Los cristianos hablamos constantemente de Milagros.

Pero existe confusión sobre lo que significa un milagro.

A veces se lo confunde con lo sobrenatural.

Y los escépticos consideran que los milagros no existen porque violan las inviolables leyes de la naturaleza.

milagro biblico

Podemos definir un Milagro, siguiendo a Karlo Broussard, como un efecto sensible y extraordinario realizado por Dios, que sobrepasa el poder y el orden de la naturaleza creada.

Los escépticos argumentan que los milagros son imposibles debido a que las leyes de la naturaleza son necesarias y un milagro implica una violación de una ley de la naturaleza. 

Dicen que las leyes de la naturaleza no pueden ser violadas y por lo tanto, los milagros deben ser imposibles.

Si leyeran atentamente el milagro que publicamos abajo no tendrían nunguna duda de la existencia de los milagros.

Pero los milagros no son violaciones de las leyes de la naturaleza, porque las leyes de la naturaleza no son meras descripciones de regularidades causales (por ejemplo, cuando sucede A, entonces pasa B) que un milagro podría refutar.

Las leyes de la naturaleza son las propiedades inherentes de las cosas que se manifiestan cuando se cumplen ciertas condiciones. 

Así por ejemplo, la ley de la naturaleza que nos dice el agua se congela a 0 grados es simplemente una descripción de la naturaleza del agua que tiene una disposición a congelarse cuando la temperatura alcanza los 0 grados.

Pero si se le pone un anticongelante cambian las condiciones.

cuadro de la imagen de absam

Cuadro de la Imagen de Absam que milagrosamente apareció grabada en una vidrio

Se podría decir que el término “leyes de la naturaleza” es una abreviación para hablar de poderes causales inherentes a la naturaleza de las cosas.

De esta forma los milagros son sucesos que pueden ser provocados solamente por la actividad causal directa de Dios y no por otras fuerzas naturales operativas en los objetos creados.

Un milagro no prueba que una ley de la naturaleza es falsa, sino simplemente indica una causa más allá de los poderes causales naturales de una cosa y tal poder causal es divino.

Por ejemplo, fuerzas naturales en un cuerpo humano no pueden producir el efecto de que el cuerpo vuelva a la vida después que ha muerto. Pero Dios puede producir tal efecto, dando directamente vida a un cadáver.

Cuando lo hace, como lo hizo en el caso de Jesús, no se refuta la ley de la naturaleza que establece que los cuerpos muertos permanecen muertos.

Sigue siendo cierto que los cadáveres no tienen ningún poder inherente para volver a la vida.

Dios no sólo tiene el poder de suspender a disposición inherente de un objeto, sino también el poder de dar a un objeto una nueva propiedad que no tiene por naturaleza.

El milagro de caminar sobre el agua de Jesús es un ejemplo de esto (Mateo 14: 22-23).

El agua no tiene poder dentro de su naturaleza permitir que un ser humano camine sobre ella.

Pero Jesús, siendo Dios, puede dar al agua tal propiedad en una circunstancia particular.

Esto no contradice la ley de la naturaleza que establece que usted se hundirá si intenta caminar sobre el agua, porque el agua por su naturaleza no soporta un ser humano arriba.

En segundo término los escépticos asumen que las leyes de la naturaleza son absolutamente necesarias, es decir, que los fenómenos que describen deben siempre ocurrir.

Del mismo modo que Dios no puede hacer un círculo cuadrado o hacer un triángulo de cuatro lados, no podría suspender las leyes de la naturaleza.

hostia-del-milagro-eucaristico-de-legnica-fondo

Hostia con sangre del milagro eucarístico de Legnica

Pero esto simplemente no es verdad, porque las leyes de la naturaleza tienen lo que los filósofos llaman necesidad hipotética, lo que significa que se sostendrán con la condición de que ninguna causa externa intervenga.

Por ejemplo, la ley de la gravedad nos dice que una roca caerá al suelo cada vez que la dejo caer.

Pero no es una contradicción intrínseca imaginar a alguien recogiendo rápidamente la roca antes de que toque el suelo.

La ley de la gravedad sigue activa igual en igualdad de circunstancias.

Dado que las leyes de la naturaleza son meramente hipotéticas, las leyes de la naturaleza no pueden impedir la actividad causal de Dios en los milagros.

Esta comprensión de los milagros y su relación con las leyes de la naturaleza disipa el mito de que uno tiene que abandonar la ciencia con el fin de aceptar los milagros.

Los escépticos a menudo oponen los milagros a la ciencia, alegando que se tiene que elegir uno u otro. Pero esto es una falsa dicotomía.

Entonces vayamos a enumerar las características de los milagros.

Un milagro se define como un efecto sensible y extraordinario realizado por Dios que sobrepasa la potencia y el orden de la naturaleza creada.

 

Los Milagros son exclusivamente atribuibles a la energía divina

Sólo Dios puede ser la causa de un milagro.

Esto excluye cualquier tipo de incidencia causal, ya sea desconocidas fuerzas ocultas de la naturaleza, una fuerza de la naturaleza aplicada por el hombre de manera artificial, o fuerzas de la naturaleza utilizadas por espíritus puros que actúan con sólo sus facultades naturales.

Tales efectos serían maravillosos pero no milagros.

milagro del fuego santo fondo

Milagro del Fuego Santo en el Santo Sepulcro

 

Los Milagros están más allá del poder de la naturaleza creada

Un efecto puede ser creado más allá de los poderes de varias formas.

Un milagro podría superar la esencia natural de la cosa.

La glorificación del cuerpo resucitado al final de los tiempos es un ejemplo de esto.

Tal glorificación está por su naturaleza más allá del poder de cualquier causa creada. Otro ejemplo sería el sol yendo hacia el este en lugar de al oeste

También el efecto milagroso podría superar la forma en cómo se manifiesta y no la esencia del efecto.

Por ejemplo, la naturaleza produce la vida en los seres humanos, pero no puede hacerlo en un cadáver.

Además otra forma de milagro podría cambiar el modo o forma que en que se produce el efecto milagroso.

Un hueso roto se repara naturalmente con el tiempo, pero si por el poder de la oración de intercesión se recupera el hueso de inmediato, entonces es un milagro.

La lluvia es otro ejemplo.

Poderes creados dentro de la naturaleza producen lluvia, pero consideramos que es un milagro que por mandato de un profeta cae lluvia de un cielo despejado de nubes.

 

No todo lo sobrenatural está más allá del orden de la naturaleza creada

Si bien la creación del mundo y el alma son efectos que sólo Dios puede causar, no están más allá del orden de la naturaleza creada.

La creación del mundo es el comienzo del fin de la naturaleza creada, y la creación del alma completa la naturaleza humana, que es una parte de la creación.

Ambas acciones llevan a cabo cosas que pertenecen al orden de la naturaleza creada y por lo tanto no son milagros.

 

Los Milagros son Extraordinarios

Al decir que un milagro es extraordinario queremos decir que es contrario al curso natural y ordinario de las cosas sobrenaturales.

Volviendo a nuestro ejemplo de la creación del alma humana, no es extraordinaria porque Dios decretó desde la eternidad que la creación de las almas humana sería parte del curso ordinario de las cosas, especialmente si se considera que el alma humana completa la naturaleza humana.

Los milagros también deben ser contrarios al curso sobrenatural de las cosas.

Por ejemplo, la infusión de la gracia en el alma a través de los sacramentos y la guía e inspiración del Espíritu Santo para llevar a cabo actos meritorios y la salvación, no son milagros porque Dios los quiere como ocurrencia regular en el orden sobrenatural.

sangre medio licuada de san genaro al papa francisco

Sangre medio licuada de San Genaro

 

Los Milagros son efectos Sensibles

El último aspecto de un milagro es que es sensible: sujeto a la percepción por los sentidos. Esto se deriva del propósito de los milagros definidos por los Padres del Concilio Vaticano I (Constitución dogmática sobre la fe católica , CH 3).

Ellos dejan claro que los milagros son para probar la autenticidad de la revelación de Dios.

Tal revelación debe estar marcada con un carácter divino para que todos, incluyendo a los ignorantes, para que sepan que es auténtica.

Aquí los milagros tienen una función que sirve como un sello para autenticar la comunicación de Dios a la humanidad, poniendo la autoridad de la revelación más allá de toda duda.

Por otra parte, los milagros confirmaron la autenticidad de la revelación de Jesús en la era apostólica, los milagros realizados a lo largo de la historia de la Iglesia Católica, prueban las afirmaciones sobre la verdad de la Iglesia como fundada por Cristo.

Veamos ahora un increíble milagro para corroborar lo dicho.

Mística María Esperanza

 

EL MILAGRO SOBRENATURAL DEL NACIMIENTO DE UNA ROSA DEL PECHO DE LA VIDENTE MARÍA ESPERANZA

La hija de la mística, María Esperanza, narra que su madre experimentó la materialización sobrenatural de una rosa.

María quien presentaba los estigmas de la Pasión de Cristo todos los viernes Santos (hecho certificado por dos médicos), fue instrumento de numerosas sanaciones.

Así como, capturada en momentos de éxtasis, levitación, bilocación y podía leer almas al estilo del Padre Pío.

Asimismo, tiene en su haber apariciones aprobadas por la Iglesia de la Santísima Virgen Maria, que tuvieron lugar cerca de Caracas, en un pueblo llamado Betania

El extraño fenómeno del que nos referimos aquí era que de su pecho brotaba la dolorosa erupción de una rosa con espinas, con tallo y todo.

El proceso de beatificación de María se abrió hace algunos años en Nueva Jersey y continúa siendo el único místico actualmente que experimentó lo que su hija, María Coromoto llama, “El Nacimiento de una Rosa”.

Todo comenzó el 18 de enero de 1986, de acuerdo a María Coromoto y sucedió en 16 ocasiones en presencia de docenas de testigos, incluyendo a un equipo de noticias de Caracas que lo filmó.

De acuerdo a Coromoto, el video se encuentra en manos de las autoridades eclesiásticas fuera del alcance del público para el proceso de beatificación.

“Fue captado en video; sin embargo, no podemos liberarlo hasta que las autoridades lo consideren oportuno”, comenta María Coromoto.

Además de los miembros de su familia, el brote de la rosa fue detallado por el fallecido locutor de radio de la CBS, John Marion.

Marión presenció el supuesto fenómeno el 15 de agosto de 1995 mientras visitaba a Esperanza en Betania.

El hecho únicamente puede ser descrito como inconcebible.

Otros que presenciaron el fenómeno, incluye a Carolina Fuenmayor, reportera de Venevisión en la ciudad de Caracas en ese momento.

Así como el doctor Chelby y el doctor Alfonso Gutiérrez Burgos, ambos de la zona de Caracas.

Buenmayor, fue quien captó el fenómeno en video tras la insistencia de María Esperanza, quien, a su vez, no quería que dicho video se liberase, por lo menos, hasta después de su muerte.

La idea de una rosa procedente del cuerpo de alguien, sorprende las mentes más abiertas, aun cuando los fenómenos asociados con el Santo Padre Pío – a quien María conoció – eran igualmente desconcertantes y difíciles de creer.

Cuenta Marion:

“Tanto mi Agente de Viajes como yo nos encontrábamos de negocios en una calurosa noche de verano y era cerca de la una de la mañana”, contó Marion algunos años antes de su muerte.

“Nos encontrábamos sentados en el área del Altar. Nos preguntábamos la razón por la que María nos había hecho esperar tanto tiempo. Llevábamos cuatro o cinco horas esperando.

Durante ese tiempo, un grupo de peregrinos estadounidenses llegaron en busca de María. Durante la espera, escuchamos al yerno de María gritar: ‘John, John deprisa! Ven aquí!’

Habían colocado un par de sillas en el área designada para María y con ayuda de otros familiares la colocaron en la silla.

Me pidieron que continuara mirando.

Ella se encontraba experimentando un tipo de dolor, se encontraba muy incómoda en la silla.

María abrió parte de la blusa que llevaba y una marca roja comenzó a aparecer.

Yo miraba fijamente. Continuaba creciendo y creciendo y María experimentaba gran dolor.

Fue entonces cuando la marca roja comenzó a tomar forma.

Yo reconocí la forma, era la forma de una rosa, una hermosa rosa roja, floreciendo mientras salía fuera de su cuerpo, lo que le ocasionaba gran dolor; finalmente terminó y floreció.

Apareció esta bella rosa roja.

No podía creerlo, miré sorprendido a mi agente.

Él dijo, ‘Lo sé, lo sé, lo puedo ver’.

Cuando la rosa se podía ver en el cuerpo de María, podíamos distinguir el tallo, alrededor de dos pulgadas de tallo.

María entregó un pétalo a un sacerdote, a tres monjas y finalmente me dio uno a mí también.

Luego me enteré que salió el resto del tallo con espinas en él, la misma expresión y el mismo dolor, no podía esperar a sacarlo todo.

Y fue entonces cuando ella lo sostuvo amorosamente entre sus manos.

Si hubieses ido a la florería por una sola rosa roja recién florida, de esa forma se vería.

Era absolutamente hermosa y no podía creer lo que mis ojos veían, fue todo un fenómeno.”

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: