El caso de la violación de niños británicos por bandas de musulmanes paquistaníes.
En Inglaterra los ideólogos de izquierda liberales, que son multiculturalistas y humanistas seculares, están sacudiendo sus cabezas con vergüenza ante las revelaciones procedentes de la localidad de Rotherham. En medio de un gran escándalo se ha sabido que cientos de niños en hogares que maneja el estado fueron abusados sistemáticamente por bandas de hombres musulmanes.

 

jihad sexual en gran bretana

 

Más de 1.400 niños fueron abusados sexualmente durante un período de 16 años por parte de bandas de pedófilos después que la policía y los jefes del consejo cerraron los ojos por miedo a ser tachados de racistas, ha concluido un informe condenatorio.  

Altos funcionarios fueron responsables de fracasos “flagrantes” porque trataban a las víctimas, algunas de tan sólo 11 años, con desprecio y las categorizaban como “fuera de control” o simplemente las ignoraban cuando pedían ayuda. En algunos casos, los padres que trataron de rescatar a sus hijos de los abusadores fueron ellos mismos detenidos. Los agentes de policía, incluso rechazaron que hubiera violación de niños diciendo que el sexo había sido consensual.

Cuando los niños trataron de revelar los abusos, fueron amenazados con armas de fuego, advirtieron que sus seres queridos serían violados y, en un caso, los rociaron con gasolina y dijeron que iban a ser quemados vivos.

El jefe de la investigación, escribió:

“Nadie sabe la verdadera magnitud de la explotación sexual infantil en Rotherham largo de los años. Nuestra estimación conservadora es que aproximadamente 1.400 niños fueron explotados sexualmente en el período de la investigación, de 1997 y 2013”.

Por otra parte, la policía cree que el tráfico sexual, la esclavitud y la violación de las mujeres jóvenes son generalizados dentro de la comunidad asiática por las pandillas que operan en Manchester, Rochdale, Oxford, Bradford y Leeds.

Los detalles de los abusos que estuvieron sucediendo durante casi veinte años se esbozan en este artículo.

El hecho de que este sistema de abuso sexual fuera perpetrado por hombres de Asia (paquistaníes) obliga a preguntarse si los delitos están de alguna manera ligados a su cultura y religión. La policía y los servicios sociales fueron inútiles, precisamente porque pensaron que los comportamientos están vinculados con la cultura paquistaní y la religión, y ¿por qué tantas personas en la comunidad asiática hacen la vista gorda a lo que estaba pasando?

Probablemente porque el abuso de las mujeres no sólo es parte de la cultura asiática, sino que forma parte de la religión y la cultura islámica, o por lo menos de algunas interpretaciones islámicas.

El Corán establece que los hombres tienen autoridad sobre las mujeres porque Alá ha hecho algunos de ellos sobresalir y a otros ser su propiedad; las buenas mujeres son por lo tanto obedientes, cuidando de ocultarse como Alá se guarda; y a aquellas que cometen pecado religioso, hay que amonestarlas, y dejarlas solas en los lugares de dormir y golpearlas.

Así que el hombre es superior. La mujer es obediente y puede ser golpeada.

Si esto recibe una lectura literal es una cosa pero si se interpreta de manera simbólica es otra.

Hay más. Si la mujer no es musulmana, el varón musulmán tiene el derecho a poseerla como esclava. Ellas pueden ser capturadas como botín de guerra (la guerra santa). Pueden ser vendidas sin su consentimiento. Se pueden mantener como esclavas sexuales y los hijos nacidos de ellas serán musulmanes. Hemos visto que esto sucede recientemente en el norte de Irak. Los guerreros del ISIL capturaron cristianas y yazidíes y las vendieron como esclavos sexuales.

Los musulmanes chiitas también aceptan la práctica del “matrimonio temporal”. El hombre paga a las chicas de la familia una suma de dinero y se contrae un “matrimonio temporal”. Tienen relaciones sexuales y el matrimonio termina cuando termina la relación. El matrimonio puede durar menos de una hora, o durante unos meses, según el acuerdo. No hay límite al número o matrimonios temporales que puede ser disfrutado por el hombre.

Luego está la poligamia. Un hombre musulmán puede tener varias esposas. El profeta mismo tuvo casi una docena, y debido a su ejemplo es tradición musulmana que niñas menores de diez años sean elegibles para el matrimonio, porque el profeta se casó con su famosa tercera esposa Aisha, cuando ella tenía seis años.

No debemos olvidar la práctica de la endogamia, el matrimonio de primos hermanos.

Aproximadamente 1 de cada 3 de los matrimonios en Arabia Saudita, Irán y Pakistán son matrimonios entre primos hermanos; mientras que los matrimonios endogámicos consanguíneos globales son del 65 al 80% en diferentes poblaciones islámicas del Medio Oriente, África del Norte y Asia Central Islámica.

Para decirlo sin rodeos, todo esto se combina para crear una cultura en la que las mujeres jóvenes pueden ser objeto de abuso. Si las chicas no son musulmanas entonces los hombres musulmanes se sienten justificados en tratarlas como esclavas sexuales. Ellas eran infieles y por lo tanto no importaba.

La razón por la que los liberales de izquierda en Inglaterra están retorciéndose sobre estos crímenes impactantes es que entiendan que estos comportamientos están relacionados con la religión y la cultura islámica.

Los trabajadores sociales en Inglaterra entendieron correctamente que los hombres asiáticos en realidad no pensaban que estaban cometiendo crímenes. Tratar a las mujeres como esclavas sexuales es parte de su cultura y religión. Y deseando desesperadamente no ser racista o islamófoba, la izquierda se quedó sin poder hacer nada.

El otro problema principal con los izquierdistas es que son demasiado optimistas acerca de la naturaleza humana. En realidad, no creen en el pecado. Ellos creen que la gente es a veces cruel y egoísta, pero ellos no creen en la realidad del mal, porque no creen en la realidad de Dios. Quieren creer que todo el mundo es realmente bueno de corazón y que lo único que se necesita es un poco de ayuda y que todo estará bien.

Lo mismo ocurre cuando se enfrentan a los bárbaros asesinos de ISIL. La izquierda nunca será capaz de hacer frente a su violencia demencial de la decapitación porque la izquierda no puede entender la motivación religiosa de los bárbaros. Al no tener ninguna convicción religiosa verdadera, ellos mismos no pueden entender cómo un hombre joven va a renunciar a todo y convertirse en un terrorista suicida o un jihadista en el desierto, por su religión. Debido a que “no entienden la religión” nunca serán capaces de hacer frente a los fanáticos religiosos del Islam.

Sólo aquellos que entienden tanto las realidades de la verdadera religión y el horror de la religión falsa serán capaces de hacer frente a la amenaza musulmana.

El humanismo secular simplemente no funciona.

Está utilizando una visión del mundo y una filosofía que no comprende que la religión es el juego principal en estos casos.

Para un humanista secular tratar de resolver el problema musulmán es como pedirle a un niño de kinder enviar un cohete a la luna.

Fuentes: Standing on my Head, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
¿Le gusto este artículo? Entre su email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: