¿Es el momento de pedir disculpas a quienes fueron tratados como criminales por dudar del calentamiento?
Se espera, por lo menos hasta 2025 la Tierra no vuelva a calentarse. Cualquiera que haya visto el mercurio, o simplemente salga de la casa en Europa o EE.UU. se ha dado cuenta que el clima está más frío.

 

ninios caminando en la nieve

 

Esta visión de hombre de la calle se ve confirmado por la publicación en la revista Science de un nuevo estudio realizado por un equipo de investigadores dirigido por Ka-Kit Tung, de la Universidad de Washington.

El nuevo estudio parte de un dato estadístico, conocido por el Panel Internacional para el Cambio Climático (IPCC): la temperatura de los últimos 13 años (1999-2012) se ha incrementado en 0,05° C por década, mientras que en el periodo anterior el crecimiento fue de 0,12° C por década. El pico de calentamiento duró desde 1975 hasta 1998 a partir del año siguiente hasta ahora, la temperatura media se ha estabilizado.

La hipótesis del equipo de científicos dirigido por Ka-Kit Tung es que el responsable de esta repentina reducción del calentamiento (o enfriamiento), son las corrientes de los océanos, especialmente el Atlántico.

Estas habrían favorecido un calentamiento en las últimas tres décadas y ahora entrarían en un nuevo ciclo. Se trataría de un fenómeno natural destinado a finalizar en el 2025, aproximadamente.

¿Así que se trataba de ciclos, no de calentamiento global?

El estudio no desmiente el calentamiento global, sino que lo redimensiona. O por lo menos, lo considera “suspendido” hasta el año 2025, una predicción lejana. Así que es como si el fenómeno del calentamiento global no fuera un fenómeno permanente a largo plazo.

Una cosa, en particular, debe ser embarazosa para todos los políticos involucrados en las causas ambientales. La primera década del 2000 coincidió con el pico de las emisiones de gases de efecto invernadero, especialmente el dióxido de carbono.

Y sobre la base de la teoría del calentamiento global causado por los gases de invernadero se han desarrollado las políticas europeas para reducir las emisiones, con el objetivo 20-20-20 (20% menos de gases de efecto invernadero, 20% más de fuentes renovables y el 20% más de eficiencia energética para el año 2020) y, más recientemente, el objetivo estadounidense de 30-30 (30% menos de emisiones para el año 2030).

Estas políticas son costosas, en términos de producción, empleo y crecimiento. Sólo para dar una idea, Europa continental no ha logrado cumplir con los parámetros de 20-20-20 sólo “gracias” a la gran crisis financiera que comenzó en 2008.

¿Pero ahora cómo justificar estas políticas, si es casi seguro que en esta década no habrá calentamiento global? ¿Y los habrá en el 2025? ¿Y que, si hay cambios, pero éstos no coinciden con el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero?

La certeza en la teoría del calentamiento global y sus causas antropogénicas (causadas por el hombre) ha tenido hasta ahora un fuerte impacto cultural. No sólo ha inspirado buena parte de películas apocalípticas de los últimos diez años, sino también ha provocado campañas de satanización.

Los políticos estadounidenses, como Al Gore (ex vicepresidente de Bill Clinton y candidato presidencial en 2000), han construido su carrera en la última década en la lucha contra la “negación” del calentamiento global. Las posiciones de los escépticos a menudo han sido etiquetadas como “pseudo-ciencia”. Las opiniones de los opositores y grupos de presión que los financian, son consideradas como “negligencia criminal”. El debate sobre la criminalización potencial de los negadores del holocausto del cambio climático está aún en curso, sobre todo en Estados Unidos.

¿Ahora es el momento de pedir disculpas? Difícilmente eso suceda, porque hay muchos intereses en juego, político, de poder global y económicos.

Fuentes: La Nuova Bussola Quotidiana, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
¿Le gusto este artículo? Entre su email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: