El Cielo prepara cuidadosamente sus intervenciones importantes en la tierra.

Elige el área y la abona con milagros desde siglos antes para transformarla en tierra sagrada.

danza del sol fatima 1

Y aún luego de las apariciones se siguen produciendo milagros en esa tierra.
.
E incluso los milagros se difunden fuera de ella.

En este artículo veremos cómo la zona de la Cova de Iría fue preparada parta recibir a Fátima.

Cómo milagros de curaciones se multiplicaron después de las últimas apariciones de Fátima.

Y mencionaremos alguno fenómenos milagrosos que se dieron luego fuera de la zona.

 

UNA ZONA GENEROSA EN MILAGROS

El Padre de Marchi vivió en Fátima desde 1943 hasta 1950 y escribió el libro La Verdadera Historia de Fátima.

Podemos catalogarlo como un testimonio único porque presente personalmente en casi todas las curas físicas que ocurrieron allí y las otras le fueron contadas de primera mano.

Padre de Marchi explicó:

“Más de un centenar de contradicciones de las leyes físicas naturales han sido registradas en Fátima, y ??se mantienen válidas después de los exámenes más exhaustivos y de todas las pruebas disponibles”.

Sin embargo esta actividad no fue tan formalmente documentada como el Lourdes, por lo que no se pueden exhibir documento clínicos formales de que ciegos han recuperado la vista, que hombres y mujeres se han levantado de sus camillas donde estaban paralizados, que otros se hayan curado de cáncer y de otras enfermedades graves como tuberculosos.

Sin embargo de Marchi ha recordado que todos estos remedios físicos, tan fenomenales como pueden ser, son incomparablemente menores respecto al gran número de almas que Virgen ha estado cosechando para Jesús.

“En Fátima el mundo ha recibido, a través de María, la propia receta de Dios para la paz”.

Pero recordemos que esta zona fue preparada des antes.

 

ANTECEDENTES DE MILAGROS ANTERIORES EN LA ZONA

Pocos saben que fenómenos místicos habían ocurrido allí mismo en Fátima, así como en pueblos cercanos siglos antes de las famosas apariciones de 1917.

Se reportaron milagros en las cercanías de Fátima, Portugal, casi mil años antes de 1917.

Ya en la década de 1100 una joven empobrecida de la aldea cercana de Reguengo do Fetal vio la aparición de una mujer que le dijo que fuera a casa y mirara en su armario. 

Cuando la niña lo hizo, encontró pan fresco donde antes no había habido comida y un pozo de aguan milagrosa también se reveló en la zona.

 

LA NIÑA SORDA

En la década de 1400 una niña sorda de otra aldea cercana llamada Casal Santa María, que está a un kilómetro y medio de Fátima, vio a la Virgen María sobre un grupo de arbustos de Ortiga.

María le sonrió y le hizo una extraña petición.

Ella le preguntó a la muchacha, que de repente comenzó a oír, por uno de sus corderos. Esa fue una prueba de obediencia.

De repente la chica hablaba como si sordera nunca la hubiera afligido.

Al conocerse la noticia del milagro, los peregrinos llegaron a ver a la niña antes sorda y muda y en una ocasión encontró una estatua de madera en medio de las ortigas.

Era María con el Niño Jesús, con las mejillas rosadas.

Llena de fervor la gente del pueblo llevó la estatua a la aldea, pero esa noche desapareció.

Se encontró de nuevo en los arbustos en el lugar que María había elegido para una capilla.

pastorcitos de fatima y angel de la paz fondo

 

MANANTIAL MILAGROSO

Otros pueden no saber que hubo un manantial milagroso asociado directamente con Fátima. No lo estamos mezclando con Lourdes.

“La primera misa en Cova da Iria se celebró el 13 de octubre de 1921“, escribió Aradi Zsolt en Understanding Miracles.

”El 17 de noviembre de 1921, una fuente comenzó a fluir en el lugar de las apariciones.”

El Agua Bendita está ahora reunida en una fuente.

Pero antes hubo otra fuente milagrosa en la zona

En el siglo XIV alrededor de 1380 otra fuente milagrosa había sido descubierta cerca de Aljubarrota [a unos quince kilómetros de Fátima] y se asocia con una pobre mujer llamada Catarina Anes.

De acuerdo a los relatos históricos un día Catarina fue al bosque en una montaña llamada Valle de Deus para buscar leña, cuando oyó una voz, la de una mujer que ofrece a ayudarla.

Más tarde, cuando Catarina fue a la parte superior de la montaña siguiendo las instrucciones de la voz y cavó un agujero, un manantial de agua cristalina apareció.

Ahora ve y dile a la gente de tu pueblo que aquí van a encontrar un remedio para todas las enfermedades de ellos, dijo la mujer, quien era aparentemente la Virgen María.

La visión fue aceptada por el obispo local. D. Pedro de Castillo, cuando un ciego se lavó los ojos en el agua y recuperó la visión.

J.P.ll-VISITA-A-fÁTIMA-1982-REZANDO1

 

EL CABALLERO NUÑO

En la misma zona una tercera maravilla se registró cuando un caballero llamado Nuño se dirigía a Aljubarrota. 

Vio una pequeña iglesia dedicada a María en lo que hoy es la provincia de Ourense. Al bajar de su caballo, Nuño entró en la iglesia y se arrodilló ante el altar, invocando a María antes de dirigirse a una gran batalla entre Portugal y el ejército castellano, que superaba en número a sus fuerzas.

Después de las oraciones el caballero marchó a la batalla y al pasar por el pueblo de Fátima, sintió una presencia celestial.
.
Los caballos de repente se bajaron como para arrodillarse y varios caballeros afirmaron haber visto ángeles, incluyendo al Arcángel Miguel.
.
Invocándolo a él, luego continuaron su misión y se adjudicaron la victoria el 15 de agosto, fiesta de la Asunción de María.

 

MILAGROS POR MEDIO DE LA TIERRA

El Padre de Marchi menciona algunos incidentes contados por Maria da Capelinha.

En un caso, una mujer pobre viajó desde su hogar en Tomar a Fátima, una distancia de aproximadamente 40 kilómetros, hasta conseguir un poco de tierra en las inmediaciones del lugar de aparición.

Ella quería utilizarla para curar a los enfermos.

Fue una de las que fueron a desenterrar tierra cerca de la encina para luego frotar sobre los enfermos.

Algunas personas incluso consumían esta tierra y se sintieron mejor justo después.

En Alqueidão (a 70 kilómetros) había una chica que había estado paralizada durante siete meses.

Ella era muy pobre.

Maria da Capelinha cuenta:

“Un día, la Virgen de Fátima se le apareció y le dijo que la curaría si su madre fuera a la Cova y tomara un poco de tierra de debajo del árbol de la encina y comiera algo de ella durante una novena.

Todo sucedió como nuestra Señora había dicho, y la chica fue perfectamente curada”.

En otra ocasión, María se acercó a un hombre de Torres Novas (37 kilómetros) que estaba cerca de uno de los árboles de encina.

Él estaba llorando y ella le preguntó que le estaba molestando.

Le contó sobre la herida abierta que tenía en su pierna hacía 24 años

“que siempre estaba llena de pus y le impedía trabajar o incluso el movimiento, ya que nunca se le curaba.”

El hombre le dijo:

Mi esposa vino a Fátima y se llevó un poco de tierra para hacer una infusión para lavar la herida.

Yo no quería que ella hiciera esto porque la limpieza de la herida era necesaria y el barro sin duda podría ser peor.

Pero mi mujer, que tenía gran fe, dijo que muchas personas se han curado con la tierra, y aunque yo no tenía ninguna fe en Dios ni en ninguna religión, ella insistió tanto, que al fin se salió con la suya.

Cada día durante nueve días me lavaba la herida con ese barro y cada día se curaba un poco más, hasta que al final de la novena estaba perfectamente curado.

Rompí a llorar, me quité las vendas y vine aquí a pie porque antes no me podía mover”

Parece claro que no sólo fue este hombre fue sanado físicamente, sino también espiritualmente.

María también cuenta otra historia similar acerca de un hombre de Tomar, que era un incrédulo y que sufría de tuberculosis.

Explicó cómo su esposa le dijo

Que viajara a Fátima o hiciera una novena y bebiera una infusión de la tierra bajo el árbol donde había aparecido la Virgen.

Pero él no quería oír hablar de nada de eso.”







Cuando su mujer no aceptó esa respuesta de él, éste cedió,

“Y consintió beber la infusión, aunque sin fe o devoción.

A pesar de esto, la Virgen le curó, y en unos pocos días estaba fuerte y sano de nuevo.”

Él también fue sanado espiritualmente.

Hay que recordar en todo esto que Nuestro Señor también utilizó el barro (que hizo con saliva) y lo puso en los ojos de un ciego, (Juan 9:5-7).

Después que las curaciones comenzaron en Fátima, las personas llegaban todos los días para conseguir un poco de la tierra de la Cova cerca del lugar de las apariciones.

Llegaban para encontrar curaciones de enfermedades y curas de todo tipo de otros problemas.

Muchos llegaron durante la pandemia de gripe de 1918 que se extendió por el mundo.

María también le relató cómo las personas procesionaban con imágenes de Nuestra Señora del Rosario además de algunos santos favoritos particulares.

Un sacerdote llamado Fray David de ahí cerca, que María llamaba un hombre sabio y bueno, vino y dio el primer sermón en la Cova en el que destacó que lo importante que era el “cambio de vida”.

Ya muy enferma, Jacinta también estuvo presente en la Cova en ese día.

“El pueblo estaba llorando de dolor por esta epidemia. Y la Virgen escuchó las oraciones que ofrecían, dijo María al Padre de Marchi.

“Porque a partir de ese día, no hemos tenido más casos de influenza en nuestro distrito”.

A partir de entonces, como era de esperar, la devoción se hizo aún mayor en Fátima.

Y después que la capilla fue construida, miles y miles más llegaron, a pesar de que no había ni una gota de agua en el lugar para beber y refrescarse.

 

EL AGUA SE CONVIERTE EN EL VEHÍCULO MÁS IMPORTANTE DEL MILAGRO

Enorme cantidad de tierra la gente llevaba en pañuelos o bolsas.

Pero llegó otro vehículo para la curación, el agua que se encontró en la Cova.

De hecho, la falta de agua se mantuvo hasta después que Jacinta y Francisco murieron.

En la primera visita del Obispo de Leiria hizo a la Cova, vio cuan seco estaba todo el lugar y le dijo al marido de María da Capelinha para cavar un pozo.

Porque los peregrinos que iban allí eran cada vez más y necesitaban agua.

La piedra caliza y el terreno poroso en esa zona y su entorno, era incapaz de conservar la humedad.

Para tener agua en sus hogares, los habitantes de Fátima y los pueblos vecinos estaban obligados a recoger el agua de lluvia que goteaba de los aleros de sus casas en embalses.

¿Cómo pueden hacerse peregrinaciones de cientos de miles de personas a un lugar privado de agua como la Cova da Iria?

Honestamente, parecía imposible.

Y aquí una vez más, la acción de la Divina Providencia se hizo ver; donde la acción humana había fallado, la ayuda Divina llegó.

Comenzó el 13 de noviembre de 1921.

Poco después de la primera Misa al aire libre celebrada en la Capilla Memorial de las Apariciones, se hizo evidente que se necesitaba agua en grandes cantidades.

El Obispo de Leiria tuvo la inspiración de buscar agua y ordenó que se cavara un pozo en el fondo de Cova da Iria, precisamente en el lugar que los pastores recibieron la primera aparición.

Algunos campesinos se habían reído de la idea del obispo, alegando que era una pérdida de dinero.

Después de todo, él era un forastero y no conocía el terreno.

“No sé cómo explicar esto”, dijo uno de los espectadores sorprendidos.

Simplemente no había nada aquí, no había manera de que cualquier fuente pudiera surgir

Debe haber sido un milagro del cielo o del obispo”.

El episodio tuvo lugar alrededor de las 9:00 pm el 13 de noviembre de 1921.

En obediencia al prelado celoso, los obreros abrieron una pequeña zanja y se sorprendieron al ver una fuente de agua clara y abundante brotar a pocos pasos del roble sagrado.

Poco después, como el agua no era aún suficiente para todas las peregrinaciones, el obispo ordenó que otros dos pozos fueran excavados a pocos metros del primero, y el agua brotó de nuevo igual que la primera vez.

Así las personas diariamente comenzaron a llenar sus botellas y jarras con agua y la llevaban a casa a los que estaban enfermos para que pudieran beber o lavarse las heridas con ella.

El Padre de Marchi repite este testimonio dado por el residente Jose Alves:

“Todo el mundo tenía la mayor fe en el agua de nuestra Señora, y la utilizaba para curar sus heridas y sus dolores.

Nunca la Virgen realizó tantos signos como en ese momento.

Vi gente con terribles infecciones en las piernas de las que salía pus, pero cuando se lavaban con el agua eran capaces de dejan sus vendajes, porque la Virgen les había curado.

Otras personas se arrodillaban y bebían agua de la tierra, y se curaban de enfermedades internas graves”.

Desde entonces nunca hubo escasez de este precioso líquido, ni para abastecer edificios ni para los peregrinos  ni para los vecinos, que transportaban grandes cantidades de agua a sus hogares.

Incluso hoy en día, el agua de diversas fuentes se recoge en un gran embalse construido en hormigón armado que constituye la base del monumento al Sagrado Corazón de Jesús.

Actualmente las fuentes milagrosas forman un círculo de aproximadamente 2 metros de altura por 10 de diámetro.

Quince grifos, como los misterios del Rosario, están colocados alrededor de la pared.

Su forma circular facilita el suministro de las grandes cantidades de agua necesarias durante las grandes peregrinaciones.

Arriba de la plataforma de la fuente hay jóvenes al lado de los grifos que distribuyen el agua que los peregrinos necesitan.

Un cartel sobre la fuente avisa que el agua es libre y está expresamente prohibido dar o recibir dinero para proporcionarlo.

Los peregrinos llenan recipientes de todos los tamaños y formas y los llevan a sus hogares en tierras lejanas, con la esperanza de curar a un amigo o pariente con esa agua, o al menos aliviar sus sufrimientos.

Aquí hay algunos testimonios resumidos:

Adelino Pinto, de 22 años, se había vuelto loco.

Una persona piadosa aconsejó a su pobre madre que hiciera una novena y le diera una medalla para que cuelgue en el cuello de su hijo, algunas gotas de agua de Fátima y una pequeña tarjeta sagrada de Nuestra Señora de Fátima que besó en su locura.

Después de un mes recuperó su razón y está totalmente bien hasta el día de hoy.

Otro

Durante 12 años había estado sufriendo dolor en mi estómago e intestinos

Con la mayor devoción posible dije una novena a Nuestra Señora de Fátima, bebí su agua milagrosa durante tres días y pronto encontré una rápida recuperación.

Los dolores nunca volvieron

Doy gracias a Nuestra Señora de Fátima con todo mi corazón por una gracia tan grande”. Fernanda Franco

Otro más

“Yo estaba sufriendo terriblemente consulté algunos especialistas en vano hasta que recordé hacer una novena a Nuestra Señora de Fátima y aplicarme unas gotas de su agua milagrosa todos los días de la novena. 

Cuando terminó quedé completamente curada. Infinitas gracias a la Santísima Madre de Dios”.  Evandra C. Ferreira

Uno más,

Mi condición era extremadamente grave y, habiendo recibido los últimos ritos, estaba cerca de morir. 

Luego, con la más viva fe, bebí la maravillosa agua de Nuestra Señora de Fátima que me dio una piadosa dama. 

Sentí un gran alivio en la primera cucharada que ingerí. 

Siguió una novena a Nuestra Señora de Fátima. 







Cuando terminó me había recuperado completamente. Mi gratitud a Nuestra Señora será eterna”. Arminda dos Anjos

Se pueden leer otros testimonios de curaciones aquí.

Sin embargo el milagro más famoso de Fátima fue la Danza del Sol en la última aparición pública.

milagro del sol en fatima

 

EL MILAGRO DEL SOL

Pero el milagro principal, por supuesto, fue que el 13 de octubre de 1917, de tal esplendor que nada parecido se ha registrado desde los tiempos antiguos.

No hay otra aparición se haya observado con tanto cuidado por miles de personas en todos los ámbitos de la vida, creyentes y no creyentes por igual. Un total de 70.000 personas estaban allí.

Ellos oyeron el trueno, vieron el relámpago, y se dio cuenta de la separación de las nubes.

Al igual que antes, las apariciones fueron vistas sólo por niños, y los mensajes fueron dados a ellos sólo.

Pero mientras los niños escuchaban embelesados, la multitud fue testigo de algo más.

Después del Rosario había sido recitado por la multitud, el oscuro cielo fue abierto, y el sol, apareció en un cielo azul claro.
.
Que de repente empezó a temblar y temblar, y girar rápidamente sobre como una gran rueda de fuego, echando fuera haces largos de luz que coloreaban la tierra.

El espectáculo continuó durante diez minutos y se observó a una distancia de veinticinco millas.

Entonces el sol se desprendió del cielo y se lanzó hacia abajo a través del espacio directamente sobre el pueblo, que cayó de rodillas, llorando por el perdón de sus pecados. Sólo el milagro que apareció a Josué, cuando el sol se detuvo, se puede comparar a este milagro único.

La psiquiatría no conoce ninguna sugestión de masas y alucinación que pueda apoderarse de 70.000 personas a la vez.

Escépticos duros, como siempre los hay, se vieron convencidos.

¿El milagro mostró un acontecimiento futuro (el tercer secreto terminó mostrando a un ángel dispuesto a incendiar el mundo) o era simplemente una afirmación de las apariciones (y se asemeja a la hostia, que fue vista con un ángel antes de la primera aparición de María)?

Desde entonces, los milagros del sol han sido reportados en varios sitios de supuestas apariciones.

En este video se muestran fotos originales del milagro del sol del 13 de octubre de 1917.

 

MILAGRO DEL SOL REPETIDO EN OTROS LADOS

Quizás uno de los milagros del sol relacionados con Fátima y más sistemáticos hayan sido los Milagros del Sol en Nueva Jersey.

Nueva Jersey tiene un santuario dedicado a Nuestra Señora de Fátima.

El santuario se encuentra en los terrenos del Apostolado Mundial de Fátima, EE.UU., en el municipio de Washington, Nueva Jersey.

Muchos peregrinos concurren al sitio – sobre todo en ciertas fiestas – y han afirmado ver el sol girando, pulsando y cambiando los colores.

En al menos una ocasión, la gente reportó haber visto una escena de Jesús en el cielo.

Por ejemplo, este artículo relata que en el 90º aniversario de Fátima (8 de septiembre, 2007) en Nueva Jersey, la gente vio la escena de Jesús, mientras que otros vieron los colores del cambio del sol y la danza en el cielo.

También se reporta un milagro del sol el 18 de octubre de 2009.

En este día, Maureen Therese Pinho de Netcong, Nueva Jersey, es citada diciendo,

“Mis hijos y amigos y todos vimos lo mismo con el sol girando, cambiando colores y pulsaciones tan pronto como el Rosario terminó de ser recitado”.

En este artículo se informa que en el 91º aniversario de Fátima (13 de octubre de 2008) numerosos visitantes también fueron testigo de milagros del sol.

Margie Penkala, de Hopatcong, Nueva Jersey, dijo que  ella estaba “viendo la danza del sol y cambiando los colores”.

Tina Zucchetto dijo que su grupo de 30 observó “el sol bailando y cambiando colores” y que los colores cambiaban de “rosa a amarillo y azul a verde”.

El 13 de mayo de 2015, los invitados incluyeron al P. Andrew Apostoli (de EWTN) y el Obispo Paul Bootkoski.

Allí se registró el milagro que fue visto a simple vista desde el suelo.

Un peregrino explica:

El sol giraba. Se dilataba y se derrumbaba. Cambiaba de color de amarillo a rojo, de rosa a azul a naranja”.

Pero fue presenciada una imagen en el centro del sol,

Una imagen de la cara de mamá María vistiendo velo encima de su cabeza”.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: