Las denuncias de abusos sexuales por parte de miembros del clero y obispos están en su apogeo.

Algunos dirán que esto es un ataque del maligno.

Y podemos coincidir.

Pero no con la justificación de que un 6% de curas pedófilos es más o menos la misma proporción que se registra en cualquier otro tipo de instituciones y profesionales.

Y por lo tanto no hay que alarmarse.

monje podando

Este razonamiento es pavoroso, ya que estamos hablando de personas que dedicaron su vida a Dios.
.
Y cualquier cifra de abuso sexual superior a cero ya es un desastre.

Entonces nos viene la pregunta ¿por qué Dios permite este desastre en su Iglesia?

Y la respuesta se está haciendo cada vez más clara.

Dios está podando a su Iglesia, como lo ha hecho antes.

La crisis del abuso sexual por parte de sacerdotes católicos se destapó con las revelaciones del año 2002 en Estados Unidos.

A partir de ahí se han ido destapando numerosos tarros que contenían suciedad, hasta que hoy parece que estamos en un pico de la crisis.

Esto le ha costado a la Iglesia miles de millones de dólares en indemnización a los abusados, pero el mayor costo ha sido en su credibilidad.

Hoy los poderes judiciales están apuntando a cardenales y obispos depredadores y ocultadores.

Hay juicios entablados en Australia, Chile, Estados Unidos, Honduras, India.

Y es la crisis más clara de corrupción en la Iglesia desde la Edad Media.

Sin embargo debemos tener claro que:

• la mayoría de nuestros sacerdotes buscan la santidad,

• que este flanco atacable de la Iglesia la está aprovechando el enemigo para alejar gente,

• que debemos mantener fe y esperanza de que el Señor protege a su Iglesia y a sus miembros fieles y,

• que debemos redoblar nuestra oración y nuestra vigilancia para que estas atrocidades no se sigan produciendo. 

Los casos de Estados Unidos que se han ventilado últimamente, amenazan a reproducirse en todo el mundo, por el peso que tienen los medios estadounidenses y la independencia real del poder judicial en ese país.

Ex Cardenal Theodore McCarrick

 

LOS DOS CASOS QUE CONSTERNAN A EE.UU.

El primer gran escándalo de esta nueva etapa está protagonizado por el Ex Cardenal Theodore McCarrick,

A este ex cardenal, una figura muy prestigiosa e influyente en los Estados Unidos, protector de varios obispos, se le ha quitado el birrete de cardenal y condenado a una vida de oración y penitencia.

Está acusado llevar a seminaristas a su casa de la playa para acostarse con ellos, y de muchas cosas más que en honor a la decencia no mencionamos.

Lo peor del caso es que esta mala conducta del ex cardenal era pública y notoria, al punto que algunos estadounidenses volaron a Roma para contarle a Juan Pablo II lo que hacía, pero aun así fue nombrado cardenal.

No había pasado un mes de estas acusaciones masivas cuando el Gran Jurado de Pensilvania publicó un informe que denuncia a 300 sacerdotes abusando de más de 1000 niños en 6 diócesis del estado.

Hay cosas espeluznantes, una de ellas por ejemplo muestra que el Arzobispo de Pittsburgh de ese momento movió a otros destinos a los sacerdotes que habían abusado de adolescentes varones, escondiendo las noticias a las autoridades civiles e incluso pagando a algunos de ellos para que se callaran.

Uno de ellos, el padre Zirwas, murió en La Habana, asesinado por una prostituta.

Zirwas vivía allí con su novio cubano, y proporcionaba acompañantes masculinos a los turistas estadounidenses.

El Cardenal Wuerl lo había trasladado de parroquia en parroquia durante diez años, y finalmente en el 95 lo envió con un permiso permanente a la Florida, donde la diócesis continuó pagándole.

No solo eso, pidió un aumento, con la amenaza de revelar los nombres de una red de sacerdotes homosexuales y la diócesis pagó.

El informe demuestra cómo las autoridades seculares y eclesiásticas operaban en la década de 1960 y por varias décadas, para mantener las depredaciones en secreto.

La estrategia era enviar a los abusadores a destinos remotos, obstaculizar las investigaciones de las autoridades civiles y maniobrar para que las denuncias de los abusados llegaran a los medios de comunicación.

Esto implicaba desde no atender a los abusados hasta llegar a pagarles indemnizaciones para mantener el silencio.

Los investigadores piensan que esto es solamente la punta del iceberg y que si se investiga más se pueden descubrir órdenes religiosas completas dominadas por redes homosexuales, seminarios copados por una cultura homosexual y cuantiosos pagos para mantener el secreto de la depredación.

El criterio manejado fue defender a la institución Iglesia católica de malos testimonios, criterio absolutamente equivocado, porque cuando estos hechos explotan sus consecuencias son mucho más terribles.

¿Y cómo es que llegó a pasar todo esto?

El gran cambio en la moral sucedió con la revolución sexual del siglo XX.

 

LA REVOLUCIÓN SEXUAL

La revolución sexual de la segunda mitad del siglo XX ha sido la mayor revolución de la humanidad – más que las revoluciones políticas o tecnológicas -, porque se refiere al cambio en la persona humana misma.

La moral que había reinado sobre el mundo en los 2000 años anteriores fue arrojada por la ventana.

Esta revolución dio paso al movimiento LGTB, que ha sido absolutamente brillante en el arte de la propaganda y de su operación en los medios de comunicación, el mundo del espectáculo y el sistema educativo.

Supieron crear el estereotipo de los homosexuales como personas agradables, que nacen así, y que quienes no lo creen son homófobos y tienen un discurso de odio.

Además ha utilizado el principio moral cristiano del amor al prójimo, para destruir la moral cristiana, apelando a que los verdaderos cristianos se abstuvieran de causar dolor a los homosexuales y transexuales no aceptando su estilo de vida.

A partir de allí se dio entrada a la homosexualidad en las órdenes sagradas.

Y sacerdotes con inclinación a la homosexualidad llegaron a puestos de poder como directores de seminarios, obispos y cardenales.

En el año 2004 los obispos de Estados Unidos ordenaron un estudio sobre el abuso sexual de sacerdotes al John Jay College of Criminal Justice.

El estudio reveló que más del 80% de los sacerdotes acusados de abuso sexual abusaron de personas del sexo masculino: niños, adolescentes y hombres jóvenes.

Y mientras el doctor Dr. Paul McHugh lo enmarcó dentro de una “depredación homosexual en la juventud católica estadounidense”, los obispos no hicieron este razonamiento.

Con el tiempo han salido testimonios de los obispos encubriendo trasgresiones homosexuales por carecer de sacerdotes.

Y este clima de aceptación de la homosexualidad tuvo terribles consecuencias sobre la grey católica.

Una autoridad en este tema es Joseph Sciambra.

Cuando apenas comenzaba su vida homosexual, Sciambra acudió a los sacerdotes católicos, que no intentaron disuadirlo, sino que lo confirmaron en sus deseos desordenados.

Esto ayudó a establecer a Sciambra en años de degradación sexual.

Y según Sciambra este clima en los sacerdotes ha empeorado.

Ahora hay sacerdotes que promueven abiertamente el estilo de vida homosexual.

Y así llegamos a las denuncias de una mafia dentro de la Iglesia.

El padre Dariusz Oko, polaco, se hizo mundialmente famoso en el 2013 por su ensayo sobre la homosexualidad clerical.

En “Con el Papa contra la Homoherejía”, Oko afirmó no solo que sacerdotes y obispos homosexuales abusaban de seminaristas, adolescentes y niños, sino que existe una “mafia” de poderosos clérigos que protegen a estos hombres y aseguran su avance en las filas de la Iglesia.

De acuerdo con estimaciones confiables, según él, alrededor del 30-40% de los sacerdotes y el 40-50% de los obispos en los EE.UU. tienen inclinaciones homosexuales.

Esto significa que la mafia lavanda a menudo tiene el control de diócesis, monasterios y seminarios, protege las carreras de sus integrantes, y entorpece la de los heterosexuales.

Por su parte el sacerdote estadounidense Donald Cozzens, sociólogo y teólogo, rector del seminario de Cleveland, escribió un libro titulado “Hacia una nueva cara del sacerdocio”.

Dijo que hay un éxodo heterosexual del sacerdocio.

¿Pero cómo es que la Iglesia Católica no pudo contra esta nueva tendencia?

La clave para entenderlo está en la baja imposición de la doctrina.

Fotografía del Concilio Vaticano II

 

LA SOLUCIÓN DE COMPROMISO LUEGO DEL VATICANO II

El papa Pablo VI reafirmó la enseñanza católica sobre el control de la natalidad en la encíclica Humanae Vitae con gran oposición dentro de la Iglesia.

Y quizás esto le llevó a no disciplinar a los obispos y sacerdotes que rechazaron esta enseñanza.

O sea que la enseñanza estaba formalmente activa pero no se exigía obediencia de parte de obispos y sacerdotes.

El mismo criterio se desarrolló en 2005, cuando el Vaticano decidió que los hombres con “tendencias homosexuales profundamente arraigadas” deberían ser excluidos del sacerdocio.

Muchos obispos lo ignoran o lo ignoraron, si no desafiaron directamente este requisito.

Y por eso se han dado tantas denuncias de verdaderas culturas homosexuales dentro de algunos seminarios.

Porque parece que una buena parte de los católicos, incluido el clero, no cree que la homosexualidad sea intrínsecamente desordenadas como enseña el Catecismo.

Esto es lo que lleva a todo tipo de degradación.

Por ejemplo misas dónde el sacerdote usa pronombres neutros de género, homilías donde se dice que Jesús podría haber tenido hermanos y hermanas biológicas, y la aceptación de la homosexualidad e incluso del casamiento homosexual.

Rebelión que incluso llega hasta desconocer lo que la Iglesia enseña sobre el aborto, diciendo cosas como

“Creo que se está matando a un ser humano inocente (que es lo que la Iglesia enseña), pero es una elección personal“.

La Iglesia necesita sacerdotes y obispos que crean firmemente en el mensaje de Jesús, y no qué piensen en la Iglesia como un fin en sí mismo.

En definitiva debemos coincidir que la santidad esta opacada en una buena parte del clero y de los laicos católicos, debido a un feroz ataque del enemigo.

Cuadro original de la Madre Mariana de Jesús Torres

 

EL ATAQUE DEL ENEMIGO

El diablo infestó a un sorprendente número de sacerdotes.

Una prueba de esto es que en Iowa, la diócesis ordenó el exorcismo de una casa donde un sacerdote jubilado tenía una vasta colección de pornografía infantil, incluidas imágenes violentas.

Este sacerdote incluso mencionó que estaba descendiendo “hacia satanás” y fantaseaba con abusar niños en el vecindario.

Este ataque ya ha sido profetizado desde mucho antes.

En el siglo XVI, una monja de Ecuador, Mariana de Jesús Torres y Berriochoa, recibió visiones de Nuestra Señora del Buen Suceso, aprobadas posteriormente por la Iglesia.

Dice que durante la segunda mitad del siglo XX, la injusticia entrará en la Iglesia, disfrazada bajo el nombre de falsa caridad, y causará estragos en las almas.

“El demonio rencoroso tratará de sembrar la discordia, haciendo uso de miembros pútridos, que, enmascarados por la apariencia de virtud, serán como sepulcros en descomposición que emanan la pestilencia de la putrefacción, causando muertes morales en algunos y tibieza en otros. …

¡Cómo sufrirá la Iglesia la noche oscura de la falta de un Prelado y Padre que los cuide con amor paternal, gentileza, fortaleza y prudencia!”

Y en las apariciones de La Salette, también aprobadas por la iglesia pero nunca mencionada por los sacerdotes, dice que vendrá un día cuando la Iglesia estará en eclipse y el mundo quedará consternado.

“Muchos conventos ya no serán casas de Dios, sino campos de pastoreo de Asmodeo [un demonio] y sus semejantes”.

Y lo remata diciendo que incluso habrá sacerdotes que no serán guiados por el buen espíritu del Evangelio, que es el espíritu de la humildad, caridad y celo por la gloria de Dios.

Todo esto está llevando a una gran apostasía dentro de los católicos.

Y además se está manifestando la intervención divina que está purificando, o podando, a su Iglesia.

En la actualidad, personas que enseñan la fe católica han incorporado errores graves en sus reclamaciones sobre la fe, la moral y la salvación.

Los obispos no han hecho lo suficiente para enseñar a los fieles y corregir errores.

Unos cuantos sacerdotes no son santos y no creen todo lo que el Magisterio enseña.

La mayoría de colegios y universidades católicas ya no son verdaderamente católicos.

La mayoría de los católicos están excesivamente influenciados por las ideas falsas que prevalecen en la sociedad secular pecaminosa.

Por eso, en diversas apariciones marianas aprobadas por la Iglesia Católica, la Virgen pide oración especialmente por los sacerdotes cuya vida dista del mensaje de su Hijo, arrastrando a muchas almas al pecado.

El escándalo es muy grave, tal y como lo advirtió el propio Cristo que sucedería.

¿Pero esto que sucede lo podría estar haciendo Dios? ¿Qué podría estar permitiendo?

 

LA BIBLIA NOS DA LA PISTA DE LO QUE PUEDE ESTAR OCURRIENDO

Muchas veces preguntamos al Señor, “¿Qué pasa con la Iglesia con estas desviaciones y escándalos?”

Debemos en primer lugar tomar conciencia que lo que estamos viviendo no es realmente nuevo.

Hay precedentes bíblicos en que Dios ha podado y purificado a su pueblo.

Los teólogos llaman a esto “teología del remanente”, ya que un remanente se refiere a una porción más pequeña de algo mucho más grande.

La Teología del Remanente se ve en el Antiguo y Nuevo Testamento.

Se refiere al hecho de que, de los muchos seguidores de Dios que había en un momento dado, muchos (si no la mayoría) desaparecen en períodos críticos, de tal manera que sólo un pequeño remanente permanece para comenzar de nuevo.

Estos son algunos ejemplos de las Escrituras:

Había doce tribus de Israel.
.
Pero diez de ellas se perdieron en la conquista
asiria del reino del norte de Israel en 721 aC.

Los profetas habían advertido al Reino del Norte de su maldad, pero la negativa a arrepentirse trajo la destrucción anunciada.

Los que no murieron en la guerra fueron deportados y desaparecieron por asimilación en los pueblos de alrededor. Se les conoce como las diez tribus perdidas de Israel.

Sólo un remanente, las tribus de Judá y Leví, sobrevivieron en el reino del sur de Judá.

tijera podando un rosal

Un remanente de Judá – Judá también se volvió a la maldad y los profetas advirtieron de su destrucción.
.
Los babilonios destruyeron entonces Judá y Jerusalén en el año 587 aC.
.
Ellos deportaron a los sobrevivientes a Babilonia.

Ochenta años después, los persas conquistaron a los babilonios y permitieron a los judíos regresar a la Tierra Prometida.

Pero sólo un remanente regresó; la mayoría eligió quedarse en la diáspora, prefiriendo Babilonia a la tierra prometida por Dios.

Gedeón tenía un ejército de 30.000 y se enfrentó a los madianitas, que tenía 60.000.
.
Pero Dios le dijo:
.
“Tu ejército es demasiado grande. Di a los cobardes que se vayan a casa”
.

Entonces Gedeón dijo a los soldados que si ellos no pensaban que iban a ganar esta batalla podían irse; 20000 se fueron.

Con una armada de Gedeón de solamente 10.000, Dios le dijo a Gedeón:

Tu ejército es aún demasiado grande, no sea que tú creas que vas a ganar esta batalla por tu cuenta”.

Entonces Dios le dijo a Gedeón que observara a los hombres en el arroyo mientras bebían agua.

La mayoría bebió tranquilamente, pero 300 de ellos lamían el agua como perros.

Este es tu ejército, dijo el Señor, “300 hombres y yo estaré contigo”.

Gedeón ganó ese día con 300 hombres a quienes el Señor había escogido.

Dios diezmó sus filas y eligió sólo un remanente como Sus verdaderos soldados (ver Jueces 6 y 7).

Jesús, también, no parecía confiar en grandes multitudes.
.
Algunos de sus dichos más difíciles de interpretar eran cuando había una gran multitud
.

De hecho, cada vez que se oye la mención de una gran multitud en los evangelios, abrocharse el cinturón de seguridad, ya que está prácticamente garantizado que un discurso fuerte va a empezar.

Una vez, cuando había una gran multitud, Jesús enseñó en contra del divorcio (Mateo 5 y 19, Marcos 10).

En otra ocasión les habló a las multitudes y declaró que nadie podía ser su discípulo a menos que él renunciara a sus posesiones, tome su cruz, y le siga (por ejemplo, Lucas 14).

Otra vez Jesús enseñó sobre la Eucaristía, causando que muchos salieran y ya no caminaran en su compañía (Juan 6).

Y seguramente no podemos olvidar el anuncio de Jesús de que el camino a la perdición es ancho y muchos están en él, mientras que el camino a la salvación es estrecho y sólo unos pocos lo encuentran (cf Mateo 7: 13-14).

Sí, sólo unos pocos, un remanente.

poda con maquina podadora

Estos son sólo algunos ejemplos de la teología del remanente en las Escrituras. Hay muchos más.

Un último pasaje de Zacarías, ya que también llega a la raíz de lo que Dios puede estar haciendo en nuestro tiempo:

“¡Despierta, espada, contra mi pastor, y contra el hombre de mi compañía!, oráculo de Yahveh Sebaot. ¡Hiere al pastor, que se dispersen las ovejas, y yo tornaré mi mano contra los pequeños!

Y sucederá en toda esta tierra – oráculo de Yahveh – que dos tercios serán en ella exterminados (perecerán) y el otro tercio quedará en ella.

Yo meteré en el fuego este tercio: los purgaré como se purga la plata y los probaré como se prueba el oro.
.
Invocará él mi nombre y yo le responderé; diré: «¡El es mi pueblo!» y él dirá: «¡Yahveh es mi Dios!»”
(Zacarías 13: 6-9).

Es un pasaje impresionante. Pero también muestra el propósito de Dios en el adelgazamiento de sus filas.

Hay algo muy misterioso en el por qué Dios permite que muchos se alejen.

Y sin embargo, es cierto que siempre tenemos la libertad de quedarnos o irnos.

Parece que hay veces en la historia de la Iglesia e Israel durante las cuales Dios permite a muchos salirse, incluso “causa” la partida como este pasaje. Es un misterio difícil de digerir.

rosal fondo

 

DE LA MISMA FORMA EN QUE SE PODAN LOS ROSALES

Una vez al año se podan los rosales.

Grandes rosales de 2 metros por ejemplo se podan a veces dejándolos a menos de la mitad de su altura.

Y se hace a propósito. Porque si las rosas van a prosperar el próximo año, la poda se tiene que hacer a fondo.

Las rosas no entienden lo que el podar hace, pero el podador sabe por qué se hace.

Es necesario, pero sin embargo doloroso.

Y Dios también sabe lo que está haciendo.

Y nosotros no podemos imaginárnoslo ni entenderlo más que los pobres rosales que son podados. Pero Dios lo sabe y lo hace.

En el pasaje anterior, el tercio que queda también debe ser purificado y refinado como en el fuego.
.
Pero cuando se hace, serán de oro puro.
.
Los que se quedan y aceptan la purificación llamarán a Dios por su nombre.
.
Serán un pueblo, una iglesia, en su propio corazón.

Parece claro que el Señor está podando a su Iglesia. Él nos está preparando para la primavera.

Y nosotros de hecho vamos y estamos soportando un invierno difícil. Pero estamos siendo purificados, limpiados.

Estos son días difíciles para la Iglesia, pero ya se pueden ver signos de una gran primavera por delante.

Hay muchos e interesantes movimientos laicos y áreas de crecimiento en la Iglesia.

El calibre de los hombres que entran en el sacerdocio es otro indicador.

Son hombres que aman al Señor y a su Iglesia y que desean profundamente hablar de la verdad y del amor.

Y lo propio se podría decir de las vocaciones de las mujeres en los conventos, en que parecería que se está dando en occidente un crecimiento calificado de las vocaciones.

podando un arbusto con tijera

Aunque el número de católicos practicantes ha disminuido, se ve mayor fervor en los que quedan.

La piedad eucarística es más fuerte hoy en la Iglesia a través de la adoración eucarística y la misa diaria.

En Internet hay muchos signos de entusiasmo y celo por la fe.

Muchos sitios web maravillosos están surgiendo para fortalecer a los católicos.

EWTN y otras televisoras que están arrancando, están haciendo un trabajo maravilloso y muchas estaciones de radio católicas también han comenzado.

Se podría seguir con los signos, pero creo que tú ya entiendes el punto. Dios está podando y nos está purificando.

No tengo ninguna duda de que todavía hay algunos días difíciles de invierno por delante antes que se instale la primavera definitivamente.

Pero Dios nunca falla. Él está renovando su Iglesia y nos prepara para lo que viene.

Francamente, se va a hacer una Iglesia más fuerte y más pura que soporte el tsunami cultural que ha estado afectándonos.

Las primeras olas golpearon a finales de 1960 y las sucesivas oleadas parecen ser aún más destructivas, en la medida que la cultura occidental gradualmente está siendo arrastrada.

La Iglesia tendrá que ser fuerte y pura con el fin de soportar los próximos días.
.
Para rescatar a los que podamos, y para ayudar a reconstruir cuando las terribles olas hayan hecho su última destrucción.

Este post no estará exento de polémica. No se propone como la única respuesta a los tiempos.

No podemos saber el tamaño que el Señor quiere que seamos, ni debemos sofocar el mandato del Espíritu de Cristo, porque recordemos sus palabras: Id y haced discípulos a todas las naciones.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: