Muchas veces olvidamos que nuestro pasaje por la tierra es una lucha espiritual para ascender al cielo.

Y para comenzar a saborear la felicidad sobrenatural ya en la Tierra.

Para ello combatir nuestros deseos espurios y desenfrenados, dar amor a todo lo que nos rodea.

Y desarrollar una actitud de bienaventurados.

Esto debe ser un esfuerzo del día a día.

Esto requiere una decisión firme de pelear cada batalla que nos llega y el entrenamiento necesario.

Hay cuatro batallas permanentes que debemos dar todos los días, una es al despertar, en el comienzo del día; estar a disposición.

Otra es en la vitalidad de nuestra vida de oración.

Una más es en el discernimiento continuado de los ataques del demonio y experimentar cómo defendernos.

Y finalmente viene nuestra batalla espiritual para lograr la felicidad sobrenatural, que se logra desarrollando una actitud de bienaventurados.

Veamos estas 4 batalla espirituales.

  

1 – CÓMO GANAR LA PRIMERA BATALLA DE TODOS LOS DÍAS

Una de las partes más importantes de cada día es también una de las batallas más difíciles de combatir.
.
Se trata del despertador.

Puede parecer una pequeña batalla que no afecta realmente nuestro día.

Y sin embargo, si no somos capaces de disciplinar a nuestros cuerpos en el comienzo de cada día, ¿cuánto más difícil será que hacer algo heroico durante el resto del día?

DESPERTADOR

San Josemaría Escrivá de Balaguer lo que llamó el minuto heroico y escribió:

“Muchos buenos cristianos desarrollan el hábito de dar su primer pensamiento del día a Dios.
.
El “minuto heroico” facilita la Ofrenda de la mañana y ofrece al día libre un buen comienzo.
.
El minuto heroico es el momento fijado para levantarse.
.
Sin dudarlo: una reflexión sobrenatural y… arriba.

Aquí tienes una mortificación que fortalece tu voluntad y no hace daño a su cuerpo.

Si, con la ayuda de Dios, a conquistarte a ti mismo, estarás muy por delante para el resto del día.

Es muy desalentador encontrarse derrotado en la primera escaramuza” (San Josemaría Escrivá , Camino).

¿Cuántas veces golpeamos el botón de la alarma del despertador? Es interesante pensar en lo fácil y lo difícil de esta primera batalla es todos los días.

Cuando una persona piensa en la mortificación, el ayuno o penitencia, la imaginación nos lleva algún tipo de cilicio penitencial y comer sólo pan y agua durante 40 días.

¡Sin embargo, para algunos de nosotros el “minuto heroico” parece mucho más desalentador!

Es la primera “escaramuza” del día y es la primera vez que podemos luchar contra los deseos de la carne.

Con esta primera victoria, nos sentiremos mucho más capaces de tomar el día y derrotar a los enemigos que pueden venir.

Por ejemplo, para alguien que está luchando con una adicción (como la pornografía, el alcohol o las drogas), el “minuto heroico” se convierte en una parte vital de la disciplina de la voluntad de modo que sea más fácil decir que no a un hábito pecaminoso.

Esto también nos ayuda con el combate de la oración diaria.
.
Si somos capaces de dar a Dios los primeros frutos de nuestro día, hay mayor posibilidad de que ofrezcamos a Dios el resto de nuestro día.

  

¡SERVIAM!

Una forma para los del Opus Dei es practicar el “minuto heroico” de levantarse inmediatamente cuando suena la alarma, arrodillarse, besar el suelo, y decir “¡Serviam!” que en latín significa “¡Yo serviré!”

The Vigil exhibited 1884 by John Pettie 1839-1893

El razonamiento detrás de esto viene del desafío de satanás, quien dijo: “Non Serviam” (yo no serviré). Estas palabras de satanás no vienen de la Escritura, sino del “Paraíso Perdido” de Milton.

A pesar de que las palabras no son bíblicas, reflejan la realidad de la decisión de satanás para no servir a Dios.

Al decir “Serviam”, en lugar de imitar a la legión de rebeldes de satanás, elegimos cada día ser parte del ejército de Dios y de servirle con un corazón dispuesto.

Desafío: Mañana, cuando suene el despertador, levántate de la cama automáticamente y di “¡Serviam!”.
.
Entonces habrás ganado tu primera batalla del día y estrás fortalecido para conquistar el resto de los dragones que intentarán derribarte en el día.

  

¿HAS PENSADO ALGUNA POR QUÉ LOS MONASTERIOS DE TODO EL MUNDO TIENEN UN HORARIO ESTRICTO DE LA ORACIÓN?

Además del hecho de que están siguiendo una antigua tradición de oración que traza todo el camino a Jesús, el ritmo diario de oración que impregna la vida de los monjes y monjas de todo el mundo está diseñado para combatir al diablo y su deseo de abrir una brecha entre nosotros y Dios.

franciscanos orando

San Pablo exhorta a los Tesalonicenses a

Orad sin cesar“,

Y lo hace poco después de que les recuerda:

“Nosotros, en cambio, por ser del día, permanezcamos despiertos; revistámonos de la fe y del amor como de una coraza, y sea nuestro casco la esperanza de la salvación.” (1 Tesalonicenses 5: 8 y17)

La oración que pide San Pablo no sólo es un camino hacia la comunión eterna con Dios, sino también es un arma para usar contra el enemigo que “…ronda como león rugiente, buscando a quien devorar” (1 Pedro 5: 8).

La vida espiritual es una batalla contra el mundo, la carne y el diablo, y con demasiada frecuencia se olvida eso.

  

VIVIR UNA VIDA ORDENADA

El diablo disfruta del caos. Dios es el que trajo orden al mundo, le dio forma y lo diseñó a la perfección.

Todas las leyes de la naturaleza son una sinfonía de orden.

Entonces satanás entra en el jardín del Edén y crea el desorden.

Él atrae a Adán y Eva para llevarlos lejos de Dios y les dice que pueden separarse de Él.

El diablo busca separar lo que debe estar unido.

icono de liturgia de las horas

Lo mismo ocurre en nuestras propias vidas, satanás sabe que estamos predeterminados para la orden.

Dios ciertamente nos ha dado la libertad, pero esa libertad es ser ordenados a los verdadero, bueno y hermoso.

El pecado tiene la tendencia de interrumpir nuestras vidas y nos hace abusar de nuestra libertad.
.
En lugar de seguir el diseño y el orden de Dios, elegimos construir nuestra casa sobre la arena y nos sorprendemos al verla caer.

  

2 – LOS TIEMPOS DEL DÍA PARA LA ORACIÓN

Vivir una vida ordenada, una vida centrada en la oración, traza el camino de regreso a las tradiciones del pueblo judío y al Antiguo Testamento.

Por ejemplo, los judíos habían tratado de modelar su horario de oración diaria para reflejar las tradiciones de los Patriarcas.

liturgia horas

El Rey David, quien se cree ha escrito los salmos, proclama,

Pero yo clamo a Dios y el Señor me salvará. De tarde, de mañana, al mediodía, me lamento y me aflijo y escuchará mi voz. (Salmo 55:17-18)

Incluso el profeta Daniel se muestra ofreciendo una serie específica de oraciones,

Daniel, al saber que el decreto había sido firmado, entró en su casa.

Las ventanas de su pieza superior estaban orientadas hacia Jerusalén y, tres veces al día, se ponía de rodillas, orando y alabando a su Dios, como lo había hecho siempre. (Daniel 6:11).

El pueblo judío luego comenzó una tradición de orar tres veces al día: mañana, tarde y noche.

Con la llegada del cristianismo, los apóstoles de Jesús en desde el principio continuaron observando las tradiciones de los judíos y continuaron orando en los tiempos establecidos.

Con el tiempo, sin embargo, tres veces al día no parecía suficiente, sobre todo después de que San Pablo exhortó a los Tesalonicenses “Orad sin cesar”.
.
Y los cristianos que tenían al Antiguo Testamento como guía se encontraron con este pasaje,

Siete veces al día te alabo por tus justos juicios. (Salmo 119: 164)

El siete es el número bíblico de la perfección y los cristianos vieron esto como el número perfecto de veces para rezar.

Uno de los primeros documentos que se han registrado de estas diferentes horas para orar fueron las “Constituciones Apostólicas”, escritas en el siglo IV (a pesar de que sólo registra seis horas y omite la final “Oración de la Noche”, conocida como Completas, así siete horas se convierten en la norma hasta el siglo VI).

En ella está escrito,

Ofrecer sus oraciones de la mañana, en la tercera hora, la sexta, la novena, por la tarde, y al canto del gallo:

en la mañana, dando gracias al Señor que os ha enviado la luz, porque él os ha traído más allá de la noche y traído al día;

en la tercera hora, porque a esa hora el Señor recibió la sentencia de condena por parte de Pilato;

en la sexta, porque a esa hora fue crucificado;

en la novena, porque todas las cosas estaban en conmoción en la crucifixión del Señor, como temblando ante el intento audaz de los judíos impíos, y en penitencia a la lesión infligida a su Señor;

por la tarde, dando gracias de que Él os ha dado la noche para descansar de las labores diarias;

al canto del gallo, porque esa hora trae la buena nueva de la llegada del día para las operaciones propias de la luz. (VIII, XXXIV).

San Benito de Nursia (que vivió en el siglo VI) construyó su norma sobre estas siete horas y añadió una octava hora, que se produce en el medio de la noche.

Ocho es el número bíblico de la “nueva creación“, como Jesús resucitó de entre los muertos en el octavo día, el día después del sabbath judío (que es el sábado). Aquí está el desglose:

  • Maitines (antes del alba); también llamada Vigilias u Oficio

  • Laudes o “Oración de la Mañana” (al amanecer)

  • Prima o “Oración de la mañana temprano” (Primera Hora, alrededor de las 6 de la mañana)

  • Tercia o “La oración de media mañana” (Tercera Hora, alrededor de las 9 de la mañana)

  • Sexta o “La oración del mediodía” (Sexta Hora, alrededor del mediodía)

  • Nona o “La oración de mitad de la tarde” (Novena Hora, a las 3 pm)

  • Vísperas o “Oración de la Tarde” (alrededor de 18:00)

  • Completas o “Oración de la Noche” (antes de ir a la cama, por lo general a las 8 pm o 21:00)

A la Prima, Tercia, Sexta y Nona se les llama horas menores.

Tanta cantidad de oraciones puede parecer desalentadora, pero esta lista no pretende que sea imitada exactamente en la vida secular.

Sin embargo, podemos aprender de ella, y ponerlo en práctica en nuestras propias vidas poco a poco.

La Liturgia de las Horas puede rezarse diariamente aquí.

  

HACIA LA UNIÓN CON DIOS

Mientras que el diario Horarium de la oración es un arma poderosa contra satanás, debemos recordar que se dirige hacia la unión con Dios.

ajedrez entre el bien y el mal

Lo que esto significa es que se trata de una relación.

Pensando en la analogía de un matrimonio, el esposo y la esposa deben tener una comunicación abierta y constante.

Si no hay comunicación, el matrimonio fracasará. A lo largo del día lo que sostiene un matrimonio estar hablando entre sí, no sólo una vez, no sólo dos veces, sino “sin cesar” (ciertamente no significa parlotear todo el tiempo).

Lo mismo sucede con Dios.
.
Si deseamos una relación con Él, que es el deseo de nuestro corazón, hay que hablar con él constantemente.

Así que recordemos diseñar nuestro programa diario dirigiendo conversaciones y alabanzas constantes a Él, porque esto va a cumplir los deseos más profundos de nuestro corazón.

  

3 – EL DISCERNIMIENTO DEL TRABAJO DEL DEMONIO

Un tercer punto es el discernimiento del trabajo del diablo en el mundo de hoy y en tu vida y la de las demás personas.

Si no tienes claro el accionar de este personaje y los medios necesarios para derrotarlo, estarás a merced de sus obras.

La obra del diablo está en el desaliento, la desesperanza, en la profunda decepción de pensar la oscuridad de uno es realmente la luz.

  

¿CUÁLES SON LOS MEDIOS QUE EL SEÑOR NOS HA DADO PARA RECONOCER Y DERROTAR LA OBRA DEL DIABLO?

Algunas de las enseñanzas bíblicas de gran ayuda están en Efesios, donde se nos dice que nuestra lucha no es sólo contra sangre y la carne, sino contra los principados y potestades:

“pues no nos estamos enfrentando a fuerzas humanas, sino a los poderes y autoridades que dirigen este mundo y sus fuerzas oscuras, los espíritus y fuerzas malas del mundo de arriba”.

Debido a que este es el caso, se nos dice

“Por eso pónganse la armadura de Dios, para que en el día malo puedan resistir y mantenerse en la fila valiéndose de todas sus armas”. (cf. Ef 6:10 -20)

¿Qué es esta armadura necesaria para resistir el mal y mantener nuestro territorio?

Es la verdad, es la santidad, es la claridad acerca de la salvación, es el compromiso con la misión, para conocer y utilizar la Palabra de Dios.

No sólo para defendernos de las mentiras del maligno, sino para hablar palabras de verdad que pongan a la gente libre del engaño demoníaco y la esclavitud.

  

EL “ESCUDO DE LA FE”

El escudo de la fe nos es dado para “apagar todos los dardos de fuego del maligno”.

¿Cuáles son estos dardos de fuego?

Son las tentaciones, las mentiras, las seducciones de los demonios que pretenden alejarnos de Dios y del camino que lleva a la salvación.

La fe tiene un doble significado.

Por un lado, la fe es la confianza completa y entrega a Dios.

Que es todo lo bueno y digno de nuestra adoración y obediencia.

Lo que viene de la amistad con Cristo, de la relación personal con Él.

Y la clave para discernir lo que es de Dios y lo que es del enemigo es la familiaridad con la “voz” del Señor.

A través de una relación que crece en profundidad e intimidad a través de la oración.

Por lo que “orar en todo tiempo según inspire el Espíritu” es lo que Efesios nos insta a hacer.

Por otro lado está la fe en las verdades reveladas que son necesarias para nuestra salvación.

Estas verdades también contienen advertencias claras y explícitas sobre lo que nos va a excluir del reino.

El diablo está particularmente interesado en engañarnos en estas áreas por lo que San Pablo lo advierte expresamente y en repetidas ocasiones:

“¿No sabéis acaso que los injustos no heredarán el Reino de Dios? ¡No os engañéis! Ni los impuros, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los ultrajadores, ni los rapaces heredarán el Reino de Dios” (1 Corintios 6:9-10)

Listas similares se encuentran en Gálatas, Efesios y Apocalipsis.

Debes tener presente que los “dardos de fuego” del enemigo están entrando permanentemente.

Plantando la mentira, sembrando la sospecha, provocando deseos desordenados y presentando justificaciones para la conducta pecaminosa.

  

4 – VIVIR COMO BIENAVENTURADOS EN LA FELICIDAD SOBRENATURAL

Luego que salimos bien plantados de la batalla diaria para prestarnos a servir.

Luego que hemos destinado tiempo a la oración, para comunicarnos con Dios.

Y qué tenemos claro cómo defendernos de los ataques del demonio.

Entonces debemos vivir cómo bienaventurados, o sea practicar un actitud que nos lleve a la felicidad propuesta por Dios.

¿Qué quiere decir vivir como bienaventurados? ¿Por qué vamos a conseguir la felicidad practicando estas actitudes?

La propuesta es vivir con la dignidad del hombre, que trasciende al universo material, y es capaz de unirse a Dios, porque Dios lo quiso así.

El hombre está obligado a seguir la ley moral, que lo instruye hacer lo bueno evitar lo malo, para lograr el fin por el que fue creado.

Esta es una lucha que se da en la conciencia, en el santuario más secreto del hombre.

Jesús proclamó 8 bendiciones o bienaventuranzas en el Sermón del Monte, que aparecen en el evangelio de Mateo 5: 3-12.

Las cuales revelan resumidamente lo que significa ser seguidor de Cristo y como se consigue la felicidad sobrenatural perfecta.

Benedicto XVI, en la trilogía Jesús de Nazaret, dice que las bienaventuranzas son paradojas que ponen las normas del mundo patas patas arriba, tan pronto como se ven las cosas desde una perspectiva correcta.

Así los afortunados o bienaventurados son aquellos que son pobres o despreciables en términos del mundo.

Las bienaventuranzas son un paso adelante respecto a los 10 mandamientos, porque llaman al hombre a imitar a Cristo y a ser transformados a Su semejanza.

San Juan Pablo II dice que las bienaventuranzas más bien hablan sobre actitudes y disposiciones básicas en la vida, y no son reglas particulares de comportamiento como los 10 mandamientos.

En ellas reside el ideal de felicidad cristiano para practicar.

Las ocho bienaventuranzas generalmente se pueden agrupar en 4 categorías.

La primera categoría habla al sobre la huida del pecado, porque cumpliendo estos requisitos el cristiano es liberado del pecado:

  • Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos.
  • Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.
  • Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra.

La segunda categoría se refiere a la vida activa luego que el pecado es sometido.

Entonces el cristiano es bienaventurado al buscar el bien en su acción:

  • Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados
  • Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos obtendrán misericordia.

Estas bienaventuranzas reflejan la naturaleza de Dios que es justo y misericordioso a la vez.

Y su práctica conjunta evita los excesos en los humanos.

Las dos siguientes bienaventuranzas se refieren a la vida contemplativa para ponerse en armonía con el ideal divino:

  • Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.
  • Bienaventurados los pacíficos, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

Y la última une a las siete anteriores, porque habla de las pruebas finales:

  • Bienaventurados los que sufren persecución por la justicia, pues de ellos es el reino de los cielos.

Fuentes:


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: