Quizás después del 25 tengamos la sensación de que el mejor día del año quedó atrás.

El 25 de diciembre se ha ido, los villancicos se han acallado, la Misa de Navidad terminó.

E incluso nuestro fervor por el misterio del nacimiento de Dios como hombre como va perdiendo emoción.

Y pronto se acabará el período navideño, desarmaremos el árbol de Navidad y el pesebre.

navidad

¿Pero debemos abandonar el espíritu de Navidad? ¡NOOOOO!
.
La mayoría de los cristianos querrían mantener ese espíritu navideño todo el año, lo añoran.
.
¿Y cómo podemos conservarlo?
.
Mira aquí 10 maneras para mantener vivo el espíritu navideño.

1 – VUELVE A LA IGLESIA ESTA SEMANA

Y la semana próxima, y la semana después, y la semana después de esa.

Esto ya podría ser el hábito de muchas personas, pero también hay muchos cuya última aparición en la Misa fue Pascua, o incluso la Navidad pasada.

Hay muchas razones válidas por las que la gente deja de ir, pero no hay razón para no darle otra oportunidad, siempre se puede re enganchar.

Nadie te pedirá explicaciones.

2 – CONVERSA CON CRISTO EN EL SAGRARIO

Pasa un tiempo íntimo, tu y Cristo solos, cuéntale tus problemas, dile cuáles son tus planes para este año, pregúntale si está de acuerdo, si es bueno para ti, y en qué te puede ayudar.

Háblale de tu respeto y amor por Él. Y dale gracias por todo lo que hace por ti.

Si esto lo mantienes, tu vida seguramente cambiará.

Y no te olvides que la Navidad fue por Él, que festejamos que comenzamos a tenerlo entre nosotros.

3 – ENCUENTRA 10 MINUTOS DE SILENCIO CADA DÍA PARA LA ORACIÓN

Vivimos en tiempos muy ocupados y estresados, tratando de vivir a toda velocidad para que no se nos escapen cosas: el trabajo, la familia, los amigos, las obligaciones personales, etc…

Muchas de las cosas que nos pasan en estos ámbitos son tentaciones para que te alejes de la serenidad y la paz.

El Papa Benedicto XVI dijo en una homilía de 2006 en Munich:

Ya no somos capaces de escuchar a Dios – hay demasiadas frecuencias diferentes que llenan nuestros oídos

Y así terminamos perdiendo una capacidad decisiva para la percepción. Corremos el riesgo de perder nuestros sentidos interiores. 

Diez minutos es un buen punto de partida, y es sumamente factible para los más desanimados o desinteresados.

Todo lo que requiere es levantarse 10 minutos más temprano en la mañana, sentarse en un lugar tranquilo, orar un Padrenuestro y decirle “Habla, Señor, que tu siervo escucha”

papa noel en el polo

4 – DA GRACIAS INTENCIONALMENTE A ALGUIEN TODOS LOS DÍAS

¿Por qué no extender las Gracias que dimos a quienes nos han dado un regalo de Navidad para cada día del año?

Yo sostengo que las gracias son la forma más elevada de pensamiento; y que la gratitud da el doble de felicidad por el asombro“, GK Chesterton, Una breve historia de Inglaterra

Tenemos al correr de cada día infinidad de motivos de dar gracias, tal vez al barista en tu cafetería favorita que siempre tiene una sonrisa en su cara, a la cajera del supermercado, o la secretaria de tu oficina que trabaja sin descanso y sin mucho reconocimiento.

Estas oportunidades cada día te mantendrán en el espíritu de la Navidad, porque estarás alegre y mucho más cerca de Dios.

Y ni que hablar si vences las resistencias y das limosna, ayudando a los pobres que han tenido infortunio o apoyando a obras de evangelización como los Foros de la Virgen María, difundiendo sus artículos.

5 – PARTICIPA EN TU COMUNIDAD

No podemos vivir sin los demás, sin estar conectados con los otros seres humanos.

Adán no fue completo cuando estaba sólo, necesitaba a Eva y a su prole para encontrar a su máximo potencial.

El  Catecismo de la Iglesia Católica dice esto acerca del hombre de estar en comunidad con los demás:

La persona humana necesita vivir en sociedad. La sociedad no es para ella algo sobreañadido sino una exigencia de su naturaleza

A través del intercambio con otros, el servicio mutuo y el diálogo con sus hermanos, el hombre desarrolla sus capacidades. (1879)

Somos llamados por Dios para ser personas activas, llamados a escoger el camino más difícil de relacionarse con las personas que nos rodean en vez del camino fácil de centrarse en nosotros mismos.

Y considera que la familia cuenta como una comunidad, así que pasa tiempo con ella, activamente.

6 – TOMA UN CAFÉ CON UN AMIGO UNA VEZ POR SEMANA

O tal vez habla por teléfono con alguno.

Pero sin un plan pre establecido de hablar sobre alguna cosa práctica, sólo charla, habla, comparte.

Este es el punto de los 10 que me gusta mas.

La gente está llena de tesoros, y los tesoros los encuentran solamente aquellos que los están buscando.

Deja que Dios adorne tu vida con los ornamentos de la gente de la que estás rodeado. Busca fielmente los tesoros que te rodean y no quedarás decepcionado.

Al final de la conversación seguro que te encontrarás más alegre y agradecido por los dones de esta vida.

el-espiritu-de-la-navidad

7 – SIGUE LEYENDO HISTORIAS EDIFICANTES

Crecemos aprendiendo y nunca deberíamos dejar de crecer.

Leyendo constantemente historias aprendemos la verdad acerca de las cosas de nosotros, las tradiciones, los rituales, las advocaciones de la Virgen María por ejemplo o la vida de los santos, lo que nos ayudará a mantenernos continuamente conectados con el pasado y transmitirlo a las generaciones por venir.

Como dijo Oscar Wilde,

Tener un pasado puede ayudarnos a recordar que todos tenemos un futuro

Mantén viva la emoción de que nos espera el cielo.

Lee historias de santos que hablan de la vida futura, o lo que ha dicho la Santísima Virgen a videntes sobre la vida eterna, o de las experiencias que han tenido quienes han pasado el umbral y han vuelto.

8 – COMPARTE LAS HISTORIAS EDIFICANTES QUE LEES

No estamos solos, no nos salvamos solos y mucha gente necesita el estímulo de pensar que somos seres trascendentes, que la vida no se termina aquí, que hay una vida después de ésta, y que ésta es sólo un cúmulo de pruebas para poder aplicar a la vida futura.

Sólo pocas personas, dentro de un mar de ellas, tienen acceso a estas historias y su tienes la gracia de conocerlas, hazlas conocer.

No trates de convencer a tus amigos y conocidos ateos o agnósticos de que Dios existe o que hay una vida eterna, simplemente comparte historias; Dios, María y nuestras oraciones harán el resto.

Al compartir historias edificantes estarás haciendo el contrapeso al cúmulo de malas noticias que traen diariamente los medios de comunicación, uno de cuyos efectos es ensombrecer el alma.

9 – ABOCATE A SER Y A HACER LO MEJOR POSIBLE

No hay nada mejor para sentirse bien que saber que estás haciendo bien las cosas y que te estás esforzando al máximo.

Esto vale para el trabajo como para cualquier actividad, como limpiar, hacer la comida, etc.

San José María Escrivá de Balaguer decía:

No olvide que la gente no nace santo. La santidad se forja en el continuo juego de la gracia de Dios y la correspondencia del hombre. 

Como uno de los primeros escritores cristianos, dice, refiriéndose a la unión con Dios, “Todo lo que crece comienza pequeño. Es por la alimentación constante y progresiva que se transforma progresivamente en grande” (Amigos de Dios,7)

En el placer que da hacer las cosas con pasión serás llevado a rememorar la pasión que sentiste en la Navidad.

10 – CULTIVA TUS BUENAS EMOCIONES

Cultiva tu espíritu con grandes ideas y emociones; no te enganches con las motivaciones menores.

Lee buena literatura, de los grandes escritores de la humanidad. Mira buenas películas, las que despiertan sentimientos nobles, altruistas y te hagan pensar. Por ejemplo acá hay varias películas de vidas de santos.

No te enganches en programas de televisión para pasar el tiempo, porque en general te introducirán sentimientos menores y negativos.

Quizás no haya mejor ejemplo, por lo menos para los que hablamos español, que los programas del argentino Tinelli, que promueven las bajas pasiones.

Escucha música de los grandes compositores de todas las épocas.

Y también música católica, que te recordará y te hará emocionar sobre las verdades de la fe, por ejemplo escucha esto:  Homenaje a la Misa Criolla.

Abajo te ponemos videos de canciones católicas.

¡¡¡Comparte esta imagen de abajo con tus redes de amigos!!!

10 maneras para mantener vivo el espíritu navideño todo el año

Te deseo que puedas hacer todo esto, y si lo haces ¿qué más puedo desearle?

¡Feliz Navidad!, todo el año.

  

MUCHA MÚSICA CATÓLICA, VIDEOS DE MARTIN VALVERDE, HERMANA GLENDA Y ROSA DE SARÓN

La música popular católica se está aggiornando, a pesar que hubo mucha resistencia al principio, luego de a poco siguió el camino de los evangélicos, generando canciones modernas, que incluso se cantan en las misas y otros eventos.

Traemos videos de tres exponentes actuales bien conocidos: el cantautor costarricense Martín Valverde, la Hermana Glenda en un tono más tradicional, y el grupo brasileño Rosa de Sarón.

Que los disfruten.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: