La Sábana Santa conservada en Turín muy probablemente haya sido la mortaja con que se envolvió a Jesús luego de su crucifixión y muerte.

Las heridas de la persona que muestra el lienzo coinciden exactamente con las que narran los evangelios que sufrió Jesús entre el jueves santo y el viernes santo antes de su muerte.

Y la persona envuelta en la Sábana Santa es la misma que derramó su sangre en varios milagros eucarísticos.

sabana santa y cristo de jesus

Pero además, el tipo de heridas cierra con el Santo Sudario conservado en Oviedo.
.
Que probablemente haya cubierto la cabeza de Jesús en algún momento en su pasión.
.
Y ambos, y los milagros eucarísticos de Lanciano y de Buenos Aires (del que fue protagonista el Papa Francisco), muestran que se trata de la misma persona, con el mismo tipo de sangre.

Lee aquí para ampliar la información:

sabana santa en positivo y negativo

    

QUE ES LA SÁBANA SANTA

La Sábana Santa, que es un paño de lino de 4’41 m de largo y 1’13 m de ancho (después de la restauración del año 2002).
.
Está amarillenta, raída, sucia, manchada de sangre y quemada.
.
Y se encuentra en la catedral de San Juan Bautista de Turín (Italia).

Lleva la imagen de la parte delantera y trasera de un hombre que ha sido azotado y crucificado, y se ha mantenido en Turín desde 1578.

La imagen en negativo fotográfico muestra a un hombre que presenta marcas y traumas físicos propios de una crucifixión.

Junto a otros totalmente atípicos, pero acordes con los hechos relatados en la Pasión y consistente con el lienzo o sábana de la cual nos hablan los evangelios.

O sea la sábana nueva y limpia en la cual José de Arimatea, con ayuda de Nicodemo, envolvió el cuerpo de Jesús tras su muerte en la cruz [Mt 27, 57ss; Mc 15, 42ss; Lc 23, 50ss; Lc 24, 12ss; Jn 19, 38ss; Jn 20, 5ss].

El consenso general incluso de los investigadores más dudosos en aceptarlo es que 1350 es la fecha del comienzo de la “indiscutible” historia o documentada de la Sábana Santa de Turín.

O sea que desde allí se tienen datos irrebatibles de su existencia, aunque hay muchos datos que apoyan la existencia de la Sábana Santa antes de mediados de la década de 1300.

   

EL ITINERARIO DE LA SÁBANA SANTA

En el año 50dC nos encontramos con la leyenda del Rey Abgar V, gobernante de la ciudad de Edesa, que hoy está en Turquía, poseyendo un paño con la imagen de Jesús que no se le llaman ni Sabana Santa ni Sudario.

Según la leyenda habría sido impresa por la cara de Jesús y enviada al rey a Abgar por el apóstol Judas Tadeo.

A esa tela se le llama Tetradiplón, porque está doblada en cuatro.

Y efectivamente la Sábana Santa de Turín actualmente muestra las huellas de haber permanecido doblada en cuatro por mucho tiempo.

En el año 544 dC el rey persa Cosrroes ataca la ciudad bizantina de Edesa y Evagrius Scholasticus escribe en su libro de historia del año 590 dC, que los habitantes de Edesa creían que la imagen de Cristo que conservaban estampada en una tela, permitió salvar a la ciudad.

Ellos pensaban que era una imagen creada por Dios o sea “acheiropoieta”, qué significa no creada por manos humanas.

En el año 943 dC el emperador bizantino Romano I envío a un ejército para tomar la ciudad de Edesa que estaba controlada por los musulmanes y llevarse la imagen de Edesa.

En el año 944 la tela llega a la capital bizantina de Constantinopla.

En el año 958 el emperador Constantino VII envió una carta a su ejército para inspirarlos, dónde habla de que está en sus manos el “síndone que envolvió a Dios en su pasión”

Y en el año 1201 Nicholas Mesarites haciendo un inventario de las reliquias imperiales en Constantinopla incluye “… síndone del entierro de Cristo que envolvió el… cuerpo desnudo después de la Pasión… En este lugar Él se levanta de nuevo…”.

En 1204 el caballero cruzado Robert de Clari dice que el síndone que envolvió a Nuestro señor se guardaba una iglesia y se exhibía todos los viernes.

Pero a partir de 1204 se pierde el rastro de la Sábana con el ataque y saqueo de Constantinopla realizado por los cruzados franceses en la cuarta cruzada.

Luego reaparece en la ciudad francesa de Lirey exhibida en 1355 y se dice que era posesión del caballero templario Geoffrey de Charny.

Desde allí se puede seguir el rastro de la Sábana Santa en Lirey y también visitando varias ciudades francesas.

En 1532 hubo un incendio en la iglesia de Chambery en Francia y se derritió el metal de una caja en que estaba guardada la Sábana Santa, resultando ésta con algunas quemaduras.

Y unas monjas cosieron un parche sobre las áreas dañadas por el fuego y le pusieron un paño de apoyo de tamaño completo en la parte posterior, que se conoció como la tela de respaldo “Holanda”.

En 1535 Carlos III y su familia abandonan Chambery y llevan la sábana Santa al Piamonte. Italia.

Y el 4 de mayo de 1535 la Sábana Santa se exhibe en Turín.

Pero en 1561 la sábana Santa es devuelta a Chambery y depositada en la iglesia de Santa María Egipcia.

En 1578 el cardenal San Carlos Borromeo viaja a pie de Milán a Chambery para dar gracias a la sábana Santa después de la liberación de Milán de la plaga.

Y en 1578 la Sábana Santa llega a Turín nuevamente y se la expone.

A partir de ahí quedará siempre en Turín aunque en algún caso se exhibirá fuera de allí.

caradelasabanasanta1-500x329

   

LOS DETRACTORES DICEN QUE ES UNA FALSIFICACIÓN

Los detractores de todas las épocas han dicho que se trata de una falsificación para demostrar la validez de los evangelios.

La prueba más veraz que tienen es el estudio de muestras de carbono 14 realizadas el 21 de abril de 1988 que dataría la tela como del 1350.
.
Lo cual luego fue desestimado al constatarse numerosos errores que puedes leer aquí.

Pero también se critica que la sangre de la Sábana Santa es rojiza, cuando después de unas pocas horas, debería haberse vuelto marrón o negro.

Sin embargo el Dr. Alan Adler, químico de la sangre, dice que ha encontrado un alto contenido de bilirrubina en la Sábana Santa, lo que explica por qué la sangre de la Sábana Santa es de color rojo.

Cuando un hombre es golpeado y no ha tenido agua, puede entrar en shock y el hígado comienza el bombeo de bilirrubina. Esto hace que la sangre se quede roja para siempre.

También se han esparcido rumores tontos de que la Sábana Santa fue realizada por un artista medieval mediante tres exposiciones fotográficas diferentes y su propia orina. ¿Había fotografía en aquella época?

Y también se ha difundido en los medios de comunicación que era una pintura de Leonardo da Vinci, pero sucede que nació 100 años después de la información irrefutable de la existencia de la Sábana Santa.

   

UNA MORTAJA JUDÍA ANTIGUA

Los investigadores resaltan que fue una mortaja funeraria judía y por tanto debe ser analizada en términos de las costumbres funerarias judías.

La primera cosa que hacían los judíos era cerrarle los ojos y la mandíbula al difunto.

Y ponerle la cabeza en una posición reclinada sobre el pecho, que es lo que en realidad tiene el muerto en la Sábana Santa.

Si el fallecido no había muerto en forma violenta se lo lavaba con agua, pero no es el caso del hombre de la Sabana de Turín, al cual se le mantuvo la sangre.

Luego el cadáver era ungido con aceites y perfumes.

En la Sábana de Turín hay rastros de aloe y mirra, y en el evangelio de Juan (19:13) dice que Nicodemo llevó a la tumba una gran cantidad de estos productos.

La Sabana de Turín envolvía el cuerpo sin ningún nudo o unión, símbolo de lo no efímero.

No se sabe si envolvieron con vendas a Jesús aunque hay un pasaje de Juan (11:44) que lo menciona, pero probablemente no haya habido nada interpuesto entre la mayor parte del cuerpo y la tela de la mortaja, según la impresión de la Sábana.

La cubierta o sea la tela que envolvía el cadáver, tenía que ser pura. Lo más típico era una gran tela de lino blanco.

La Sabana de Turín es una gran extensión de lino tejida con una trama de espina de pez que no era común pero existía en el medio oriente en esa época.

Y seguramente tejida en círculos judíos porque respetaba no mezclar el lino con la lana, debido a prohibiciones bíblicas.

La pureza estaba relacionada con el honor a los difuntos.

El hilo con que estaba hecha la tela de la Sábana Santa era del tipo de torsión en Z mientras que en Palestina lo común era la torsión en S. Por eso se hipotetiza que el hilo podría ser de origen Indio, o sea importado.

Investigacion-sabana-santa

El hombre de la sábana Santa aparece con sus manos sobre la ingle, la mano izquierda sobre la mano derecha.

Tradiciones rabínicas que surgieron tiempo más tarde predicaban lo contrario: la mano derecha sobre la izquierda. La mano derecha para pedir misericordia y la mano izquierda para pedir justicia.

La hipótesis es que quién enterró al fallecido no consideraba que necesitara misericordia. Y en el caso de Jesús se justifica más porque Jesús era la misma misericordia.

Respecto a la tumba que se menciona en la Biblia, se nota que donde se enterró a Jesús era una tumba de clase alta, porque eran lugares excavados en la roca y cerrada la entrada con una piedra.

Estas tumbas eran una habitación que tenía en la parte central una especie de cama de piedra para la preparación del cadáver y luego era colocado en un nicho en la pared; había varios nichos excavados para varios miembros de la familia.

El funeral y el entierro se realizaban en el mismo día de la muerte y antes de la puesta del sol; no era lícito dejar pasar una noche sin enterrar el cuerpo.

Tres días después los familiares volvían a verificar el cuerpo para evitar muertes aparentes y terminar con el entierro, eso fue lo que hicieron las mujeres que fueron a ver la tumba y la encontraron vacía.

heridas del cuerpo de sabana santa

   

EL MEJOR DOCUMENTO DE LA PASIÓN DE JESÚS

Es, literalmente, un documento de la Pasión y la tortura que sufrió Jesús.

Su rostro fue severamente golpeado, y está particularmente hinchado alrededor de los ojos, lo que recuerda a un boxeador que acaba de perder una pelea.

El hombre ha sido severamente azotado.

No sólo observamos heridas en la espalda, también alrededor del cuerpo, incluso al frente también.

Forensemente hablando, la imagen de la Sábana Santa es más precisa que las representaciones comunes que vemos en el arte.

La persona que fue envuelta en el lienzo tiene una herida de lanza en el costado. 

Sus piernas no están rotas, como era el caso típico de los hombres que fueron crucificados.

Su cabeza y el cuero cabelludo están cubiertos de heridas.

Una vez más, en el arte, a menudo vemos la corona de espinas representa como un pequeño círculo parecido hojas de laurel sobre la cabeza de Cristo. Pero eso no es realista.

Los soldados realmente le pusieron un casco de grandes espina que hizo mucho daño a la cabeza de la persona.

Vemos en el dorso de una mano heridas que indican que los clavos no fueron puestos en el centro de la palma, sino varios centímetros más cerca de la muñeca.

Para un soldado romano que crucifica a 20 personas o más a la vez, eso tiene sentido.

Es el lugar perfecto para clavar un clavo y luego puede pasar a su próxima víctima.

En cuanto a los pies, es imposible para nosotros juzgar si un solo clavo clavó los dos pies, o si un clavo cada uno.

Existen restos reales de dos víctimas de la crucifixión, y estaban acostumbrados a poner dos clavos en sus pies.

La evidencia forense muestra sus brazos dislocados y se observa una muesca en V en la barba, lo que indica que podría haber sido arrancada.

En definitiva, la evidencia forense indica que el relato evangélico es una descripción exacta de lo que sucedió durante la Pasión de Cristo.

Por otra parte nos da datos sobre el cuerpo de la persona que fue envuelto en el lino.

Era un hombre bien formado que podríamos describir como un deportista en la actualidad.

Tenía un cuerpo fuerte, un pecho profundo y buen tamaño hombros.

Esto tiene sentido, ya que Jesús era un carpintero.

En ese momento tendría que salir a talar un árbol, cortarlo y tallarlo, todas cosas que requerirían mucha fuerza física.

En cuanto a su altura, es difícil de decir.

No hay un borde definido de la imagen; se desvanece.

La tela también puede verse afectada por la humedad y el estiramiento.

La mejor conjetura es 1.75 mts. Por

lo tanto, sería un hombre alto para la época, pero no tan alto como los evangelistas hicieron notar.

De hecho, tenemos restos de hombres judíos de la época que eran de más de 1.85 mts.

Parece también que llevaba el pelo largo y una colita.

Finalmente sobre la tela podemos decir que era de alta calidad, la que un hombre rico hubiera poseído.

Fue hecha probablemente en Siria, y llevada a Jerusalén en la parte posterior de un camello.

Como producto importado, habría sido caro.

Esto es consistente con el relato evangélico, que indica que José de Arimatea era un hombre rico, y probablemente la poseía para usarla para sí mismo.

Cuando Cristo murió, le dio su propia mortaja, pensando comprar otra por sí mismo en una fecha posterior.

Fuentes:


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: