Maria Bambina, Italia ( 8 de septiembre)

[Imprimir] [Enviar x Email]

La Niñez Santa de la Virgen, bajo la imagen de Nuestra Señora como una niña, es honorada en México, Polonia e Italia con distinto nombre. Varios santos contemplaron a la Madre como un bebé, S. Juan Eudes, S. Jose de Cupertino y el Padre Pio entre otros

S. Francisco de Asis es acreditado por haber preparado el primer pesebre de Navidad y en popularizar las Estaciones de la Cruz. Este gran santo entendió que las imágenes santas podrían ser utilizadas enseñando como instrumentos que podían estimular el alma a un amor más grande de Dios.

Esto sucede con la  imagen de Maria Bambina venerada en el Convento de las Hermanas de la Caridad en Milán, Italia. Simplemente mirar esta imagen encantadora de Nuestra Santísima Madre como un bebé mueve el corazón a una gran ternura para nuestra Madre Celestial.

Gran número de fieles llegan al Convento de Maria Bambina en Milán para traer sus peticiones a María Niña. Especialmente, las parejas, que tienen dificultad en concebir a menudo van allí orar para el regalo de un bebé. Muchas regresan posteriormente al convento con su recién nacido a dar gracias a Maria Bambina por haber contestado sus oraciones.

 

EN MILÁN

El documento más temprano que conmemora la celebración de la Natividad de la Madre de Dios viene del siglo VI. S. Romanus, el gran poeta eclesiástico de la Iglesia griega, compuso un himno (“Hymnogr Graeca).

La devoción a Maria Bambina en la ciudad de Milán puede ser rastreada desde el año 1007, el año en el que la iglesia de Santa Maria Fulcorina fue dedicada a “el Misterio de la Natividad de María”. Finalmente la iglesia llegó a ser la Iglesia Catedral de Milán, Santa María Mayor.

En 1251 el Papa Inocencio IV otorgó en perpetuidad una indulgencia plenaria para los que visiten la Catedral en la fiesta de la Natividad de María (septiembre 8). Desde ese momento, los cumpleaños de María fueron celebrados con gran solemnidad.

Una nueva y la iglesia más hermosa fue construida, cuyo altar mayor, el Papa Martin V consagró en 1418. El Duomo presente fue consagrado más de 100 años después en 1572 por S. Carlo Borromeo que lo dedicó oficialmente en honor al Nacimiento de María.

Sobre la entrada principal de la catedral aparecen las palabras en letras de bronce: “Mariae Nascenti,” significando, “el nacimiento de María”. (La tumba de S. Charles Borromeo está en la cripta del Duomo).

 

BREVE HISTORIA DE MARÍA BAMBINA

Los orígenes históricos del culto del nacimiento de María no se conocen bien, los primeros vestigios pertenecen a la liturgia oriental.

Si abrimos el calendario occidental de la Iglesia oriental griega nos encontramos con que el año litúrgico no comienza a finales de noviembre sino el 1 de septiembre. Así, el primer evento grande del año nuevo cristiano es el nacimiento de María.

Los latinos, alrededor del siglo VIII, los griegos tomaron este festival que se extenderá desde Roma y luego en toda la Iglesia occidental.

En Milán, el culto del nacimiento de María parece datar del siglo X, mientras que la catedral de la “naciente María” se dedicará 20 de octubre 1572 por San Carlos Borromeo.

No muy lejos de la catedral, en la casa madre de las Hermanas de la Caridad, en Santa Sofía, se abre un santuario, una cuna de bronce dorado contiene una imagen milagrosa de María Bambina.

¿Cual es el origen y la historia es esta imagen?

Alrededor de los años 1720-1730 la hermana Isabella Chiara Fornari, franciscana de Todi, moldeó las caras en cera de Jesús y María bebés, fue esta la expresión de la devoción a los misterios de la infancia de Jesús y María, típica del ‘700.

Una estatua de cera, que representaba a María en pañales, fue a dar al obispo Albérico Simonetta, y a su muerte (1739), la imagen fue a las Hermanas Capuchinas de Santa María de los Ángeles en Milán, que difundieron la devoción.

Los años 1782 a 1842 marcaron la abolición, en primer lugar decretada por el emperador José II y luego por Napoleón de las congregaciones religiosas. Durante la supresión de las congregaciones religiosas la imagen estaba en la custodia de la hermana Barbara Viazzoli, la última hermana capuchina que tenía la imagen a su cuidado.Ella lo llevó con ella a la ex-monasterio de la Lateranensi Canonichesse en Via dell ‘Annunciato donde algunas hermanas vivían juntas en privado.

A su muerte se le dio al pastor de la iglesia de San Marco, P.Luigi Bosisio, que a su vez la confió a la Madre Superiora Teresa Bosio de las Hermanas de la Caridad en el Hospital Ciceri en 1842, congregación religiosa fundada en 1832 por Bartolomeo Capitanio. Estas monjas que la gente más tarde ha llamado ‘de Maria Bambina’, presentes en Milán en marzo de 1842, habían sido llamadas para la atención hospitalaria a los enfermos. En Ciceri, las monjas y los enfermos pronto confiarían en Maria Bambina para la fuerza, la esperanza y la protección.

En Abril 24,1876 la imagen de cera fue llevada a su actual ubicación en la Casa Madre de las Hermanas de la Caridad

Durante este tiempo, la devoción a María Bambina se limitó sobre todo a las hermanas y novicias de la comunidad religiosa. La imagen fue expuesta por lo general en el noviciado y se trasladaba a la capilla sólo en la Natividad de María  (8 de septiembre) y durante la octava.

El tiempo y los acontecimientos dejaron su impronta en la cera.  La cara se convirtió en descolorida y poco atractiva, a tal punto que “era más probable que extinguiera la devoción que la despertara”. Cada año, se tomaba del arcón y era llevada a la capilla, sólo en la Natividad de María y en la octava

Es 1884. En la crónica del año se lee: “… siete horas de 9 de septiembre 1884 … La madre va a visitar a los enfermos en la enfermería, y lleva la estatua sagrada, va de cama en cama, entregándola a las hermanas enfermas”

Sor Josefina Woinovich estaba postrada en cama y con dolor insoportable debido a la parálisis de sus brazos y los piesEl 8 de septiembre pidió a la Madre General Nazari llevar la imagen de María Bambina a la enfermería para permanecer cerca de ella durante la noche.  A la mañana siguiente la Madre General llevó a María Bambina, vieja, gastada y gris a las hermanas enfermas y a otros en la enfermería para que pudieran venerar a Nuestra Señora. En la enfermería una novicia Julia Macario, que era incapaz de moverse debido a su grave enfermedad, tomó la imagen de la niña María en sus brazos tiernamente y le rogó a María la gracia de recuperar su salud. Inmediatamente se curó milagrosamente

Desde entonces, el 9 de septiembre de cada año, se celebra el “día del milagro”.

After this miracle, the venerated simulacrum was kept in Mother General Nazari’s room.Después de este milagro, la estatua se mantuvo en el cuarto de la Madre General de Nazari. El 18 de octubre de 1884, la fiesta de la Maternidad de María, María Bambina, con vestido nuevo se coloca en una cuna hermosa, se realizó de una manera solemne y se la pone entre dos candelabros en una habitación del primer piso como su capilla provisional.  Ahí las hermanas se detenían para pasar tiempo en oración en el único banco previsto.

En los meses siguientes, las hermanas Crocifissa Mismetti y Giuseppa Woinovich se curaron milagrosamente por intercesión de María Bambina. Muchas gracias y milagros provienen de la devoción a María Bambina, es por eso que estas Hermanas de la Caridad han llegado a conocerse como las Hermanas de María Bambina.

El 16 de enero de 1885, las Hermanas comenzaron a notar una sorprendente transformación en la imagen de Maria Bambina que pasó de tener aspecto amarillo y de color gris mate a cálidos tonos carne, mientras que sus características fueron convirtiéndola en tan hermosa como el rostro de un bebé viviente.

La “Santa Madonnina” se hizo famosa en la ciudad y que toda la multitud se apresuró a la estatua para venerar la infancia de la Virgen Madre y obtener de ella gracias extraordinarias. Esta misma imagen de Maria Bambina es la que hoy se venera en la Casa Madre en Milán.

Estos hechos dan lugar a un nuevo período de la devoción a María Niña:

1885, 2 de junio: la estatua se coloca en una capilla más grande, para facilitar la afluencia de los fieles;

1886, 6 de febrero: Monseñor. A. Polin, Obispo de Adria y Rovigo, celebra la primera misa ante la imagen sagrada;

1887, 24 de mayo:  en Brescia es bendecido en la primera iglesia dedicada a María Bambina;

1888, 8 de septiembre: la Madre General Clementina Lachmann llevó a María Bambina a la nueva capilla. La Madre General Nazari murió en enero 1888 sin ver la terminación de la capilla que tenía en mente.

“Fueron años marcados por una avalancha de gente: esto se extiende la devoción popular. Muchas gracias obtenidas.

En 1904, la entonces Superiora General, Sor Angela Ghezzi, solicitó y obtuvo permiso de la Santa Sede para la coronación de la estatua milagrosa. La ceremonia se lleva a cabo el 31 de mayo de ese año; el Cardenal Ferrari, asistido por otros obispos, pone una corona de oro en la pequeña efigie. El gesto fue interpretado por muchos, y especialmente por los religiosos, como una respuesta a la oración a la Virgen, desde hace mucho tiempo, por el joven fundador Bartolomeo Capitanio, quien se dirigia a María, pidiéndole que se “levantara de la cuna” y que los bendiga a todos.

El 9 de septiembre de 1909 la Madre Superiora Ghezzi obtiene de San Pío X la indulgencia plenaria para el 8 de septiembre en todas las capillas de las Hermanas de la Caridad.

El hijo de María acompaña a los acontecimientos tristes y alegres de años sucesivos fueron los años de la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial.

El 9 de septiembre 1934 la celebración del quincuagésimo aniversario del primer milagro y 26 de abril 1935 se celebra en el santuario la Santa Misa del Jubileo de la Redención. La gente se reúne en oración por el don de la paz. La Segunda Guerra Mundial estalló.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el 24 de octubre de 1942, la Casa Madre fue alcanzada por las bombas incendiarias.

El 21 de noviembre de 1942, durante la guerra, el día que se conmemora el centenario de la estatua en el instituto, el Papa Pío XII llama a las hermanas a “implorar a la Niña Celestial el retorno de la paz ” (Vaticano, 13 de noviembre de 1942). La situación, sin embargo, empeora aún, la guerra se cobra su peaje y causar dolor, desesperación y destrucción. Milán, al igual que muchas otras grandes ciudades, se convierte en objetivo de numerosos atentados y represalias. Se teme por el destino de la estatua.

En febrero de 1943 la Madre General Reali tuvo que llevar la imagen a un lugar seguro en la Via Maggianico de Lecco

Durante los días del 15 y 16 de agosto de 1943 con el bombardeo constante, el santuario y la Casa Madre quedaron en ruinas. Bajo los escombros hay numerosos ex-votos retorcidos y ennegrecidos: se recoge como “fragmentos” de la protección, de la esperanza y la seguridad de la Virgen. Sin embargo, la destrucción del templo no disuadió a las hermanas y al pueblo de Milán de la celebración de la Fiesta de la Natividad de María, sobre las ruinas.

El 4 de septiembre de 1945, Maria Bambina regresó a Milán. Después de una celebración de tres días en su honor, en una capilla cerca de la Visitación, que se instaló provisionalmente en una capilla que funcionó como una temporal Casa Madre, mientras que la actual Casa Madre estaba en construcción.

El 5 de octubre 1951 se puso la primera piedra del nuevo santuario, el 18 de noviembre de 1953 la imagen fue trasladada al nuevo santuario, que será consagrado el 20 y 21 de noviembre de 1953 por Ildefonso Schuster, arzobispo de Milán.

En la semana del septiembre 8 a 15 de 1984 se celebra el centenario del primer milagro, y mas tarde el 4 de noviembre el Papa Juan Pablo II, se hace presente en Milán para la celebración de las fiestas en honor de San Carlos Borromeo, y visita el santuario.

Cada año en la Fiesta de la Natividad de María, las Hermanas tocan con pequeños trozos de algodón a la imagen milagrosa. Estas piezas de algodón se distribuyen como sacramentales de los que tienen una devoción a María Bambina.

El centro de la devoción a María Bambina se basa actualmente en la capilla interior de la Casa Madre de las Hermanas de la Caridad situada en Milán, Italia, en la Via Santa Sofía 13. Las Hermanas de la Caridad son los guardianes de la milagrosa imagen de cera de la Santísima Infanta.


Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:



Publicado en: 00 Todas las Advocaciones, 09 Septiembre, ADVOCACIONES Y APARICIONES, Foros de la Virgen María, FOROS DE LA VIRGEN MARÍA -- Etiquetas:

Share This Post