Pecados contra el Creador.

El 15 de noviembre de 2014 Francisco recibió a los médicos católicos con uno de los discursos más fuertes de su pontificado, que denuncia la reproducción asistida, el aborto y la eutanasia, como una expresión de una cultura que juega y experimenta con la vida, especialmente de los más débiles e indefensos.

Francisco Audiencia Medicos

La vida humana es sagrada, los seres humanos no deben ser utilizados como conejillos de indias. Francisco ha sido muy franco en su condena del aborto, la eutanasia y la reproducción asistida. No sólo eso. También se refirió a como “falsa compasión” a los que, después de andarse por las ramas, tratan de empujar estas prácticas como algo humanamente y moralmente aceptable. 

La vida humana es sagrada y debe ser protegida siempre. Esta es una misión, el Papa explicó que implica profundamente la misión de la Iglesia.

La alocución coincidió con el70 aniversario de la Asociación de Médicos Católicos Italianos.

INUSUAL EN EL PAPA FRANCISCO

No nos debería extrañar que el papa Francisco se haya manifestado frontalmente en contra del aborto, la eutanasia y la creación de vida artificialmente, porque es parte de la doctrina católica.

Pero Francsico se ha referido pocas veces públicamente a estos temas, manifestando dos motivos. Primero que como él es un hijo de la Iglesia su posición ya está sentada. Y segundo, porque ha considerado que el discurso público católico ha abusado en los últimos tiempos de estos temas, poniéndolos en el centro de la buena noticia cristiana, sugiriendo que, de alguna manera, el mensaje cristiano se estaba reduciendo a estos temas de la vida.

En cambio para él, el mensaje central es Cristo, la salvación, y eso es lo que debe estar en el centro, y de esto se deben desprender los otros temas como la lucha contra el aborto, la eutanasia, etc…

En razón de su renuencia a hablar de estos temas, algunos más allegados a los movimientos católicos pro vida habían sugerido que Francisco también pudiera ser un aperturista respecto a estos temas. Pero su ponencia del 15 de noviembre deja en claro su posición, que coincide con estos movimientos.

Por lo visto, se trataba de un tema de táctica y no de fondo.

LA VIDA ES SIEMPRE DE CALIDAD

La defensa de la vida humana, dijo el Papa, “implica profundamente la misión de la Iglesia.” 

No puede renunciar “a participar en el debate que se relaciona con la vida humana”, sino que debe presentar “su propuesta basada en el Evangelio.”

medicos catolicos italianos

 

Esta propuesta ahora hoy es subversiva, porque para muchos

“la calidad de vida se relaciona principalmente con las posibilidades económicas, el ‘bienestar’, la belleza y el goce de la vida física, olvidando otras dimensiones más profundas – interpersonales, espirituales y religiosos – de la existencia”. 

Es un grave error, ya que

“a la luz de la fe y de la recta razón, la vida humana es siempre sagrada y siempre de ‘calidad’. No hay una vida humana más sagrada que otra, como no hay una vida humana cualitativamente más importante que otra”

Por encima de todo, los médicos deben tener en cuenta que

“la vida humana es siempre sagrada, valiosa e inviolable, y, como tal, debe ser amada, defendida y curada”.

LAS TENTACIONES DE LA FALSA COMPASIÓN Y DE EXPERIMENTAR CON LA VIDA

Los médicos católicos deben respetar “la enseñanza del Magisterio de la Iglesia en el campo de la ética médica.”

En concreto hoy, los médicos católicos se enfrentan a retos y problemas de conciencia, especialmente en términos a la reproducción asistida, el aborto y la eutanasia.

“El pensamiento dominante propone a veces una ‘falsa compasión’: lo que considera ser una ayuda para las mujeres favoreciendo el aborto, un acto de dignidad procurando la eutanasia, un gran avance científico ‘produciendo’ un niño considerado como un derecho en vez de aceptarlo como un regalo; o utilizando las vidas humanas como conejillos de indias, presumiblemente para salvar a otros”. 

“La compasión evangélica en cambio, es el que va en tiempos de necesidad, que es la del Buen Samaritano, que ‘ve’, ‘tiene compasión’, y proporciona ayuda práctica”.

La gran tentación, el Papa dijo, ahora está “en experimentar con la vida.” 

“Pero la experiencia es mala. De ‘hacer’ niños en vez de aceptarlos como un regalo…. De jugar con la vida allí. Esten atentos, ¿eh?, que esto es un pecado contra el Creador, contra Dios el Creador, quien creó todas las cosas”.

NO ES UN TEMA RELIGIOSO SINO DE CIENTÍFICO, DE LA VIDA

El Papa Francisco recordó la obsesión según la cual son temas religiosos, y la Iglesia no debe interferir con las leyes del Estado ni imponer su doctrina a los no católicos.

“No – dijo el Papa – no es un problema religioso”, ni tampoco un problema filosófico.

Se trata de un problema científico, porque hay una vida humana y no es lícito tirar para afuera una vida humana para resolver un problema. Tanto, en el pensamiento antiguo como en el pensamiento moderno, la palabra significa lo mismo, ¡matar!”. 

“Lo mismo se aplica a la eutanasia: todos sabemos que con tantas personas de edad en esta cultura del descarte, se hace una eutanasia oculta. Pero también existe la otra, ¿verdad? Y esto es decirle a Dios: ‘No, el final de la vida lo hago, como yo quiero’. Pecado en contra Dios el Creador. Piense bien esto”. 

LA OBJECIÓN DE CONCIENCIA

Tras invitar a los médicos católicos a colaborar con cuantos, también desde distintas perspectivas religiosas o de pensamiento, reconocen la dignidad humana de cada persona, el Papa los alentó a la cercanía, la compasión verdadera y la ayuda concreta – con las palabras de Jesús y como el Buen Samaritano.

reliquia del corazon de san cailo de lelis

 

Y a actuar con valentía, llegando a la objeción de conciencia,  contra cierta opinión pública que presenta una ‘falsa compasión’ y no respeta la dignidad de la vida humana, en todas sus etapas.

Así Francisco también tocó un punto muy sensible en el debate civil de hoy, la objeción de conciencia, socavada en varias partes por leyes que limitan su expresión.

Frente a estos desafíos,

“la fidelidad al Evangelio de la vida y el respeto por ella como un regalo de Dios, a veces requiere ser valiente y contracorriente, que en determinadas circunstancias, puede llegar a la objeción de conciencia.

Francisco concluyó su discurso animando a la asociación de médicos católicos a seguir el curso, que comenzó hace 70 años, al servicio de la vida “en su dignidad, santidad e inviolabilidad.”

Y recordó que

San Camilo de Lelis, sugiriendo la forma más eficaz para cuidar a los enfermos decía simplemente: ‘Pongan más corazón en esas manos’. Y éste es también mi deseo”.

“Que la Virgen Santa, Salud de los enfermos, sostenga los propósitos con los que se esmeran e proseguir su acción. Les pido por favor que recen por mí y de corazón los bendigo”, concluyó.

Una llamada a los médicos, los políticos e incluso algunos católicos con las ideas poco claras.

Fuentes: La Nuova Bussola Quotidiana, Tempi, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
¿Le gusto este artículo? Entre su email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: