Luego de la Epifanía o celebración de los Reyes Magos, al domingo siguiente, celebramos el Bautismo del Señor.

Lo realizó Juan el Bautista, su primo, hijo de Isabel, que había nacido 6 meses antes que él.

bautismo de jesus perugino capilla sixtina

Con esta celebración culmina el ciclo del nacimiento y manifestación de Jesucristo y comienza el ciclo del Tiempo Ordinario en la liturgia de la Iglesia.
.
Es tiempo de desarmar el árbol de Navidad y el Pesebre, pero no olvides leer esto: 10 maneras para mantener vivo el espíritu navideño todo el año.

¿Qué pasó en el Jordán? ¿Qué importancia tiene? ¿Cuál es el significado de Juan Bautista para la historia de salvación?

Ver también:

 

QUE SUCEDIÓ EN EL RÍO JORDÁN

Juan el Bautista fue un mensajero designado por Dios.
.
Antes de que Jesús comenzara su ministerio, Juan había estado anunciando a las personas a lo largo de las regiones de Judea y Jerusalén que se prepararan para la venida del Mesías. 

Él estaba llamando a arrepentirse, a que se convirtieren de sus pecados y ser bautizados. Estaba señalando el camino a Jesús.

Jordania-Betania-rio-Jordán

Entonces Jesús apareció en la escena. Jesús fue a Juan para ser bautizado, pero Juan le dijo que no necesitaba ser bautizado.

“Soy yo el que necesita ser bautizado por ti, ¿tú vienes a mí?”

Entonces Jesús le dijo:

“Que sea ahora. Es apropiado para nosotros hacer esto para cumplir con toda justicia” 

Juan entonces consintió y bautizó a Jesús. Cuando Jesús salió del agua, el cielo se abrió, y el Espíritu de Dios, como una paloma, descendió sobre él.

 Los testigos del bautismo oyeron una voz del cielo que decía:

“Este es mi hijo muy amado, mi predilecto”

 

10 CARACTERÍSTICAS DEL BAUTISMO DE JUAN EL BAUTISTA

 

1. El bautismo de Juan no era un sacramento, sino una señal penitencial.
.
Juan lo administraba a aquella persona que cambiara de vida y procurara seguir su predicación penitencial.

 

2. Es un baptisma metanoias: bautismo de conversión.
.
Juan exigía la conversión, el cambio de vida, como condición para recibir su bautismo.

 

3. El bautismo de Juan se llama también “bautismo de penitencia para el perdón de los pecados”.
.
Sin embargo, no es un bautismo suficiente para alcanzar la salvación de Dios como lo es el bautismo instituido por Jesús.

 

4. El bautismo de Juan tampoco comunica la participación en la vida del Espíritu Santo. 

 

5. El bautismo de Juan es bautismo de agua solamente.
.
El bautismo instituido por Jesús es un bautismo del Espíritu Santo

 

6. No es autoadministrado: aparece con claridad que es Juan quien bautiza.

 

7. No es reiterable, sino definitivo. Todos deben tomar partido, a favor o en contra.

 

8. Destaca el lenguaje apocalíptico de Juan.

 

9. Es provisional: “viene otro detrás de mí que no bautiza con agua, sino con Espíritu Santo y fuego”.







 

10. Permite que Jesús pudiera entrar en el sacerdocio de Melquisedec, para que pudiera ser el Sumo Sacerdote y él mismo ofrecerse como sacrificio por nuestros pecados.

Andrea_del_Verrocchio,_Leonardo_da_Vinci_-_Baptism_of_Christ_-_Uffizi

 

EL MENSAJE DE JESÚS

¿Por qué Jesús fue bautizado por Juan? ¿Necesitaba convertirse, cambiar de vida?

Jesús no necesitaba ser bautizado por Juan, porque no tenía que cambiar de vida.
.
Pero se somete al bautismo de Juan porque de hecho, iba a comenzar “una nueva vida”: su ministerio público, la predicación del reino de Dios.
.
Jesús siguió la costumbre que tenían muchos judíos de la época.

Dice la Palabra que Jesús se hizo semejante a todos los hombres en todo (Flp 2,7).

También Jesús cuando fue a que Juan lo bautizara, hizo un acto de humildad Mt: 3,15.

Es la única persona que podría haber dicho con verdad,

“Yo no soy como el resto de los pecadores” en su lugar ha comunicado al recibir el bautismo de arrepentimiento de Juan el Bautista,

“me cuento como un pecador entre los pecadores aunque he hecho nada malo”

BAUTISMO DE CRISTO.-Joachim Patinir

 

PERO HAY MÁS

Tiene un sentido teológico importante: Jesús se suma a la fila de los pecadores; se hace solidario con la humanidad.

El bautismo de Jesús va más allá de un simple ejemplo de humildad, sino que hay un anticipo de su muerte.

Esto lo vemos claramente en el Evangelio de Juan (Jn 1, 29), el cual usa intencionadamente la figura del “Cordero de Dios” para indicar la Pascua y el sacrificio de Jesús.

Con su bautismo, Jesús es ungido (como lo eran los reyes, sacerdotes y profetas) de manera teofánica como Mesías para una misión.
.
A partir de aquí, en Lucas, el Espíritu Santo mueve la vida de Jesús.

No es que el Espíritu no actuara antes en Jesús, sino que los evangelistas usan esta escena para escenificar la unción de Jesús.

Tal es así que en el siglo II los grupos herejes adopcionistas entendieron que Cristo fue adoptado por Dios a partir de este momento.

A finales del siglo I, los grupos del Bautista son mayoritariamente asumidos por los grupos cristianos, pero el concilio de Trento distinguirá entre el bautismo de Juan y el de Jesús, y entre los sacramentos de la Antigua Alianza y los de la Nueva.

 

JUAN EL BAUTISTA ES UN PERSONAJE CENTRAL EN EL NUEVO TESTAMENTO

Juan Bautista resulta una figura clave para el cristianismo porque fue un precursor del mensaje cristiano y de su rito de iniciación: el bautismo.
.
Esta con un pie en el Antiguo Testamento y con otro en el Nuevo Testamento,
y por eso se lo considera el último de los Profetas judíos.

De Juan Bautista hablan los cuatro evangelios canónicos y el evangelio gnóstico de Tomás.

La fuente profana más relevante es Flavio Josefo, que dedicó un largo apartado de su libro Antiquitates Judaicae (18,116-119) a glosar el martirio del Bautismo a manos de Herodes en la fortaleza de Maqueronte (Perea).

Juan Bautista era de origen sacerdotal, aunque nunca ejerció sus funciones y se supone que se mostró opuesto al comportamiento del sacerdocio oficial, por su conducta y su permanencia lejos del Templo.

Pasó tiempo en el desierto de Judea (Lc 1,80), pero no parece que tuviera relación con el grupo de Qumrán, puesto que no se muestra tan radical en el cumplimiento de las normas legales (halakhot).

De su vida y conducta Josefo señala que era “buena persona” y que muchos “acudían a él y se enardecían escuchándole”.

Los evangelistas son más explícitos y mencionan el lugar donde desarrolló su vida pública – Judea y la orilla del Jordán -, su conducta austera en el vestir y en el comer, su liderazgo ante sus discípulos y su función de precursor, al descubrir a Jesús de Nazaret como verdadero Mesías.

Esto contrasta con la forma de Jesús, que no se distinguió en lo externo de sus conciudadanos: no se limitó a predicar en un lugar determinado, participó en comidas de familia, vistió con naturalidad y cumplió todas las normas legales y acudió al templo con asiduidad, aun condenando la interpretación de la ley que hacían los fariseos.

Juan Bautista, según Flavio Josefo,

“exhortaba a los judíos a practicar la virtud, la justicia unos con otros y la piedad con Dios, y después a recibir el bautismo”.

Bautismo de Cristo

Los evangelios añaden que su mensaje era de penitencia, escatológico y mesiánico.
.
Exhortaba a la conversión y enseñaba que el juicio de Dios es inminente: vendrá uno “más fuerte que yo” que bautizará en espíritu santo y fuego.

Su bautismo era para Flavio Josefo “un baño del cuerpo” y señal de la limpieza del alma por la justicia. Para los evangelistas era “un bautismo de conversión para el perdón de los pecados” (Mc 1,5).

Jesús no rechaza el mensaje del Bautista, más bien parte de él (Mc 1,15) para anunciar el reino y la salvación universal, y se identifica con el Mesías que Juan anunciaba.

Y, sobre todo, hace de su bautismo fuente de salvación (Mc 16,16) y puerta para participar de los dones otorgados a los discípulos.







Entre Juan y Jesús hubo muchos puntos de contacto, pero todos los datos conocidos hasta ahora ponen de manifiesto que Jesús de Nazaret superó el esquema del Bautista (conversión, actitud ética, esperanza mesiánica) y presentó el horizonte infinito de salvación (reino de Dios, redención universal, revelación definitiva).

Jordania-Betania-rio-Jordán-017-2

 

¿JESÚS FUE DISCÍPULO DE SAN JUAN BAUTISTA?

Como la relación entre Juan Bautista y Jesús fue tan directa e intensa, cabría preguntarse si entre ellos hubo una relación de maestro-discípulo.

En primer lugar, Jesús apreciaba a Juan Bautista. Hay dos frases de Jesús que demuestran su estima por el Bautista. Una la recogen Mateo (Mt 11,11) y Lucas (7,28):

“no ha surgido entre los nacidos de mujer nadie mayor que Juan el Bautista”.

Otra está en Marcos (9,13) y aplica al Bautista la profecía de Ml 3,23-24:

“Elías vendrá primero y restablecerá todas las cosas (…).

Sin embargo, yo os digo —afirma Jesús— que Elías ya ha venido y han hecho con él lo que querían, según está escrito de él”.

No cabe duda de que la persona de Juan, su bautismo (cfr. Mt 21,13-27) y su mensaje estuvieron muy presentes en la vida de Jesús.

En segundo lugar, los evangelios señalan con frecuencia que Juan tenía discípulos, entre los cuales algunos se fueron con Jesús (Jn 1,35-37).

No eran, por tanto simples seguidores eventuales; le acompañaban, le seguían y seguramente compartían su misma vida (Mc 2,18) y sus mismas ideas (Jn 3,22).

Flavio Josefo distinguía dos clases de partidarios, unos que le escuchaban con atención hablar de virtud, de justicia y de piedad, y se bautizaban; otros que “se reunían en torno a él porque se exaltaban mucho al oírle hablar” (Antiquitates iudaicae 18,116-117).

En tercer lugar había cierta rivalidad.

Entre los seguidores de Juan hubo quien llegó a plantear a su maestro si Jesús con su conducta estaba mostrándose como un rival (Jn 3,25-27), por tanto no lo consideraban como uno de los suyos.

Entre el cristianismo incipiente y el grupo del Bautista había rivalidad.

Por eso, los autores de los evangelios tuvieron interés por mostrar que Juan es inferior a Jesús y que el bautismo de Juan no era el cristiano, sino sólo un bautismo de conversión.

En cuarto lugar, los evangelios dejan claro en sus relatos que Juan se reconoce inferior: rehúsa bautizar a Jesús (Mt 3,13-17), la voz del cielo revela la dignidad divina de Jesús (Mc 1,9-11).

Y el cuarto evangelio, que no relata el bautismo señala que el Bautista da testimonio de haber visto posarse la paloma sobre Jesús (Jn 1,29-34) y de su propia inferioridad (Jn 3,28).

Sin embargo, por todo esto, no se deduce que Jesús fuera discípulo de Juan el Bautista. Si los evangelistas no detallan que Jesús fue discípulo de Juan es porque no lo fue.

En el supuesto poco probable y nada comprobado de que Jesús hubiera pasado algún tiempo junto a los seguidores del Bautista, no se puede decir que recibiera un influjo decisivo.
.
Jesús más que discípulo fue el Mesías y Salvador anunciado por el último y mayor de los profetas, Juan el Bautista.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: