Los estigmas son una gracia mística especial dada por Dios.

En la que las sagradas llagas de Jesús están impresas físicamente en un individuo.

Generalmente en las manos y los pies, aunque ha habido casos de estigmas sobre las muñecas.

Representan las heridas de los clavos de Jesús.

Y con frecuencia también una herida cerca del corazón, similar a la herida de Jesús en el corazón por la lanza del soldado romano.

padre pio estigmas

En ciertas personas, acompañando las “cinco heridas”, también está presente la corona de espinas que rodeó la cabeza.
.
Y también la herida del hombro que representa donde nuestro Señor cargó la cruz.
.
Además, puede exhibir numerosas heridas que representan los golpes y los azotes que nuestro Señor recibió.

Leer también estos artículos sobre los estigmas:

 

¿LAS MANOS O LAS MUÑECAS? 

La mayoría las heridas son en las palmas de las manos.
.
Sin embargo ha habido una serie de personas a lo largo de la historia de la Iglesia Católica quienes han tenido las heridas en las muñecas.

Dos casos relativamente recientes serían Fr. Jim Bruse de Woodbridge, Virginia, un sacerdote católico que fue reportado haber recibido los estigmas el día después de Navidad en el año 1991 hasta 1993.

Y también Georgette Faniel de Montreal, Quebec, que tuvo los estigmas desde 1950 hasta su muerte en 2002.

Mirando más atrás en la historia observamos que San Francisco de Asís también se afirma ha recibido los estigmas en las muñecas.

estigmasnina-argentina

Niña argentina estigmatizada

 

DATOS RELATIVOS A LAS HERIDAS DE LOS ESTIGMAS 

El propósito de las heridas es unir a la persona elegida en una unión especial con Jesús en su pasión, por la conversión de los pecadores y reparar los pecados.
.
Por lo tanto, las personas que reciben la gracia de los estigmas son siempre consideradas “almas víctimas” porque sufren en unión con Jesús por la conversión de los pecadores.

Las heridas de los estigmas son normalmente visibles.

Sin embargo hay un buen número de casos que registran los estigmas invisibles.

Que por lo general ocurren cuando, por una profunda humildad, el receptor le pide a Dios que las heridas sean ocultas.

Y en respuesta a esta humildad Dios se allana al deseo, como en la vida de la mística americana Marie Rose Ferron (1902-1936) y también Ana Catalina Emmerich (1774-1824).

Debe tenerse en cuenta que numerosos místicos que han experimentado tanto estigmas visibles como invisibles han declarado enfáticamente que los estigmas ocultos son mucho más dolorosos que la forma visible.

Porque hay un poco de alivio del dolor cuando las propias heridas sangran, y los que han tenido sus heridas visibles vendadas han expresado esta diferencia también.

Y en lo que respecta a la sangre que sale de las heridas estigmatizadas, en casi todos los casos, se reportó un olor dulce florido que las acompaña y que emana de la propia sangre.

 

LA UNIÓN MISTERIOSA QUE EXISTE ENTRE LAS HERIDAS DE LAS ESTIGMATIZADOS Y LAS DE JESÚS 

Y hablando de la sangre que sale de las heridas de los estigmas, Marie Rose Ferron de Rhode Island una vez le preguntó a su madre y a un par de visitantes cerca de la cama: “¿Cómo es que pierdo tanta sangre, cuando tengo poca?”

Apenas hubo pronunciado esta pregunta cuando ella cayó en éxtasis y comenzó a hablar:

“Oh Es Tu Sangre que brota desde mí. Y en cuanto a mí, yo no soy nada, nada, mi Jesús”. 

Otro ejemplo de esta unión misteriosa entre los estigmatizados y Jesús sería el caso de la Beata María Bolognesi (1924-1980).

El 2 de enero de 1944, Jesús se apareció a María sufriendo y sudando sangre y le explicó:

“María, es para la conversión de las almas. Ahora mi azote será también tuyo. Tu cuerpo también va a sudar sangre. Mi sudor es tuyo”. 

En este punto, María exclamó:

“¡Dios mío, qué dolor! Si Jesús no estuviera cerca de mí, yo no sería capaz de soportarlo“.

María sudó una gran cantidad de sangre durante cinco minutos y después su sábana estaba empapada en sangre.

Las propias heridas de los estigmas son extremadamente dolorosas, y en ocasiones algunas personas como Gemma Galgani se han desmayado debido al abrumador dolor de las heridas.

Al recibir los estigmas, Gemma describió el dolor diciendo: “Me sentí como si fuera a morir”.

estigmas edoardo 2

Vidente Edoardo de Brasil, Sao José das Pinhais

Cuando se le preguntó si las heridas eran dolorosas, el gran San Padre Pío contestó: “¿Cree usted que el Señor me las dio para una decoración?”.

El Padre Pío (1887-1968) es el único sacerdote que alguna vez comprobadamente tuvo los estigmas (San Francisco de Asís no era sacerdote, sino era un hermano religioso).

Y lo que es aún más notable es el hecho de que llevó los estigmas de forma continua durante 50 años y 3 días – el más largo de todos los estigmatizados conocidos.

Monseñor George Pogany una vez declaró que un hombre había dicho al Padre Pío: “¿Quién sabe si los estigmas son reales o falsos?”

Y el Padre Pío contestó sinceramente: “Bueno, si no son reales, entonces yo soy el primero en ser engañado”. 

Para algunos, las heridas de los estigmas aparecen de repente.
.
A menudo en jueves por la noche e incluso con más frecuencia durante la Cuaresma y la Semana Santa.
.
Y por lo general se acompañan con éxtasis / visiones de la Pasión de Jesús.
.
Y después los estigmas frecuentemente casi desaparecerán dentro 24-48 horas.
.
Sólo para reaparecer el jueves siguiente, a menudo durante la Cuaresma y la Semana Santa muy especialmente.

Una estigmatizada que vive actualmente, Myrna Nazzour de Damasco, Siria, sólo recibe los estigmas el Viernes Santo, cuando cae la Pascua el mismo día, tanto para los ortodoxos y católicos.

Otros sin embargo han tenido los estigmas sobre una base permanente, continua.

 

LOS ESTIGMAS DE LAICOS CASADOS 

La historia ha demostrado que los estigmas se pueden producir en una amplia variedad de personas, circunstancias y condiciones.

Si bien la gran mayoría han sido mujeres (90%), y la mayoría de ellas monjas religiosas, se ha producido en numerosas ocasiones a lo largo de los siglos en un número de laicos y solteros y casados.

Desde la década de 1980 hasta hoy, por ejemplo, supuestamente se produjeron en la joven mujer católica casada llamada Myrna Nazzour de Damasco, Siria.

Y también en un hombre católico casado retirado de Michigan llamado Irving “Francis” Houle que murió en 2009.

Estas dos personas han recibido el apoyo de sus obispos locales.

En 1940 hubo una mujer de Ohio casada llamada Rhoda Wise que experimentó una conversión increíble a la iglesia católica y poco después se curó milagrosamente, y recibió los estigmas y también recibió el apoyo de su obispo.

san francisco estigmas

Estigmas de San Francisco

 

BREVE HISTORIA DE LOS ESTIGMAS 

San Francisco de Asís (1181/1182-1226) es normalmente reconocido como el primer estigmatizado en la iglesia católica.
.
Sin embargo, hay un buen número de estudiosos de la Biblia que creen que el apóstol San Pablo
fue de hecho el primer estigmatizado.
.
Ya que en Gálatas 6:17 Pablo mismo escribe: “De ahora en adelante nadie me cause problemas, porque yo traigo en mi cuerpo las marcas de Jesús.”

Y luego también en los Hechos de los Apóstoles leemos:

Por intermedio de Pablo, Dios realizaba milagros poco comunes, hasta tal punto que al aplicarse sobre los enfermos pañuelos o lienzos que habían tocado el cuerpo de Pablo, aquellos se curaban y quedaban libres de los malos espíritus”. (Hechos 19:11 -12).

Vemos que esta misma práctica se produce hoy con “pañuelos” y otros artículos que han tocado las heridas / la sangre de un ser estigmatizado para curar a otros.

Y están muy bien consideradas como reliquias sagradas por las personas dentro de la Iglesia.







 

MUCHAS MÁS ESTIGMATIZADAS MUJERES QUE HOMBRES

San Padre Pío, el apóstol Pablo y San Francisco de Asís son notables también por el hecho de que son hombres, ya que de los aproximadamente 400 casos de aquellas personas beatificados o canonizadas con estigmas por la Iglesia Católica, 353 son mujeres y sólo el 54 son hombres.

En otras palabras, las mujeres han recibido los estigmas sobre los hombres por una mayoría de casi 7 a 1.

Es muy importante tener en cuenta sin embargo, que en todas estas personas, la Iglesia misma no autentica los casos de los estigmas, sino sólo las virtudes heroicas practicadas por las personas a las que les fueron dadas.

myrna estigmatizada

Estigmatizada Myrna Nazzour

 

ESTIGMATIZADOS Y LA EDAD DE 33 AÑOS

Notable también es el hecho de que muchos de los que se han dado los estigmas murieron, como Jesús, a los 33 años.
.
Un hecho sorprendente que sólo se puede interpretar como un sello Providencial en la identificación de las almas víctimas y la unión con Jesús.

Algunos de los estigmatizados como Jesús que murió a los 33 años son Santa Catalina de Siena (1347-1380), el Beato Mariam Baouardy (1846-1878), la Sierva de Dios Domenica Lazzeri (1815-1848), el Siervo de Dios Louise Lateau (1850 – 1883), Teresa Musco (1943-1976), Santa Faustina Kowalska (1905-1938) que llevaba los estigmas invisibles, Sor Josefa Menéndez (1890-1923) que llevaba la corona de espinas, y la mística norteamericana de Rhode Island, Marie Rose Ferron (1902-1936).

En lo que respecta a Marie Rose Ferron, un éxtasis 7 años antes de su muerte, le dijo Jesús que, como él, moriría a los 33 años.

Cuando salió del éxtasis, dijo a los que la rodeaban lo que Jesús le había revelado sobre la edad de su muerte, y la noticia se extendió rápidamente a través de su ciudad natal de Woonsocket, Rhode Island y en el extranjero.

Así, que cuando ella murió a los 33 años, su familia y los que la conocían estaban profundamente tristes por haber perdido un alma devota y amable, pero no se sorprendieron, después de haber sido prevenidos 7 años antes.

 

LAS LEYES NATURALES SUSPENDIDAS 

Otro hecho sorprendente en relación con los estigmas son los numerosos casos documentados que diversas leyes naturales, como la gravedad, se suspenden.

Por ejemplo, vemos en la vida de la Sierva de Dios, Domenica Lazzeri (1815-1848), donde un observador respetado, Lord Shrewsbury John Talbot testificó en 1837, que mientras observaba a Domenica acostada en su cama:

“En lugar de tomar su curso natural, la sangre fluía hacia arriba sobre la parte superior de los dedos de los pies, tal como lo haría si estuviera suspendida en una cruz”.

Luego también están aquellos como María von Morl (1812-1868) que llevó continuamente los estigmas durante exactamente 33 años (nota de nuevo el número simbólico 33).

Y San Padre Pío, que llevó los estigmas durante 50 años, que no desarrollaron ningún tipo de infección en las grandes heridas abiertas en las manos, los pies y el costado a lo largo de varias décadas

¿Cómo es que nunca ha habido un caso documentado de infección en las heridas de cualquiera de los cientos de estigmatizados conocidos?

estigmas de mamma natuzza

Estigmas de Mamma Natuzza

Al mismo tiempo, ¿cómo puede alguien explicar la increíble velocidad a la que las heridas estigmatizadas de Santa Gemma Galgani (y muchos otros) se curaban cada semana?

A partir del jueves por la noche, Gemma estaba en éxtasis, y no tardaría en desarrollar las heridas de la corona de espinas en la frente.

Para el viernes al mediodía, tendría los estigmas en sus dos manos y pies – grandes heridas abiertas que sangraban profusamente, dejando las sábanas de su cama completamente saturadas en sangre.

A las 3 pm el viernes, todas las heridas detenían el sangrado y comenzaban a cerrar, y al día siguiente (sábado) las heridas estaban completamente curadas, sin costras.

A menos de 24 horas, la única evidencia de las heridas sería una cicatriz de color blanquecino redonda, como lo atestiguan y testifican numerosas personas en muchas ocasiones.

Los interesados en los testimonios y dibujos de los estigmas de Santa Gemma pueden encontrarlo aquí.

Además, en el caso de la mística italiana y estigmatizada Teresa Musco (1943-1976), por ejemplo, hay evidencia fotográfica de sus manos por su director espiritual por mucho tiempo, el padre Franco Amico.

El que sostiene que mirando una de sus manos estigmatizadas hasta un ventana, se podía ver claramente la luz que brillaba a través de un agujero completo en su mano.

Desde luego, en circunstancias normales, una herida tan abierta normalmente implicaría una pronta atención médica debido a la pérdida severa de sangre, y también para la prevención de infección, pero nunca fue necesaria en los estigmas de Teresa, o cualquier estigmatizado.

A lo sumo, algunos estigmatizados han usado guantes sueltos a veces, principalmente para ocultar las heridas de los curiosos, pero la aplicación de antibióticos y extensos vendajes nunca resultaron necesarios.

¿Cómo podría ser posible que tales heridas no se infecten en las personas que las han soportado en forma continua desde hace años?

La respuesta es simplemente que no son heridas comunes y no se proceden por medios ordinarios, sino que tienen su origen en Dios y son sostenidas por él.

 

EL ESCRUTINIO DE LOS ESTIGMAS POR LOS PROFESIONALES MÉDICOS

La declaración del médico Heather Woods, nos lleva a otra cuestión relativa a la estigmatización, lo que han hecho los estudios de medicina en relación con los estigmas.

De hecho, un par de individuos con estigmas han sido estudiados por los profesionales médicos.

Por ejemplo, los estigmas de San Padre Pío se habían estudiado por lo menos por cinco médicos durante su vida – algo con lo que el Padre Pío, en su gran humildad, no estaba en absoluto a favor.

De hecho, sólo permitiría a los médicos que le examinen si había una orden de sus superiores religiosos.

El Dr. Georgio Festa fue capaz de estudiar los estigmas del Padre Pío extensamente en una ocasión porque el Padre estaba bajo anestesia para una operación necesaria por una hernia.

Otros médicos que estudiaron los estigmas del Padre Pío en los últimos años fueron el Dr. Luigi Romanelli, el médico jefe del Hospital Ciudad Barletta, el Profesor Dr. Guiseppe Bastianelli, el médico del papa Benedicto XV, un patólogo – Dr. Enrico Bignami, de la Universidad de Roma, y, finalmente, el Dr. Alberto Caserta que tomó rayos X en 1954 de las manos del Padre Pío y no encontró anomalías fuera de las heridas de los estigmas.

Esencialmente, un par de los médicos tuvieron teorías sobre una posible causa médica de los estigmas del Padre Pío, pero nunca obtuvieron pruebas concluyentes.

Al día de hoy, los estigmas del Padre Pío, que llevó más de 50 años, siguen siendo inexplicables por la ciencia.

Aún más interesante fue el intenso escrutinio que los estigmas de Louise Lateau habían tenido por tres médicos dirigidos por el doctor Lecrinier de Fayt.

En el experimento, las manos de Anne Louise Lateau fueron encerradas durante dos días en guantes de cuero grueso, y sellados con cinta y un sello de cera especial, por lo que cualquier auto-imposición externa era completamente imposible.

Los estigmas de Louise repentinamente se abrieron y sangraron el jueves por la noche hasta el viernes por la tarde hasta las 3 pm.

Ellos entonces se cerraron y cicatrizaron dentro de las 24 horas.

Conociendo este hecho, los médicos “tras asegurarse de que sus dos manos estaban en una condición normal” procedieron a encerrar y sellar sus manos a las 4 pm el miércoles, aplicando primero los guantes de lino, a continuación, los guantes de cuero fijándolos con una cinta cinco veces a la muñeca, y sellados con un sello de cera.

Un poco después de las 7:00 AM del siguiente viernes por la mañana, los tres médicos se reunieron con Louise y

cada uno de nosotros examinó cuidadosamente el aparato y se cercioró de la perfecta integridad de los sellos, la cinta y los guantes, y se aseguró de que era imposible deslizar cualquier instrumento sobre el frente o la parte posterior de las manos.

Luego corté las cintas y quité los guantes.

Estaban bastante llenos de sangre: las manos estaban empapadas en ella.







Después de haberlas lavado en agua tibia, encontramos los estigmas en el mismo estado que en otros viernes: en la palma de la mano, así como en la parte posterior de cada lado, la epidermis estaba rota y había dejado al descubierto la superficie de la piel verdadera, cada uno de los estigmas continuaban sangrando como siempre [como en otros viernes]“.

Y por cierto, Louise Lateau fue otra mística que murió, como Jesús, a los 33 años.

Estigmatizada teresa Neuman

Estigmatizada Teresa Neuman

 

UNA ADICIÓN INTERESANTE SOBRE LOS ESTIGMAS SAGRADOS

Una última nota importante sobre los estigmas, al estudiar la vida de los estigmatizados, nos encontramos con que muchos de ellos recibieron los estigmas después de una enfermedad muy grave.

Y aún más significativamente después de una cura milagrosa, por ejemplo, la recepción de la estigmas de la Sierva de Dios Teresa Neumann (1898-1962) se produjo después de una cura milagrosa por intercesión de Santa Teresa de Lisieux, y de nuevo Rhoda Wise de Ohio recibió los estigmas, una vez más después de una curación milagrosa por intercesión de Santa Teresita de Lisieux.

También, Santa Gemma Galgani (1878-1903) recibió sus estigmas después de la curación milagrosa por intercesión de San Gabriel Possenti, y Dorothy Kerin recibió sus estigmas después de una cura milagrosa también.

A Irving “Francis” Houle, que se había caído de un caballo a los 5 años y se esperaba que muriera esa noche, Jesús se le apareció en una visión y al instante lo curó.

La Beata Mariam Baouardy (1846-1878) fue el doblemente curada milagrosamente por la Santísima Virgen María – una vez de ceguera y otra de lesiones por una caída severa y finalmente la Sierva de Dios María Esperanza (1928-2004) fue curada de un caso de neumonía por la Santísima Virgen María a la edad 12, sólo para nombrar unos pocos de los muchos.

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:






  • Marcko

    No cabe duda que Dios actúa en formas muy misteriosas para nosotros los hombres, valiéndose de personas humildes para llevar a cabo su plan salvífico.

  • juan guillermo restrepo velez

    solo la santidad produce los stigmas, muy pocos tienen o se han ganado ese privilegio. , Como dice el Predicador, …:.¡¡¡SI MI DIOS NO CASTIGA ESTA GENERACION, LE TOCA PERDONAR A SODOMA Y GOMORRA¡¡¡¡….SALUDOS, EN CRISTO JESUS

  • SANDRA

    DURANTE 19 AÑOS CADA VIA CRUCIS VIVIENTE QUE SE REALIZABA EN LA PARROQUIA A LA QUE ASISTÍA. YO VIVÍA UNA ESPECIE DE TRANSPORTACIÓN HACIA EL MOMENTO Y LUGAR DONDE JESÚS VIVIÓ SU PASIÓN, SUFRÍ CON ÉL COMO SI FUESE UNA PERSONA MÁS EN ESA MULTITUD QUE CAMINABA TRAS ÉL, HE VIVIDO SU PASIÓN CON MUCHO DOLOR, EN ESE TIEMPO NACIÓ MI HIJO QUE HOY PUEDO DECIR QUE FUE MUCHAS VECES TESTIGO DE MI SUFRIMIENTO POR LO QUE VEÍA EN LA PASIÓN DE JESÚS,. TODO ESTO EMPEZÓ DOS DÍAS ANTES DE QUE UN COLECTIVO ME ATROPELLARA, ESTUVE EN COMA, VI A JESÚS, DESPUÉS DE PEDIRLE QUE NO ME LLEVARA TODAVÍA, QUE QUERÍA TENER UN HIJO, SALÍ DE ESE ESTADO DE COMA. YA HACE CUATRO AÑOS QUE NO LO VIVO, SUPONGO QUE FUE UN TIEMPO DE SANACIÓN ESPIRITUAL QUE DEBÍA VIVIR.