Algunos católicos tienen dificultades para comprender la devoción a la Virgen María.

Generalmente estas personas también tienen dificultades para comprender la devoción a los santos.

virgen maria y niño jesus

Esta dificultad se puede rastrear por la persistente prédica de algunos protestantes.
.
Quienes acusan a los católicos de “idólatras”.
.
Y que lo tienen instalado como un condicionamiento reflejo, de modo que cuando hablan con un católico les viene inmediatamente a la cabeza el término “idólatra”.

El tema más preocupante son los católicos que no entienden el papel de María o no les importa demasiado. ¡Qué error!

No se trata de defender el honor de María, sino más bien de presentar hechos sobre María, que les lleve a fortificar esta devoción católica fundamental y distintiva del cristianismo católico.

Si todavía dudas sobre la conveniencia o no de venerar a María, o si crees que hay una exageración al respecto de parte de los católicos, te sugiero que leas esto.

Y si tienes afecto por nuestra Madre del Cielo te sugerimos 10 maneras en que puedes demostrarle tu Amor.

virgen maria arrodillada

   

5 HECHOS QUE JUSTIFICAN LA VENERACIÓN CATÓLICA A LA VIRGEN MARÍA

   

1 – DIOS ENVIÓ AL SALVADOR A TRAVÉS DE MARÍA 

Enumero este primero porque es muy difícil minimizar la importancia de María.

Al tiempo que reconoce que el Mesías, de larga espera, vino a la tierra nacido de una mujer y esa mujer fue María.

las bodas de cana

De todas las maneras en que Jesús pudo haber venido a la tierra, ¿por qué se eligió a María?

Si María fue importante para Dios, ¿no debería significar algo para nosotros?

   

2 – JESÚS REALIZÓ SU PRIMER MILAGRO A PETICIÓN DE MARÍA

Esta es otra buena, aunque tal vez puedas pensar que Jesús no necesitaba a María para convertir el agua en vino en Caná. 

Sin embargo pasó así.

Y piensa además ¿por qué entonces San Juan nombra a María primero en su lista de invitados a la boda?

coronacion-de-virgen-maria

Al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí; Jesús también fue invitado a la boda con sus discípulos. (Juan 2: 1-2)

Si María no es importante en esta saga, ¿por qué es que aparece delante de los apóstoles y antes de Jesús nombrada en el evangelio? 

San Juan Evangelista no es conocido por la inserción de detalles extraños en su texto.

María aparece en primer lugar porque Juan quiere llamar la atención del lector de su presencia importante en la boda.

Pero ¿qué pasa con “el reproche”? Ya sabes, el argumento de que Jesús medio desestima a María diciendo:

Mujer, ¿qué tiene que ver conmigo? Mi hora aún no ha llegado (Juan 2: 4)

Jesús era un Judío devoto y un seguidor obediente de los Diez Mandamientos.

¿Por qué Él deshonraría públicamente a su madre violando el Cuarto Mandamiento?

En segundo lugar, si se trataba de un “rezongo” de Jesús a María, ¿por qué siguió adelante y realizó el milagro de convertir el agua en vino?

Podría haber sido el final de la solicitud si Él hubiera desestimado a su madre

Pero cuando su madre intercedió en nombre de la pareja, Nuestro Señor decidió que su momento había llegado.

¿No crees que Jesús esté tratando de decirnos algo?
.
¿No es probable que Jesús esperara hasta la petición de María, para mostrarnos el poder de intercesión de su madre?
.
¿Eso no explicaría por qué San Juan la pone primero entre los invitados a la fiesta?

Benson la virgen maria y el niño fondo

   

3 – JESÚS CONFIÓ SU MADRE A JUAN, EN LA CRUZ

Cuando Él sufría y moría en la cruz, hizo una declaración muy profunda:

Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, dijo a su madre: “Mujer, ahí tienes a tu hijo!”

Luego dijo al discípulo: “Ahí tienes a tu madre!”

Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su propia casa. (Juan 19: 26-27)

¿Por qué, mientras luchaba para hablar cuando estaba colgado en la cruz, Jesús habría dicho estas palabras si no significaran nada?

¿Pudiera haber sido hacer una pequeña charla sin importancia?

Obviamente, hubo una razón para que Nuestro Señor hiciera lo que hizo.
.
La Iglesia siempre ha creído que Juan representa a cada miembro de la Iglesia y que, a partir de ese momento, María se convirtió en nuestra madre espiritual.
.
La Escritura nos dice que, en ese día Juan aceptó el regalo de Jesús y “la llevó a su propia casa” (Juan 19:27).
.
¿No deberíamos hacer lo mismo?

   

4 – LAS PRIMERAS GRACIAS DE JESÚS FUERON DADAS A TRAVÉS DE MARÍA

Este es un hecho que con frecuencia se pasa por alto por aquellos que desean minimizar la importancia de María, y el dato viene directamente de la Biblia.

jesus maria en juan en la cruz

Después de aceptar la oferta de Dios para ser la Madre del Salvador, María viajó “con prontitud” a visitar a su pariente, Isabel.

Y en cuanto oyó Isabel el saludo de María, el niño saltó en su vientre; e Isabel quedó llena del Espíritu Santo. (Lucas 1:41)

De acuerdo con este pasaje de la Biblia, incluso antes del nacimiento de Jesús, Dios utilizó la voz de María para entregar las gracias a Isabel.

¿Por qué?

¿Por qué ella no es importante?

¿No hubiera habido alguna otra manera, en que estas gracias podrían haber sido dispensadas?

¿No estás convencido? Escucha lo que Isabel tuvo que decir (también directamente de la Biblia)

“Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno” (Lucas 1:44)

Es bastante difícil negar la importancia de la presencia y la voz de María en la dispensación de esta gracia a Isabel.

¿Las gracias son originarias de María?
.
No, es obvio que vinieron de Jesús.
.
Sin embargo, Él eligió que María hiciera el viaje y Él uso su la voz para entregarlas.
.
¿Por qué? Porque Él quiere que nos demos cuenta de que Ella es importante.

Stefan Lochner virgen maria con rosas

   

5 – JESUCRISTO ES EL ÚNICO MEDIADOR ENTRE DIOS Y EL HOMBRE

Pero esto no tiene sentido. ¿Cómo ayuda esto a apoyar la posición católica?

¿Es por esto que los católicos comprenden mal a María?

Sin embargo los católicos creen que Jesucristo es el único mediador entre Dios y el hombre.

El Catecismo de la Iglesia Católica (CIC) establece claramente esta creencia:

La intercesión es una oración de petición que nos conforma muy de cerca con la oración de Jesús.

Él es el único intercesor ante el Padre en favor de todos los hombres, de los pecadores en particular. (CIC 2634)

Esta enseñanza católica se apoya en el siguiente pasaje de la Biblia:

Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, quien se dio a sí mismo en rescate por todos (1 Timoteo 2: 5-6)

Aunque Jesucristo sea el único mediador entre Dios y el hombre, esto no se opone a que otros (incluyendo a María) participen en una mediación subordinada, o intercesión.

San Pablo, que hizo la declaración anterior, obviamente es consciente de ese hecho ya que él varias veces insta a sus lectores a orar unos por otros (Romanos 1:9, 1 Tesalonicenses 5:25, 1 Timoteo 2:1).

El Catecismo se refiere a este tipo de intercesión como una “participación en la intercesión de Cristo” (CIC 2635).
.
Y se pone en práctica cada vez que oramos unos por otros.

.
Pidiendo a María que interceda por nosotros de ninguna manera quitamos el papel de Jesús como único mediador entre Dios y los hombres.

Si esto te persuade de la importancia de María en tu vida, entonces demuéstrale tu amor de las maneras siguientes. 

   

10 MANERAS DE AMAR A MARÍA

A continuación vamos a presentar diez maneras diferentes que podemos mostrar a María, nuestra Madre, nuestro gran amor por ella.

   

1 – Comienza el día con María

Al despertar cada mañana, nuestra primera acción debería ser la oración.

¿Por qué no empezar el día dándose totalmente a Jesús, a través del Corazón Inmaculado de María?

Dar a Jesús a través de María tus ojos, tus oídos, tu mente, tu corazón, tu cuerpo e incluso tus intenciones.

Lo importante que es para empezar el día bien a través del Corazón de María.

   

2 – Habla con Ella

Tenemos que entrar en el hábito de hablar con María, nuestra Madre querida, muy a menudo.

Confiar en ella, hablar con ella de todo corazón, confiar la totalidad de nuestras vidas a ella.

María es nuestro modelo, nuestra guía, nuestra amiga.

Ella nos ama mucho y desea tener conversaciones frecuentes con nosotros.

   

3 – Demuestra tu Amor hacia Ella

Una madre no se cansa de oír a su hijo decir: “Mamá, te quiero de verdad; eres la más grande”.

La tentación podría ser decir lo siguiente: “Bueno, ella ya lo sabe, ¿por qué decirle algo que ella ya sabe”.

Es cierto que una buena madre lo más probable es que ya sepa.

Sin embargo, debe ser expresado en palabras.

Al decir: “Mamá, te quiero de verdad”, el corazón de tu madre va a saltar de alegría.

Lo mismo debe decirse de María nuestra Madre.

Con la más simple de las palabras cuando decimos: “Madre María, te amo”, María, la Madre de Dios, experimenta una gran alegría en su Inmaculado Corazón.

Por lo tanto, durante el transcurso del día, simplemente debemos decir: “¡Madre María, Te amo!”

   

4 – Imita a María

Si imitamos a María desarrollaremos un profundo amor por ella.

San Luis de Montfort pone de relieve las diez virtudes principales de María que debemos tratar de imitar.

Su humildad profunda, su viva fe, la obediencia ciega, la oración incesante, la constante abnegación, la pureza, el amor ardiente, la heroica paciencia, la bondad angelical, y la sabiduría celestial. (Verdadera Devoción a María, San Luis Grignion de Montfort #108)

   

5 – Confía en María

Si realmente tenemos confianza en una persona, entonces podemos confiar nuestras preocupaciones a esa persona.

A sabiendas de que esta persona especial cuidará de nosotros y nos protegerá.

Dios Padre confió a su hijo unigénito al cuidado de María.

Por lo tanto, podemos confiar totalmente nuestras vidas al cuidado de María, nuestra Madre querida

“Nunca se ha oído decir que alguna persona que haya acudido a tu protección haya sido defraudada” (Acordaos, San Bernardo)

   

6 – Camina con Ella

Cuando viajamos, y puede ser un viaje corto o largo, hay que invitar a la Madre María a venir con nosotros.

Ella es un buen compañero de viaje y puede protegernos de muchos peligros en nuestros viajes, peligros físicos y morales.

Muchos accidentes, tanto físicos como morales, se han evitado con seguridad al viajar con María, Santa María del Camino.

Una buena opción es recitar el rosario permanentemente mientras caminamos por la calle, hacemos nuestras tareas, etc.

   

7 – Dile a María de los Dolores tus fracasos

Podríamos estar tentados por el enemigo, el diablo que realmente odia a María.

O sentirnos inhibidos de decirle a la Madre María nuestros dolores y sufrimientos profundos.

Debería ser al contrario.

La mejor de las madres, María, sabe muy claramente que cuando un niño está más lastimado y herido, es cuando el niño necesita el amor y el más tierno cuidado.

Cuando nuestros días parecen nublados, tristes, sombríos y deprimentes en lo más profundo de nuestras almas, es entonces cuando realmente tenemos que abrirnos y hablar a María Nuestra Madre.

María es a la vez refugio de los pecadores y salud de los enfermos; dos títulos de María en sus famosas letanías.

   

8 – Invoca a María cuando eres tentado

Nuestra vida es una batalla constante.

Somos soldados de Jesús y de Nuestra Madre María.

Eso significa que estamos en un campo de batalla constante.

Nuestros enemigos son tres: el demonio, la carne y el mundo.

Consciente de esta intensa realidad del combate espiritual, debemos llamar al Santo Nombre de María en medio de la batalla y la victoria será nuestra.

La famosa batalla de Lepanto resultó una victoria sorprendente a través de la invocación de María y el rezo del Santísimo Rosario, ante la insistencia de San Pío V.

Podemos confiar nuestras batallas a María, que es más poderosa que todo un ejército.

El mero nombre de María siembra el terror y el miedo en todos los diablos.

   

9 – Promueve el amor de María como Madre

Si es que realmente hemos experimentado el amor, el cuidado y la ternura de María en nuestra vida diaria, entonces, sin duda, vamos a querer hacer que Nuestra Madre María sea ampliamente conocida.

María no es amada y honrada debido a una razón principal: no se la conoce.

¿Cómo se puede dar a conocer? ¡De muchas maneras!

Fomentar la lectura de buenos libros sobre María como Las Glorias de María por San Alfonso María de Liguori, La Verdadera Devoción a María por San Luis Grignion de Montfort, las encíclicas marianas de Juan Pablo II y las devociones marianas que publicamos en los Foros de la Virgen María.

Y sobre todo animar a la recitación del Santo Rosario y fomentar el uso de Medallas y Escapularios de alguna advocación de María.

   

10 – Muere en los brazos de María

El momento más importante de nuestras vidas es el momento en que morimos.

Este momento determinará por toda la eternidad nuestro eterno destino, el cielo o el infierno.

¿Por qué no prepararse para morir en gracia y tener una muerte santa?

¿Cómo se puede pedir? Simplemente mediante el rezo del Santísimo Rosario.

Cada vez que rezamos el Ave María, nos estamos preparando para una muerte santa y feliz con estas palabras: ‘Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén’.

Por lo tanto, alegrémonos de que todos tenemos una Madre celestial, María la Madre de Dios, Madre de la Iglesia, y nuestra querida Madre.

Ella nos conoce, nos cuida, nos protege, pero en especial, nos ama.

De hecho, en medio de las pruebas, las luchas, las batallas intensas de la vida, encontraremos nuestro refugio en el Corazón Inmaculado de María, que nos conduce al Sagrado Corazón de Jesús.

   

MEDITA Y ORA EL MAGNIFICAT

Una de las oraciones más queridas y de mayor profundidad teológica y devocional es el Magnificat.

Que es un cántico de la Virgen en agradecimiento a la Anunciación, expresando su alegría en Dios Su Salvador.

Es un cántico que muestra que el amor y la fidelidad de Dios, al cumplir sus promesas, dan la verdadera felicidad.

En él se nota la alegría más profunda del corazón por sobre las emociones volátiles y fugaces que da el mundo.

Y por eso es una de las oraciones marianas de contenido más profundo, que merece ser meditada y orada.

“Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador, porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí. Su nombre es Santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón. Derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes. A los hambrientos los colma de bienes y a los ricos despide vacíos.

Auxilia a Israel su siervo, acordándose de su santa alianza según lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo como era en principio ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amen.”

Su intención es inspirar a los fieles con el amor que Dios le dio, veamos por qué.

En la primera estrofa “Proclama mi alma la grandeza del Señor…” compara la grandeza y potencia de Dios con su pequeñez.

Y señala que a pesar de su pobreza y pequeñez Dios puso su mirada en Ella para que fuera la Madre de Dios.

La segunda estrofa “Desde ahora me felicitarán todas las generaciones…” es una profecía de que su respuesta a Dios será transmitida y bendecida en el futuro por todas las generaciones de cristianos.

Y cuando se refiere a que “el poderoso ha hecho grandes obras…” está contando el misterio de la concepción virginal de Jesús.

Que a su vez demuestra que nada es imposible para Dios.

La tercera estrofa “Él hace proezas con su brazo…” señala la inversión de los valores que proclama el reino de Dios.

Porque cambia los juicios del mundo, eligiendo a los humildes y desechando a los poderosos.

Y pone énfasis la valoración especial de Dios de la humildad en el corazón.

La última estrofa “Auxilia a Israel su ciervo…” relaciona lo que Dios ha hecho por Ella con lo que Dios ha hecho por todo el pueblo.

Y reconoce que es consecuencia de que Dios siempre cumple sus promesas.

El padre Jacques Benigne Bossuet dice que hay 3 sellos distintivos del Magnificat, en un buen resumen de lo que hemos dicho.

Uno es que María nos habla de los favores de Dios.

El segundo es que María comparte acerca de cómo Dios ha humillado a los del mundo.

Y el tercero es que alaba a Dios por la fidelidad de sus promesas.

Fuentes:


Sergio Fernández, Editor de los Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: