Los Santos patronos son elegidos como protectores especiales en áreas de la vida.

Estas áreas pueden incluir ocupaciones, enfermedades, iglesias, países, y cualquier cosa que sea importante para nosotros.

Santa Clara de Asís

Los Santos patronos se eligen a menudo hoy en día debido a un interés que han tenido, a su talento o evento en sus vidas con la zona en especial o incluso a la fonética de su nombre.

Los ángeles también pueden ser nombrados como los patronos.

Por ejemplo, Francisco de Asís amaba la naturaleza y es patrón de los ecologistas.

Francisco de Sales fue un escritor y es patrono de los periodistas y escritores.

Santos Crispín y Crispiniano

 

INTERCESORES, NO MEDIADORES

La búsqueda de la intercesión de un santo patrón no quiere decir que uno no puede acercarse directamente a Dios en oración.

Más bien, es como pedirle a un amigo que ore por ti a Dios, mientras que también oras.

Excepto en este caso, que el amigo ya está en el cielo, y puede orar a Dios por nosotros sin cesar. Es la comunión de los santos en la práctica real.

Algunos cristianos sostienen que los patronos van en detrimento de la atención a Cristo como nuestro Salvador.

¿Por qué acudir a un simple hombre o una mujer con nuestras peticiones cuando nos podemos acercar a Cristo directamente?

Pero eso confunde el papel de Cristo como mediador entre Dios y el hombre con el papel de intercesor.

La Escritura nos exhorta a orar unos por otros.

Y como cristianos, creemos que los que han muerto todavía viven, y por lo tanto son capaces de ofrecer oraciones como nosotros y por nosotros.

Santa Lucía

 

¿DE DONDE SALIÓ LA IDEA DE UN PATRÓN?

La idea de un santo patrón es tan antigua como la Iglesia y, como es el caso de muchos aspectos del catolicismo, que nos viene de los romanos.

En la antigua Roma, un patrón era un hombre o una mujer de riqueza, estatus e influencia. 

Del mismo modo que un maestro va a gastar tiempo extra con un prometedor estudiante o un mentor empresarial guiará a ejecutivos jóvenes, un patrón sirve como un benefactor y defensor de un puñado de afortunados protegidos.

Si un protegido estaba enfermo, el patrón le encontraba un buen médico.

Si un protegido tenía un encontronazo con la ley, el patrón ordenaba las cosas con las autoridades.

Si un protegido caía en deudas, el patrón pagaba sus facturas.

Un ejemplo de la vida de uno de nuestros más grandes santos ilustrará la vieja relación patrón-protegido romano.

En el 370 el joven Agustín de 16 años de edad estaba desesperado.

Después de sólo un año en el colegio sus padres le habían llamado de vuelta a casa. 

Patricio y Mónica habían logrado reunir el dinero suficiente para el primer año de su hijo para la escuela, pero ahora era evidente que el costo de mantenerlo en la academia en Madaure estaba fuera de su alcance.

Para obtener ayuda, Patricio fue a su patrón Romaniano, el hombre más rico y más importante en el distrito.

Después de escuchar las necesidades de Patricio, Romaniano ofreció subvencionar la educación de Agustín y todo no en Madaure sino en la universidad de Cartago, la Harvard de África romana.

Este episodio de la vida de San Agustín es típico de las relaciones patrón-protegido que existían en todo el mundo romano. 

También es el modelo terrenal de relación que tenemos con los santos patronos.

Tratemos de pensar de esta manera: somos los padres de Agustín y tenemos un problema y la persona influyente a quien acudir en busca de ayuda es el santo patrón.

Todos los católicos saben por experiencia personal lo poderosas que las oraciones de los santos pueden ser delante del trono de Dios.

Santa Catalina de Alejandría

 

POR QUÉ CADA SANTO ES PATRONO DE…

Pero ¿cómo San Cristóbal llegar a ser el patrón de los viajeros?

¿Y por qué Santa Lucía se invoca cuando alguien tiene una enfermedad de los ojos?

Hay algo que se llama un principio de afinidad en la profesión e intereses. 

O sea que nos fijamos en un santo y vemos algo en la vida del santo que nos recuerda nuestra propia situación.

Los médicos veneran Santos Cosme y Damián porque eran médicos. 

Los viajeros invocan San Cristóbal debido a que durante su vida llevaba los viajeros de forma segura a través de un río peligroso.

Santa Lucía es el santo patrón de enfermedades de la vista debido a que en el transcurso de su martirio sus propios ojos fueron arrancados por sus verdugos.

Puede parecer a muchos católicos extraño, impropio, incluso irreverente que haya un santo patrón de las resacas.

Al igual que San Dimas mantiene un ojo protector y conversor sobre los ladrones, Santa Bibiana está dispuesta a ayudar a quienes tienen resacas ocasionales.

El caso de Dimas es claro porque fue el ‘buen ladrón’ crucificado con Jesús.  

Pero Santa Bibiana no tenía un problema con la bebida. Fue un juego de palabras con el nombre de esta mártir romana del siglo IV, porque en latín la palabra Bibulo significa ser aficionado a la bebida.

Pero sabemos por experiencia personal que a través de las oraciones de los santos hemos sido curados de dolencias graves, protegidos en nuestros viajes, encontrado cosas que hemos perdido, y se nos ha concedido una gran cantidad de otras gracias.

No hay un conteo de todos los santos que son patronos de una cosa u otra.

La tradición comenzó en la Edad Media, cuando toda nave, cada gremio, y todas las profesiones querían su propio santo guardián.

En la mayoría de los casos, es fácil ver la conexión.

Los Santos Crispín y Crispiniano hacían zapatos, por lo que se convirtieron en los patronos de los zapateros.

La leyenda dice San Lucas pintó un retrato de la Virgen y el Niño Jesús, por lo que se convirtió en el santo patrón de los artistas.

Pero también hay situaciones en las que el principio funciona a la inversa.

Considera San Sebastián que siempre se representa lleno de flechas.

San Sebastián es el patrón de los arqueros, no porque él fuera un arquero, sino debido a que fue el objetivo de los arqueros.

San Sebastián

 

LA GENERACIÓN DE SANTOS PATRONOS SIGUE ACTIVA

Aunque el concepto básico del santo patrón tiene sus raíces en siglos de tradición, es algo que siempre está al día con los tiempos.

San Maximiliano Kolbe, un sacerdote polaco que fue encarcelado y asesinado en Auschwitz, es el patrón de los presos políticos.

En 1980 el Papa San Juan Pablo II proclamó formalmente a San Francisco de Asís como el patrón del movimiento ambiental.

Y recientemente los motociclistas han adoptado a San Columbano como su santo patrón.

Los motociclistas vieron al monje irlandés errante muy parecido a ellos, ya que no podía resistirse a la llamada de la carretera abierta.

Luego está San José de Cupertino (1603-1663), sacerdote capuchino que de acuerdo con el testimonio de testigos fiables levitaba impulsado por un poder invisible a través del aire; se cuentan al menos 70 ocasiones en el transcurso de 17 años.

Los astronautas que ven una similitud entre San José flotando en el aire y sus propias experiencias en el espacio exterior, lo han adoptado como su patrón.

Una y otra vez los magos y artistas de circo han pedido al Vaticano aprobar formalmente como su patrón a San Juan Bosco, que de niño era un malabarista y acróbata hábil.

Los vegetarianos veneran San Nicolás de Tolentino, que nunca comía carne.

A las personas que sufren de asma les gustaría que el Papa nombrara como su patrón San Bernadette de Lourdes, que sufría de la misma enfermedad.

Tales peticiones son la cosa más natural del mundo. ¿Quién no querría tener un amigo en las altas esferas?

San Eugenio de Mazenod

 

¿UN SANTO DE LAS FAMILIAS DISFUNCIONALES?

Las familias conflictivas, que hoy llamamos “disfuncionales”, no son nada nuevo.

La familia que produce a San Eugenio de Mazenod (1782-1861) era disfuncional desde el principio.

El padre de Eugene, Charles-Antoine de Mazenod, era miembro de la aristocracia francesa, un hombre refinado y de una gran inteligencia.

Por desgracia, todo lo que poseía era su distinguido título.

La fortuna de los Mazenod había sido desperdiciada por el padre y el abuelo de Charles-Antoine.

Su prometida, Marie-Rose Joannis, por el contrario, provenía de una familia que era sólidamente burguesa y muy rica.

Cuando Charles-Antoine y Marie-Rose anunciaron su compromiso, la familia de la novia insistió en que la dote tradicional permaneciera a nombre de Marie-Rose, fuera del alcance de Charles-Antoine.

Esto fue sólo la primera instancia de la interferencia del clan Joannis en la vida de la pareja.

Con el interés de mantener a Marie-Rose cómoda, sus padres mantuvieron un flujo constante de dinero en efectivo que fluía a la cuenta bancaria Mazenod, pero tal generosidad tenía un precio.

La madre de Marie-Rose se metía en todas las decisiones que la pareja trataba de hacer.

Una tía emocionalmente desequilibrada exigía una atención constante.

Y las otras mujeres Joannis aprovechaban cada oportunidad para humillar a Charles-Antoine, al recordarle que había entrado a su familia sin dinero.

La revolución francesa complica aún más los problemas de la familia.

Como aristócratas. las vidas de los Mazenod estaban en peligro, por lo que en 1791, para escapar de la guillotina, huyeron todos a Venecia.

Cuatro años más tarde, Marie-Rose abandonó a su marido y a su hijo; volvió a Francia y solicitó el divorcio.

Una vez que el divorcio había sido finalizado, ella escribió triunfalmente a su ex marido, “ahora no tienes nada”.

En sus años como sacerdote y luego como obispo, San Eugenio trajo a muchos católicos no practicantes de nuevo a la fe, pero nunca fue capaz de reconciliar a sus padres.

San Isidoro de Sevilla

 

SANTOS DE LA ALTA TECNOLOGÍA

El Papa Pío XII era un hombre con amplios intereses que estaba especialmente intrigado por los últimos avances de las ciencias.

En la década de 1950, cuando la televisión surgió como un medio de nuevas comunicaciones y entretenimiento, el Papa Pío XII estaba tan fascinado, que en 1958 dio a la televisión su propio santo patrón: él eligió a Santa Clara de Asís (1194-1253).

A primera vista es difícil ver alguna relación entre la televisión y la monja del siglo XIII, que fue la compañera más cercana de San Francisco de Asís.

Y sin embargo, el Papa sabía lo que estaba haciendo.

Recordó un episodio de la vida de Santa Clara que se podría decir que era la televisión prefigurada.

Un testigo en un procedimiento de canonización de Clara testificó que una Nochebuena Santa Clara estaba tan enferma que no podía levantarse de la cama para asistir a la misa de medianoche.

Después de todas las monjas se habían ido, Clare suspiró y dijo: “Mira Señor, yo me quedo aquí sola contigo”.

En ese momento Dios le concedió a Clara una visión en la que vio y oyó la misa con tanta claridad como si hubiera estado presente en la capilla del convento.

El Papa Pío XII interpretó esta visión como una especie de transmisión simultánea milagrosa, y nombró a Santa Clara la patrona de la televisión.

Pero Santa Clara no es el único santo patrón de alta tecnología.

Desde 1999 San Isidoro de Sevilla (560-636) ha sido venerado como el santo patrón de la Internet.

Todo comenzó cuando a algunos católicos que participaban en la industria de la web se les ocurrió la idea de formular una petición de Juan Pablo II para asignarles su propio patrón.

Sería más exacto decir que querían que el Santo Padre confirmara el patrón que habían elegido para sí mismos; San Isidoro.

La elección de un obispo del siglo VI como el patrón de la tecnología del siglo XX sorprende a muchos católicos, pero los webmasters tenía una razón para su elección.

San Isidoro había compilado una enciclopedia de 20 volúmenes con todo el conocimiento existente.

Los webmasters católicos interpretaron este logro como la primera base de datos del mundo.

Santa Bárbara

 

UN LISTADO INCOMPLETO DE SANTOS PATRONOS

 

Santo Patrón por un pasaje de su vida

 

Tormentas: Santa Bárbara (un rayo mató a su padre); San Ursmars de Lobben (envió una tormenta sobre Lobben cuando los magiares pretendían saquearla); San Urbano I (detuvo una que amenazaba Roma).

 

Dolor de oídos y sordera: San Meriadec de Vannes (sanó a una sorda, poniéndole una campana sobre la cabeza).

 

Males de garganta: Santa Lucía (murió degollada); Santa Godeleva de Gistel (por ser estrangulada con una tela); San Blas (salvó a un niño con una espina atravesada).

 

Paragüeros: San Medardo de Noyon (permaneció bajo la lluvia sin mojarse porque un águila lo protegía, incluso antiguamente los paragüeros llamaban a su primer hijo así, para augurarse buen negocio).

 

Patinadores: Santa Liduwina (patinando en el hielo sufrió una grave caída que le dejó por siempre enferma).

 

Sirvientas: Santa Zita (porque fue sirvienta).

 

Perfumistas: Santa María Magdalena (por la unción a Cristo).

 

Lactantes: San Guenalio (hizo que del pecho de su madre surgiera un tercer seno para poder mamar también él, porque era trillizo).

Insomnio: San Desiderio, o Didier, de Langrés (porque sus sermones eran soporíferos).

 

Heladas: Santa Humildad de Faenza (derritió la nieve donde un niño había sido sepultado y lo resucitó).

 

Funerarios: San José de Arimatea (preparó el entierro del Señor).

 

Traductores y estudiantes de Idiomas: Santa Lutgarda de Tongeren (se comunicaba en francés sin jamás haberlo estudiado ni oído) y San Jerónimo (acometió la gran empresa de traducir la Biblia de su lengua natural al latín).

San Francisco de Asís

 

Santos Patrones por alegorías

 

Viticultores: San Vito (porque se les pareció el nombre).

 

Contra los volcanes: San Jenaro (porque en Nápoles se le venera así; frente al peligro del Vesubio se ha ido extendiendo este patronato a otros sitios).

 

Turistas: San Francisco Javier (por sus largos viajes, y no de turismo, por cierto).

 

Migraña: Santa Emicrania (el nombre les sonó a migraña. Por cierto, esta también va contra los forúnculos).

 

Madres que lactan: San Mamerto de Vienne (por su nombre parecido a “mama”).

 

Asuntos financieros: Santa Corona (por su nombre “moneda”).

 

Marineros: San Erasmo (sus imágenes llevan las tripas enrolladas en un palo, lo que confundió a muchos, pensando era una jarcia de barco).

 

Mecanógrafas: Santa Tecla (por el mismo nombre).

 

Partos: Santa Margarita de Antioquía (en sus imágenes sale de un dragón que se la tragó, y nació la comparación con los partos).

 

Buena cosecha: Santa Petronila (simplemente por ser su día el 31 de mayo, fin oficial de muchas cosechas).

 

Fabricantes de pañuelos: Santa Etheldreda de Ely (el día de su fiesta era día de mercado y se vendían pañuelos).

 

Santos Patronos por los milagros realizados después de su muerte

 

Sordera: San Gangulfo de Varennes (después de su martirio, su esposa, que era sorda, todos los viernes oía su voz cantando).

 

Vista: Santa Maxellendis (sanó, luego de arrepentirse al que la había asesinado, que antes había quedado ciego).

San Genaro

 

Perjurio: San Maximino de Trier (uno que acusó falsamente a un sacerdote delante de la tumba del santo, cayó muerto).

 

Dolor de muelas: San Medardo de Noyon (por los milagrosos palillos de dientes que se hicieron con madera de su antigua capilla).

 

Dolor de cabeza: San Vougay de Bretaña (sanaban los que ponían la cabeza en la roca que el santo usaba de almohada).

 

Reuma: San Erkenbod de Sithiu (las madres pasan por su tumba los zapatos de los niños antes de estrenarlos).

 

Ahogamientos: San Mauricio de Carnoët (seis años después de su muerte salvó a cinco niños de ahogarse).

San José de Cupertino

 

Santos Patronos por el martirio que padecieron

 

Calvicie: Santa Fausta (le raparon la cabeza para decapitarla)

 

Carretoneros: Santa Catalina de Alejandría (pasó por el tormento de la rueda).

 

Viñateros: San Baraquiso (lo prensaron en una prensa de uva).

 

Picaduras de bichos: San Marcos de Arethusa (fue colgado en un canasto, embadurnado de miel, para que las avispas y tábanos lo picaran).

 

Poceros: San Vital de Rávena (porque lo enterraron vivo).

 

Dentistas: Santa Apolonia (le arrancaron los dientes con un pedrusco).

 

Infecciones mamarias: Santa Águeda (le arrancaron un pecho con una tenaza).

 

Canteros: San Esteban (lo mataron a pedradas).

 

Travestis: Santos Sergio y Baco (los martirizaron vestidos de mujer como escarnio).

Santa Liduwina de Schiedam

 

Algunos Otros Santos Patronos proclamados oficialmente por la Iglesia

 

Poetas españoles: San Juan de la Cruz (excelente poeta).

 

Internet: San Isidoro de Sevilla (por su obra compendiadora del saber de su época).

 

Abogados y políticos: Santo Tomás Moro (fue ambas cosas).

 

Cosmonautas: San José de Cupertino (tenía el don de la levitación).

 

Alpinistas: San Bernardo de Menthon (en plenos Alpes fundó su monasterio, donde nacieron los perros “San Bernardo” para ayuda de los montañistas).

 

Educadores: San Juan Bosco, San Juan Bautista de la Salle y San José de Calasanz (lo fueron).

 

Párrocos: San Juan María Vianney (lo fue, y de los mejores)

 

¿Conoces algunos más?

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: