Una ardiente defensora de la doctrina del infierno durante el Concilio Vaticano II.

Robin, a la edad de 26 años años, se encontró virtualmente paralizada hasta el punto de ser incapaz incluso de tragar.

Por 52 años no tomó ninguna comida o líquido, con excepción de unas pocas gotas de agua que mojaban sus labios, y la Eucaristía.

La hostia no podía ser normalmente tragada por ella sino más bien aspirada.

Marta Robin

El Papa Francisco autorizó en el 2014 a la Congregación para las Causas de los Santos a promulgar el decreto sobre las virtudes heroicas de está la mística francesa Marta Robin, quien nació en 1902 y subió al cielo en 1981.

 

QUIEN FUE MARTA ROBIN

Marta Robin nació el 13 de marzo de 1902, en Châteauneuf de Galaure (Francia).

Sus padres eran propietarios de una modesta plantación de maíz.

En 1903 la familia Robin hubo de pasar por la penosa experiencia de sufrir una epidemia de fiebre tifoidea.

A resultas de ello, la salud de Marta quedó debilitada.

Ello no le permitía acudir regularmente a la escuela, hasta que al fin ella dejó de ir para tomar parte en las labores de la casa y la granja.

Desde su infancia, ella consideró a María como su Madre, amándola y rezándole como tal.

En 1918, Marta Robin sintió los primeros síntomas de la enfermedad que nunca más la abandonaría: una encefalitis.

Se intentó todo para curarla.

Para hacer frente a los gastos médicos, Marta Robin cosía y bordaba para unas cuantas personas que le hacían encargos.

Tras diez años de lucha contra la enfermedad, por la Gracia de Dios, ella comprendió que su enfermedad y su sufrimiento serían el camino que la llevaría a la Unión con el Corazón de Jesús, el Redentor.

Con ayuda del padre Faure, Marta Robin fue adentrándose en una vida de silencio, entrega y oración.

Su unión con Jesús llegó a ser tan íntima que cada viernes ella participaba de los sufrimientos de la Pasión, manifestándose en su cuerpo los estigmas.

En 1929, la enfermedad entra en una segunda fase: tetraplejia y parálisis del canal alimenticio.
.
Contrariamente a lo que la ciencia suponía, continuó viviendo sin comer ni beber, solo tomando la Comunión diaria; así se mantuvo durante 52 años.

La gente acudía a confiarle sus preocupaciones en familia, acompañados por sus hijos.

Marta Robin amaba a los niños y hablaba al padre Faure acerca de la necesidad de crear una escuela, la cual se abrió en 1934.

Este sería el comienzo de la importante labor que Dios deseaba poner en marcha.

Para comprender plenamente a fondo de la vida de Marta Robin se puede añadir que nunca dormía, sino que estaba alerta y con el pensamiento activo.

Cuarto de Marta Robin

 

ALIMENTADA SÓLO CON ‘EL PAN DEL CIELO’

Roger Chateauneau, periodista francés escéptico sobre el caso Robin, escribió en Paris-Match en el mes de febrero 1981:

“No se puede establecer un escenario similar a este tipo, cuya fuerza de convicción se casa con la pobreza absoluta de medios y la ley del silencio“. 

A Marta Robin la Eucaristía le era llevada una vez a la semana, los miércoles.
.
Su deseo era grande: “Es para mí una cura, un consuelo, una bendición”, decía.

Preguntada por Jean Guitton, el famoso filósofo francés que tuvo una relación intensa con la Robin, Marta dio estas razones en relación con su alimentación sólo con la Sagrada Hostia:

“No me nutro, sólo mojo mi boca y no puedo tragar.
.
La hostia pasa no sé cómo.
.
Entonces me da la impresión de que es imposible de describir.
.
No es un alimento normal, es diferente.
.
Una nueva vida me entra.
.
Jesús en todo mi cuerpo, como si yo resucitara”.

 

APARICIONES DE SANTA TERESITA DE LISIEUX

Marta experimentó tres apariciones de Santa Teresa del Niño Jesús cuando parecía que iba a morir. 

La carmelita de Lisieux le reveló que aún no moriría, que se recuperaría y que extendería su misión por todo el mundo.

Eso es lo que Marta le confió al Padre Finet, incluso agregando riendo:

“¡Oh, esa sinvergüenza, al final, ella me lo dejó todo!” 

Detrás del sufrimiento y el misticismo, ese sentido del humor era la mejor indicación de la salud mental de Marta.

También tuvo luchas dramáticas con el demonio.

Cama de Marta Robin

 

EL DIABLO ROMPE DOS DE SUS DIENTES

A fines del año 1928, dos sacerdotes capuchinos que predicaban una misión en su ciudad natal visitaban a todos los enfermos en su tiempo libre.

Cuando conocieron a Marta rápidamente quedaron impresionados por su devoción, resignación y aceptación de su parálisis.

Cuando regresaron ese día a la Rectoría de la Iglesia, le dijeron al Pastor “¡es un Santo lo que tienes allí!”.

Alentada por estos santos sacerdotes se sintió llamada a ingresar en la Tercera Orden de San Francisco en 2 de noviembre de 1928.

Pero el Enemigo comenzó a hostigarla. 

Satanás estaba tan enojado después de su entrada en la Tercera Orden de San Francisco, que la misma noche después de la ceremonia Marta experimentó la primera manifestación del diablo. 

La señora Robin, que dormía en una cama al lado de su hija, dijo: “No sé lo que pasó, ¡pero ella dio un grito espantoso!”

“Satanás”, informó un confidente de Marta, “le había propinado un golpe con el puño y se había roto dos dientes. Fue ella quien me lo contó”. 

“¿Viste los dientes rotos?” “Sí, Sí”. 

Este mismo episodio fue contado por el Padre Perrier.

Epitafio de Marta Robin

 

COMPARTIÓ LA PASIÓN DE JESUCRISTO

Ella dijo el 12 de julio de 1929,

“Oh Jesús, me has hecho tu pequeña víctima. Toda mi vida, oh mi Dios, es tuya… oh Cruz, Cruz de mi Salvador… oh divina escalera que une la tierra al cielo, tú eres el altar sobre el cual debo consumir mi sacrificio y consumir mi vida en inmolación y amor“. 

Hacia finales de septiembre de 1930, Jesús se apareció a Marta y le preguntó: “¿Deseas ser como Yo?”

Ella no sabía exactamente lo que Nuestro Señor quería decir con esto, pero recordando que se había ofrecido completamente a Él cinco años antes, inmediatamente hizo su “fiat” con todo el amor y devoción de su corazón.

En algún momento de los primeros días de octubre (posiblemente el 4, la fiesta de San Francisco, el santo estigmatizado), Jesús Crucificado apareció ante los ojos de Marta. 

Enseguida tomó sus brazos paralizados, rígidos desde el 2 de febrero de 1929, y los abrió de par en par. 

En ese momento, una lengua de fuego saltó de su costado, se separó en dos, y le golpeó los pies y las dos manos.

Una tercera lengua de fuego golpeó a Marta en el corazón. 

Ella sangraba de sus manos, sus pies y su corazón.

Más tarde Jesús imprimió su corona de espinas en la cabeza de Marta.

Las marcas se extendieron hasta sus ojos y sangraron.

Esta corona apareció en su frente “como venas púrpuras”, pero varios meses después (a petición de Marta, como un acto de humildad) desaparecieron por completo.

Aún más tarde, Jesús intervino de nuevo, imponiendo a Marta la Cruz.

Marta se sintió aplastada, dislocada por la carga de la Cruz con su enorme peso. 

Sus padres vieron a su hija cubierta de sangre y se sintieron abrumados.

El viernes siguiente a su estigmatización, Marta comenzó a revivir la Pasión de Jesús. 

Marta sufría en su corazón al ver que sus padres estaban atormentados por no poder hacer nada por ella.

Sobre todo sufría en su alma porque el pecado del mundo es odioso y porque el amor no es amado. 

Y este sufrimiento espiritual era máximo cada viernes cuando Marta revivía la crucifixión durante años.

Más tarde, la agonía de Cristo comenzó para ella los jueves por la noche. 

Él desea revivir en mí su pasión hasta su último aliento y su descenso al infierno, e incluso su resurrección.

Aunque yo permanezca en la cruz para continuar esta vida de crucifixión que es su voluntad para mí, que él quiere para para su gloria y para la redención de las almas en todo el mundo”.

Poco a poco, durante el transcurso del día el jueves, Marta sentía cada vez más los dolores de la Pasión.

Ella estaba en combate contra las regiones infernales desatadas, contra el Diablo, quien golpeaba su cabeza contra los muebles cerca de su sofá.

Y Marta lloraba lágrimas de sangre. 

Como Cristo en Getsemaní, ella cargó con los pecados del mundo. Ella estaba abrumada y horrorizada.

A veces ella le decía al P. Finet, “¡No te acerques a mí! ¡Te haré sucio!”

Sintió que ella era Jesús en agonía en el Jardín de los Olivos. 

Se podía oír que decía: “Aparta de mi este cáliz”.

Y luego, “¡Padre, que se haga tu voluntad!”.

El tormento seguía el viernes.

Marta revivía todas las escenas de la pasión.

En la noche del viernes llorando decía “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”.

Ella daba un gran suspiro, su cabeza caía hacia la izquierda y luego hacia atrás.

Uno pensaría que ella estaba muerta, pero estaba en éxtasis.

Luego, el sábado ella volvía en sí. A veces no lo hacía hasta el domingo, o en los últimos años de su vida, lo haría recién el lunes por la mañana o incluso el lunes por la tarde. 

Ecumenical Council in St. Peter's

 

EL CONCILIO VATICANO II

En “Retrato de Marthe Robin”, escrito por el filósofo francés, surgen algunos intercambios que también afectan a la vida de la Iglesia.

Eran los años del Concilio Vaticano II, al que Guitton asistió como auditor secular, gracias a la especial amistad que le unía a Pablo VI. 

“Me ofrezco incansablemente a este Concilio” dijo la Robin, “me temo que en la tierra la fe está en declive”. 

En particular agregó,

“después de este Concilio no veremos crecer la fe en el mundo y poner nuestra fe en Dios.

Yo no oigo hablar del sufrimiento y el pecado. Del dolor ya no se habla. Esto no excluye que no esté. 

Y el pecado, no podemos excluir que haya. ¿Y el purgatorio? Debemos ir más allá“. 

Por otra parte, las mismas páginas de Guitton sobre la mística francesa habían suscitado dudas en algunos teólogos que expresaron reparos sobre el libro, como que,

“No es coherente con el espíritu del Concilio Vaticano II”, debido a que el Concilio, de acuerdo con estos teólogos citados por Guitton, debería “reducir el campo de lo maravilloso”, sustituyendo “el miedo al infierno con el amor misericordioso.” 

pablo vi y juan xxiii

 

A lo que, escribe Guitton,

“yo respondo que el Concilio (al que asistí) nunca eliminó los textos del Evangelio donde habla del “fuego eterno”.

Donde interviene satanás, donde se anuncia el Juicio Final, donde la idea de hacer un cambio redentor a los pecadores para redimirlos, es el fondo del drama”. 

Sabiendo la amistad de Guitton con Pablo VI, la Robin le pidió asesorar al Papa

“para que sea fuerte. 

¡Oh, si nos pudiera decir, después del Concilio las verdades fundamentales, las que se necesitan! 

Si lo ves dile que estoy siempre con él. 

Dile que por encima de todo entiendo sus ansiedades, sus tentaciones“.

Su orientación con respecto al futuro era clara:

“No sé nada, excepto por una cosa: el futuro pertenece a Jesús“.

Marta Robin con su vida ha sido un gran misterio, sobre todo en una época como la nuestra, llena de escépticos e incrédulos, de orgullo intelectual.

 

UNA DEFINICIÓN

¿Quién era esta mística que vivía en la campiña francesa? ¿Por qué la Iglesia proclama sus virtudes heroicas?

La respuesta más bella la ha dado el propio Jean Guitton, y se inscribe en el “drama de la salvación”.

JEAN GUITTON

Para Robin, había un infierno que ninguna técnica podría abolir.

“La existencia”, escribió Guitton, “nos puede ofrecer una elección entre la vida y la muerte.
.
El hombre ha pecado.
.
Pero hay una ley de sustitución que permite al inocente redimir al pecador.
.
El Cristo, el inocente absoluto, es el primero, el único.
.
Marta estaba estacionada en las puertas del infierno, ninguno debía entrar;  imaginó que se trataba de su trabajo principal, su razón de ser, su profesión”.


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

One Comment

  • Catia Bueso Jiménez dice:

    Qué hermoso ejemplo. Ojalá sirva de inspiración a la gente y desde arriba nos ayude con sus oraciones a los de aquí porque buena falta nos hace.