El último domingo del año se festeja la Fiesta de la Sagrada Familia.

Que celebra la unidad de la familia humana.

Sagrada Familia es el nombre dado a la unidad de la familia de Jesús: Jesús el Hijo de Dios, su madre la Virgen María, y su padre adoptivo José. 

sagrada familia de murillo







En la santa morada de Nazaret Jesús transformó la vida familiar.
.
La bendijo como el plan de Dios para toda la raza humana y la primera sociedad.
.
La familia cristiana ha sido elevada en Cristo a un sacramento, a un vehículo de la gracia y un signo de la presencia de Dios. 

La Iglesia anuncia que el matrimonio cristiano y la familia fundada sobre él es una vocación y una respuesta a la llamada del Señor.

En la Sagrada Familia de Jesús, María y José, aprendemos el camino del amor en la Escuela de Nazaret.

Recomendamos especialmente leer:

 

HISTORIA DE LA DEVOCIÓN

La devoción a la Sagrada Familia nació en Belén, junto con el Niño Jesús.
.
Los pastores fueron a adorar al Niño y, al mismo tiempo, le dieron honor a su familia.
.
Más tarde, en una forma similar, los tres Reyes Magos llegaron de Oriente para adorar y honrar al Rey recién nacido con regalos de oro, incienso y mirra.

Sabemos muy poco acerca de la vida de la Sagrada Familia a través de los Evangelios canónicos.

sagrada familia de durero

La Escritura nos dice prácticamente nada sobre los primeros años y la adolescencia del Niño Jesús.

Todo lo que sabemos son los hechos de la estancia en Egipto, el regreso a Nazaret, y los incidentes que se produjeron cuando el niño de doce años acompañó a sus padres a Jerusalén.

Varias obras no canónicas, incluyendo la Evangelio de la infancia de Tomás, tratan de llenar los espacios en blanco.

La devoción a la Sagrada Familia es un fenómeno reciente.

El culto de la Sagrada Familia creció en popularidad en el siglo XVII, y varias congregaciones religiosas han sido fundadas bajo este título.

El 26 de octubre 1921, la Congregación de Ritos (bajo el Papa Benedicto XV) inserta la Fiesta de la Sagrada Familia en el calendario general de rito latino.
.
Hasta entonces se había celebrado a nivel regional. 

Papas anteriores (especialmente Leo XIII) promovieron la fiesta como una manera de contrarrestar la ruptura de la unidad familiar.

Hasta 1969, la fiesta de la Sagrada Familia se mantuvo en el primer domingo después de la Epifanía (6 de enero).

Fue trasladado a la fecha actual en 1969.

 

EL MENSAJE

El significado de la fiesta se patentiza cuando llegamos a entender las verdades más profundas que revela.

Nos enseña acerca de Jesús, María y José y sobre cada uno de nosotros y de nuestras propias familias.

La Fiesta de la Sagrada Familia no es sólo acerca de la Sagrada Familia, sino de nuestras propias familias también.
.
El objetivo principal de la fiesta es presentar la Sagrada Familia como modelo para todas las familias cristianas, y para la vida doméstica en general. 

Nuestra vida familiar se santifica cuando vivimos la vida de la Iglesia dentro de nuestros hogares. 

Esto se conoce como la “iglesia doméstica” o la “iglesia en miniatura”.

San Juan Crisóstomo instó a todos los cristianos para que cada casa sea una “iglesia de la familia”, y santifique la unidad familiar







La fiesta de la Sagrada Familia es un buen momento para recordar la unidad familiar y orar por nuestras familias humanas y espirituales.

san jose y jesucristo Gerard Van Honthorst

También podemos aprovechar esta fiesta para reflexionar sobre el valor y la santidad de la unidad familiar, y para evaluar nuestra propia vida familiar.

¿De qué manera puede mejorarse? ¿Qué haría Jesús, María y José?

Podemos utilizar esta fiesta que preguntarnos qué estamos haciendo para promover a la familia dentro de nuestras propias culturas, barrios y comunidades.

San Pablo nos da algunos consejos sobre la vida familiar en Colosenses 3: 12-21:

Pónganse, pues, el vestido que conviene a los elegidos de Dios, sus santos muy queridos: la compasión tierna, la bondad, la humildad, la mansedumbre, la paciencia.

Sopórtense y perdónense unos a otros si uno tiene motivo de queja contra otro. Como el Señor los perdonó, a su vez hagan ustedes lo mismo.

Por encima de esta vestidura pondrán como cinturón el amor, para que el conjunto sea perfecto.

Así la paz de Cristo reinará en sus corazones, pues para esto fueron llamados y reunidos. Finalmente, sean agradecidos.

Que la palabra de Cristo habite en ustedes y esté a sus anchas. Tengan sabiduría, para que se puedan aconsejar unos a otros y se afirmen mutuamente con salmos, himnos y alabanzas espontáneas. Que la gracia ponga en sus corazones un cántico a Dios,

y todo lo que puedan decir o hacer, háganlo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.

Esposas, sométanse a sus maridos como conviene entre cristianos.

Maridos, amen a sus esposas y no les amarguen la vida.

Hijos, obedezcan a sus padres en todo, porque eso es lo correcto entre cristianos.

Padres, no sean pesados con sus hijos, para que no se desanimen.

 

LA PRIMERA CÉLULA DE LA IGLESIA

La familia es la primera escuela de oración y de práctica, el lugar donde aprendemos esta nueva forma de vida, es la primera célula de la Iglesia, la Iglesia doméstica es la familia cristiana.

Es el lugar donde iniciamos el camino hacia la santidad y nos hacemos más plenamente humanos.

El Verbo encarnado, Jesucristo, se hizo uno de nosotros. Él nació en una familia humana. 

Eso no fue accidental ni incidental. Allí, en lo que el Papa Pablo VI llamó la “Escuela de Nazaret”, podemos aprender el camino del amor.

La reflexión del difunto Papa llamado “El ejemplo de Nazaret” está en el Oficio de Lectura para la Liturgia de las Horas (Breviario) para la Fiesta de la Sagrada Familia.

Desde la antigüedad la familia cristiana se ha llamado una “iglesia doméstica”.

En nuestra vida dentro de la familia cristiana Jesucristo está realmente presente.

Sin embargo, necesitamos ojos para verlo en el trabajo, oídos para escuchar sus instrucciones y corazones para hacer un lugar para Él para que habiten.

sagrada familia de murillo 2

En nuestra familia podemos aprender el camino del amor desinteresado al reflexionar en la Escuela de Nazaret.

Jesús pasó 30 de sus 33 años terrenales en Nazaret con su familia. Algunos escritores espirituales han llamado a estos los “años ocultos”, porque hay poco escrito sobre ellos en los relatos evangélicos.

Sin embargo, revelan la santidad de la vida ordinaria.

En un discurso del 28 de diciembre de 2011 en la audiencia de los miércoles, el Papa Benedicto XVI habló de la vida de la Sagrada Familia de Nazaret. Aquí está un breve fragmento:

La casa de Nazaret es una escuela de oración donde aprendemos a escuchar, a meditar, a penetrar en el significado más profundo de la manifestación del Hijo de Dios, siguiendo ejemplo de María, José y Jesús.

La Sagrada Familia es icono de la Iglesia doméstica, llamada a rezar unida.

La familia es Iglesia doméstica y debe ser la primera escuela de oración.

En la familia, los niños, desde la más temprana edad, pueden aprender a percibir el sentido de Dios, gracias a la enseñanza y el ejemplo de sus padres: vivir en un clima marcado por la presencia de Dios.

Una educación auténticamente cristiana no puede prescindir de la experiencia de la oración.

Si no se aprende a rezar en la familia, luego será difícil colmar ese vacío.

Y, por lo tanto, quiero dirigiros la invitación a redescubrir la belleza de rezar juntos como familia en la escuela de la Sagrada Familia de Nazaret.

Y así llegar a ser realmente un solo corazón y una sola alma, una verdadera familia“.

 

ORACIÓN POR LA FAMILIA DIOS, DE QUIEN PROVIENE TODA PATERNIDAD EN EL CIELO Y EN LA TIERRA

Padre, que eres amor y vida, haz que cada familia humana que habita en nuestro suelo, sea, por medio de tu Hijo Jesucristo, ”nacido de mujer” y mediante el Espíritu Santo, fuente de Caridad Divina, un verdadero santuario de vida y amor para las nuevas generaciones.

Haz que tu gracia guíe los pensamientos y las obras de los cónyuges, para bien propio y de todas las familias del mundo.

Haz que las jóvenes generaciones encuentren en la familia un fuerte sostén humano, para que crezcan en la verdad y el amor.

Haz que el amor, reforzado por la gracia del Sacramento del Matrimonio, se manifieste más fuerte que cualquier debilidad o crisis que puedan padecer nuestras familias.

Te pedimos por intermedio de la Familia de Nazaret, que la Iglesia pueda cumplir una misión fecunda en nuestra familia, en medio de todas las naciones de la tierra.

Por Cristo, nuestro Señor, Camino, Verdad y Vida, por los siglos de los siglos. Amén. 

San Juan Pablo II

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: