Dios quiere darnos un aviso contundente para que regresemos a Él.

Él quiere purificarnos a nosotros individualmente, al mundo y a la Iglesia.

Y todo lo que está saliendo a luz es parte del proceso de purificación.

gente mirando para arriba y señalando regreso de cristo

Hay muchos indicadores de que la corrupción de las estructuras en el mundo, en nosotros y en la Iglesia han llegado al límite.

Mencionemos sólo algunos:

* La aprobación social de graves pecados: aborto, homosexualidad y matrimonio entre personas del mismo sexo, pornografía, todo tipo de otros pecados sexuales graves

* Los científicos modificando los ladrillos básicos que sustentan la vida

* Aumento del terrorismo y la violencia

* El ascenso del islam y su estrategia de conquista por inmigración (hijra) aceptada pacíficamente por occidente

* El protagonismo de muchos falsos maestros en la Iglesia

* El comunismo espiritual en la Iglesia y el caos en que ha entrado, donde vemos ya obispo contra obispo y cardenal contra cardenal

* Los abusos sexuales dentro de clero y su encubrimiento

* La “vista gorda” contra pecados que aparecen en el catecismo como la homosexualidad y el adulterio

  

LA IGLESIA ESTÁ SIENDO PURIFICADA

Cuando el Papa Francisco reunió a los obispos antes del inicio de la cuaresma se hizo un servicio de oración penitencial y confesiones individuales en la Basílica de San Juan de Letrán.

Y allí el Papa dijo que el escándalo del abuso clerical ha causado dolor y sufrimiento insoportable a todos en la Iglesia. Y sostuvo que Dios está purificando a la iglesia

¿Qué significa purificar? Significa el proceso de arrepentimiento y remoción del pecado en la vida institucional de la Iglesia y en la particular de cada miembro de la Iglesia.

En el Antiguo Testamento parece claro que Dios quería que todo llegara a la perfección.

El dio instrucciones precisas de cómo construir el tabernáculo y el templo.

Todo estaba cubierto de oro puro y refinado.

Y hoy Dios quiere que refinemos nuestras vidas y la vida de la Iglesia para ser un templo que pueda albergar dignamente a Cristo.

San Pablo nos exhorta a construir nuestra casa con materiales de construcción preciosos, porque llegará el día en que la verdad de cada hombre se manifestará (1 Corintios 3: 13).

Esto es como purificar el oro.

En primer lugar el mineral debe ser extraído desde las profundidades, constituyéndolo en lo que podríamos llamar oro bruto.

Dios nos eligió a nosotros en bruto sin purificar, apartándonos, preservándonos y protegiéndonos para constituir su templo Santo.

Y a partir de ahí comienza el refinamiento del oro bruto, o sea su purificación.

El paso inicial es machacar, triturar, el mineral que se extrajo convirtiéndolo en un polvo fino.

En esta primera etapa Dios separa la escoria gruesa del oro en bruto.

Y en nuestras vidas significa la humildad de permitir ser triturados antes de que Dios comience a trabajar con nosotros.

Es la etapa de aceptar humildemente nuestros pecados gruesos y arrepentirnos.

Pero una vez obtenido el polvo de oro fino necesita varios lavados y limpiezas para ir quitando paso a paso los elementos no deseados y quedarse solamente con los elementos metálicos.

Este es un proceso arduo y repetitivo en el que cada uno -y la Iglesia como institución – va detectando los elementos indeseables y los va separando.

Y luego llegamos a la etapa de la purificación por el fuego.

El mineral triturado y limpio se coloca en crisoles de arcilla y es expuesto al horno a temperaturas mayores a 1000 grados.

Allí el refinador es capaz de eliminar las impurezas porque quedan en la parte superior del metal fundido.

Cuanto más se repite este proceso de calentamiento más puro se vuelve el oro.

Este último paso en el proceso es comparable a las pruebas que enfrentan los cristianos.

Las pruebas en nuestras vidas se soportan pensando en la perspectiva del refinador, que quiere lo mejor para nosotros.

Dios nos prueba severamente para que nos arrepintamos definitivamente de pecados cada vez más más ocultos y los abandonemos.

Y eso está pasando definitivamente con la Iglesia.

Está pasando por la prueba del horno, que pone en la cima todas las impurezas, para que quede la suciedad a la vista de todos y así poder retirarla.

El abuso sexual de algunos sacerdotes es en realidad parte de la apostasía que se está produciendo en muchos miembros de la iglesia

Y esto está saliendo a luz para que lo podamos purificar.

Es el mismo proceso en la purificación del oro y el mismo proceso que sucede en la purificación de la vida cristiana de cada uno.

La falta de fe de partes de la Iglesia quedará arriba del todo para que se vea.

  

LA APOSTASÍA EN LA IGLESIA PECADORA

La única y verdadera Iglesia Santa Católica y Apostólica incluye las santas almas del Purgatorio y las almas santas y santos ángeles en el cielo.

Pero en la tierra, los miembros de la Iglesia son pecadores caídos.

Podemos mencionar algunos aspectos centrales de su loca carrera a la pérdida de fe:

* En la actualidad la mayoría de los que se llaman a si mismos católicos son impenitentes de varios pecados graves (especialmente herejías y pecados sexuales).

* La mayoría de las personas que enseñan la fe católica han incorporado errores graves en sus reclamaciones sobre la fe, la moral y la salvación.

* Los obispos no han hecho lo suficiente para enseñar a los fieles y corregir errores.

* Muchos sacerdotes no son santos y no creen todo lo que el Magisterio enseña.

* La mayoría de colegios y universidades católicas ya no son verdaderamente católicos.

* La mayoría de los católicos están excesivamente influenciados por las ideas falsas que prevalecen en la sociedad secular pecaminosa.

* Y la mayoría de los católicos creen lo que quieren creer, independientemente de la enseñanza magisterial.

Es así como la Santa Iglesia en la tierra se encuentra en un estado lamentable.

Pero Dios tiene un Plan para rearmar el mundo y su Iglesia.

  

10 INDICADORES PROFÉTICOS PARA DISCERNIR LO QUE ESTA SUCEDIENDO

Este es un resumen de los indicadores proféticos para comprender lo que está sucediendo en el mundo y la Iglesia y por donde pasa el Plan de Intervención del Cielo.

  

1 – Los dos primeros secretos de Fátima.

El castigo y el período de paz que se dieron a conocer en la profecía de Fátima, que coincide con la profecía católica en general, es el eje del plan.

  

2 – La declaración profética de San Juan Pablo II, que hizo durante una visita a los Estados Unidos en 1976, cuando todavía era cardenal, y dice lo siguiente:

“Ahora estamos parados frente a la mayor confrontación histórica que la humanidad ha experimentado alguna vez.

No creo que el gran círculo de la Sociedad Americana, o el amplio círculo de la comunidad cristiana se dé cuenta de esto completamente.

Ahora nos enfrentamos a la confrontación final entre la Iglesia y la anti-iglesia, entre el Evangelio y el anti-evangelio, entre Cristo y el anticristo…”

“Tenemos que estar preparados para someternos a grandes pruebas en un futuro no muy lejano.

Pruebas que nos habrán de disponer a renunciar incluso a nuestras vidas, y una entrega total de sí a Cristo y para Cristo.

A través de sus oraciones y la mía, es posible aliviar esta aflicción, pero ya no es posible para evitarla.

¡Cuántas veces la renovación de la Iglesia ha provocado en la sangre! No va a ser diferente esta vez”.

  

3 – San Luis de Montfort declaró que la Virgen María (y específicamente de los consagrados a María) jugarían un papel especial para llevar adelante el cumplimiento del Reino de Jesús en la historia.

Aunque los estudiosos no están de acuerdo sobre exactamente cómo el Santo dice que esto se llevará a cabo.

Otro grande y más reciente mariano, San Maximiliano Kolbe, dijo lo siguiente sobre el fin de los tiempos:

Los tiempos modernos están dominados por satanás y lo será más en el futuro.

El conflicto con el infierno no puede ser manejado por los hombres, incluso el más inteligente.

La lmmaculada tiene la promesa de Dios de la victoria sobre satanás.

Sin embargo, asunta al cielo, la Madre de Dios requiere ahora nuestra cooperación.

Ella busca almas que consagren por entero a ella, que se conviertan en sus manos e instrumentos eficaces para la derrota de satanás y la difusión del reino de Dios sobre la tierra

  

4 – En su libro, la Profecía Católica : El Castigo Venidero Yves Dupont ofrece la siguiente conclusión:

“Considero que es cierto que habrá dos etapas diferentes.

La primera etapa será sólo el comienzo de dolores [véase Mat. 24: 8], y se acortará por el bien de los elegidos, y el Evangelio será entonces predicado en todo el mundo.
.
Y la segunda será el período de paz en el marco del Gran Monarca.

El período de conversión y de la prosperidad general que nosotros y nuestros hijos podremos disfrutar.

En resumen, el período de la paz prometida por Nuestra Señora de Fátima”

  

5 – Otro gran estudioso de la profecía católica, el Padre Edward Conner, en su libro La profecía de hoy, ve la secuencia general de acontecimientos proféticos que se desarrollan de esta manera:

“A) Antes de que se predique el Evangelio y sea aceptado en todo el mundo, vendrán guerras mundiales y doctrinas insidiosas acompañados de una persecución generalizada.

B) Esta época se terminará mediante la interferencia directa de Dios destruyendo los sistemas malignos o a las personas responsables de las persecuciones.

A través de la dirección de un gran gobernante civil y un gran líder espiritual, un período de paz llegará durante el cual las naciones escucharán y aceptarán la verdadera Fe [este período de paz coincide con la profecía de Fátima de un período de paz].

C) Una gran apostasía le seguirá, y vendrá el Anticristo, lo que llevará a la segunda venida de Jesucristo y el fin del mundo tal como se expone en la Santa Escritura”.

  

6 – Un libro fundamental y muy largo sobre las profecías católicas publicado en 1996, Prueba, tribulación y triunfo  por Desmond A. Birch

En general está de acuerdo en que habrá un castigo menor.

Es decir, no el castigo final en el fin del mundo, luego un período de paz, después un castigo mayor (anticristo), y luego la segunda venida de Jesucristo.

En cuanto al castigo menor, que será seguido por un período de paz, estos son los tres primeros elementos en su larga cronología de cómo sucederá que:

A) En algún momento en el futuro, la época de la corrupción de la fe que se vive ahora va a llegar a su fin.

Ya sea a través de la conversión interior – por el suficiente número de personas que recurren a la oración, el sacrificio y la penitencia – o habrá un castigo.

Este sería un castigo menor que precede a la Época de la Paz.

San Luis de Montfort describe esta Era de la Paz como la Era de María.

B) Si este castigo no se evita mediante la conversión, la Iglesia Latina se verá afectados por la herejía y el cisma.

C) Los elementos de castigo vendrán en dos formas,

a – hechos por el hombre y

b – enviados por el Cielo.

Después de su descripción de este castigo menor, pasa a describir el período de paz que dará lugar, y luego el ascenso del anticristo y el fin del mundo.

  

7 – Una idea clave de Birch es que el castigo menor profetizado en Fátima (si no es evitado por la oración y la penitencia) vendrá a través de la herejía y el cisma en la Iglesia.

  

8 – El segundo secreto de Fátima, dado a los videntes el 13 de julio de 1917, coincide con el entendimiento profético general de un castigo y luego un período de paz.

Se afirma (como textualmente de la página web del Vaticano) lo siguiente:

“Habéis visto el infierno, donde van las almas de los pobres pecadores.

Para salvarlas Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón.

Si hacen lo que yo os digo se salvarán muchas almas y tendrán paz.

La guerra terminará pero si no dejan de ofender a Dios en el reinado de Pío XI comenzará otra peor.

Cuando viereis una noche alumbrada por una luz desconocida sabed que es la gran señal que Dios os da de que va a castigar al mundo por sus crímenes.

Por medio de la guerra, del hambre, de la persecución de la Iglesia y del Santo Padre.

Para impedir eso vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la comunión reparadora de los primeros sábados.

Si atendieran mis deseos, Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones de la Iglesia.

Los buenos serán martirizados; el Santo Padre tendrá que sufrir mucho; varias naciones serán aniquiladas.

Por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará.

El Santo Padre me consagrará Rusia, que se convertirá, y será concedido al mundo algún tiempo de paz”.

  

9 – San Juan Pablo II era conocido como el “Papa de Fátima”, dedicándose profundamente al mensaje de Fátima después de haber sido casi asesinado en la plaza de San Pedro el 13 de mayo de 1981 (el aniversario de la primera aparición de María en Fátima).

Sor Lucía, la vidente de Fátima, 1984 confirmó que la consagración del Papa Juan Pablo II de Rusia al Inmaculado Corazón de María había sido “aceptada por el Cielo”.

El 13 de mayo de 1982, el Papa Juan Pablo II pronunció las siguientes palabras durante una homilía en Fátima, Portugal:

“A la luz del amor de una madre es que entendemos todo el mensaje de la Virgen de Fátima.

El mayor obstáculo para el camino del hombre hacia Dios es el pecado, la perseverancia en el pecado, y, por último, la negación de Dios.

La expulsión deliberada de Dios del mundo por el pensamiento humano.

El rechazo de Dios por el hombre… muestra cómo muchas personas y sociedades, y cuántos cristianos, han ido en la dirección opuesta a la indicada en el mensaje de Fátima.

Por tanto, el pecado se ha establecido con firmeza en el país y en el mundo.

Y la negación de Dios se ha generalizado en las ideologías y los planes de los seres humanos”.

  

10 – El Papa Benedicto XVI que renunció repentinamente como Papa el 28 de febrero de 2013.

El primer Papa en renunciar desde que el Papa Gregorio XII en 1415.

El 13 de marzo de 2013 Jorge Mario Bergoglio fue elegido Papa, convirtiéndose en el Papa número 266 y el primer Papa jesuita. Tomó el nombre del Papa Francisco.

A partir de allí se dedicó a “modernizar” la pastoral de la Iglesia.

Y se desató una resistencia importante dentro de las filas de la Iglesia.

El frágil equilibrio que surgió luego del Concilio Vaticano II entre modernizadores y conservadores se rompió.
.
Y esta inestabilidad trajo indirectamente el destape de actitudes y comportamientos de cardenales y obispos, que se alejan de la doctrina y los valores tradicionales de la Iglesia.

Baste leer la prensa, los medios católicos, para darse cuenta que hoy la Iglesia está sumida en lo que fue profetizado en las apariciones de Akita, Japón,  

“La obra del demonio se infiltrará hasta dentro de la Iglesia de tal manera que se verán cardenales contra cardenales, obispos contra obispos.”

  

¿CÓMO DEBEMOS PREPARARNOS PARA PARA LA TRIBULACIÓN?

Todo parece coincidir que estamos transitando una tribulación menor, pero tribulación al fin.

Y lo que se recomiendo en estos casos es:

Arrepentirse de todos sus pecados graves.

Hacer un buen examen de conciencia, al menos, una vez al mes, si no semanal.

Ir a la confesión.

Aumentar la oración: Rosario, Coronilla de la Divina Misericordia, otras oraciones.

Practicar la abnegación en todas las cosas.

Buscar nuevas obras de misericordia que hacer por los necesitados.

Aprender las enseñanzas de la Iglesia, especialmente sobre la ética.

Fuentes:


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

Leave a Reply