La Madre Teresa de Calcuta quizás haya sido la gran santa de la misericordia.

Tantos sus palabras, como sus gestos y obras, son un resumen del evangelio.

Por eso en este artículo queremos traer una muestra de su obra y palabras, a través de 10 anécdotas y algunas frases suyas.

Son de mucha enseñanza porque nos muestran los grados en que llega la confianza en Dios.

 

1 – DAR HASTA QUE DUELA

La propia Madre Teresa cuenta el día en que conoció a un mendigo que le dio todo lo que tenía.

“Todos te dan algo y yo también voy a dar de hecho, todo lo que tengo”.

Ese día el mendigo había recibido una sola moneda pequeña, de la dio y dijo:

“Tómalo, Madre Teresa, por tu pobre”.

La Madre Teresa contó luego:

“En mi corazón sentí que el pobre me había dado más que el Premio Nobel porque me dio todo lo que tenía.

Con toda probabilidad, nadie le dio nada más esa noche y se fue a la cama con hambre”.

 

2 – LA AYUDA DEL SEÑOR SIEMPRE LLEGA

Un día, en la casa de la Madre Teresa en Calcuta, había alrededor de trescientos novicias y todos salieron por la mañana.

Una de las novicias que trabajaba en la cocina se acercó a la Madre Teresa y le dijo:

“Hemos planeado mal, no tenemos harina para hacer estas chipaties para el almuerzo”.

Las chipaties son unos panqueques con harina y agua y sin levadura.

La situación parecía sombría: más de trescientas bocas estarían por alimentarse en aproximadamente una hora y media y no había nada con que cocinar. No había comida

Lo que uno esperaría que hiciera la Madre Teresa fue que la Madre tomara el teléfono, llamara a algunos de sus benefactores y los movilizara para encontrar la forma de alimentar a sus hijos.

En cambio, su reacción, su reacción espontánea, fue decirle a esta pequeña hermana:

“Hermana, ¿estás a cargo de la cocina esta semana?

Bien, ve a la capilla y dile a Jesús que no tenemos comida.

Eso está arreglado. Ahora sigamos adelante. ¿Qué sigue?”

Y diez minutos después, tocó timbre en la puerta y llamaron a la Madre Teresa.

Un hombre que nunca había visto antes estaba de pie allí con un portapapeles.

Se dirigió a ella diciendo:

“Madre Teresa, nos acaban de informar que los maestros de las escuelas de la ciudad van a la huelga.

No va a haber clases y tenemos 7000 almuerzos con los que no sabemos qué hacer.

¿Puede ayudarnos a usarlos?”

Dios proveyó para las necesidades de sus hijos.

 

3 – LA BONDAD ES FACILMENTE ENTENDIDA

Cuando la Madre Teresa comenzó su trabajo con los moribundos e indigentes, necesitaba desesperadamente un lugar donde cuidarlos.

Las autoridades locales en Calcuta le ofrecieron una sección del templo a la diosa Kali.

Originalmente estaba destinada a albergar temporalmente a los peregrinos, pero se había convertido en un lugar frecuentado por ladrones, drogadictos y proxenetas.

Cuando circuló la noticia de que el templo estaba siendo usado por una mujer, extranjera y que estaba tratando de “convertir a los pobres al cristianismo”, grupos de personas protestaron en el ayuntamiento.

Algunos fueron a la estación de policía para exigir que la mujer fuera expulsada.

El comisionado de policía prometió hacer exactamente eso, pero primero quería verificar las cosas personalmente.

Cuando el comisionado de policía fue a ver a la Madre Teresa, ella estaba cuidando a un pobre hombre enfermo poniéndole permanganato de potasio en las heridas de las que salían gusanos. El hedor era insoportable.

La madre Teresa trató al oficial con respeto y se ofreció a mostrarle el lugar y lo que hacán.

Él respondió que prefería mirar por su cuenta.

Cuando salió, se encontró con algunas de las personas que se habían quejado de la Madre Teresa y dijo:

“Les di mi palabra de que echaría a esta mujer de aquí.

Pero, antes de hacerlo, tendrás que hacer que tus madres y hermanas hagan lo que ella hace.

Lo hago como única condición para ejercer mi autoridad”.

 

4 – EL BIEN SIEMPRE VUELVE

Un testigo presencial dijo que estaba presente cuando una mujer necesitada, o al menos una que decía estar necesitada, les pidió a las Hermanas por una cantidad equivalente a doscientos dólares.

Esta cantidad era todo lo que tenían las Hermanas.

Sin pedir ninguna prueba de su necesidad, las Hermanas le dieron inmediatamente el dinero.

Poco apareció un hombre alto, un completo extraño para las Hermanas.

Y tocó la puerta de las Hermanas para darles algo de dinero.

La cantidad resultó ser exactamente doscientos dólares.

 

5 – A VECES LO MÍNIMO ES MUCHÍSIMO PARA OTROS

Uno de los colaboradores de una casa de las Misioneras de la Caridad tomó un gusto especial por cierto hombre muy infeliz.

Cuando el colaborador se fue de vacaciones por unos días, le envió una postal a su pobre amigo.

A su regreso descubrió que el hombre había guardado la postal con gran cuidado y por una buena razón.

“Fue la primera vez en toda mi vida que el correo trajo algo dirigido a mí”.

 

6 – CADA UNO DEBE ACTUAR EN SU ZONA DE INFLUENCIA

Un sacerdote inglés había decidido ir a la India a trabajar en los barrios pobres, entre los pobres, y así lo notificó a la Madre Teresa.

Expresó el deseo de unirse a los Hermanos Misioneros de la Caridad, que siguen una regla de vida similar a la hermanas y tal vez incluso más austera que la de las Hermanas.

La madre Teresa lo disuadió diciendo:

“No hagas eso, padre. Quédese donde estás y cuida a los pobres en tu país.

Mis pobres son fáciles de cuidar porque están satisfechos con un pedazo de pan y un paño para cubrir sus cuerpos.

Es por eso que mi trabajo es más fácil que el tuyo.

Los pobres en tu país son pobres de espíritu.

Es por eso que es más difícil deshacerse de su tipo de pobreza”.

 

7 – ESFORZARSE HASTA EN LAS CAUSAS PERDIDAS

En el hogar para los moribundos que las Misioneras de la Caridad tienen en Calcuta había un hombre que tenía cáncer; su cuerpo estaba medio consumido por la enfermedad.

Todos lo habían abandonado por la falta de esperanza en el caso.

La Madre Teresa se acercó a él para lavarlo tiernamente.

Ella se encontró, al principio, solo con el desdén del enfermo.

“¿Cómo puedes soportar el hedor de mi cuerpo?”, preguntó.

Luego, con bastante tranquilidad, el moribundo le dijo:

“No eres de aquí, la gente de aquí no se comporta de la manera en que lo haces”.

Pasaron varios minutos. Y luego el enfermo terminal murmuró una típica expresión india: “Gloria a ti, mujer”.

“No”, respondió la madre Teresa. “Gloria a ti que sufres con Cristo”.

Luego se sonrió el uno al otro. El sufrimiento del enfermo pareció detenerse. Él murió dos días después.

 

8 A VECES DIOS ACTÚA DE LAS MANERAS MÁS IMPREVISTAS PARA CONVERTIR LOS CORAZONES

Un sacerdote irlandés que había trabajado en vano durante años para traer de regreso a un católico distanciado, compartió la siguiente historia.

Cuando la Madre Teresa visitó Irlanda, se organizó un servicio de oración en la catedral local, con un tiempo reservado para que la Madre Teresa se dirigiera a la multitud.

Y por supuesto, ¡el amigo de nuestro sacerdote tenía que estar allí!

Cuando llegó su momento, la Madre Teresa habló simplemente del amor a los más pobres y del amor a Cristo a través de ellos.

Más tarde esa noche, después de que la Madre Teresa se fue de la ciudad, el sacerdote recibió una llamada de su amigo “díscolo”.

“Escucha, quiero volver a la Iglesia”, dijo el hombre.

“¿Qué pasó?”, Preguntó el sacerdote.

“La madre Teresa me habló”, dijo el hombre.

“¿Cómo pudo haber hablado contigo? Había 5,000 personas en la catedral. . .

“Lo sé, pero sus palabras fueron para mí”, respondió el hombre.

El sacerdote entonces preguntó: “¿Y qué te dijo la Madre Teresa?”

“Ella dijo: Dios te bendiga”.

“A menudo te he dicho lo mismo y nunca he sido capaz de convencerte…

“Sí, pero la Madre Teresa lo dijo desde el fondo de su corazón”, respondió el hombre.

Y eso es todo lo que el hombre pudo decir para explicar su decisión de regresar a la Iglesia.

 

9 – DEBEMOS DAR A LA GENTE UN PEQUEÑO EMPUJÓN

Un día, mientras caminAba la Madre Teresa por las calles de Calcuta, un joven se acercó corriendo y se arrodilló para besar los pies de la Madre Teresa.

Él le dijo que iba a casarse en unas pocas horas.

La madre Teresa explicó que, unos meses antes, el joven había sido llevado a la casa de los moribundos de las Hermanas de la Caridad, muriendo de hambre y tuberculosis.

En la casa lo habían cuidado y habían aprendido una ocupación modesta, la de lustrador de zapatos.

Había sido suficiente para permitirle comenzar una nueva vida.

 

10 – LA HUMILDAD PARA ACEPTAR QUE TODO VIENE DE DIOS

El 17 de octubre llegó la noticia de que Madre Teresa había sido galardonada con el Premio Nobel de la Paz de 1979.

Hubo gran alegría entre las Hermanas de la comunidad, pero la primera reacción de la Madre Teresa fue ir silenciosamente a la capilla para orar humildemente y agradecer a Dios por su regalo a los pobres.

Una por una, el resto de las Hermanas la siguieron a la capilla y al unísono cantaron un himno de alabanza y agradecimiento a Dios.

Cuando las Hermanas vieron la cantidad de cámaras de televisión, reporteros de periódicos y personas, incluidos los pobres, que vinieron a felicitarla, rezaron aún más por ella.

Le pidieron a Dios que la ayudara, ya que su voluntad era darle todo esto y darle fuerza y ??salud para que lo padeciera con calma y sin debilitarse.

 

FRASES DE LA MADRE TERESA

“Si una madre puede matar a su propio hijo, ¿qué queda sino que nos matemos el uno al otro?”

 

“Cuando una persona pobre muere de hambre, no ha sucedido porque Dios no se ocupó de él o ella.

Ha sucedido porque ni usted ni yo queríamos darle a esa persona lo que necesitaba”.

 

Alguien le preguntó a la Madre Teresa si alguna vez tuvo problemas de dinero. Ella respondió:

“¿Problemas de dinero? El dinero no me preocupa en lo más mínimo. El dinero siempre viene.

Hacemos todo por el Señor, y él es quien debería preocuparse por nosotros.

Si él quiere que hagamos algo, depende de él que nos otorgue los medios. Si no lo hace, entonces eso significa que no quiere que llevemos a cabo el trabajo y debemos dejar de intentarlo”.

 

“El amor tiene que estar basado en el sacrificio. Tenemos que dar hasta que duela”.

 

“Entrégate completamente a Dios. Te usará para lograr grandes cosas con la condición de que creas mucho más en su amor que en tu propia debilidad”

 

“Somos simplemente instrumentos que hacen su pequeña parte y desaparecen”.

 

“No creo que haya nadie más que necesite la ayuda y la gracia de Dios que yo.

¡Me siento tan abandonada y confundida a veces!

Y creo que es exactamente por eso que Dios me usa: porque no puedo reclamar ningún crédito por lo que se hace.

Por el contrario, necesito su ayuda las veinticuatro horas del día. Y si los días fueran más largos, necesitaría aún más”.

 

“Mientras más podamos almacenar en nuestros corazones a través de la oración silenciosa, más podremos hacer nuestro trabajo.

Necesitamos silencio para poder tocar a las personas.

Lo esencial no es lo que decimos sino lo que Dios nos dice y a través de nosotros.

Todas nuestras palabras serán inútiles si no vienen desde adentro.

Las palabras que no extienden la luz de Cristo aumentan la oscuridad”.

 

“Tenemos que amar a los que están más cerca de nosotros, en nuestra propia familia. El amor luego irá a todos los que nos necesitan.

Tenemos que llegar a conocer a los pobres que están a nuestro alrededor; solo entonces podremos entenderlos y amarlos. Y solo cuando los amemos podremos servirles”.

 

“Se generoso y comprensivo. Que nadie venga a ti sin sentirse mejor y más feliz cuando se vayan.

Sé la viva expresión de la bondad de Dios: con bondad en tu rostro, amabilidad en tus ojos, amabilidad en tu sonrisa, amabilidad en tu cálido saludo”.

 

“Debemos ser santos, no por el simple hecho de ser santos, sino para ofrecer a Cristo la oportunidad de vivir plenamente en nosotros.

Tenemos que estar llenos de amor, fe y pureza, por el bien de los pobres a quienes servimos.

Una vez que hayamos aprendido a buscar a Dios y su voluntad, nuestro contacto con los pobres servirá para hacernos santos a nosotros mismos y a los demás”.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: