Jesús no pudo haber sido más claro:

“Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes.

Bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado.” (Mateo 28: 19-20).

Para hacerlo debemos considerar cómo será el contenido de nuestro mensaje.
.
Y en qué forma emitirlo o vehiculizarlo.

 

EL CONTENIDO DE LA EVANGELIZACIÓN: EL MENSAJE

La evangelización es nuestra tarea, pero el camino y el efecto posterior puede ser misterioso, como lo narra Marcos 4: 26-29,

“El Reino de Dios es como un hombre que echa el grano en la tierra; duerma o se levante, de noche o de día, el grano brota y crece, sin que él sepa cómo.

La tierra da el fruto por sí misma; primero hierba, luego espiga, después trigo abundante en la espiga.

Y cuando el fruto lo admite, en seguida se le mete la hoz, porque ha llegado la siega.”

Así, el Señor enseña que gran parte del crecimiento en el Reino de Dios es misterioso y trabaja “no sabemos cómo”.

Sólo una cosa está clara: hay que sembrar la semilla. Eso es “trabajo de uno”.

De hecho, hay que trabajar con ardor para “sembrar la dispersión”.

Por extensión, debemos hacer todo lo posible para preparar bien el suelo, y después de la siembra de la semilla, cultivar.

Pero mucho de lo que es misterioso está más allá de nuestro conocimiento o control.

Con humildad y serenidad debemos también aceptar que hay misterios en cuanto a lo que funciona y lo que no.

El crecimiento a veces sale de la nada sin motivo aparente.

Dios a menudo nos sorprende con repentinos brotes de crecimiento que son difíciles de explicar.

San Pablo desarrolló aún más la paradoja de posibilidades para llegar al mundo de Dios.

Lo que tendemos a pensar que es bueno o no parece malo, puede resultar que a los ojos de Dios no es relevante.

En cambio cuando se ofrece al mundo un mensaje que no es popular, pero es de Dios, resulta misteriosamente exitoso.

Considera este pasaje:

“¿Dónde está el sabio? ¿Dónde el docto? ¿Dónde el sofista de este mundo? ¿Acaso no aconteció Dios la sabiduría del mundo?

De hecho, como el mundo mediante su propia sabiduría no conoció a Dios en su divina sabiduría, quiso Dios salvar a los creyentes mediante la necedad de la predicación.

Así, mientras los judíos piden señales y los griegos buscan sabiduría, nosotros predicamos a un Cristo crucificado: escándalo para los judíos, necedad para los gentiles; mas para los llamados, lo mismo judíos que griegos, un Cristo, fuerza de Dios y sabiduría de Dios.

Porque la necedad divina es más sabia que la sabiduría de los hombres, y la debilidad divina, más fuerte que la fuerza de los hombres.

¡Mirad, hermanos, quiénes habéis sido llamados! No hay muchos sabios según la carne ni muchos poderosos ni muchos de la nobleza.

Ha escogido Dios más bien lo necio del mundo para confundir a los sabios.

Y ha escogido Dios lo débil del mundo, para confundir lo fuerte.

Lo plebeyo y despreciable del mundo ha escogido Dios; lo que no es, para reducir a la nada lo que es.

Para que ningún mortal se gloríe en la presencia de Dios.

De él os viene que estéis en Cristo Jesús, al cual hizo Dios para nosotros sabiduría de origen divino, justicia, santificación y redención, a fin de que, como dice la Escritura: El que se gloríe, gloríese en el Señor.” (1 Cor 1: 20ss).

Este pasaje es sin duda una paradoja para el mundo de hoy y también para los cristianos y muchos sacerdotes que no lo entienden para aplicar en la vida diaria.

Considera algunas de las formas paradójicas y contraculturales en el que San Pablo dice de participar en el mundo.

 

LA CRUZ, NO LA COMODIDAD

Hoy muchos dicen que deberíamos hablar más con ternura.

Que debemos ser más positivos, menos exigentes, más compasivos, que seamos más conocidos por lo que somos que por lo que estamos en contra.

Porque dice que azúcar y miel atraen a más que el vinagre y la hiel.

Pero para San Pablo y el Espíritu Santo no es de recibo esta nota, se nos exhorta a predicar a “Cristo crucificado”, a pesar de que esto es un absurdo al mundo.

No olvidemos de manifestar nuestra alegría, pero incluso al hacerlo, no dejemos de abrazar la paradoja de la cruz.

 

¿MÁS EDUCACIÓN FORMAL? ¿MÁS FORMACIÓN?

El estudio y el aprendizaje tienen su lugar.

Hay que aprender la fe bien y estar preparados para defenderla con paciencia y amor.

Las parroquias tienen que hacer un mejor trabajo de educar en la fe a los que la difunden.

Pero en esto, no debemos simplemente equiparar el aprendizaje con la sabiduría de Dios.

Como señala San pablo, la Iglesia primitiva no sacó todo de las clases educadas, sino más bien de los humildes, los pobres, los innobles, y los no educados.

Ganaron el mundo antiguo no sólo por el aprendizaje, sino también y especialmente, por la alegría, la devoción, el martirio valiente y la virtud sencilla.

 

APOLOGÉTICA, NO DISCULPAS

Ten en cuenta que San Pablo acepta que muchas personas en el mundo nos llamen tontos.

Pero a veces queremos parecer sabios y sofisticados para sintonizar con los demás.

Corremos el riesgo de tratar de hacer que la fe sea demasiado agradable a los demás.

Podemos acabar sutilmente diluyendo las verdades que desafían o retrasando para siempre las verdades “duras”.

Jesús comenzó con las cosas difíciles.

“¡Arrepentíos!”, fue su primera palabra.

Independientemente de los métodos prudenciales que elegimos, no podemos – a través de la prudencia sin fin – posponer para siempre proclamar todo el consejo de Dios, en tiempo y a destiempo.

Piensa en esto

“Muchos de sus discípulos, al oírle, dijeron: Es duro este lenguaje. ¿Quién puede escucharlo? (Juan 6:60).

Sin embargo esa prédica de Jesús ganó el mundo.

Un verdadero apologista no necesariamente ha perdido cuando alguien se burla.
.
Sino sólo ha perdido cuando se produce el error de no anunciar toda la fe.

Porque los interlocutores pueden rumiar lo oído y reconsiderar su posición.

Los que rechazan la verdad pueden arrepentirse.

Pero en cambio la verdad tácita distorsionada o aguada es una victoria total para satanás.

Podemos llegar a este mundo, explicando y exponiendo la racionalidad de la fe.

Pero como cualquier buen apologista sabe, la apologética está en explicar y defender la fe, no en pedir disculpas por ello.

 

PURO ES MÁS AGRADABLE AL PALADAR

La fe que se hace demasiado “aceptable” es casi seguro que no sea fe en absoluto.

Ahora bien, esto puede ser una violación del “Marketing”, pero Dios no está en la recepción de los memos del mundo.

La verdadera evangelización es a menudo paradójica, ya que no encaja fácilmente en las categorías ordenadas de los vendedores y sociólogos, que a menudo están horrorizados “del mensaje”.

Incluso en la Iglesia, muchos hoy demandan que la fe sea semejante a lo que la mayoría de la gente piensa.

Recuerda, Dios ha estado en este trabajo un poco más tiempo que los vendedores y la gente de publicidad.

Sus paradojas tienen una manera de llegar al fondo, en contrapartida a los puntos de vista efímeros y volubles del mundo, que se desvanecen.

 

EL FORMATO DE LA EVANGELIZACIÓN: 6 MODELOS

En The Great Commission: Models of Evangelization, Timothy E. Byerley presenta seis modelos de evangelización que se encuentran en el Nuevo Testamento y cómo se han usado en el catolicismo americano.

Los describiremos, pero con comentarios orientados a la evangelización por internet, porque este artículo se divulga por las redes.

 

MODELO DEL TESTIGO

Este es el modelo de todos los mártires. Pero el martirio a través de Internet no es posible.

El testigo en línea es primordialmente ser abierto y auténtico sobre su propia vida y sus propias luchas.

En lugar de dar una visión edulcorada y tremendamente artificial del cristianismo.

Y al mismo tiempo que muestre cómo tu relación con Jesús te ayuda a obtener gracias a través de retos y te transforma en una mejor persona.

Una cantidad sustancial de la investigación muestra que es mayor el valor de la autenticidad que una presentación muy pulida.

 

EL MODELO DE JERUSALÉN: LA LITURGIA

Este modelo se centra en la liturgia como “la fuente de la evangelización cristiana”, y no sólo, “el objetivo de la evangelización” de acuerdo a Byerley.

La liturgia evangeliza de dos maneras: por su propio poder sacramental y por su belleza.

La verdad se ha perdido en opinión de la mayoría, o la corrección política; la bondad se ha perdido en el voluntarismo; pero la belleza todavía puede llegar a la sociedad de hoy.

Hoy internet permite a través de toda clase de lenguajes audiovisuales mostrar la belleza de la creación, la vida eterna después de la muerte, la belleza de los edificios católicos, de la misa, etc.

 

EL MODELO DE LA PROCLAMACIÓN: LA PREDICACIÓN

Proclamar el mensaje de Dios en el habla o por escrito, siempre ha sido un aspecto importante de la evangelización.

Internet transforma el patrón histórico de la predicación de muchas maneras.

En primer lugar, el hecho de que cualquier predicación o reflexión está disponible, en cualquier momento, a cualquier persona, todo el día.

Un predicador puede ser mucho más especializado.

Un tema puede interesar a una pequeña porción de la población católica.

Y como las audiencias de internet son muy fragmentadas y especializadas, es el medio ideal.

La producción de videos e imágenes cambia la forma en que se predica.

Pasando por varias tomas y permitiendo que los mensajes visuales se intercalen con facilidad.

Los banners devocionales son un gran elemento de esta opción.

 

EL MODELO DE FRATERNIDAD: PEQUEÑAS COMUNIDADES

La fraternidad se basa en los modelos de la Iglesia primitiva, donde las personas se reunían en un grupo y compartían.

Byerley lo relaciona con que Jesús formó un grupo de sus primeros apóstoles.

Pero igualmente aplicable es la vida común compartida por los apóstoles en los primeros capítulos de Hechos.

Estas reuniones de la comunidad forman personas para que puedan luego salir y predicar.

Pero también atrae a los individuos a la comunidad por la propia naturaleza de su propia fraternidad.

El Internet puede tanto promover tal fraternidad.

Puede promover la fraternidad animando a las personas con intereses similares, incluso a bastante distancia, para conectar, por ejemplo, a ministerios de jóvenes católicos en las ciudades pequeñas, o a las madres católicas que educan en casa los niños autistas.

Es un medio muy apto para formar comunidades muy específicas.

También promueve la unión al ayudar a que los introvertidos se sientan bienvenidos.

 

EL MODELO AREÓPAGO: INCULTURACIÓN

La inculturación significa adaptar el Evangelio a la cultura o subcultura sin negar ninguna de sus demandas.

Se llama el modelo Areópago porque en el Areópago, Pablo predicó a los gentiles, y presentó un punto de vista filosófico a diferencia de sus otros sermones registrados en Hechos.

Tiene tres etapas.

(1) cristianismo se introduce por evangelistas que han comprendido la cultura y traducen el Evangelio en términos de lo que la cultura puede entender.

(2) A continuación, se desarrollan nuevas expresiones para el depósito de la fe, que crean una cierta armonía entre el cristianismo y la cultura o subcultura nueva.

(3) Esta expresión cultural fresca, finalmente, se convierte en una nueva comunión eclesial.

Cuando tratamos de llegar a culturas o subculturas especiales hay que tener algunas consideraciones.

(A) el medio cambia el mensaje, por lo tanto hay que ser cuidadoso en la adaptación.

(B) la cultura de Internet no es realmente una sola cultura, sino que cada segmento en línea tiene su propia subcultura.

Es más, la característica de internet es que cada medios o sitio apele a una subcultura en particular.

(C) Internet crea nuevos símbolos, no sólo a través de los nuevos medios para comunicarse, sino una jerga particular y modismos, que hay que aprender para sintonizar.

 

EL MODELO DE LOS PANES Y LOS PECES: LA CARIDAD

El modelo panes y los peces se ejemplifica por la Madre Teresa de Calcuta.

La idea es hacer caridad sin trabajar directamente para el reembolso o la conversión, pero tal caridad luego opera la conversión de la gente.

Este modelo funciona con palabras de Jesús “Cuanto hicisteis a uno de los más pequeños de estos mis hermanos, me lo hicisteis a mí”.

Es tratar de proporcionar lo que se necesita para los que están en mayor necesidad.

Los foros de respuestas católicas proporcionan ayuda a los espiritualmente pobres.

Pero es un reto real ayudar a los físicamente pobres a través de Internet.

Pero hay sitios en que se ayuda a los ancianos solitarios, conectándolos con los estudiantes en países extranjeros que desean aprender el idioma por conversaciones regulares.

Algunas organizaciones católicas han utilizado Internet de forma efectiva para la obtención de apoyo para causas de bien público.

Este apoyo es un aspecto esencial de este modelo, ya que el suministro de alimentos, cuidado médico y educación, cuesta dinero.

También la caridad es esencial para que los medios católicos en internet sigan adelante, como el caso de los Foros de la Virgen María.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: