En Cuaresma la Iglesia nos pide que aumentemos nuestra oración, nuestro ayuno y nuestra limosna.

Y como se supone que ya estamos haciendo estas cosas, deberíamos simplemente aumentarlas.

Este pedido se debe a que al negarnos nosotros mismos de algo que nos gusta, nos acordamos que el mayor bien de todos es DIOS.

Y que dependemos de Él para todo.

pan y agua

A la vez que practicamos la autodisciplina y el autodominio que necesitamos para alcanzar la santidad. 

Jesús ayunó en el desierto y nos llama a también a hacerlo.
.
¿O acaso no es un terrible desierto el que están pasando los cristianos en este siglo XXI en todo el mundo?

San Basilio el Grande dijo,

El ayuno da a luz a los profetas y fortalece a los poderosos; el ayuno hace sabios a los legisladores. 

El ayuno es una buena garantía para el alma, un compañero firme para el cuerpo, un arma para el valiente, y un gimnasio para los atletas. 

El ayuno repele tentaciones, unge a la piedad; es el compañero de la vigilancia y artífice de la castidad. 

En la guerra, lucha con valentía, en la paz, enseña quietud. 

  

LA POTENCIA ESPIRITUAL DEL AYUNO SE APRECIA EN LA BIBLIA

Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento de la Biblia hay muchos versículos que muestran el poder del ayuno.

Pensemos en el caso de la Reina Ester, que pidió a los judíos que ayunaran y el Señor la escuchó y salvó al pueblo judío (Ester: 4 16)

Y así podemos nombrar muchos más, pero no hacen más que confirmar que la presencia del ayuno ha sido fundamental en la historia de la salvación.

En los dos momentos más centrales para el plan de Dios se realiza ayuno.

Cuando Moisés recibió las tablas de la ley, que eran las reglas de la alianza de Dios con el pueblo judío, se quedó con Yahveh durante 40 días y 40 noches sin comer ni beber nada (Éxodo 34).

Este es el momento crucial para el pueblo de Israel que deambulaba por el desierto y el Señor le propone salir de esto con los 10 Mandamientos.

Y también vemos algo similar con Jesús.

Nuestro señor fue llevado al desierto donde ayuno por 40 días y 40 noches previo al comienzo de su ministerio público y lo preparó para ello.

Y ahí se materializó el nuevo pacto que Dios selló con la humanidad a través de Su Hijo.

Las dos alianzas de Dios con los seres humanos comenzaron con un ayuno.

Nada es imposible para Dios y puede cambiar la historia de los seres humanos en un momento.

Jesús lo expresa claro en Mateo 17 cuando les explica a sus apóstoles por qué no pudieron expulsar a un demonio,

“Entonces los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron en privado:

‘¿Por qué nosotros no pudimos echar a ese demonio?’

Jesús les dijo: ‘Porque ustedes tienen poca fe.

En verdad les digo: si tuvieran fe, del tamaño de un granito de mostaza, le dirían a este cerro: Quítate de ahí y ponte más allá, y el cerro obedecería.

Nada sería imposible para ustedes.

Esta clase de demonios sólo se puede expulsar con la oración y el ayuno’” (Mateo 17: 19-21).

De modo que el ayuno promete cantidad de gracias tanto para las naciones como para las personas en particular.

A tal punto que la Biblia muestra como el ayuno estuvo presente en la modificación del destino de la humanidad.

Según esta promesa, si ayunáramos más veríamos más respuestas a nuestras oraciones.

Fundamentalmente el ayuno es como levantar nuestros ojos al cielo y clamar diciendo, “no puedo con esto y necesito que tu gloria se manifieste para cambiar mi situación”.

Por lo tanto el ayuno no es sólo una dieta alimenticia por razones de salud o de estética ni una medida de ascetismo ideológico.

Sino que tiene la potencia de tocar el corazón de Dios y que Él responda a nuestro pedido.

San Miguel Arcangel mata a la serpiente

  

¿ESTÁS LUCHANDO CONTRA UN PECADO?, TODOS LO HACEMOS

Me refiero a un pecado del que no puedes deshacerte, un pecado que te mantiene en un estado constante de culpa y desesperación. 

Has orado, has frecuentado los sacramentos, pero parece que no puedes romper su dominio.

Todos hemos estado allí en un momento u otro, y esas luchas son parte integrante de la vida espiritual.

Pero no tiene por qué ser así todo el tiempo.

Hay un arma descuidada muy potente, pero mucho más en el arsenal espiritual: el ayuno.

Si quieres energizar tu vida espiritual, si quieres matar un pecado que te tiene en la esclavitud, si quieres crecer en unión con Dios, toma el arma santa del ayuno. 

Porque como dijo Jesús, hay algunos demonios que “no pueden ser expulsados por nada, sino con oración y ayuno.”

Vamos a examinar esta poderosa arma y su uso en la vida espiritual.

plato con la biblia

  

POR QUÉ NECESITAMOS ASCETISMO Y AYUNO

Desde sus primeros días, la Iglesia ha enseñado la necesidad de la ascesis en la vida de cada cristiano.

La ascesis no es sólo para los monjes y sacerdotes, sino también para los laicos.

¿Pero qué quiere decir ascetismo?

Para nuestros propósitos, el ascetismo puede ser vagamente definido como la abnegación con el objetivo final del autocontrol.
.
Y esta negación de sí mismo más a menudo toma la forma del ayuno.

El ascetismo es necesario para todo el mundo a causa de nuestros deseos y pasiones carnales intensas, que se refieren a veces como concupiscencia.

La experiencia nos enseña que estos deseos a menudo nos conducen de una manera que apenas podemos controlar.

San Pablo nos dice que

los impulsos de la carne y los impulsos del espíritu están en guerra unos con otros. (Gal 5:17)

Esta guerra es tan intensa que nuestras pasiones a menudo nos llevan a hacer cosas que no queremos hacer, y nosotros nos encontramos diciendo:

Mis propias acciones me aturden; lo que hago no es lo que quiero hacer, sino algo que odio” (Rom 7:15)

Ten en cuenta que las pasiones de nuestra carne no son necesariamente malas, pero debido a nuestra naturaleza caída, están fuera de control y nos quieren dominar.

Si no se controlan, nuestras pasiones llevarán el alma a comportamientos destructivos como la gula, el odio, los actos sexuales desordenados, o adicciones de todo tipo. Y con el tiempo, su dominio nos llevará al infierno.

Porque, cuando estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas, excitadas por la ley, obraban en nuestros miembros, a fin de que produjéramos frutos de muerte”, (Rom 7:5)

Frente a la realidad de las pasiones, puede ser fácil desanimarse y pensar que nunca podremos superarlas.

Lloramos,

“¡Pobre de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo que me lleva a la muerte?” (Rom 7:24)

Afortunadamente, ese no es el final de la historia, y no necesariamente quedamos como esclavos indefensos a la concupiscencia.

El principio espiritual de la vida me ha hecho libre, en Cristo Jesús, desde el principio del pecado y de la muerte.” (Rom 8:1)

A través de la gracia de Dios, y por caminar en la nueva vida comprada para nosotros por Jesucristo, podemos vencer y dominar nuestras pasiones.

Podemos vivir como hijos de Dios, libres de la ley del pecado que lleva a la muerte.

Así que, ¿cómo encontrar esta libertad en términos prácticos?

Una vez más, San Pablo explica:

“Así que, hermanos míos, no somos deudores de la carne para vivir según la carne, pues, si vivís según la carne, moriréis.

Pero si con el Espíritu hacéis morir las obras del cuerpo, viviréis.” (Rom 8:13)

“Pues los que son de Cristo Jesús, han crucificado la carne con sus pasiones y sus apetencias.” (Gal 5:24)

“…golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre.” (1 Cor 9:27)

En otras palabras, nos encontramos con la libertad de las pasiones mortificándolas, llevándolas a la muerte, a través de la práctica de la gracia y el poder del ascetismo.
.
Específicamente del ayuno.

El ayuno nos ayuda a domar el caballo salvaje de nuestra carne y ponerla bajo la brida del autocontrol.

En su constitución apostólica sobre la penitencia, Painitemini, el Papa Pablo VI explica claramente este punto:

Este ejercicio de la mortificación corporal, lejos de cualquier forma de estoicismo, no implica una condena de la carne, que los hijos de Dios se dignan a asumir.

A través del “ayuno corporal” el hombre recobra fuerza y la “herida infligida a la dignidad de nuestra naturaleza por la intemperancia está curada por la medicina de una abstinencia saludable.”

  

EL AYUNO TIENE PODER LIBERADOR

La Biblia nos dice que Jesús “ayunó durante cuarenta días y cuarenta noches, y al fin sintió hambre” (Mt. 4: 2)

Si vamos a unirnos más estrechamente con Cristo, tenemos que redescubrir esta práctica sagrada del ayuno.

El Catecismo enumera el ayuno como uno de los tres pilares de la penitencia en la vida cristiana.

El ayuno, la oración y la limosna expresan nuestra conversión, y nuestra orientación hacia uno mismo, a Dios y al prójimo.

El ayuno es una parte crítica de nuestro alejamiento del pecado.

Fue cuando Adán y Eva comieron del fruto prohibido que el pecado original y de la concupiscencia entraron en nuestra naturaleza humana.

A través del ayuno, podemos cultivar la virtud cardinal de la templanza, con la moderación y el autocontrol, que domestican el desorden que caracteriza la carne.

En el Antiguo Testamento, Nínive se apartó de sus pecados con el ayuno.

La maldad de la ciudad había llegado a un punto en que Dios envió al profeta Jonás para advertirle que en  “cuarenta días Nínive será destruida” (Jonas 3:4).

Los hombres de Nínive creyeron en Jonás y en la palabra de Dios, por lo que “se proclamó un ayuno y todos ellos, grandes y pequeños, se vistieron de cilicio” (Jonas 4.2).

Dios reaccionó al no llevar a cabo su amenaza contra ellos.

Al ayunar, podemos demostrar nuestra humildad ante Dios mediante el arrepentimiento de nuestros pecados, pidiendo perdón.

Como muestra la historia de Nínive, Dios acepta fácilmente este acto de contrición.

Por su parte Jesús es nuestro ejemplo por excelencia en la importancia espiritual del ayuno.

La Escritura nos dice que antes de comenzar su ministerio público, Él fue “llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo” (Mt. 4:1)

Al igual que el primer Adán fue tentado por la serpiente, el segundo Adán, Jesús, fue tentado por satanás, y sin embargo se le resistió al no comer.

Satanás tentó a Jesús para que rompiera su ayuno por convertir las piedras en panes, en el que Jesús le replicó: “Uno no vive solamente de pan, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.

Jesús ayunó y preparó espiritualmente Su la humanidad para enfrentar y resistir al diablo.

Esto es una reminiscencia de los discípulos, que no pudieron echar fuera un demonio de un muchacho.

Jesús los reprendió por su falta de fe.

Más tarde, cuando los discípulos preguntaron a Jesús por qué no podían echarlo fuera, Él respondió: “Este tipo no puede ser expulsado por nada, sino con oración y ayuno” (Mc. 9:29).

La oración y el ayuno son herramientas fundamentales que tenemos para superar al diablo y sus secuaces, y la tentación.

La oración de intercesión y el ayuno es exactamente el mensaje de Fátima también.

Nuestra Señora de Fátima dijo:

“Oren, oren mucho, y hagan sacrificios por los pecadores; muchas almas van al infierno, porque no hay ninguno que se sacrifique y ore por ellos”.

María reveló que nuestras oraciones y sacrificios son realmente eficaces reparaciones, en la que podemos afectar positivamente incluso el destino eterno de una persona.

Como cristianos, tenemos que volver a abrazar este pilar de nuestra fe y practicar regularmente la disciplina del ayuno. No sólo en cuaresma.

Por supuesto, el ayuno no es fácil.

Es una disciplina en que debemos formar a nuestros cuerpos para manejar.

Podemos acomodar ayuno a nuestra situación de vida.

El punto importante es que ayunemos de alguna manera, en unión con la Iglesia, sobre todo los viernes en memoria de la pasión de Cristo.
.
Ya sea sólo dejar de comer carne, o estrictamente a pan y agua, o en algún punto entre los dos.

inteligencia-espiritual

  

CÓMO AYUNAR

Ahora que hemos discutido el propósito del ayuno, echemos un vistazo a cómo construir el ayuno en nuestra vida cotidiana.

1 – COMIENZA CON LO BÁSICO 

El primer paso en el ayuno es obedecer la ley de la Iglesia,
.
– ayuno el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo,

.
– abstenerse de comer carne los viernes,
.
– y observar el ayuno eucarístico (no comer o beber una hora antes de la comunión).

En cuanto a abstenerse de comer carne el viernes, es verdad que técnicamente no lo requiere la Iglesia en muchos países, pero una especie de penitencia basada en los alimentos o en el sacrificio es aún necesaria.

Así que en lugar de tratar de inventar alguna nueva penitencia, ¿por qué no seguir con lo que los católicos siempre han hecho? Abstenerse de comer carne los viernes.

Ayunar dos días a año y abstenerse de comer carne los viernes es increíblemente fácil.

En los “viejos tiempos”, el ayuno se requería cada día de la semana en Cuaresma.

Y una vez hubo incluso el requerimiento de abstinencia de todos los productos lácteos.

Había un montón de otros ayunos y días de abstinencia durante todo el año litúrgico también.

Diríamos que la tenemos más fácil que en cualquier otro período de la historia católica.

Así que vamos a empezar con lo básico y obedecer la ley de la Iglesia sin murmuraciones ni protestas.

  

2 – AÑADE MÁS

Como católicos, nunca debemos estar satisfechos con lo mínimo.

Debemos tratar de seguir constantemente a una conversión más profunda.

San Francisco de Sales da un buen consejo en este sentido:

Si usted es capaz de ayunar, hace bien en observar algunos días más allá de lo que están clasificados por la Iglesia, porque además, el efecto normal del ayuno hace crecer la mente, somete a la carne, confirma la bondad, y obtiene una recompensa celestial.

También da poder para controlar la avaricia, y para mantener a los apetitos sensuales y todo el cuerpo sujeto a la ley del Espíritu; y a pesar de que podemos hacer muy poco, el enemigo, sin embargo, tiene el temor de lo que él sabe puede hacer el ayuno.

En consecuencia, una vez que has comenzado a cumplir con la ley de la Iglesia, construye sobre ese fundamento incluyendo el ayuno de otras maneras.

Aquí están algunas ideas:

Saltar una comida adicional a la semana, como el desayuno o el almuerzo. Los viernes y los miércoles son días tradicionales del ayuno, por lo que podría ser un buen día para empezar.

Negarse a sí mismo postre en los días establecidos. La mayoría de nosotros comemos demasiado azúcar de todos modos.

Saltarse la sal en su comida.

Saltearse las bebidas con soda

Saltearse la cerveza u otras bebidas alcohólicas cuando vas a comer.

No comer entre comidas. Esto suena fácil, encontrarás que es muy difícil ya que la mayoría de nosotros merienda con frecuencia y ni siquiera se da cuenta.

Incluye más cosas además de los alimentos. Por ejemplo, ayunar de toda tecnología un día a la semana.

Ayuna una comida principal con sus pequeños aperitivos un día a la semana.

Bebe sólo agua.

No tienes que ayunar de todas estas cosas todo el tiempo.
.
Lo mejor es elegir días establecidos para el ayuno, por ejemplo los miércoles o viernes mencionados, que por otra parte lo ha pedido así la Virgen María en las apariciones de Medjugorje.

Si lo haces, te ayudará a mantener un ayuno consistente.

espiga de trigo

  

3 – AYUNA DEL PECADO

El ayuno corporal no tiene sentido a menos que se una con un ayuno espiritual del pecado.

San Basilio da la siguiente exhortación respecto ayuno:

Vamos a ayunar un aceptable y muy agradable ayuno para el Señor.
.
El Verdadero ayuno es el alejamiento del mal, la templanza de la lengua, la abstinencia de la ira, la separación de los deseos, la calumnia, la mentira y el perjurio.
.
La privación de estos es el verdadero ayuno.

  

4 – ORA

El ayuno no es simplemente una cuestión de fuerza de voluntad. La gracia es absolutamente necesaria.

Mientras el ayuno energiza la oración, la oración energiza el ayuno. Ambos son débiles sin el otro.

Cuando ayunas vences tus pasiones.
.
Por eso hay que orar constantemente para que la gracia de Dios inunde tu alma, mendiga por las virtudes que necesitas para madurar, y pide por fuerza para la guerra espiritual.

  

5 – CUIDA EL ORGULLO  

Con cualquier tipo de auto-disciplina, o penitencia, o ayuno viene la tentación de orgullo.
.
Nos enfrentamos al peligro de creer que somos superiores a los demás porque ayunamos, o pensamos que el ayuno es un fin en sí mismo.

Pero el ayuno en sí nunca es el objetivo, ni nos hace más perfectos o más espiritual que otros.

Más bien, el ayuno nos ayuda, es una herramienta de formación en nuestro ascenso hacia la perfección, que se encuentra en el puro amor que se entrega a Dios y al prójimo,

“está en guardia cuando comiences a mortificar tu cuerpo por la abstinencia y el ayuno”, dice San Jerónimo, “para que no te imagines  ser perfecto y un santo; la perfección no consiste en esta virtud. 

Es sólo una ayuda, una disposición, un medio a través de un solo accesorio, para el logro de la verdadera perfección”. 

medalla-de-san-benito

  

EN CONCLUSIÓN

Si descuidamos el ayuno, nuestra vida espiritual siempre será mediocre.
.
Vamos a ser débiles en el combate contra nuestras pasiones, vamos a sucumbir fácilmente a la tentación, y nunca realmente superaremos nuestro egoísmo inherente y nuestra auto indulgencia.

Nuestro deseo debe ser el fortalecimiento de nosotros mismos y ser lo mejor que podamos ser.

Debemos entrenarnos para ser fuertes en la guerra espiritual, para que podamos resistir las tentaciones del maligno. 

No hay mejor manera de comenzar este entrenamiento espiritual que a través de la práctica del ayuno.

  

OTROS AYUNOS QUE PUEDES HACER

También puedes ayunar:

Del exceso de velocidad.

Del sarcasmo o los chismes.

De envidiar lo que otros tienen.

De ser perezoso o dilatar las cosas

De no estudiar / trabajar duro.

De protestas.

Por favor agrega en los comentarios de este artículo otras cosas de las que podemos ayunar.

Fuentes:


Sergio Fernández, Editor de los Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: