Con el crecimiento del lado oscuro en el mundo, nos enfrentamos cada vez más a maldiciones.

O sea a operaciones sobrenaturales sobre nuestra persona, sobre nuestras familias y amigos, sobre lo que poseemos.

ojo

Pero como el maligno es el maestro de la mentira y del engaño puede hacernos el mal a través de algo que nosotros pensemos que es el bien.
.
O hacernos parecer que recibimos ciertos dones para confundirnos.

A veces nos engañamos también interpretando que las cosas malas que sistemáticamente nos pasan son el designio de Dios para nuestras vidas.

Pudiera suceder, pero también pudiera ser que estemos bajo la acción de alguna maldición que nos han realizado o nosotros buscamos.

Y que debemos utilizar métodos para identificarla y quebrarla, de lo contrario persistirá nuestro infortunio.

Leer también:

La influencia demoníaca en el ocultismo

Oraciones de Sanación y Liberación a la vez

Oraciones de Liberación

Oraciones contra el mal

Quema-de-la-Bruja alcantarilla

 

¿QUÉ ES UNA MALDICIÓN?

Una maldición es lo opuesto a una bendición.

Una maldición es una declaración de mala fortuna para una persona, para que transite fuera de los planes de Dios.

Mientras que una bendición es una declaración de buena fortuna porque se augura que el bendecido siga los planes de Dios.

Según el exorcista de España, el P. José Antonio Fortea,

“Una maldición es una acción que se hace para dañar a otro con la ayuda de demonios.
.
Hay maldiciones específicas para matar, para causar que uno sea poseído, para que las cosas vayan mal en los negocios, y para hacer que alguien se enferme, etc…
.
Las maldiciones son eficaces sólo si Dios permite que tengan efecto.
.
Cuanto más se reza más se estará protegido contra estas cosas”.

La maldición es muy simplemente la ausencia de Dios o de la corrupción de la creación.

“La corrupción de la procreación” define una maldición en su forma simple más operativa. 

Las Maldiciones son la ausencia de Dios.

En la medida en que Dios está ausente es igual a la aflicción de la maldición. (Papa León XIII Institute).

 

LOS TIPOS DE MALDICIONES

Genéricamente la palabra maldición implica como vimos dañar a otros a través de la intervención demoníaca.

El padre Gabriele Amorth clasificó las maldiciones en los siguientes tipos.

 

1 – MAGIA NEGRA O BRUJERÍA

Son prácticas de maldición contra una persona específica a través de fórmulas mágicas o rituales, invocando al demonio, pero sin uso de objetos físicos particulares.

Pasajes de la escritura prohíben estas prácticas como Deuteronomio 18: 10-12, Levítico 19: 31, 20: 27, 19: 26-31, Éxodo 22: 18.

 

2 – MALDICIONES PROPIAMENTE DICHAS

Se trata de expresiones de deseo del mal a una persona en particular.

El padre Amorth dice que son más fuertes cuando hay un lazo familiar entre el maldecido y el maldecidor.

Y da ejemplos con los que trabajó de un joven maldito por su propio padre al nacer, o una padre maldiciendo a su nuera en la boda, o un hombre maldecido por su abuela a través de una fotografía qué le resultó en múltiples cirugías en sus piernas enfermas.

 

3 – MAL DE OJO

Se trata de un hechizo producido por mirar a alguien.

Pero mirarlo con una intención de hacer el mal no solamente fijar su vista en él.

Lo importante en estos casos para que surta efecto es que la víctima no sospeche quién le causó el mal.

 

4 – HECHIZOS

Se trata de un trabajo por medio de algún artefacto qué tiene valor simbólico.

En un método directo sobre la persona, una variedad es producir un preparado para mezclar en la comida o bebida de la víctima.

Se utilizan diversos materiales como sangre menstrual, hueso de personas muertas, partes de animales, hierbas, etc.

El método indirecto es hechizar objetos pertenecientes a la persona, como fotografías, ropas, pertenencia de diversos tipos.

O maldecir figuras que representan a la persona, generalmente muñecos, que son construidos de tal forma que se parezcan lo más parecido a la persona que quiere ser dañada.

Este es el vehículo que se asocia más a las prácticas de vudú, que ha popularizado los muñecos pinchados con alfileres.

A estos objetos se les daña en la parte que se tiene intención de maldecir.

El padre Gabriele Amorth relata un caso de una muñeca que estaba atada a un cordón umbilical con pelo de caballo, que intentaba dañar al niño dentro de una mujer embarazada.

También relata objetos que él ha encontrado en almohadones o colchones.

Por ejemplo objetos hexagonales, cintas atadas con trozos de cabello anudados.

También animales, especialmente ratones, coágulos de sangre, trozos de madera, hierro o alambre retorcidos, muñecos llenos de marcas y perforaciones, etc.

Y es interesante que a veces estos objetos no han sido visibles hasta que la almohada o el colchón es rociado con agua bendita.

brujeria

 

¿SON LAS MALDICIONES REALMENTE EFICACES?

El P. Fortea explica:

… Lo primero que hay que decir es que quien hace la maldición-, así como la persona que pudo haber pedido que la maldición se haga – serán los primeros afectados por lo demoníaca.
.
Sin lugar a dudas, ellos sufren algún tipo de influencia demoníaca, posesión, o enfermedad.
.
El mal que desean sobrevendrá de nuevo a ellos.
.
Un demonio nunca se invoca en vano. 

¿Pero es una maldición eficaz contra la persona a quien va dirigido? 

Esto depende de la voluntad de Dios

Es decir, es lo misma que con los accidentes, enfermedades o males. 

Durante nuestro tiempo en la tierra, Dios nos permite experimentar el bien y el mal, porque esta vida es un período de prueba, de purificación. 

Por supuesto, la persona que ora y vive en gracia de Dios está protegida. 

Mientras más uno reza y vive una vida espiritual, más se encuentra protegido (el padre Fortea, Entrevista con un exorcista).

Padre Vince Lampert

 

EL PODER DE LOS HECHIZOS

Los hechizos pueden tener poder, según el padre Vincent Lampert, el exorcista de la archidiócesis de Indianápolis desde 2005.

“Creo que hay poder, pero no viene de Dios”, dijo.

“Cualquiera que se atreva a decir que quieren desafiar a Dios, debe darse cuenta de que no podemos usar el diablo; el diablo nos usa.

La gente no puede controlarlo y el diablo termina usándolos para sus propios propósitos”.

Los hechizos, según el Padre Lampert, sólo tienen un efecto en las personas que son espiritualmente débiles.

Si estamos anclados en Dios, él dijo que la Escritura nos dice que no tenemos nada que temer.

“No se puede impedir que alguien ponga una maldición, pero como cristiano, si está usted orando a Dios y va a Él, la maldición no tendrá poder”, dijo el Padre Lampert.

Para los católicos, él dijo ir a la Misa, recibir la Eucaristía e ir a la Confesión, es una fuerte protección contra el mal.

En cuanto a los que lanzan el hechizo, el Padre Lampert dijo que confían en el mal que se alimenta de ira y venganza.

“La gente se encontrará más profundamente enredada con el diablo.

Sus vidas seguirán en un espiral fuera de control porque no tienen a Dios como ancla”.

Las plegarias de protección contra hechizos son muy efectivas, según el Padre Lampert, pero no debemos ser sólo reaccionarios.

“Debemos ser siempre proactivos en nuestra fe y orar como parte normal de nuestra acción cotidiana.

Odiaría creer que nuestra fe es sólo reaccionaria. La Escritura nos dice que oremos incesantemente”.

 

SÍNTOMAS DE QUE HA SIDO MALDECIDO O HECHIZADO

Al aplicarse una maldición sobre alguna persona, si Dios lo permite, se libera la fuerza del mal para que actúe cumpliendo el designio.

Y hasta que no se rompa la maldición los demonios seguirán operando en la vida de la persona maldecida.

E incluso pueden seguir haciéndolo en las generaciones posteriores.

De modo que una maldición no es algo trivial que necesariamente se vaya por sí sola orando o yendo a misa.

Sino que se requiere quebrar el hechizo.

Muchas personas luchan contra males inexplicables y recurrentes y deberían pedir a Dios que les revele si están bajo el influjo de una maldición.

Y luego buscar métodos de liberación específicos.

Todos conocemos personas muy devotas, de misa diaria incluso, que pasan por un sinnúmero de dificultades.

Prueban diversos métodos de solución para sus problemas, pero éstos persisten.

Y entonces llegan a la conclusión que es la voluntad de Dios para sus vidas.

Pero quizás debieran considerar la posibilidad de la presencia de una maldición en sus vidas.

Por ello es necesario preguntar a Dios si están frente a una maldición o no, y que los dirija hacia el quiebre de la maldición.

Dios puede comunicar su mensaje a través de sueños o de otras personas o de cosas que le suceden, mostrándole la presencia o no de la maldición, y el objeto a través del cual se está realizando la maldición eventualmente.

Sólo entonces la persona sufriente puede estar segura de cuál es el diagnóstico real.

Pero también los problemas persistentes pueden venir actos reprobables de la propia persona.

Puede ser un pecado, ofensa o maldad realizada en el pasado o incluso activa en el presente.

En el capítulo 7 del Libro de Josué en la Biblia muestra el caso de la derrota de Israel ante el pequeño pueblo de Hai después de haber ganado en Jericó.

Cuando le preguntaron a Dios la razón de haber sido derrotados, Dios les dijo que había una maldición.

Porque Acán había llevado al campamento cosas malditas de Jericó en contra de las instrucciones de Dios.

Y por eso les fue quitada la protección de Dios.

La enseñanza es que, para reconocer si hay alguna maldición operando en una persona que sufre continuo problemas, debería examinar en detalle su vida y su linaje.

Las maldiciones pueden presentar diversos síntomas recurrentes.

Enfermedades físicas o mentales, problemas emocionales o de conducta, que desafían los tratamientos.

También puede ser la persistencia de pobreza y la falta de logros a pesar de la cantidad de empeño puesto para resolverlos.

Miedos, adicciones, pensamientos suicidas, accidentes repetidamente.

Incapacidad para mantener una relación o para encontrar pareja o para tener un hijo.

Seguramente tú puedes mencionar muchos más.

Cuando Dios te contesta en sueños generalmente lo hace simbólicamente.

Por ejemplo mostrándote obstáculos para cruzar un río o para ir de un lugar a otro.

Te puede mostrar qué estás perdido y sin rumbo en una selva o en una ciudad. Caminando o nadando permanentemente sin descanso.

Mostrarte en un estado permanente de pobreza. Ser perseguido por personas o animales.

Tomar un ascensor o abrir puertas y que no te conduzcan a dónde quieres ir.

En todos estos casos Dios te está mostrando la presencia de una maldición qué está limitando tu vida.

En ese caso deberías hacer cosas para contrarrestarla.

Y si ésta persiste, deberías recurrir a especialistas en liberación, y en los casos más extremos a un exorcista.

Padre José Antonio Fortea

 

¿QUÉ SE PUEDE HACER PARA CONTRARRESTAR UNA MALDICIÓN?

Fortea aconseja:

Si una persona está realmente bajo una maldición, la única forma de eliminarla es hacer justo lo contrario.
.
Es decir, si una persona ha invocado un demonio para hacer el mal, entonces uno tiene que invocar a Dios para protegerla, ayudarla y bendecirla.
.
El bien siempre es más fuerte que el mal.

El consejo de Fortea se hace eco de la enseñanza de Cristo,

“Pero a vosotros los que oís digo Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que les odian, bendigan a quienes los maldicen, oren por quienes los maltratan“, (Lucas 6, 27-28).

El Señor nos ha dado la oportunidad de bendecir o maldecir por el poder de nuestra lengua, así que la vigilancia es necesaria.

El P. Fortea sugiere que sus feligreses utilicen las siguientes armas muy eficaces si se cree que es víctima de una maldición.

Uno no puede ir mal con ellas.

Rezar el Rosario
.
Leer la Biblia
.
Hablar con Dios cada día
.
Asistir a misa con frecuencia, incluso a diario
.
Colocar un crucifijo bendecido y una imagen de la Santísima Virgen en la casa de uno.
.
Hacer la señal de la cruz con agua bendita todos los días.
.
Eliminar objetos maldecidos

La mayoría de los exorcistas están de acuerdo en que los objetos pueden ser maldecidos por algún trabajo de magia, vudú, ritos satánicos o brujería. 
.
Los objetos malditos a veces sin saberlo, se ingieren o pueden estar con la persona causando daño a través del tacto o por mantener el objeto maldito en el hogar. 
.
Los objetos malditos deben ser encontrados y destruidos, y por lo tanto la maldición se rompe.

Una cosa es dejar de comprar artefactos procedentes de países donde el vudú y la brujería son rampantes.

almas perdidas

 

PROTECCIÓN ESPIRITUAL

Es importante subrayar que la vida sacramental es la protección más potente.
.
Y que Dios no quiere que tengamos miedo sino que seamos sólo vigilantes, prudentes y sabios sobre la batalla espiritual. 

La carta de Pablo a los Efesios nos instruye a “ponerse al armadura de Dios” y luego confiar.

En verdad, el diablo teme al cristiano que conocen su identidad en Cristo, y están llenos de su Espíritu.

El Espíritu Santo viene en nuestra ayuda y nos hace espiritualmente sensibles para discernir nuestra circunstancia espiritual y cómo protegerse o ser liberados.

Dios ha dado a la Iglesia toda provisión para la guerra espiritual.

Un exorcista de Roma enseña:

Incluso la posesión demoníaca puede convertirse en una escuela de santidad, no sólo para el alma atormentada, sino también para los amigos, que rezan, sufren y se sacrifican por la curación y la familia”.

Muchas veces Dios nos está enseñando cómo proclamar su victoria en medio de la oscuridad.

Dios saca el bien de situaciones malas, pero pide nuestra cooperación en la fe, la esperanza y el amor.

Él nos enseña a rezar su bendición unos sobre los otros.

Pero también debemos tener cuidado de lo que no aparenta ser una maldición sino un regalo de Dios.

Aquí hay una oración que te puede servir:

“Jesús, mi Señor, ten piedad de mí.
.
Me arrepiento de todos los pecados que han cometido.
.
Detesto todos mis pecados y ocasiones pecaminosas.
.
Te ruego que me perdones. Lávame con tu preciosa sangre.
.
¡Mi Señor y mi Dios, ten piedad de mí, pecador.
.
Mi alma tiene sed y anhela tu Espíritu Santo.
.
Lléname con tu Espíritu con tanta fuerza que pueda ser purificado, sanado y salvado.
.
¡Gracias, Jesús, te alabo, Jesús!”

Dice un salmo responsorial:

“El Señor está cerca de todos los que le invocan, de todos los que le invocan de verdad”

Fuentes:


Sergio Fernández, Editor de los Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: