Dos antiguos documentos dicen que el día 16 de julio de 1480, fiesta del Carmen, la Virgen con el Niño Jesús en sus brazos apareció a dos niños, Donato Nutini y Cornelia Vangelisti, que habían llegado de la cercana zona de Baragazza, para el pastoreo de su rebaño.

imagen madonna boccadirio

Un talentoso y apasionado estudioso de la historia local y del Santuario, el Prof Pablo Guidotti, dice, al final de sus investigaciones: “Por lo que yo sé, pocos Santuarios de la región tienen un fundamento histórico como este de Nuestra Señora de Gracia”.

Sin minimizar una fuerte tradición de cinco siglos, y la atmósfera de gracia que rodea este lugar, los Archivos del Estado de Bolonia nos dan el primero y más antiguo testigo: una “carta anónima” escrita en torno a 1580 por una monja del convento de Santa Catalina en Prato -cuando el recuerdo de la vidente (Sor Brígida) estaba todavía vivo. El otro documento, escrito con sobriedad y sentido crítico, es el denominado “Origen” de Nuestra Señora de Boccadirio de Don Lorenzo Amorotti, párroco de Castiglione del Pepoli de 1609 a 1621, año de su muerte.

 

LA UBICACIÓN

En el territorio de Baragazza, en la comuna de Castiglione del Pepoli, una cuenca verde y un valle que se abren entre el mediodía y el oeste, viniendo desde el valle del río Gambellato, un pequeño afluente del Setta, toma el nombre de Boccadirio en la confluencia de dos torrentes (el Tanone del oeste y el Butrione de Sur) que entre abruptos acantilados y laderas bocosas, convergen en un solo torrente, el Río Davena, que desciende después en el Gambellato pasando bajo los arcos del santuario.

El valle es un lugar solitario, ubicado a 719 mts de altura, rodeado de escarpados y acantilados que lo encierran como en una concha de esmeralda. Arriba, como centinelas vigilantes, dominan las montañas Coroncina y Tavianella, conformando un hermoso paisaje, especialmente durante los magníficos colores de la primavera y finales de otoño, paisaje que todos los visitantes no dejan de admirar. Este es el entorno en el que surge, casi escondido y solitario, el Santuario de los padres Dehonianos.

cuadro de la madonna boccadirio

 

LA APARICIÓN

En el año del Señor 1480, Donato Nutini, niño de tierna edad y Cornelia hija de Mateo Vangelisti, de diez años, ambos de la comuna de Baragazza, Condado del Señorío de Pepoli de Bolonia, pastoreaban su rebaño, conforme al uso del país, en un lugar llamado Boccadirio.

Este lugar está situado lejos de sus hogares, a alrededor de una milla en la parte superior de los Apeninos, en la parte que mira al norte, donde la unión de dos ríos dan el nombre a este sitio de Boccadirio.

Los dos niños, criados en el santo temor de Dios y la devoción a la Virgen de sus padres, un día, mientras el pastoreo de sus rebaños, se pusieron en el lugar a hacer una oración con gran fervor de espíritu pidiendo a la Virgen Madre de Dios, para que se dignase a prestar su ayuda para que ellos sirvieran al Señor y se mantuvieran en santa entrega.

En ese instante la Madre de la Misericordia, que siempre está lista para consolar a aquellos que sinceramente solicitan su ayuda, se aparece vestida con túnica blanca, al otro lado del Río, en un acantilado hacia el oeste, lugar en que luego se construye el altar donde se celebran misas, y se honra especialmente su imagen.

Acercándose la Virgen a los dos niños en un lado del Río, dijo primeramente a Donato que se habría de convertir en sacerdote, como afortunadamente sucedió; y a Cornelia, que se haría monja, lo que también sucedió, añadiendo que ésta siga a la Toscana y le mostrará el monasterio y la forma en que ella se hará monja.

Les pidió luego a ambos que fueran al pueblo de Baragazza para solicitar que en ese lugar se erija un templo en su honor, prometiendo que todos aquellos que fueran devotos frecuentes en ese lugar, estarían bajo la protección de ella y de Dios supremo.

santuario boccadirio fondo

 

EL GRAN PRODIGIO

¿Que sucede en la tierra de Baragazza después de la aparición?

“Origen” escribe: “Ambos niños fueron a sus casas y contaron a todos, con gran júbilo y alegría, la aparición y la revelación … todas las personas, con dedicada devoción espiritual y llenos de temor a Dios y a su Santa Madre, dieron fe y de inmediato comenzaron a hacer en ese lugar, donde la Virgen se refirió a los dos niños, una pequeña iglesia”.

Este primer edificio es hoy un recuerdo, fue demolido a mediados de los’600. De esta descripción se deduce que el pueblo de Baragazza, para obedecer la llamada de la Virgen, construyó una “pequeña iglesia”, situada a la derecha del rio Davena, desde donde los niños habían visto a la Virgen.

Pero en realidad no fue entendido bien el sitio de Nuestra Señora, de modo que cuando -unos veinte años más tarde- se colocó la Santísima Imagen enviada por la vidente Sor Brígida, ésta se encontró varias veces a la mañana siguiente sobre el acantilado más allá del arroyo, donde en realidad “la Madonna fue vista por los dos niños.”

De ahí la convicción de que precisamente en ese otro lugar del río se requería construir el templo, por lo que se emprendió de inmediato la construcción del nuevo edificio.

cuadro externo boccadirio

 

LOS DOS VIDENTES

Amorotti narra la vida de los dos afortunados videntes; un poco mas corta la de Donato, y mucho más intensa la de Cornelia, por su mayor incidencia en los sucesos de Boccadirio.

Donato se da con seriedad a los estudios eclesiásticos. Ordenado sacerdote en 1496 (según los últimos documentos) fue durante algún tiempo capellán en Castiglione del Pepoli.

Más tarde, en 1531, se convirtió en párroco de San Pedro Cirignano, en Mugello; después de una vida santa y laboriosa, murió en 1548. Incluso hoy, después de cinco siglos, se conserva viva, en lo que fue su parroquia, la memoria de este digno sacerdote.

Cornelia, a tres años de las apariciones -como nos asegura la “Carta de Anonima”- impaciente de realizar los deseos de María Santísima, se traslada con sus padres a la Toscana, en busca de su convento como le indica la visión.

Después de visto inútilmente muchos lugares, va a Prato, y aquí, ante el monasterio de Santa Catalina de Siena en Porta Leone, “recuerda la visión, dice la carta, que dijo haber visto claramente, como él estaba bien”.







Cornelia entró en el convento de la tercer Orden de San Domenico di Paola Vernati, y sólo más tarde toda la comunidad se trasladó al monasterio de Santa Catalina.

Cornelia fue inmediatamente aceptada, ”vestida con el hábito monacal” y recibió el nombre de Hermana Brigida, “convirtiéndose en un breve tiempo, claro espejo y ejemplo vivo de la bondad a todas las otras monjas”.

La Virgen la llevó allá no sólo para que se hiciese santa, porque santos debemos ser en cada lugar, sino porque tenía dos misiones que realizar. En primer lugar, plantear, desarrollar y defender el destino de su familia religiosa, “Monjas de Santa Catalina de Siena”; segundo, enviar a su amada montaña, donde había contemplado el rostro de la Madre de Dios, la imagen que se formó en el alma, y hoy es el corazón del Santuario de Boccadirio.

A los treinta años -Continúa la Carta– la Hermana Brígida fue elegida priora sucediendo a la fundadora Paola Vernati.

boccadirio12

 

EL SANTUARIO

El tabernáculo, llamado “Majestad de Sor Brígida”, será sustituido por la nueva iglesia en la segunda mitad del ‘500, construida con valentía “arco sobre arco”, de manera que el altar, con la imagen prodigiosa, está exactamente en el lugar correcto.

Esta iglesia aún no tenía la forma actual, que sólo se logrará a mediados de los años ‘600 y se verá enriquecida por un pórtico al final del mismo siglo.

En 1692 el Cardenal Giacomo Buoncompagni hace una visita pastoral, tiene palabras de admiración por el magnífico y espléndido pórtico de la fachada y el claustro, pero sus dos puertas monumentales del Norte y del Sur, se completarán sólo en 1720, como recuerdan ciertas fechas grabadas en la piedra.

Al mismo tiempo, en las inmediaciones del Santuario, junto con el pórtico se construyó un gran edificio, la “Osteria Grande”, donde los devotos pueden encontrar comida y alojamiento.

En el aniversario del cuarto centenario de aparición, en 1880, la milagrosa imagen fue coronada solemnemente a través de las manos del Cardenal Parrocchi, rodeado de varios obispos y una enorme multitud orante. En memoria de este evento, se iniciaron trabajos de restauración final de la fachada de la iglesia para dejarla en su forma actual.

También a esta región solitaria le afectan los acontecimientos del mundo. En 1796 la Revolución Francesa llega a estas montañas. En 1798 el Directorio Ejecutivo decretó la abolición de todas las fraternidades seglares y, por tanto, también la de la Virgen Boccadirio. Se salva la iglesia, ya que fue declarada una filial de la parroquia de Baragazza.

Después de la restauración y varias tempestades, el 7 de enero de 1925 la dirección y administración del santuario de Boccadirio es adoptada por la Curia del Arzobispado de Bolonia, que designa su propio administrador y un sacerdote custodio del santuario.

El pasaje de la Segunda Guerra Mundial, deja una triste huella incluso en este remoto rincón, tanto en los edificios como en el templo. Gracias a la Madonna no hubo víctimas humanas.

Inmediatamente posterior a la guerra, el arzobispo de Bolonia Cardenal Giovanni Battista Nasalli Rocca realiza su sueño: confía el santuario a un instituto religioso, y en 1947 la Congregación de Sacerdotes del Sagrado Corazón (padres Dehonianos) aceptan los reiterados llamamientos del venerable Pastor y asumen la gestión del Santuario.

La fiesta principal del Santuario es el 15 de Agosto y se festeja también el 16 de julio la Aparición de Nuestra Señora.

interno boccadirio

 

UN MILAGRO DE SOR BRÍGIDA

En 1512 la ciudad de Prato pasaba un grave momento, envuelta en una de las guerras entre los poderosos de la época: España, Francia, los Medici. Las tropas españolas, en nombre del Rey de Nápoles y desafiando el dominio de Florencia, “los Médici”, llevaron a cabo en Prato una horrible carnicería, evaluada por algunos historiadores en no menos de seis mil víctimas. En Prato estaba nuestra hermana Brigida con su monasterio y sus hermanas e hijas.

Mujer de fe, de oración, de sabiduría, se recomienda a su divino esposo Jesús Crucificado y a su amada Madonna de Boccadirio; en secreto envía a las jóvenes monjas, una docena, a la tierra de Baragazza para preservarlas de la previsible desgracia, luego se dirige al terrible capitán que está decidido a destruir el monasterio, y con el crucifijo en la mano le pide que respete el lugar santificado para la oración y reservado para las monjas.

Frente a tanta valentía de una fe sin miedo, el capitán depone su actitud, y cambia de lobo a un mansito cordero. Así que el convento no será destruido ni ultrajado, y será defendido y custodiado por aquellos que sólo querían destruirlo a hierro y fuego.

La Hermana Brigida permanece por cuarenta años en su humilde y diligente servicio de Priora, hasta que, a los setenta años, enferma, y después de tres años de cruz, en paz y silencio, en el año del Señor 1543, va a encontrar a su amada Madre del cielo.







Fuentes:

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: