Nuestra vida futura va a estar signada por la concepción que tengamos de Dios.

¡Ten Cuidado!

Medita con Atención que concepción eliges para el Dios en que depositas la confianza.

De modo que tu vida espiritual se encauce con la verdad.

cara de dios

En primer lugar, si no creemos que exista, no creeremos en la trascendencia del alma ni en la vida eterna.
.
Y llevaremos una vida como meros animales creadores de cultura, pero animales al fin, gobernados mayormente por el instinto.

Pero, en segundo lugar, si creemos en Dios, nuestra vida espiritual dependerá de que concepción tengamos de Dios.
.
Aquí el abanico se abre mucho y esto es algo que diferencia a las religiones.

También vamos a encontrar diferentes matices sobre la concepción de Dios entre los católicos.

Por ejemplo, aquellos más inclinados al modernismo, van a concebir a un Dios que nunca castiga.

Y en el otro extremo, los más tradicionalistas, pondrán siempre por delante al Dios de justicia que al gran perdonador.

Es así entonces que nuestra visión de Dios obviamente afectará nuestra relación con Él, así como nuestra relación con los demás.

Los siguientes son algunas de las visiones erróneas más comunes de Dios y luego vamos a especificar brevemente quien es el Dios Verdadero para los católicos.

santisima trinidad

 

5 CONCEPCIONES EQUIVOCADAS DE DIOS

 

1 – EL BUEN ABUELO EN EL CIELO  

¿Qué es lo falso en este concepto?

Bueno, es simplemente esto.
.
Muchos creen que Dios es como un tipo de abuelo cariñoso e indulgente y rico en el cielo.
.
Que está siempre listo y dispuesto a atender nuestros deseos caprichosos inmediatamente y abundantemente. 

Incluso podríamos llamar a esta visión de Dios el “el Abuelo Glorificado”.

Una variante es la imagen del trabajador bien arreglado y siempre atento en el frente de hotel caro.

Que está listo para atenderte cuando lo demandes, por supuesto esperando una propina generosa.

Pero la imagen más común de esta visión de Dios es el Papa Noel.
.
Que está en el cielo listo para darte una lluvia de regalos tan pronto como lo quieras y tantos como tu quieras. 

También este Dios se puede comparar con el genio de la botella.

Si tú frotas la lámpara entonces el genio va a salir y te concede el deseo.

Esto se puede ver en muchos que hacen Novena a Dios, María y los santos y que esperan que al 9º día que han estado orando, Dios les otorgue lo que están pidiendo.

Si esto no sucede entonces algunos dudan tanto de la bondad de Dios como incluso de su mera existencia.

 

2 – EL DIOS ENOJADO Y VENGATIVO

Hace años había un predicador protestante del fuego y azufre llamado Jonathan Edwards.

Predicaba un Dios vengativo listo para condenar y castigar a la menor falta o transgresión.

Él representaba a la persona humana como una araña que colgaba de un mero hilo y sobre un pozo de fuego.

Tras la primera transgresión este pequeño hilo se rompía y la araña (realmente la persona humana) se precipitaría al abismo ardiente del infierno por toda la eternidad.

En otras palabras, este es un Dios estricto y frío justiciero sin misericordia, que está buscando tus fallas para hacer su justicia.

En esta visión lo que falla es el perdón, los famosos 70 veces siete perdones que Jesús proclamaba.

 

3 – EL DIOS IMPERSONAL DEL DEÍSMO

El Dios de los deístas es aquel que pone en marcha el mundo, que le da vida y existencia y te deja allí para que te valgas por ti mismo. 

Por lo tanto, la persona humana es parte del engranaje de la rueda del universo impersonal.

Sin embargo este Dios es totalmente impersonal.

Él nunca va a intervenir para ayudar a la persona humana incluso en su imprescindible personal y desesperada necesidad.

El gran filósofo griego, Aristóteles, dio a entender a este Dios como el titiritero inmóvil.

Es básicamente la concepción de Dios que tiene la New Age.
.
Una fuerza impersonal que tiene reglas a las que uno se debe amoldar, pero que no mira por cada persona en particular ni la llama por su nombre.

dios hijo

 

4 – EL DIOS DEL ISLAM 

Dios es el maestro supremo y la persona humana es un mero esclavo.
.
No hay una relación personal y tierna real entre este Dios y el hombre.

Esta visión se relaciona con la anterior y con la que tenían los griegos de sus dioses, que eran caprichosos y no le debían explicar nada a los seres humanos, ellos hacían su vida en el Olimpo.

Los musulmanes creen que Alá puede hacer una cosa en un momento y al segundo momento la cosa contraria, sin ninguna explicación.

Y es a esto se le llama un Dios que no se gobierna con la razón.

En la medida que Dios es lejano e incomprensible para el ser humano – porque no se rige por la previsibilidad racional – se establece una especie de relación de terror entre Dios y los hombres.

Porque Dios puede castigar en el momento más inesperado porque así él lo quiere.

 

5 – EL DIOS DE LA ABUNDANCIA Y LA PROSPERIDAD

Esta es la visión más frecuente entre ciertos grupos protestantes en Estados Unidos, Brasil y África.

Uno de los signos más seguros de que estamos del lado de Dios y que Él está de nuestro lado es nuestra prosperidad material. 

Hacer dinero y la acumulación de bienes materiales, son signos muy claros de que las bendiciones de Dios están definitivamente sobre nosotros, de acuerdo con este punto de vista.

En otras palabras, cuanto más dinero haces y cuanto más dinero has ahorrado en el Banco, entonces más claro es que Dios está contento contigo.

Esta es la base de la teología de la prosperidad, que tiene como lema que Dios quiere que seas rico.
.
Pero los pastores le agregan, para su propio beneficio de obtener donaciones, que ‘primero hay que cumplir con Dios’, o sea primero cotizarse con la congregación, para luego obtener la prosperidad.

Una caricatura de esto es la famosa frase de un pastor diciéndole a su congregación ‘tan poco vale tu fe hermano’, cuando las ofrendas no son las que el pastor espera.

Espiritu Santo

 

LA VERDADERA VISIÓN DE DIOS

Tras resumir brevemente las cinco visiones erróneas de Dios, vamos a retratar entonces la verdadera visión de Dios.

Porque nuestra forma de pensar, actuar y convertimos depende directamente de “que es” Dios realmente para nosotros.

Dios es uno y trino y muy personal.

Creemos en un solo Dios, pero tres personas distintas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Entonces, ¿cuál es nuestra relación con estas tres personas distintas pero iguales que le denominamos Santísima Trinidad?

 

EL PADRE DIOS

Es un Dios amoroso, tierno, cariñoso, un padre preocupado y compasivo con nosotros.
.
Su amor nunca cambia, incluso a pesar de nuestros muchos pecados y fracasos.

En una ocasión, un musulmán de la India que se convirtió al catolicismo, dijo que lo que lo movió más para su conversión fue el hecho de que Dios no era un maestro distante y tratante de esclavos, sino más bien un tierno y amoroso Padre que incluso podía ser llamado en la forma más delicada y tierna Papá.

En otras palabras, un Dios al que uno puede cobijarse en su Corazón y abrazarlo y que él nos abrace a nosotros.

Recordando la famosa parábola del hijo pródigo o incluso podríamos llamarla la parábola del Padre misericordioso (Lucas 15: 11-32).

Este padre estaba dispuesto a abrazar, besar, y regar de misericordia a su hijo arrepentido.

 

DIOS HIJO

No sólo Dios es el Padre, sino que también es el Hijo de Dios y Su nombre es Jesús.

La relación de Jesús con nosotros es la de un hermano mayor y amigo.
.
Sin embargo, él es el mejor de todos los hermanos, y tiene un amor por nosotros que va más allá de nuestra imaginación.

Esto fue demostrado por Su voluntad de ser clavado en la cruz y derramar hasta la última gota de Su Sangre preciosa para salvar nuestras almas para toda la eternidad.

Jesús es el mejor de los hermanos y él está siempre a nuestro lado para caminar con nosotros a través de la vida, como fue atestiguado por los discípulos en el camino a Emaús (Lucas 24: 13-25).

 

DIOS ESPÍRITU SANTO

¿Quién es el Espíritu Santo en nuestras vidas?

Muchos títulos se pueden dar a la tercera Persona de la Santísima Trinidad, pero quizás la mejor sea la siguiente: Nuestro amigo en Dios.

En un mundo en el que tantas personas sufren una desesperada y aplastante soledad, allí está Él.

A veces podemos sentir como si estamos solos y nadie real nos entiende y mucho menos cuida de nosotros, pero hay una gran esperanza: la presencia del Espíritu Santo, el amigo siempre presente y acogedor.

Él es un amigo que está siempre presente y dispuesto a consolarnos en los momentos oscuros mientras caminamos y tropezamos por este valle de lágrimas.

Por último, recuerda a María.
.
La Virgen que es la Hija de Dios Padre, la Madre de Dios Hijo y la Esposa Mística de Dios el Espíritu Santo, que intercede por nosotros ante Dios.

Pidámosle que interceda por nosotros para que podamos tener una cada vez más profunda relación personal y amorosa con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Esto nos trae a otro tema, el de la salvación.

 

¿HAY SALVACIÓN FUERA DE LA IGLESIA?

“Toda la salvación viene de Cristo-Cabeza por la Iglesia que es su Cuerpo”, dice el Catecismo de la Iglesia católica (CIC 846)

Está bastante claro en el Evangelio, ¿verdad?

Jesús dice:

“Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie viene al Padre, sino es por mí”.

Esto suena claro: “Jesús es el único camino a Dios.”

Cuando se combina esto con la enseñanza en el tercer capítulo del Evangelio de Juan, el mensaje es aún más marcado.

Jesús dice a Nicodemo:

“El que cree en Él [el Hijo de Dios], no es condenado, pero el que no cree ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre de Dios y de su único hijo”

En otras palabras, es una persona condenada. Espiritualmente muerta. Irá al infierno.

Esto no es muy agradable de escuchar, porque queremos pensar que la mayoría de la gente no es realmente tan mala.

“Vamos Padre, ¿quees  lo que realmente quiere decir con que aquellas personas agradables y educadas que viven al lado se dirigen hacia el infierno a menos que crean en Jesucristo?”.

Queremos pensar que si hay un infierno tal vez sea para la gente como Judas, Hitler, Pol Pot, Stalin y Mao, pero no para todas las personas comunes agradables que conocemos y que no son cristianas.

Yo también siento lo mismo en mis días optimistas.

Pero cuando leemos las escrituras la cosa es otra.

Nos permite ver que es lo que ha hecho el pecado original.

El pecado original no es simplemente ser un asesino de masas, un tirano.

La evidencia más obvia del pecado original es que me he hecho mi propio dios; y esto es lo que están haciendo nuestro vecinos agradables.

Sin una conversión radical, vamos en dirección a ese lugar donde sólo yo soy dios y ese lugar debe ser un lugar en el que estoy totalmente solo.

Y el lugar en el que estamos totalmente solos, sin Dios, es llamado “Infierno”.

Por lo tanto, la única respuesta es convertirse radicalmente a Cristo.

Ser re-programado o re-cableado para operar a través de y con Él.

Es caminar su camino, conocer su verdad, vivir su vida.

No puedo hacer esto sin la Iglesia Católica, porque es a través de la Iglesia (y sólo allí) que yo podría empezar a vivir lo que llamamos “vida eterna”: la vida con una nueva dimensión de la realidad.

Entonces, ¿no hay salvación fuera de la Iglesia?

Los católicos que siguen la doctrina de los apóstoles dirían que “de ninguna manera”.

Pero ya sabemos que están corriendo nuevos criterios incluso en el pueblo de Dios:

“Bueno, ya sabes, la Iglesia es más grande que la Iglesia Católica.

La salvación de Cristo se extiende a todos los que son bautizados y tienen fe en Cristo.

Así que se puede extender a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, que siguen la luz con lo mejor de su capacidad.

Están pos lo tanto considerados en la salvación por medio de Cristo porque Él es la fuente de toda bondad, verdad y belleza, incluso si no lo saben”.

Bueno, bien por ellos, pero la verdad están tomando un gran riesgo.
.
Están reinterpretando las palabras que Jesucristo dijo según la Biblia.
.
Y lo que los apóstoles, santos y doctores de la Iglesia han dicho por lo menos por 19 siglos.

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

6 Comments

  • Juan Donnet dice:

    En verdad el verdadero Dios es un gran amador de los hombres. Su misericordia es su esencia para con el hombre. Muy paciente y tardo para la ira. Siempre dispuesto a perdonar con alegría al arrepentido en serio, incluso en caso de pecados extremadamente graves. Suele ser cariñoso y hasta detallista en su delicado amor.
    Pero no hay que omitir que su Justicia nunca claudica. Ante la empecinada mediocridad y tibieza, ante el encanallamiento en el pecado, no “tuerce el brazo” y asiente a la perdición del hombre. Su respeto por la libertad de su criatura es sagrado.
    Tampoco tiene asidero en nada decir que es SOLO misericordia y nunca castiga. Cristo dice claramente que Sí castiga en muchos pasajes, también lo dicen las cartas y el Apocalipsis (ni hablar del Antiguo Testamento). También así lo viviió la Tradición de la vida de los Santos por dos mil años, y también así lo supo y lo sabe el Magisterio de la Iglesia.
    El “dios” estúpído que solo sonríe y aprueba todo como un viejito dulce y senil, al que todo le da lo mismo, es un nefasto invento del progre-modernismo-buenismo-light en el siglo pasado.
    Como si la Iglesia en la Escritura, la Tradición y el Magisterio se hubiera equivocado por 2000 años, estos blandengues ansiosos de estar genuflexos ante el mundo hubieran descubierto a Dios después de 2000 años. Un abismo de imbecilidad. No tiene el menor asidero en nada; son solo consideraciones humanas, y no ciertamente de las sanas, sino totalmente funcionales a estos tiempos de apostasía y relativismo light.
    Dios es misericordioso, pero también es justo, y también castiga, como un recurso casi extremo, por misericordia muchas veces, pero también para hacer Justicia cuando quiere.
    “Mia es la venganza dice el Señor” reza la Carta a los hebreos……
    “Dios es un Dios celoso” dice San Pablo…..hay que leer el Nuevo Testamento y no las estulticias de los teólogos progre-modernistas.
    El caso de Ananías y Zafira en Hechos. El Caso del Incestuoso en Corintios. La Parábola de la higuera que no da fruto y debe ser cortada; el siervo que desobedece a su amo sabiendo su voluntad recibira muchos azotes, dice Jesús. Para sostener la estupidez que Dios no castiga habría que esciribr la Biblia entera de nuevo, cambiar la vida y los escritos de 2000 años de la existencia de los Santos y reescribir de nuevo todo el Magisterio de los Papas de 2000 años.
    Dios es bueno, es misericordioso, amoroso, paciente y perdonador con el hombre; pero también es Justo, y aún vengador…si, así consta claramente en la Escritura. Ninguna palabra ociosa que se diga quedará sin Juició…
    De una visión enferma de Dios, se sigue una vida y una prédica enferma.
    Solamente en la Escritura, interpretada por el Magisterio y vivida por la Tradición de la Iglesia encontramos al verdadero Dios, y no en las delirantes páginas de los teólogos modernistas.

  • Loboazul dice:

    Totalmente cierto, Juan Donnet. Te felicito por cada una de tus lineas. En mi parecer este artículo de Foros era uno de los más necesarios que se han escrito en este portal y de los más afortunados, de los más esclarecedores. Porque es verdad que a todos los cristianos nos gusta decir que amamos a Dios, pero luego cada uno tiene su idea de lo que es Dios, y vaya qué clase de ideas. Y luego, ni aún específicamente los catolicos estamos pensando lo mismo cuando decimos “Dios”. Pero que no se confunda quien me lea y no sea católico. Que no piense que me refiero a diferencias dogmáticas. El catolicismo es uno, la Santa Iglesia Católica es UNA, no es protestantismo. Pero quiero decir que a veces los católicos con base en nuestros deseos, nos formamos una imagen de Dios que corresponde a la del dios con el que nos queremos relacionar. Y eso es peligroso. Porque podemos mutilar parte del mensaje divino. Debemos aceptar a Dios con todo lo que Él es. Es misericoridioso y es también justo, como dice Donnet. Y es providente (como enseña el teísmo, no el deísmo), se preocupa por sus hijos. Incluso también porque es providente no solo vela en lo espiritual, sino también en lo material de modo que nada se opone a que nos conceda bienes materiales. Pero también puede no dárnoslos. Tenemos que entrar en el misterio de Su voluntad y en el de nuestra vocacion también, al dialogar con El.

  • Loboazul dice:

    Decía en respuesta a Donnet, que este es uno de los artículos más necesarios y esclarecedores que he leído en Foros. Por cuanto nos previene a los católicos de formarnos una idea inapropiada o falsa de Dios que pueda comproimeter nuestra fe. A Donnet, le agrego que me parece muy bueno que hayas aclarado lo de que
    Dios castiga, porque lastimosamente en otra página católica muy afamada,
    se han unido a la idea equivocada de que “Dios no castiga” y citan buenos
    teólogos, pero confundiendo lo que quieren decir esos teólogos (he visto que el error no es de los famosos teólgoos citados sino de la interpretación que se ha hecho de sus escritos). Porque esos teólogos
    lo que dicen es que “Dios no condena” (en en el sentido de que realmente
    cada persona escoge su destino eterno: unos escogen para siempre, al
    morir, hacerlo como han vivido: al margen de Dios, sin importarles nada
    con Él. Así que para siempre van al infierno, que es el “lugar sin Dios”
    (donde Dios no está moralmente con ninguno de sus bienes). Otros escogen vivir como siempre han querido vivir o han escogido vivir: al lado de Dios. Como que el alma siente cuál es el sitio que merece y va a él, después de ver el juicio de su vida y lo que merecen cosechar sus obras… Pero es una confusión filosófica, conceptual, no entender la diferencia entre los conceptos de condenar o castigar. Pues Dios que nos ama, nos castiga a veces como medio para obtener nuestra correccion y salvacion. Pero nosotros escogemos condenarnos si perseveramos en el mal hasta el fin.

  • Juan Donnet dice:

    Si, asì es. Se podrìa agregar que el destino eterno del hombre ciertamente no proviene de un juicio arbitrario de Dios, sino de su propia elecciòn. Pero tampoco Dios es un “cuatro de copas” (cartòn pintado o algo asì…) en la condenaciòn del hombre que se pierde. Para usar un lenguaje parlamentario (de paìses serios…); el hombre con su vida y su elecciòn sanciona la Ley de su destino eterno, pero Dios la promulga con su Palabra Eterna y Omnipotente: “Vengan benditos de mi Padre…….Alèjense de Mì, malditos! al fuego eterno!….”
    La Palabra eterna y omnipotente de Dios siempre es la que hace y refrenda todo, sin violentar la libertad de sus criaturas.

  • Adriana dice:

    Hermoso artículo. Me guardé la imagen para recordarlo siempre

  • Amaia Irazola Lasuen dice:

    Pienso que debemos de vivir a Dios como un amigo,y para conseguirlo no hay forma más fácil que invocar a María,o mejor,entregarse completamente a ella porque así ella se hace cargo de todo y te llevará a Dios;y luego,si no te confiesas confesarte,aunque sea una vez al mes,y comulgar a diario o siempre que puedas.La comunión es el mismo Jesús,por eso cuanto más comulgues más lo conocerás.Si tú quisieras conocer a una persona,¿te conformarías con mirar una foto de ella?obviamente así no podrías entablar amistad con ella.Si hablaras por teléfono con ella entonces sí,pues aunque no le vieras surgiría una relación entre vosotros,pero estariais distantes,y pudiendo veros¿por qué ibais a estar sin veros presencialmente?Pues eso es la comunión,el encuentro con nuestro mejor amigo:Dios.Así que si quieres conocerle no tienes otra forma más fácil y asequible que esa.