Sospechas sobre las vacunas de la OMS y Unicef.
OMS y Unicef pusieron en marcha una vacunación masiva contra el tétanos en Kenia. Según afirman, el tétanos es considerado como una gran amenaza para los bebés en Kenia, donde muere un recién nacido cada día por la infección. De acuerdo con el Ministerio de Salud de Kenia, cerca de 550 bebés murieron de tétanos en Kenia el año pasado.

 

obispos catolicos de kenia

 

Pero los obispos Kenianos están diciendo a sus fieles que no se vacunen porque no se sabe si la vacuna puede causar esterilidad o no.

El tétanos es una enfermedad causada por una toxina producida por la bacteria Clostridium tetani. Por lo general, entra en el cuerpo a través de una herida – a menudo causada por la mordedura de un animal. Los síntomas incluyen dolor de cabeza, fiebre y rigidez muscular en la espalda, el cuello, los brazos y la mandíbula. Sin tratamiento puede dar lugar a espasmos musculares dolorosos. Si se afectan los músculos del pecho y la garganta, entonces una persona puede tener dificultades para respirar y podría asfixiarse.

SOSPECHAS FUNDADAS

La reacción de los Obispos kenianos muestra en funcionamiento el viejo, dicho que el que se quemó con leche, cuando ve una vaca llora.

Los organismos internacionales han estado apoyando la reducción de población mundial, en especial de África, chantajeando condicionando la ayuda internacional a programas de baja de la natalidad y esterilización.

Y han utilizado métodos ocultos de esterilización, y por eso es razonable que la Iglesia tenga aprehensión contra una campaña de vacunación que generen los organismos internacionales.

Una metodología similar se ha utilizado en anteriores campañas contra el tétanos en Filipinas, Nicaragua y México.

Pero además en este caso, la campaña de vacunación curiosamente se dirige nada más que hacia las mujeres en edad de procreación, lo que es más sospechoso aún.

Y para rematar, pruebas realizadas en vacunas que se inocularon a principios de año mostraban que favorecían la esterilización.

EL GOBIERNO DEPOSITA LA CONFIANZA EN LOS ORGANISMOS INTERNACIONALES

El gobierno de Kenia ha desestimado las alegaciones hechas por la Iglesia Católica del país que la vacuna contra el tétanos puede causar esterilidad en las mujeres.

Y como alrededor del 40% de los kenianos son católicos, la advertencia Iglesia podría disuadir a muchas mujeres de vacunarse.

El Ministro Macharia dijo que la vacuna había sido aprobada por la Organización Mundial de la Salud y Unicef.

“Es una vacuna segura certificada”, dijo a la BBC el ministro de Salud James Macharia.

“Yo recomendaría a mi propia hija y esposa tomarla, porque estoy 100% de acuerdo con ella y tengo confianza que no tiene efectos adversos para la salud”, dijo Macharia.

EL PRONUNCIAMIENTO DE LOS OBISPOS DE KENIA

Hace 15 días, una reunión de los obispos católicos en el oeste de Kenia pidió al gobierno detener el lanzamiento de la campaña de vacunación, diciendo que era un complot dirigido a las mujeres en edad de procrear. Y los obispos hicieron un llamado para más pruebas sobre la vacuna.

Los obispos temen que la profilaxis esconda una campaña de esterilización forzada de mujeres en edad fértil.

“Queremos claridad sobre la campaña de vacunación contra el tétanos”.

Según los informes de la agencia CISA de Nairobi, Su Exc. Mons. Paul Kariuki Njiru, Obispo de Embu y Presidente de la Comisión para la Pastoral de la Salud, de la Conferencia Episcopal de Kenia, se ha preguntado por qué la campaña nacional contra el tétanos está dirigida a niñas y mujeres de entre 14 a 49 años, con exclusión de las niñas menores de 13 años, además de la población masculina.

Mons. Kariuki Njiru ha informado que las pruebas de laboratorio realizadas a petición de la Iglesia han encontrado que la vacuna contra el tétanos utilizada en la campaña de marzo de 2014 contenía la sub-unidad beta HCG. Esta sustancia, combinada con la vacuna contra el tétanos, en realidad se convierte en una vacuna contra el embarazo.

El obispo afirma que se trata de “una herramienta para el control permanente de la población” y pregunta por qué el Ministro de Salud no ha hecho que se involucre la Iglesia Católica en la campaña anti-tétanos, visto que, ha comentado, “aportamos una contribución significativa al sector de la salud en este país”.

“Hemos estado y seguimos participando en otras campañas de vacunación ‘seguras’. ¿Qué esconde el ministro en este caso?”, se pregunta el responsable de Pastoral sanitaria de la Conferencia Episcopal.

La Iglesia católica en Kenia gestiona 58 hospitales, 83 centros de salud, 311 dispensarios y 17 escuelas de medicina y de enfermería.

Por su parte, el Dr. Stephen Karanja, presidente de la Asociación de Médicos Católicos en Kenia dijo,

“El ministerio debe dejar de hacer ruido y permitir que la Iglesia pruebe las vacunas antes de que se den”.

Y agregó también que las vacunas contra el tétanos probadas a principios de año contienen un antígeno – un agente que desencadena la producción de anticuerpos por el sistema inmune del cuerpo – lo que podría causar esterilidad en las mujeres.

Fuentes: BBC, Fides, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
¿Le gusto este artículo? Entre su email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: