Son raros los personajes de fama mundial que han manifestado su religiosidad en esta época moderna.

Tal vez lo escondan para mantener una imagen aséptica para el gran público.

Pero eso no significa que algunos de ellos no haya tenido visitas de la Virgen María y diálogos con ella.

dickens y macluhan alargada

En este artículo traemos las experiencias de dos de esos personajes de fama mundial.
.
El gran escritor Charles Dickens y el gran teórico moderno de los medios de comunicación Marshall Mcluhan.

foto de charles dickens 

 

UNA NOCHE SE APARECIÓ UNA ESPÍRITU DE MUJER A CHARLES DICKENS ¿LA VIRGEN MARÍA?

Pocos saben que Charles Dickens afirmó haber tenido un encuentro espiritual nocturno.

¿Y quién fue el visitante sobrenatural?

Sólo podría sido la Santísima Virgen María.

Dickens no había sido una fan del catolicismo (o el protestantismo evangélico, para el caso), veían en él sólo hipocresía y la falta de fidelidad a las verdaderas enseñanzas de Cristo.

Pero eso no significaba que no fuera religioso.

No es claro si se adhirió estrechamente con el unitarismo o al anglicanismo, pero hay una historia que cuando su hijo estaba a punto de irse en un viaje a Australia, le regaló un ejemplar del Nuevo Testamento, diciendo que

“es el mejor libro que alguna vez fue, o será, conocido en el mundo”.

También escribió una nota a su hijo diciendo que quería

“imprimir solemnemente sobre [él] la verdad y la belleza de la religión cristiana, ya que venía de Cristo mismo”.

Y le dijo además que

“nunca abandones la práctica sana de decir tus propias oraciones privadas, a la noche y ala mañana.

Nunca la he abandonado, y sé el confort de ellas”.

En una noche oscura en 1844 tuvo una experiencia sobrenatural extraña.

En medio de su sueño, él dice que fue visitado por algún tipo de espíritu.

El espíritu tenía la forma de una mujer vestida de azul como, según sus propias palabras, “la Virgen podría aparecer en un cuadro de Rafael”.

El no reconoció a la persona, y la figura no dijo nada, sino simplemente lo miró con profunda compasión.

Tocado su corazón, comenzó a implorar al espíritu que le dejara alguna evidencia de su aparición a él. Cuando ella no respondió, él le hizo una pregunta mucho más audaz,

“¿Cuál es la verdadera religión?”

La figura se mantuvo en silencio aún, por lo que comenzó a ofrecerle posibles respuestas.

En primer lugar, preguntó si la propia religión realmente importaba, siempre que se viviera una buena vida. Todavía no había respuesta.

Entonces, a pesar de su desdén por todo lo católico, le preguntó:

“¿Tal vez la Católica Romana es la mejor?
.
¿Tal vez hace pensar en Dios más a menudo, y creer en Él más constantemente? “

Finalmente la mujer respondió:

“¡Para ti es la mejor!”.

Y de repente ella se desvaneció y él se despertó con lágrimas en su rostro.

¿Quién era la mujer?

Al menos públicamente, Dickens especuló que la mujer fuera su tía María Hogarth, que había muerto siete años antes y de quien él había estado cerca.

Pero en su relato de la visión, él dijo que la mujer

no se parecía a nadie que haya conocido, excepto en estatura”.

Así que su manifestación pública eso no parece tener mucho sentido.

El hecho de que la mujer no identificara hace que sea más difícil de determinar su identidad con certeza.

Pero varios detalles de la historia – la ropa azul, la mirada de compasión, y la sugerencia que se convierta al catolicismo romano – hacen parecer bastante probable que, si esto fue realmente una visión real y no sólo algo de su imaginación, fue visitado por la Santísima Virgen María.

charles-dickens

Aquí está como lo escribió en una carta a su biógrafo:

Déjame que te cuente sobre un curioso sueño que tuve, el pasado lunes por la noche; y de los fragmentos de la realidad que pude recoger; que me ayudó a hacer las paces…

En un lugar indistinto, que era bastante sublime en su indistinción, recibí la visita de un Espíritu.

No podía distinguir la cara, ni me acuerdo si yo deseaba hacerlo.

Llevaba una ropa azul, como la Madonna podría hacerlo en un cuadro de Rafael; y no se parecía a nadie que hubiera conocido, excepto en estatura…

Estaba muy llena de compasión y tristeza hacia mí… que me llegó al corazón; y le dije, sollozando: “¡Oh! dame alguna señal de que realmente me has visitado!…”

“¡Respóndeme una… pregunta!” Yo dije, en una agonía suplicante para que no se fuera.

“¿Cual es la religión verdadera?”. Como se detuvo un momento sin contestar, le dije

“¿Crees, como yo, que la forma de la religión no importa mucho, si tratamos de hacer el bien?”.

“O”, le dije, observando que aún vacilaba, y estaba movida por la mayor compasión por mí, “¿tal vez la Católica Romana es la mejor?, ¿quizás hace pensar en Dios más a menudo, y creer en él más constantemente?”

“Para ti”, dijo el Espíritu, llena de mucha ternura celestial hacia mí, que me sentí como si mi corazón se rompiera; “¡para ti que es lo mejor!”

Entonces me desperté con lágrimas corriendo por mi cara. Era justo el amanecer.

Si quieres profundizar más sobre Charles Dickens lee aquí, aquí y aquí.

mcluhan con telefonos atras

 

LA VIRGEN MARÍA LE CONFIRMÓ A MARSHALL MCLUHAN QUE “EL MEDIO ES EL MENSAJE”

Aunque no hayas oído hablar de Marshall McLuhan, probablemente has oído hablar de su gran aforismo, “el medio es el mensaje”, y del término “aldea global”.

McLuhan fue celebridad en la década de 1960 por sus comentarios incisivos sobre los medios de comunicación.

Era un invitado frecuente en la radio y la televisión, sus libros se vendía millones, e incluso tuvo una aparición breve en la película de Woody Allen Annie Hall en la que dijo la famosa frase:“¡Tú no sabes nada de mi trabajo!”

Al mismo tiempo, pocas personas sabían que él era un cristiano devoto – y que la Santísima Virgen María le había dado personalmente la confirmación de sus ideas radicales.

Nacido en Alberta, Canadá de padres cristianos, Herbert Marshall McLuhan se encontró luchando con el agnosticismo en la universidad.

Aunque estudió primero ingeniería, él se volvió hacia la literatura para “satisfacer el hambre de su alma por la verdad y la belleza”.

Después de completar una licenciatura y maestría en la Universidad de Manitoba, viajó a Inglaterra para cursar estudios de doctorado en la Universidad de Cambridge.

Mientras estudiaba la historia del trivium clásico, leyó a los primeros padres de la Iglesia y pensadores medievales, lo que influyó en su conversión al catolicismo.

Pero él dio crédito especial a los escritos de GK Chesterton:

“si no hubiera encontrado a Chesterton, habría quedado agnóstico durante muchos años por lo menos”.

A pesar de que no hablaba de ello públicamente, tomó muy en serio su fe católica recién descubierta.

Douglas Coupland describe la fe de McLuhan como de “núcleo duro”:

Marshall, como la mayoría de los conversos, se fue rápidamente al núcleo duro.

Él fue a misa casi a diario todos los días por el resto de su vida. Él recitaba el rosario.

Él era un firme creyente en el Infierno.

Estaba disgustado que otros católicos porque no eran lo suficientemente católicos.

Por encima de todo, creía que el sentido de lo divino podría conducir a una comprensión de lo mundano.

Después de completar su doctorado en medio de la Segunda Guerra Mundial, fue profesor en varias universidades pequeñas hasta que tomó una posición en la Universidad de Toronto, donde permaneció por el resto de su carrera.

Su fama creció en los años 1950 y 60, pero también lo hizo la controversia en torno a sus ideas.

A los críticos no les gustaba su estilo retórico, señalaron contradicciones aparentes en sus obras, y lo acusaron de poner demasiado énfasis en la importancia de la tecnología.

Pero McLuhan permaneció imperturbable porque tenía alguien más importante a su lado: la Madre de Dios.

marshall-mc-luhan

Esta historia fue transmitida por uno de sus asociados:

El aludió a ello muy brevemente una vez, casi con miedo, en un tono ‘por favor no se rían de mi’.
.
Él no dijo directamente: ‘Lo sé porque la Santísima Virgen María me dijo’.
.
Pero quedó claro por lo que dijo que estaba interrogándola a ella acerca de sus ideas.
.
Y una de las razones por las que estaba tan seguro acerca de ciertas cosas, era que la Virgen había certificado su comprensión de las mismas.

¿Fue visitado por ella? ¿Tenía experiencias místicas?

¿O simplemente sintió que recibió la confirmación en la oración?

Si McLuhan realmente recibió ayuda sobrenatural en sus actividades intelectuales, no necesariamente debió ser visitado por Ella.

Por ejemplo, se dice que el Espíritu Santo dictó a san Gregorio Magno los cantos que ahora llevan su nombre.

No está claro cuál es la naturaleza exacta de las interacciones de McLuhan con la Santísima Madre.

Pero es, sin embargo, esa vinculación con la Virgen María es una visión fascinante del entremezclado de la vida espiritual y académica de uno de los pensadores más influyentes del siglo XX.

Si quieres profundizar más sobre Marshall McLuhan lee aquí, aquí y aquí.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: