace casi dos años. Según el video, se trata de un mensaje al presidente Obama por los bombardeos.

 

james foley hablando en marquette

 

James Foley era un periodista norteamericano de familia católica, que en una nota anterior sobre su detención en Libia en el 2011 manifiesta haber rezado el rosario para comunicarse con su madre y le atribuye el hecho milagroso de su liberación.

EL VIDEO ES UN MENSAJE A EE.UU.

El título del vídeo publicado el martes de la decapitación de Foley fue “Un mensaje a los Estados Unidos” y fue producido por el brazo mediático del Estado islámico, según el Grupo de Inteligencia, que monitorea sitios web extremistas.

Un hombre enmascarado vestido de negro se muestra de pie en un lugar desierto no identificado junto a un prisionero arrodillado junto a él, con las manos detrás de la espalda.

“Obama autorizó las operaciones militares contra el Estado Islámico colocando a América en una pendiente resbaladiza hacia una nueva guerra contra los musulmanes”, dice el hombre enmascarado.

El 7 de agosto, Obama autorizó ataques aéreos estadounidenses para rescatar a las minorías varadas y proteger al personal y las instalaciones estadounidenses en Erbil y Bagdad. El lunes, después de un total de 68 ataques de aviones, bombarderos y aviones no tripulados, Obama anunció que las fuerzas iraquíes y kurdas, con el apoyo aéreo de Estados Unidos, habían vuelto a tomar una presa estratégica al norte de Mosul.

Pocas horas después de ese anuncio, el Estado Islámico publicó un mensaje en línea advirtiendo que atacaría a los estadounidenses “en cualquier lugar” en respuesta a los ataques aéreos. “Vamos a ahogarlos a todos ustedes en sangre“, dijo.

Un segundo prisionero, Steven Joel Sotloff, como Foley un periodista estadounidense que desapareció mientras cubría la guerra civil en Siria, también aparece en el video.

El verdugo enmascarado, hablando en inglés con un acento británico, identifica Sotloff y dice que “la vida de este ciudadano estadounidense, Obama, depende de su próxima decisión”.

Se cree que cientos de británicos han viajado a Siria para luchar en la guerra civil del país, incluyendo a muchos que se han unido al Estado islámico.

Un funcionario de inteligencia europeo dijo que el gobierno británico estaba examinando el video, y el discurso del verdugo, y comparándolo con los ex prisioneros de Guantánamo y otros residentes británicos que se cree que se han unido al Estado islámico.

Ambos prisioneros en el video están usando camisas y pantalones de color naranja, similar a los monos naranja usados por los detenidos en la prisión militar estadounidense en Bahía de Guantánamo, Cuba. Un traje similar, se cree que es un símbolo jihadista de la prisión, fue usado por Nicholas Berg, un empresario estadounidense secuestrado en Irak en 2004, cuya ejecución por una organización precursora del Estado Islámico fue grabado en video y publicada en línea.

Además de Foley y Sotloff, por lo menos otros tres estadounidenses se cree que están cautivos en Siria.

Según el Comité para la Protección de Periodistas, al menos 66 periodistas han muerto cubriendo la guerra de Siria. Foley sería el primer periodista estadounidense conocido por ser ejecutado desde que comenzó el conflicto a principios de 2011.

LA MADRE DE JAMES FOLEY

En un comunicado en una página de Facebook dedicada a su libertad, la madre de Foley pareció aceptar que el video era auténtico.

“Nunca hemos estado más orgullosos de nuestro hijo Jim”, escribió Diane Foley.

“Él dio su vida tratando de exponer al mundo el sufrimiento del pueblo sirio. Imploramos a los secuestradores salvar la vida de los rehenes restantes. Al igual que Jim, son inocentes. Ellos no tienen control sobre la política del gobierno de Estados Unidos en Irak, Siria o cualquier lugar del mundo”.

Alabó a James Foley como

“un extraordinario hijo, hermano, periodista y persona”.

LA FE DE FOLEY Y EL ROSARIO

El periodista James Foley había sido prisionero en 2011 de las fuerzas filogobernativas libias. Detenido en Trípoli, fue liberado tras 45 días de cárcel, decidiendo escribir después una carta para la revista de la universidad católica Marquette de Milwaukee, donde él había estudiado.

Nacido en una familia católica de Boston, Foley relató:

“Mis colegas y yo fuimos capturados y detenidos en un centro militar de Trípoli”. Cada día, explicaba el periodista, “aumentaba la preocupación por el hecho de que nuestras madres podían estar aterrorizadas”. Y aunque “no había admitido plenamente a mí mismo que mi madre podía saber lo que me había sucedido”, Foley repetía a una colega que “mi madre tiene una gran fe” y que “yo rezaba para ella que supiera que yo estaba bien. Rezaba para que pudiera comunicarme con ella”.

El periodista relató el momento cuando

“empecé a rezar el rosario”, porque “era como habrían rezado mi madre y mi abuela (…). Clare (una colega, ndr) y yo empezamos a rezar en voz alta. Me consolaba confesar mi debilidad y mi esperanza a la vez y conversar con Dios más que estar solo en silencio”.

Dieciocho días después sucedió algo que Foley no supo explicarse; los guardias le sacaron de la celda y le llevaron al despacho del alcalde

“donde un hombre distinguido y bien vestido me dijo: ‘Pensamos que tal vez desearías llamar a tu familia’. Dije una oración y marqué el número”.

La línea funcionaba y la madre del periodista respondió:

“Mamá, mamá, soy yo, Jim”, dijo el joven. “Aún estoy en Libia, mamá. Siento esto. Perdóname”.

La madre, incrédula, respondió a su hijo que no debía sentirlo y le preguntó cómo estaba:

“Le dije que me alimentaba, que tenía le mejor cama y que me trataban como a un huésped”. Foley añadió: “He rezado para que supieras que estaba bien. ¿Has percibido mis oraciones?”.

La madre respondió:

“Jimmy, muchas personas están rezando por ti. Todos tus amigos: Donnie, Michael Joyce, Dan Hanrahan, Suree, Tom Durkin, Sarah Fang, que ha llamado. Tu hermano Michael te quiere mucho”.

Repetí esta llamada en mi cabeza cientos de veces, la voz de mi madre, los nombres de mis amigos, su conocimiento de la situación, su absoluta certeza en el poder de la oración. Me dijo que mis amigos se habían reunido para hacer todo lo que estaba en su mano para ayudar. Sabía que no estaba solo”.

Por último concluye:

En mi última noche en Trípoli me pude conectar a internet después de 44 días y conseguí escuchar un discurso de Tom Durkin por mi (…). En una iglesia llena de amigos, alumnos, sacerdotes, estudiantes y docentes vi el mejor discurso que un hermano podía hacerle a otro (…). Era solo una muestra de los esfuerzos y de las oraciones de tantas personas. La oración ha sido el pegamento que ha permitido mi libertad, una libertad interior antes y después del milagro de haber sido liberado”.

EL ISLAM Y LAS DECAPITACIONES

La forma de ejecución de Foley pone de manifiesto la increíble ola de decapitaciones que son perpetradas por militantes islámicos de todo el mundo, que tiene a muchos haciendo la pregunta, “¿Por qué los musulmanes decapitan a tanta gente?” En la era moderna, hay maneras rápidas y casi sin sangre para matar.

¿Entonces por qué está sucediendo?

En primer lugar, la mayoría de las personas que están siendo asesinadas por el Estado Islámico y otros terroristas no son asesinadas por medio de la decapitación. El disparo sigue siendo la forma más común de ejecución, y el Estado islámico está filmando estas ejecuciones, dando a conocer su obra. Un gran número de personas también mueren por otros medios, entre ellos atentados suicidas. Sin embargo, el Estado Islámico y otros terroristas están haciendo un espectáculo de las decapitaciones en particular.

Es una manera para que aquellos que se sienten representados reciban su mensaje en todo el mundo. Históricamente los terroristas secuestraron aviones, realizaron atentados con coches bomba y ataques suicidas. Pero en la última década, la decapitación se ha convertido en una manera que tienen los terroristas de obligar que su mensaje salga a la luz pública.

Por otro lado, las decapitaciones no son sólo asesinatos brutales. Son asesinatos rituales, realizados según prácticas recomendadas por textos tradicionales musulmanes. La decapitación es una de las formas de tratar a los infieles, y se realiza para que el espíritu del cuerpo desmembrado no pueda descansar nunca en paz.

Los musulmanes decapitan porque creen que tienen un mandato para ello, otorgado por el Corán.

Sin embargo Francesco Zannini, profesor en el Instituto Pontificio de Estudios Árabes e Islámicos dice que

si bien la decapitación “existe en la historia del islam, decapitar no es un castigo previsto por las reglas islámicas: estaba tal vez previsto en el pasado, pero no es un castigo específico, y sobre todo no es específico para los enemigos”, explica a la agencia del Pontificio Instituto de Misiones Extranjeras.

“Hay textos que ordenan matar a los enemigos del islam, pero no ordenan cortar la cabeza. El Corán no habla de ello. Y menos los “hadith” (los dichos del profeta)“, prosigue el profesor de árabe e islamística.

De ahí que, en su opinión,

“la elección de la decapitación y el uso de los medios de comunicación para difundir las imágenes se realice para atraer la atención y amenazar y poner de rodillas a Occidente golpeando la psicología de masas”.

Fuentes: Agencias, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias

¿Le gusto este artículo? Entre su email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: