Hay algunos que piensan que las misas son lugares en que los demonios no está.

Porque se está realizando el sacrificio cósmico del cordero.

Y está toda la Iglesia, la del Cielo y la de la Tierra presente.

Pero no es así, por lo menos eso es lo que se experimenta.

misa tradicional

En los lugares más devotos está presente el demonio.
.
A veces perturbando el desarrollo de los acontecimientos como en la misa.
.
Y otras, atormentando a las almas que tiene para que nos usufructúen de los beneficios de la misa.

Veamos tres experiencias de hechos verídicos que me sucedieron.

 

TRES EXPERIENCIAS PERSONALES

Quizás a ustedes les hayan pasado cosas como estas.

Primer caso.

Hay un señor que va a misa, de cuando en cuando, a la parroquia donde yo voy.

Y aparentemente está absorto con la liturgia, canta los cantos, pone su ofrenda en la canasta, comulga, se para, arrodilla y sienta cuando debe hacerlo.

O sea que sabe lo que hay que hacer en el rito y lo hace.

Externamente parece todo normal.

Pero de repente en la misa se levanta con expresión mezcla de atormentado, furia, malhumor, confusión, y se va.

Unas veces lo hace en medio de la homilía, otras en medio de la consagración, o en cualquier lugar de la liturgia.

Y a veces llega tarde y solamente comulga y se va inmediatamente antes de terminar la misa.

O a veces llega una hora antes de la misa, aún antes de exponer el santísimo, se queda orando arrodillado, y cuando va a comenzar la misa se va como con una urgencia sobrehumana.

Esta persona hace unos años hizo conmigo un seminario sobre Isaías y recuerdo que me mostraba su biblia toda subrayada para indicar los encuentros que Isaías había tenido con Ovnis.

Nunca me he atrevido a preguntarle qué le pasa, por qué se comporta así en misa.

Pero creo que está en una lucha interna muy fuerte.

Probablemente un demonio le atormente y no le deje permanecer todo el tiempo en misa.

 

Segundo caso.

Hay un señor que vive en la calle y que pide limosna en la puerta de la Iglesia.

Está siempre borracho.

Algunas veces al punto que casi no puede caminar y otras en que puede razonar.

Esta persona suele entrar al templo y quedarse en el último banco, a veces trata de habla con Dios “Soy Juan aquí estoy”.

A veces canta canciones de misa o reza el padrenuestro en voz alta.

No tratamos de impedirle que se quede, pero le decimos que cuando empiece la misa no se ponga a gritar, ante lo cual acepta.

Pero invariablemente se pone a gritar cuando comienza la misa y no hay más remedio que sacarlo, ante el escándalo de algunos fieles que dicen que no es cristiano hacerlo.

Hay algo actuando en él que le lleva a sabotear su presencia en misa como al otro señor que señalé.

 

Y el tercer caso.

Tengo un amigo, aparentemente muy devoto, pero no de misa diaria sino dominical.

Pero además es un amante del yoga. Puede perderse una misa, pero no una clase de yoga.

Y cuando se le pregunta como puede ser cristiano y hacer yoga contesta que él se concentra en Jesús cuando hace yoga. 

Evidentemente no comprende la diferencia entre las religiones.

Cuando comienza la misa se pone a bostezar con tal fuerza y tanta frecuencia que no puede prácticamente prestar atención a la misa.
.
Y además perturba a quienes están alrededor de él.

Él interpreta que Dios lo está sanando mediante el bostezo de la “mala onda”que hay en su trabajo”.

Sin embargo eso pasa en todas las misas y no disminuye.

¿Tendrá relación de influencias malignas que le vienen del yoga?

 

Estoy seguro que cada uno de los lectores tendrá anécdotas de este tipo de caso, de influencias malignas que perturban a algunas personas dentro del templo, en misa.

Sería interesante que las compartieran.

Mientras tanto te cuento una experiencia que tuvo personalmente Monseñor Pope de la Arquidiócesis de Washington.

mons charles pope

Monseñor Charles Pope

 

EXPERIENCIA DE MONSEÑOR POPE EN UNA MISA

Monseñor Charles Pope escribió sobre una experiencia inusual que tuvo en misa.
.
Donde una persona que estaba problematizada por un demonio, lo manifestó en la consagración, haciendo que la persona corriera fuera de la Iglesia.

Hace más de una década Mons. Pope estaba celebrando en Santa María Antigua en Washington, misa en latín (en la Forma Extraordinaria).

Era una Misa Solemne. Quizás nada diferente a la mayoría de los domingos, pero algo bastante sorprendente estaba a punto de suceder.

La antigua misa en latín se celebra “ad orientem” (mirando hacia el Señor).

Lo que esto significa que prácticamente para el celebrante las personas están detrás de él.

Era el momento de la consagración.

En este momento, el sacerdote se inclina con los antebrazos sobre la mesa del altar y con la hostia entre sus dedos.

Como se indica, Pope dijo las venerables palabras de la Consagración, en voz baja pero clara, Hoc est enim Corpus meum (porque esto es mi Cuerpo).

Las campanas sonaron cuando hizo la genuflexión.

Y hace el relato siguiente:

Detrás de mí había una alteración de algún tipo; un temblor o crujido que venía de los primeros bancos detrás de mí, a mi derecha.

Y luego un gemido o gruñidos. “¿Qué fue eso?”, me pregunté.
.
En realidad no suena humano, sino más como el gruñido de un animal grande como un jabalí o un oso, junto con un gemido lastimero que también no parecía humano.

Yo elevé la hostia y otra vez me pregunté: “¿Qué fue eso?” Luego, silencio.

El celebrante en la antigua misa en latín no podía darse vuelta fácilmente para mirar.

Aun así, yo pensé: “¿Qué había sido eso?”

Era el momento de la consagración del cáliz. Una vez más se inclinó, pronunciando con claridad, pero en voz baja,

Hic est enim calix sanguinis mei, novi et Æterni testamenti; mysterium fidei; qui pro vobis et pro multis effundetur en pecatorum remissionem. Haec quotiescumque feceritis en mei memoriam facietis

(Este es el cáliz de mi sangre, sangre de la nueva y eterna alianza, misterio de la fe, que será derramada por ustedes y por todos los hombres para el perdón de los pecados. Hagan esto en memoria mía).

misa en latin

Entonces, escuchó otro sonido, esta vez un innegable gemido y luego un chillido como si alguien gritara:
.
“¡Déjame en paz, Jesús! ¿Por qué me torturas?”

De repente hubo un ruido de forcejeo y alguien salió corriendo y gimiendo como si hubiera sido herido.
.
Las puertas traseras se abrieron y luego se cerraron.
.
Luego, el silencio.

Pope relata:

No podía darme vuelta porque yo estaba con el Cáliz en lo alto por encima de mi cabeza.

Pero supe en un instante que alguna pobre alma atormentada por demonios había encontrado a Cristo en la Eucaristía.

Y no pudo soportar su presencia real desplegada para que todos la vean.

Y se me ocurrieron las palabras de la Escritura: “…Incluso los demonios creen y tiemblan” (Santiago 2:19).

Y continuó,

Pero así como Santiago usó esas palabras para reprender la débil fe de su rebaño, yo también tenía que arrepentirme.

¿Por qué un hombre atormentado por un demonio fue más consciente de la verdadera presencia real y más asombrado que yo?

Él fue conmovido en un sentido negativo y corrió.

¿Por qué no fui yo conmovido más de una manera positiva, pero comparable?

¿Y qué de los otros creyentes en los bancos?

La conclusión es que no hay duda de que todos los verdaderos católicos creen intelectualmente en la verdadera presencia.

Pero hay algo muy diferente y mucho más maravilloso cuando es trasladado a la profundidad de su alma.

Es muy fácil para nosotros estar con sueño en presencia de lo Divino, ser olvidadizos de la Presencia milagrosa e impresionante a nuestra disposición.

Finalmente Mons. Pope deja constancia de que en ese día, hace 15 años, quedó muy claro para él que tuvo en sus manos al Señor de la Gloria, al Rey del Cielo y de la Tierra, al Justo Juez y Soberano de los Reyes de la Tierra.

Mira aquí un video que muestra aparentemente un poseso con el demonio manifestándose en misa.

Este es otro caso.

 

SÍNTOMAS QUE PODRÍAN INDICAR ATAQUE DEMONÍACO

Todas estas cosas que suceden en los templos son la continuación de cosas que suceden afuera.

Muy probablemente haya síntomas anteriores que muestran algún grado de opresión demoníaca o ataque.

Esta es una lista a tener en cuenta para vigilar que tú mismo u otra persona no estén bajo un ataque demoníaco.

  • Pensar pensamientos que no son tuyos o que vienen de otro lugar o de la nada.
  • Depresión repentina. A veces, la depresión es grave, a veces es muy sutil.
  • Pensamientos suicidas, que la vida no vale la pena vivirla o preguntarse por qué estás aquí.
  • Tener conflictos graves con tu cónyuge o amigos.
  • Sentimientos de desesperanza.
  • Sensación de que alguien o algo te está controlando. Puede que te sientas controlado todo el tiempo o sólo una parte del tiempo.
  • Sentimiento como si alguien o algo te está presionando a hacer ciertos actos.
  • Percepción de que algo te toca o te ataca.
  • Escuchar una o varias voces en tu cabeza que son negativas, persuasivas, que te mandan a hacer algo. Por ejemplo, escuchar una voz que te persuada de que un cierto amigo debe ser evitado.
  • Profundos cambios de personalidad. Por ejemplo, alguien se queda en casa todo el tiempo cuando solía ser muy sociable.
  • Sentimientos espeluznantes.
  • Un área de tu casa o de tu barrio, que se siente negativa u opresiva.
  • Fenómenos raros. Por ejemplo, sonidos que rascan algo, cosas que se caen, artículos religiosos o espirituales que se mueven o se cambian.
  • Aversión a la oración o incapacidad para orar.
  • Ser incapaz de soportar el contacto con objetos religiosos o espirituales. Por ejemplo, repentina fuerte aversión a entrar en una iglesia o templo, aversión a ser tocado por un crucifijo, y así sucesivamente.

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

3 Comments

  • Alondra Decas dice:

    Los demonios no soporta la presencia de Dios

  • Angeles dice:

    En los testimonios de confesiones obligadas de demonios durante un exorcismo, pude leer que ellos dicen que ganaron terreno al cambiarse la misa en latín por la actual, ya que no sólo se trató de cambiar el lenguaje, sino que se suprimieron ritos de la misa tradicional, que ahuyentaban a los demonios del templo. “Antes”, decía el demonio obligado a hablar, “se hacía la señal de la Cruz 33 veces durante la Misa, ahora se hace sólo tres”. “Antes”, continuó diciendo, “el incienso nos hacía salir, ahora ya no lo utilizan más”.
    Y así, muchas cosas. La Iglesia le ha dejado lugar a los demonios aún dentro del templo. Ya no se reza más la oración a San Miguel Arcángel al final de la misa, como había establecido bajo mandato el Papa León XIII. Es más, creo que fue aquí mismo en Foros que leí que si uno nombra a un demonio, éste pierde fuerza. Bien, no recuerdo ninguna parte de la Liturgia de la Misa donde se lo nombre o se lo expulse, tal como se hace en el rito del Bautismo. No se lo nombra en el texto ordinario, no lo nombra el sacerdote en las homilías, lo que en vez de disminuirlo le está dando cada vez más fuerza. Este catolicismo “light” es muy bueno para el mundo, pero muy malo para nosotros, los católicos. Ya no levantamos la bandera de Cristo: Su Cruz Salvadora y Gloriosa, nos hemos vuelto como los evangélicos, que pasan en puntas de pie por el episodio de la Cruz y cantan a voz en cuello aleluyas por la Resurrección. Y olvidan, tal como nosotros lo estamos haciendo, que lo que nos salvó fue la Cruz, no la Resurrección. La Cruz. Bendiciones.

  • virginia juana caballero rojas dice:

    Sólo un comentario, NO ES UN SACRIFICIO “COSMICO”, es UN SACRIFICIO REAL EL QUE SE CELEBRA CADA MISA. no tiene nada que ver con los nombres que utiliza la NUEVA ERA.