Leyendo una profecía del Padre Pio de Pietrelcina se aprende que la monarquía tal vez haga su retorno a Italia con un descendiente de la Casa de Saboya.

Bajoerrelieve de la Cripta del Padre Pio con Aimón

El Padre Pío hizo varias profecías. Durante la guerra aseguró a sus amigos que San Giovanni Rotondo no sería bombardeada.
.
Y no lo fue, aunque las inmediaciones de Foggia fueron bombardeadas. 

Un hombre le preguntó si iban a bombardear Génova. Él respondió “Génova será bombardeada”, entonces él se puso pálido y sus ojos se llenaron de lágrimas.

“Oh cómo van a bombardear a esa pobre de la ciudad. Muchos hogares, construcciones e iglesias se derrumbarán”. 

Pero se volvió hacia el hombre, sonrió y le dijo: “No se preocupe. Su casa no se dañará”.

Dentro de la masa de ruinas en que se redujo Génova, un solo edificio permaneció en pie. Era la casa de ese hombre.

Escudo de Armas de la Casa Saboya Aosta

Escudo de Armas de la Casa Saboya Aosta

 

LA PROFECÍA DEL PADRE PÍO SOBRE LA MONARQUÍA EN ITALIA

Poco antes de morir el Padre Pio recibió en San Giovanni Rotondo al Duca de Aosta, Amadeo de Saboya con su mujer Claudia de Orleans y sus hijo de pocos meses, Aimón de Saboya.

Cuando el Padre Pio dio la bendición al niño, su rostro se iluminó exclamando: “¡niño, delante de ti tienes honor y majestad!”.

En realidad, el Padre Pio de Pietrelcina ya antes de la Segunda Guerra Mundial, en el 1938, encontrando a la princesa de Piamonte, María José, futura última reina de Italia en cuanto mujer del rey Humberto II, le dijo que la Casa Saboya habría perdido el trono de Italia.

La avisó de estar muy lista teniendo mucho cuidado por la elevada velocidad de los acontecimientos que se habrían realizado durante los años sucesivos: ¡estad lista, todo va a realizarse muy rápido!.

Aimón de Saboya y el bajorrelieve de la Cripta del Padre Pio_01

Después de la Segunda Guerra Mundial, durante el exilio de la Familia Saboya en Ginebra, la reina María José tuvo una correspondencia con el fraile de Pietrelcina.

Quien la confortaba por los padecimientos que ella sufrió, así como toda su familia, por vivir en destierro y lejos de la amada Italia.

En esta correspondencia, el Padre Pio le reveló algunas profecías muy importantes:

“Majestad, la monarquía hará retorno en Italia y un pariente suyo llegará a ser rey”;

“La rama principal (de la Casa Real italiana) se resecará como las hojas de un árbol”.
.
Pero “un vástago brotará llevando muchos frutos, restituyendo honor y fuerza a la familia, así retomando el reino”.
.
Explicó que “una rama diferente de la Casa de Saboya restaurará la monarquía en Italia, reconduciendo la Casa de Saboya a las antiguas glorias y a los antiguos lustres”.

Escudo de la Casa de Saboya

Escudo de la Casa de Saboya

 

ALGUNAS CONFIRMACIONES

La profecía del santo de Pietrelcina sobre el retorno de la monarquía en Italia parece ser comprobada por un bajorrelieve de la cripta-tumba del Padre Pio.
.
Allí está representado un joven que se asemeja en manera impresionante a Aimón de Saboya-Aosta.
.
Mejor dicho se trata justo de él, si hacen comparaciones con fotos de Aimón cuando era chico.

Esta imágen presente en el bajorrelieve fue querida directamente por el Padre Pio.

La obra fue comisionada en el 1968 por Gian Paolo Quinto, y realizada por el escultor Cesarino Vincenti, cuando Aimón tenía sólo un año.

Amadeo de Saboya y su hijo Aimón de Saboya en el 1982

La obra se intítula “Majestad y Belleza te están alrededor”, y representa a la Sagrada Familia con el Padre Pio delante que tiene un cordero en sus brazos y alrededor un grupo de personas.

Entre éstas se puede mirar un chico con un aspecto que corresponde en manera increíble a Aimón de Saboya en edad de adolescencia, y con el Collar de la Santísima Anunciación.

Esa obra fue realizada cuando entonces Aimón era solamente un niño, por lo que se puede hablar de un auténtico milagro por intercesión del santo de Pietrelcina.

Mirando al más grande contexto de tipo profético:
.
Aimón de Saboya podría ser uno de los 12 Reyes que, juntos al Gran Monarca, gobernarán la Tierra, según el Corazón de Dios (leer profecías como la de San Francisco de Paula, siglo XV).
.
Pero, muchos indicios que conciernen a la persona del Duca de Aosta parecen conducir justo a la figura del Gran Monarca de las profecías.

Entonces, ¿podría ser Aimón de Saboya el Gran Monarca profetizado?

Escudo de Armas de la Casa de Orleans

Escudo de Armas de la Casa de Orleans

 

NOTICIAS Y CURIOSIDADES

– Aimón de Saboya nació el 13 de octubre del 1967, o sea 50 años después la última aparición de la Virgen en Fátima.

– Aimón de Saboya recibió, cuando tenía 15 años en el 1982, el “Collar de la Santísima Anunciación” por manos del último rey de Italia, Humberto II, que estaba en exilio.

Se trata de una antigua e importante investidura de la Casa Saboya, en honor de la Santísima Virgen María.

– Aimón de Saboya tiene el título de Duca de Aosta y de las Apulias.

Apulia es la región italiana donde se encuentra San Giovanni Rotondo, la ciudad donde está el monasterio donde vivió el Padre Pio de Pietrelcina.

VD-Aimone-di-Savoia

– Aimón de Saboya se casó, en matrimonio religioso de rito ortodoxo en el  27 de septiembre 2008, con la princesa Olga de Grecia y de Dinamarca, en la isla griega de Patmos.

Muy conocida por la Cristiandad porque allí San Juan Evangelista recibió el Libro de la Apocalipsis.

– El nombre “Aimón” tiene origen etimológico desde el nombre alemán “Haimo” (“Haim” o “Heim”), forma abreviada del nombre “Heinrich”, que corresponde a “Enrique”.

Muchísimas profecías sobre el Gran Monarca, como por ejemplo la profecía de la Beata Catalina Emmerick, revelan que el Gran Monarca lleva “Enrique” como nombre.

Aimón de Saboya desciende también de la francesa Casa de Orleans, en cuanto su madre es Claudia de Orleans.

Su abuelo materno fue Enrique de Orleans (1908-1999), pretendiente orleanista al trono de Francia desde la muerte de su padre en 1940 hasta la suya propia y que en directa sucesión orleanista, habría sido Enrique VI.

Una profecía del Padre Nectou, siglo XVIII, revela claramente que el futuro Gran Monarca vendrá de la Casa de Orleans. 

El Escudo de Enrique de Orleans lleva 3 lirios, símbolos de la Casa de Orleans.

Todas las profecías sobre el Gran Monarca revelan que él llevará un escudo con lirios, a veces llamados en las mismas, “flor de lis” o “flor blanca”.

En particular, la  gran mística francesa Marie Julie Jahenny tuvo una visión el 24 de octubre 1882.
.
Donde describió con precisión el escudo del futuro Gran Monarca, o sea, ella vio un escudo con tres lirios alrededor del Sagrado Corazón de Jesús y del Corazón Inmaculado de María
.

.
La misma visión con los mismos símbolos, la tuvo por cuanto concierne el futuro Papa Santo.

– Aimón de Saboya tiene entre sus ascendientes también Federico III de Alemania (1831-1888), octavo rey de Prusia y el segundo káiser de Alemania, perteneciente a la muy conservadora dinastía Hohenzollern.

Hay profecías como aquélla del Venerable Bartolomé Holzhauser, que revelan que el Gran Monarca no sólo desciende del rey santo francés Luis IX, sino también tendrá descendencia desde una antigua familia imperial alemana.

Aimón recibió el Bautismo con agua del Rio Jordán. Los padrinos de su Bautismo fueron: Juan Carlos I de España y Constantino II de Grecia.

Bajoerrelieve de la Cripta del Padre Pio con Aimón (detalle)

Aimón estuvo presente en San Giovanni Rotondo durante la ceremonia de canonización del Padre Pio, que se realizó el 16 de junio de 2002.

Los frailes del convento de San Giovanni Rotondo insistieron mucho que Aimón pudiera estar presente durante la ceremonia, casi como se hubieran realizado una precisa voluntad del santo.

La Casa Saboya ha sido proprietaria del Sagrado Síndone de Jesús, que se encuentra en Turín (Italia), por varios siglos desde el 1453 al 1983.
.
Después la Familia la otorgó mediante donación a la Santa Sede. Por lo que la Casa Saboya tiene de seguro especial bendición por Dios.

– La Casa Saboya tiene origen desde el antiguo Reino de Borgoña (X° siglo), ahora una región de Francia.

Además, Aosta, región de Italia, es una región donde el francés es lengua oficial junto al italiano.

Pues, profecías sobre el Gran Monarca, como aquella de la gran mística francesa Marie Julie Jahenny, dicen que él tendrá orígenes franceses (Aimón desciende también de la Casa real francesa de Orleans).

La misma mística dijo que el Gran Monarca desciende de la rama del rey de Francia San Luis IX (1214-1270).

Y este rey santo tuvo entre sus ascendentes a Adela de Saboya (1092-1154), reina de Francia, hija del conde Humberto II de Saboya y de Gisela de Borgoña, sobrina del papa Calixto II.

Además, fue famosa la afirmación del ateo Ernest Renan, escritor, filólogo, filósofo e historiador francés, sobre la Sierva de Dios María Clotilde de Saboya (1843-1911) que la definió “una santa de la raza de San Luis de Francia”.

En la Casa Saboya hay muchos santos y santas, beatos y beatas, venerables, siervos y siervas de Dios.

La última en orden cronológico es la Beata María Cristina de Saboya, primera Reina consorte de Fernando II de las Dos Sicilias, cuya beatificación se tuvo lugar en el 2014.

casa real de turin casa de los saboya

– Actualmente existe una disputa en la Casa Saboya sobre la línea de sucesión al Trono de Italia.

Víctor Manuel de Saboya, en cuanto es el hijo del último rey de Italia, está en la primera posición según la línea de sucesión.

Mientras Aimón de Saboya ocupa la segunda posición de la misma.

Pero, la mayoría de los de Saboya se oponen al hecho que Víctor pueda ser legitimado como pretendiente al Trono de Italia.

Esto es por varios motivos que van de su discutible comportamiento, su cercanía y pertenencia a logias masónicas.

Y también al hecho que no habría respetado antiguas leyes de la familia Saboya casándose con Marina Doria, una mujer sin orígenes reales, así yendo también en contra de la voluntad de su padre, Humberto II de Italia.

– La rama principal de la Casa Saboya, la que desciende directamente desde el último rey de Italia, ha padecido en los años varios dramáticos acontecimientos, y que demuestran como esa rama, ha conocido una irrefrenable decadencia.

De hecho realizándose la profecía de San Pio de Pietrelcina sobre el resecarse de esa rama.

En particular, Víctor Manuel de Saboya, hijo del último rey de Italia, ha padecido algunas graves vicisitudes judiciales y en el 2006 sufrió también un período de cárcel.

Fuentes:

Esta es una investigación y un artículo enviado por uno de nuestros lectores David Maximilian León, a quien agradecemos su colaboración.

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

2 Comments

  • Este articulo es excelente, sobre todo por la cantidad de referencias que lo sustentan.

  • Loboazul dice:

    Se ve por este artículo como Dios, nuestro Señor, pone y quita reyes, porque Él es el Señor de todo. Por eso, una monarquía se puede caer, como la francesa o la italiana. O puede ser restaurada, como parece que será la italiana. La monarquía puede dar gloria a Dios, como lo hicieron reyes como san Luis de Francia, san Esteban de Hungría y san Fernando de Castilla, y un monarca ser bien amado por su pueblo. O pueden ser una vergüenza, como pasó con los últimos Luises de Francia, o con algunos Saboya. La gente se pelea, especialmente en España, por si deben tener un régimen monárquico o republicano. Lo más importante es tener gobernantes que ejerzan el poder según el corazón de Dios, sean reyes o políticos. Hoy los reyes no gobiernan en España: la monarquía es constitucional y sus poderes de representación son muy limitados. España es realmente gobernada por el jefe de Gobierno y el partido en el poder. Por lo tanto, la discusión sobre si tener rey o no tenerlo es completamente banal, baladí, pues allí no se juega el poder. Pero España tendrá república o monarquía según que Dios permita o quiera una cosa o la otra. Sin embargo, otra cosa es si identificamos la república con el ateismo y si los republicanos mismos se identifican con el ateísmo y el comunismo y con leyes que no son del agrado del Cielo. En ese caso, permitirles gobernar sería más bien una purificación y castigo de parte de Dios. Si la monarquía se mantiene junto a Dios, en cambio podrá sostener el trono. En Italia, la monarquía traicionó las leyes de Dios y persiguió a la Iglesia, por eso Dios selló su caída al final de la Segunda Guerra Mundial. En cuanto a la república, esta no es necesariamente atea, pero si al final, los republicanos se mantienen en contra de Dios por ser fieles a un ridículo discurso ideológico ateo y atacan a la iglesia el Señor los derriba igualmente. Abramos los ojos: no es que tengamos que ser necesariamente monárquicos o republicanos. Nuestro partido debe ser siempre el que haga la voluntad de Dios.