En un convento del estado de Indiana Nuestra Señora hizo una serie de apariciones, a partir de 1956.

Para pedir por la consagración de Estados Unidos de Norteamérica a la Inmaculada Concepción.

Tomando como modelos de virtud y pureza a la Santísima Trinidad y la Sagrada Familia

ns de america chica







La hermana María Ephren (Mildred Neuzil) era una religiosa del convento de Ciudad Roma, localidad del estado de Indiana, EE.UU.
.
Cuando el 26 de septiembre de 1956 se le apareció, por primera vez, la Santa Madre de Dios.

Repuesta de su sorpresa, escuchó la dulce voz de la Virgen diciéndole que había venido para recompensar el reconocimiento que los Estados Unidos de Norteamérica tenían por la Inmaculada Concepción, a través, principalmente, de su Santuario en Washington D.C., su capital.

Cuando la hermana Mildred le preguntó a Nuestra Señora cual era su voluntad, esta le contestó que los Estados Unidos debían enfocarse en la virtud de la pureza.

Y tomar a la Santísima Trinidad (Dios Padre, Dios Hijo y Espíritu Santo) y a la Sagrada Familia (Jesús, María y José) como modelo y meta.

 

APARICIONES Y APOYOS

Fue en Brooklyn en 1916 cuando nació una niña de padres austríacos. Su nombre Mildred María Neuzil, iba a entrar en la vida religiosa a la tierna edad de 13 y profesar como religiosa en 1933.

Ella murió el 10 de enero de 2000, a los 83 años y manteniendo una vida oculta, hasta entonces, despreciando incluso la propagación de su imagen, y manteniendo su misticismo privado.

Recién ahora está llegando a ser conocida como la vidente en la aparición con el título “Nuestra Señora de América”.

En vísperas de la fiesta de los mártires de América del Norte, 25 de septiembre de 1956, la Virgen se apareció a Sor Mildred María Neuzil durante una hora a solas con el Santísimo en la capilla en la ciudad de Roma, Indiana.

En 1938, Sor Mildred comenzó a tener experiencias espirituales.
.
Pensó poco en ellas, asumiendo todos los religiosos las tienen.
.
Con su aumento durante los próximos diez años, se decidió llevarlo a su confesor, que le advirtió de un posible exceso de imaginación activa.
.
Como estas visitas derivaron en un programa específico que María le pidió que se propagara, ella se volvió hacia su obispo, Paul F. Leibold, como Nuestra Señora había sugerido.
.
El Obispo Leibold, más tarde el Arzobispo de Cincinnati, Ohio, sería su director espiritual desde 1940 hasta 1972, cuando murió de una muerte prematura debido a un aneurisma.

Inspirada por la Santísima Virgen, el 5 de octubre de 1956 la hermana Mildred escribió una oración a “Nuestra Señora de América” que junto a la medalla que mandó acuñar.

Recibió aprobación formal en 1963 con Imprimatur de Monseñor Paul F. Leibold, por entonces obispo auxiliar y vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati.

Monseñor Leibold autorizó también la impresión de los mensajes que la Virgen le había transmitido a la religiosa.

ns de america de pie

El Arzobispo Leibold se había vuelto tan convencidos de la autenticidad de estos mensajes que puso su sello en el esquema de la medalla que Nuestra Señora le había pedido a Mildred .

El 13 de octubre de 1956, casualmente el día en que se conmemora la última aparición de la Virgen de Fátima, la Santa Madre pidió expresamente que una estatua de Nuestra Señora de América fuese entronizada en el Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción de Washington D.C.

Señalando ese punto de la capital estadounidense como lugar especial de peregrinaciones y protección para aquel país.

Nuestra Señora prometió que si sus hijos, en los EE.UU., escuchaban sus advertencias y satisfacían sus peticiones, habría mayores milagros que los que anunció en Lourdes y Fátima.
.
Aclarando con marcado énfasis que ello solo se lograría a través de los obispos norteamericanos a quienes llamó “sus hijos dilectos”.

Muy significativo fue el respaldo que Mons. Raymond Leo Burke, dio a esta devoción como Arzobispo de St. Louis, Missouri, después de recopilar todas las aprobaciones que de la misma hiciera la Jerarquía Eclesiástica.

La hermana Mildred pasó los siguientes veinte años de su vida dedicada a difundir los mensajes y la devoción de Nuestra Señora de América.

Antes de su fallecimiento, acaecido el 10 de enero de 2000, encomendó a Sor Teresa Joseph Fuller (Patricia Ann) que se hiciese cargo de la devoción y su difusión, advirtiéndole que padecería ataques y tribulaciones de toda índole.

Por esa razón, debería luchar denodadamente como lo había hecho ella en persona pidiéndole, especialmente, “preservar la pureza y la integridad del mensaje a toda costa y defenderlo, de ser necesario, con su propia vida”.

En eso la religiosa fue inflexible dadas las falsedades que se habían propagado en los últimos años. Y es que al momento en que la religiosa efectuó esas advertencias,

Satanás, valiéndose de gente ignorante y carente de discernimiento, atacaba sistemáticamente la devoción.

Por esa razón, el movimiento se había dividido y el mensaje contaminado, al recurrir a la antigua y nefasta herejía de que “el fin justifica los medios”.

La fundadora también legó sus bienes, derechos autorales y beneficios a su congregación.

Hoy en día el convento de las Hermanas Contemplativas de la Santísima Trinidad en Fostoria, Ohio, donde la Hermana María Mildred Ephrem Neuzil pasó los últimos veinte años de su vida, es el único centro asociado directamente con la visión.

Dedicado a la difusión del mensaje, en consonancia con el mandato que dio la vidente a los efectos de difundir la devoción en la forma pura y generosa que Nuestra Señora en persona señaló para fomentar la comprensión profunda de la vida.

altar de ns de america

 

PROMESAS Y ADVERTENCIAS

Nuestra Señora prometió que mayores milagros que los concedidos en Lourdes y Fátima serían otorgada en los Estados Unidos si lo hacemos como ella desea.

Sor Mildred dijo que la Virgen se llamó a sí misma Nuestra Señora de América, en respuesta al amor a sus hijos en Estados Unidos.

Este título es un signo del placer de Nuestra Señora en la devoción de sus hijos de América hacia ella, y esta visita es una respuesta al anhelo, consciente o inconsciente, en el corazón de sus hijos en Estados Unidos.

Estados Unidos debe llevar al mundo a la paz, la paz de Cristo, la paz que trajo con él desde el cielo:

“Queridos hijos, a menos que Estados Unidos acepte y lleve a cabo fielmente el mandato que le otorgó el cielo para guiar al mundo hacia la paz, vendrá sobre ella y todos los pueblos los grandes estragos de la guerra y un sufrimiento increíble.

Sin embargo, si los Estados Unidos son fieles a este mandato del cielo y fallan en la búsqueda de la paz, porque el resto del mundo no acepta o coopera, los Estados Unidos no van a cargar con el castigo a punto de caer “.







“Llora, pues, querida hija, llora con tu madre por los pecados de los hombres”, dijo María.

“Intervenir ante el trono de la misericordia, por el pecado del mundo es abrumador y el castigo no está muy lejos”.

“Es la hora más oscura, pero si los hombres se vuelven a mí, mi corazón inmaculado hará brillar de nuevo la misericordia que mi hijo va a derramar a través de mis manos.”.

“Mucho sufrimiento si mis deseos no se cumplen llegará a esta tierra.

Si mis advertencias son tomadas en serio y suficiente cantidad de mis hijos se esfuerzan constantemente y fielmente por renovar y reformarse a sí mismos, entonces no habrá una guerra nuclear.”

Dolor de una madre. Si uno fuera a tratar de capturar la esencia de estos mensajes es la agonía de una madre que quiere a sus hijos.

Que en cambio contemplan su Inmaculado Corazón traspasado por la indiferencia y la ingratitud de los cristianos que prefieren la oscuridad a la luz.

De hecho, se refiere específicamente a nuestra época como “la más oscura.”

En la víspera de la fiesta de su aparición en Lourdes, 10 de febrero, Nuestra Señora dijo estas palabras tristes:

“Querida hija, me preguntas por la espada y la profunda herida que se ha hecho en mi corazón.

Es la espada del dolor por mis hijos que se niegan a dejar que les enseñe el camino verdadero.

Sólo hay un camino hacia el Padre, mi hijo, sólo una forma de unión eterna.

Es el camino de la humanidad divina.

Es a través de mi Hijo, el Unigénito del Padre, que las almas alcanzarán la perfecta unión con la divinidad, tan perfecta como la naturaleza humana es capaz, con la ayuda de la gracia”.

En octubre 13 de 1956, Nuestra Señora volvió a aparecer como Nuestra Señora de América, pero en lugar de un lirio en la mano llevaba con las dos manos, una pequeña réplica del Santuario de la Inmaculada Concepción.

“Este es mi santuario, mi hija. Estoy muy contenta con él. Diles a mis hijos que les doy las gracias.

Vamos a terminarlo rápidamente, y lo convertirán en un lugar de peregrinación. Será un lugar de maravillas. Lo prometo.

Yo bendigo a todos aquellos que, ya sea por la oración, el trabajo, o ayuda material, ayuden a construir este templo.”

Según Mildred, la Virgen hizo hincapié en su deseo de que el Santuario de la Inmaculada Concepción en Washington, DC, se transformara en un lugar de peregrinación especial, ya que se le había honrado con su imagen y este título de “Nuestra Señora de América, la Virgen Inmaculada “.

El 15 de noviembre de 1956, Nuestra Señora le pidió a la hermana hacer un dibujo de su primera aparición, y pidió que la estatua se hiciera de acuerdo con esta imagen y que se colocará en el santuario después de ser solemnemente en procesión.

Ella desea ser honrada de una manera especial como “Nuestra Señora de América, la Virgen Inmaculada”.

Nuestra Señora prometió que la colocación de su estatua en el Santuario Nacional sería una salvaguarda para el país, y la colocación de su imagen o una estatua en el hogar una garantía para la familia.

Fuertes advertencias fueron repetidas por la Virgen en 1957 y 1958, y de allí en adelante. Sor Mildred debe decirle a los obispos de los Estados Unidos lo que la Virgen desea y cómo quiere que se lleve a cabo. La Virgen habló:

“A menos que mis hijos reformen su vida, sufrirán una gran persecución.

Si el hombre no va a tomar sobre sí la penitencia necesaria para expiar sus pecados y los de los demás, Dios en su justicia tendrá que enviar el castigo necesario para expiar sus pecados.”

En agosto de 1957 María dice:

“¿Qué voy a hacer, hija de mi corazón, cuando mis hijos no vienen a mí?. La falsa paz de este mundo los atrae y al final los va a destruir.

Piensan que han hecho lo suficiente con consagrarse a mi Inmaculado Corazón. No es suficiente.

Lo que pido es más importante y muchos de ellos no me lo han dado.

Lo que pido y seguiré pidiendo es una reforma de vida. Tiene que haber santificación desde dentro.”

El tiempo es corto y la eternidad para siempre. Los mensajes que siguieron a las advertencias denotan muchos de los castigos terribles por venir en este mundo y el sufrimiento eterno en el siguiente para los que nieguen sus advertencias y el amor misericordioso de su Hijo.

“¡Date prisa, mi hija, porque el tiempo es corto, pero el castigo será largo, y para muchos, para siempre.

Dígale a los obispos de los Estados Unidos. . . dar a conocer los anhelos de mi Corazón Inmaculado para establecer el reino de mi Hijo divino en el corazón de los hombres y así salvar del flagelo de los cielos”.

medalla ns de america 

LA MEDALLA

Nuestra Señora también pidió que se acuñara una medalla en la forma de un escudo con forma de arco y en torno a su imagen estas palabras: “Por tu santa e Inmaculada Concepción, oh María, líbranos del mal”.

En el reverso de la medalla de Nuestra Señora le pidió un escudo de armas de la familia católica, que simboliza la inhabitación de la Trinidad.

Aquellos que usen la medalla con gran fe y ferviente devoción a María recibirá la gracia de la

“intensa pureza de corazón. . . los pecadores recibirán la gracia del arrepentimiento y la fuerza espiritual para vivir como verdaderos hijos de María. . .

Será un escudo para proteger contra los malos espíritus. . . y San Miguel mismo estará a su lado para disipar sus temores a la hora de la muerte”.

sor mildred Neuzil

Sor Mildred Neuzil

 

NUESTRA SEÑORA PIDE A LA JUVENTUD

El 11 de febrero de 1958, Sor Mildred escribió en su diario:

“La Virgen me hizo saber que ella está especialmente interesada en la juventud de nuestra nación. Son ellos los que van a ser los líderes de la renovación de la faz de la tierra.”

“Pero los jóvenes deben estar preparados, y esto debe ser hecho inculcando en ellos el conocimiento de la Divina Misericordia de tal manera que la Presencia Divina se convierta, por así decirlo, en un parte íntima y necesaria de su vida en la vida diaria.”

Esto es lo que la Virgen está trabajando porque este es el gran deseo de su Divino Hijo.

Una medalla que Nuestra Señora pidió, que será el escudo contra el mal, la imagen o la estatua de Nuestra Señora, la protección de la casa, la estatua del Santuario en Washington, DC, una salvaguardia especial para nuestro país Estados Unidos.

A los Estados Unidos, en particular, está siendo dada una enorme, pero privilegiada, oportunidad de dirigir a todas las naciones en una renovación espiritual, tan necesaria, tan importante, tan vital.

La hermana Mildred escribió:

“San Miguel vino a mí una noche, poco después de la visita de Nuestra Señora, con una antorcha encendida inmensa.

La llevó hacia mí diciendo: ‘Mi hermana pequeña, se debe llevar esta antorcha a través del mundo.  Volvió a la noche siguiente en la misma forma”.

“Al día siguiente estaba interiormente iluminada durante la misa y se me hizo saber que aquellos, en particular los jóvenes, que están dispuestos a seguir con entusiasmo a la Virgen en su gran batalla contra el mal, llevarán el título especial de ‘portadores de la antorcha de la Reina’.

Esta antorcha, por supuesto, es el Amor Divino, pues es sólo el amor que vence al odio y todo lo que el odio trae consigo “.

vitral ns de america fondo

 

LAS PALABRAS DE SAN JOSÉ, MARZO DE 1958

“La paternidad es de Dios, y debe tomar una vez más el lugar que le corresponde entre los hombres.

Mi protección especial al Santo Padre y la Iglesia debe ponerse en unión de él. Dios quiere que le hagan saber a él para que pueda recibir consuelo”.

“Jesús, María y mi corazón puro, siempre oculto y desconocido, será ahora honrado de una manera especial.

Que mis hijos en honor de mi corazón puro de una manera especial reciten en el Primer miércoles del mes los misterios gozosos del Rosario en la memoria de mi vida con Jesús y María y al amor que sentía por ellos y el dolor que sufrí con ellos.

Vamos a recibir la Sagrada Comunión en unión con el amor con el que he recibido al Salvador por primera vez y cada vez que lo tenía en mis brazos.”

Fuentes:

 

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: