El título de “Madre de Dios” es ofensivo para algunos cristianos protestantes.

Porque creen que este título eleva a María a un nivel inapropiado, incluso idólatra; al nivel de Dios mismo. 

También hay una verdadera confusión – incluyendo a los católicos – sobre cómo una criatura finita (María) podría ser la “madre” de un ser eterno.
.
“¿María no habría tenido que existir antes que Dios con el fin de ser su madre?”, razonan.

La referencia a María como “Madre de Dios”, sin embargo, no implica que existió desde la eternidad (como Dios) o que ella sea la fuente de la naturaleza divina de Jesús. 

La maternidad divina es uno de los 4 dogmas marianos católicos.

 

LOS DOGMAS QUE ENSEÑA LA IGLESIA 

 

LA INMACULADA CONCEPCIÓN

La Virgen fue preservada inmune de la mancha del pecado original desde el primer instante de su Concepción, por singular gracia y privilegio de Dios Omnipotente, en atención a los méritos de Jesucristo, Salvador del género humano.

Esta verdad fue proclamada como Dogma de Fe por el Papa Pío IX, el 8 de diciembre de 1854, en la Bula Ineffabilis Deus.

 

LA MATERNIDAD DIVINA

La Virgen María es verdadera Madre de Dios, por haber engendrado por obra del Espíritu Santo y dado a la luz a Jesucristo, no en cuanto a su Naturaleza Divina, sino en cuanto a la Naturaleza humana que había asumido.

La Iglesia afirma este Dogma desde siempre, y lo definió solemnemente en el Concilio de Efeso (siglo V).

 

LA VIRGINIDAD PERPETUA

La Madre de Dios conservó plena y perdurablemente su Virginidad, fue Virgen antes del parto, en el parto y después del parto.

La Iglesia afirma este Dogma desde el Credo de los Apóstoles.

 

LA ASUNCIÓN A LOS CIELOS

La Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen, cumplido el curso de su vida terrena fue subida en cuerpo y alma a la gloria celestial.

Este Dogma fue proclamado por el Papa Pío XII, el 1º de noviembre de 1950, en la Constitución Munificentisimus Deus.

 

¿EN QUE SENTIDO MARÍA ES LA MADRE DE DIOS?

María ha sido y es un ser humano. Ella es la Madre de Dios porque dio a luz al Dios-Hombre, Jesús, “la Palabra se hizo carne” (Juan 1).

Una mujer es la madre de un hombre, ya sea si ella lo llevó en su vientre o si ella fue la mujer que contribuyó con la mitad de su material genético o ambas cosas.
.
María fue la madre de Jesús en ambos sentidos.

Porque ella no sólo lleva a Jesús en su seno, sino también suministró el material genético de su cuerpo humano.

Ya que María es la madre de Jesús, hay que concluir que ella es también la Madre de Dios.

Si María es la madre de Jesús, y si Jesús es Dios, entonces María es la Madre de Dios.

Por tanto, a pesar de que María es la Madre de Dios, ella no es su madre en el sentido de que es más antigua que Dios o la fuente de la divinidad de su Hijo.

Más bien, reiteramos, se dice que ella es la Madre de Dios en el sentido de que ella llevó en su vientre a una persona divina, Jesucristo, Dios “en la carne” (2 Juan 7, cf. Juan 1:14), y en el sentido que aportó el material genético de la forma humana que Dios tomó en Jesucristo.

 

LA HEREJÍA NESTORIANA

Pretender que María no es la Madre de Dios reinventa una herejía del siglo V conocida como nestorianismo.

La afirmación nestoriana que María no dio a luz a la persona unificada de Jesucristo intenta separar la naturaleza humana de Cristo de su naturaleza divina.

Pero sin embargo, tanto Martín Lutero como Juan Calvino insistieron en la maternidad divina de María. 

Y de hecho, parece incluso que el mismo Nestorio pudo no haber creído en la herejía que lleva su nombre.

Además, la iglesia ‘nestoriana’ ahora ha firmado una declaración conjunta sobre cristología con la Iglesia católica y reconoce la maternidad divina de María, al igual que la mayoría de los cristianos.

La realidad de la maternidad divina de María fue proclamada dogma de fe por el Concilio de Éfeso en el 431.

Esta enseñanza contiene dos afirmaciones importantes:

 

1 – María es verdaderamente Madre 

Puesto que Jesús no tuvo un padre humano, María contribuyó con todo el material genético a la formación de la naturaleza humana de Jesucristo.

Como dice el Papa Juan Pablo II en su encíclica Redemptoris Mater, “[Jesús] es la carne y la sangre de María”.

 

2 – María concibió y dio a luz a la segunda persona de la Trinidad 

Como dijimos antes, algunos cristianos sostenían que María fue la madre de la naturaleza humana de Jesús.

Pero una madre no da a luz a una naturaleza, da a luz a una persona.

Puesto que Jesús es una persona divina, es lógico que María lleve el nombre de “Madre de Dios” (en griego, Theotokos), aunque este misterio tenga aspectos que excedan nuestra comprensión humana.

Como el Catecismo de la Iglesia Católica  enseña

Llamada en los Evangelios “la Madre de Jesús”, María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como “la madre de mi Señor” desde antes del nacimiento de su hijo.

En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad.

La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] [CIC 495].

 

LA THEOTOKOS ENCIERRA UN DOGMA CRISTOLÓGICO

La palabra Theotokos también nos ayuda a comprender esta enseñanza un poco mejor.

La palabra literalmente significa “portadora de Dios”, no “generadora de Dios”. 

“Generar” a Dios implicaría que es su origen, pero esto no puede ser verdad porque Dios existe desde toda la eternidad.

El cristianismo histórico (es decir, las iglesias católica y ortodoxa) creen que María dio a luz a Dios en realidad (a la persona de Jesucristo) en su vientre.

El término fue utilizado como parte de la piedad popular por la iglesia primitiva. 

Se la utilizan a lo largo de la Liturgia de la Iglesia de Oriente, tanto ortodoxos como católicos.

Se encuentra en el corazón de la piedad mariana profunda del rito latino.

Un pronunciamiento del Concilio  de la Iglesia primitiva, el Concilio de Éfeso insistió:

“Si alguno no confiesa que Dios es verdaderamente el Emmanuel, y que a causa de esto la Santa Virgen es la ‘Theotokos’ (la carne que dio luz a la palabra de Dios hecho carne por nacimiento), sea anatema”. 

La insistencia del Concilio sobre el uso del título refleja un esfuerzo por conservar la enseñanza de la Iglesia que Jesús era a la vez divino y humano.

Que las dos naturalezas se unieron en su única persona.

La maternidad divina de María es, pues, esencialmente, un dogma “cristológico” en la que se afirma la personalidad divina de Jesús. 

Para enfatizar la importancia profunda de esta enseñanza, la Iglesia ha restaurado la antigua fiesta de María, Madre de Dios, el 1 de enero.

El rechazo de la verdad revelada en este hermoso título de María ha dado lugar a una disminución en la comprensión del papel de María.

Lo que impide a algunos cristianos comprender una verdad más profunda sobre el significado de la vida de María – su Fiat, su “sí” a la voluntad de Dios.

Es una privación que lleva a una comprensión reducida de la llamada a todos los cristianos a vivir nuestras vidas en Dios como lo hizo María.

Y ha socavado nuestra misión de llevar al mundo el nuevo mundo, recreado en su Hijo, y en la Iglesia que es su Cuerpo en la tierra y semilla del Reino que está por venir.

Este maravilloso título, María, la Madre de Dios, “Theotokos”, revela una profunda verdad no sólo de María, sino también sobre cada uno de nosotros.

Al no interpretarlo de esa forma todo lo católico relacionado con María algunos lo conciben como idolatría, como por ejemplo conciben la devoción mariana de San Luis de Montfort.

 

LA DEVOCIÓN MARIANA DE SAN LUIS DE MONTFORT: ¿IDOLATRÍA MARIANA O CRISTOCÉNTRICA?

San Luis de Montfort (1673-1716) produjo una obra clásica del culto mariano: La verdadera devoción a la Santísima Virgen.

De este tipo de obras devotas se apropian los críticos del catolicismo con el fin de citar cosas fuera de contexto: por lo que parece que los católicos prácticamente han elevado a María al nivel de una Divinidad.

Todas las cosas tienen que ser consideradas en su contexto; en el trabajo del que se han extraído, y en el contexto general de la teología y la espiritualidad católicas.

Cuando examinamos el libro de San Luis en profundidad, podemos comprender adecuadamente el contexto de las citas “polémicas”.

Muchos pasajes se centran en Jesús; un hecho que los críticos no parecen mencionar.

En el capítulo dos: “En Qué Consiste La devoción a María”, el santo esboza su posición con la que comienza su tratamiento de la devoción mariana.

Cualquier crítica no puede proceder sin tener en cuenta estos supuestos.

El primer principio básico de la devoción a María para San Luis es que Cristo debe ser el fin último de todas las devociones.

“61. Jesús, nuestro Salvador, verdadero Dios y verdadero hombre, debe ser el fin último de toda devoción; de lo contrario, serían falsas y engañosas…

Porque sólo en Él habita toda la plenitud de la divinidad y la plenitud completa de la gracia, la virtud y la perfección…

Él es el único médico que nos puede sanar; el único Pastor que nos pueden alimentar…”

“62. Si estamos estableciendo una verdadera devoción a la Santísima Virgen, es sólo con el fin de establecer la devoción a Nuestro Señor más perfectamente, proporcionando una manera suave pero segura de llegar a Jesucristo…

Esta devoción es necesaria simplemente  y únicamente porque es una forma de llegar a la perfección de Jesús, amándolo tiernamente, y sirviéndole fielmente”.

Un protestante no debería tener el más mínimo problema con lo que está escrito acerca de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

Pero los críticos de la Iglesia van a apoderarse de frases individuales o fragmentos de frases sobre María (ignorando material como la anterior) y asumir erróneamente que Jesús está siendo denigrado o degradado.

La perspectiva católica es según San Luis afirma:

“Cuanto más uno está consagrado a María, tanto más se unirá a Jesucristo” (sección 120).

El hecho de que Jesús sea el fin último de todas nuestras devociones y aspiraciones espirituales no descarta la noción de mediación humana (empapada en la gracia de Dios y por esa sola gracia) con el fin de ayudarnos a acercarnos a Jesús.

Está lejos de enseñar que ningún cristiano puede orar directamente a Jesús.

San Luis escribe muchas cosas acerca de María que suenan escandalosas para los oídos protestantes e incluso para los oídos de algunos católicos que necesitan recibir más educación sobre la mariología católica.

Pero ten en cuenta que el santo hace una distinción entre María y Cristo muy clara:

“74. Lo que digo en un sentido absoluto de Nuestro Señor, lo digo en un sentido relativo de Nuestra Señora…”

“75. Nosotros podemos llamarnos, y convertirnos en esclavos de amor de la Santísima Virgen, con el fin de convertirnos en esclavos más perfectos de Jesús.

María es el medio que Nuestro Señor escogió para venir a nosotros y ella es también el medio que deberíamos elegir para ir a Él… La inclinación más fuerte de María es unirnos a Jesús, su Hijo…”

Por tanto, un problema común con las personas que se oponen a la doctrina católica mariana es que no están familiarizados con los contornos básicos de la teología mariana histórica.

Aun leyendo a San Luis o a San Alfonso de Ligorio no van a entenderlos en un primer momento, si las personas no han comprendido las premisas fundamentales sobre las que se basan.

 

EL TEMA DE LOS MEDIADORES

San Luis enseña en su libro acerca de tener un mediador con el fin de llegar a Cristo, y que éste sea nuestro abogado ante el Padre.
.
¿Es esto una cosa herética o no bíblica? No, en absoluto.

De hecho, la oración misma es una mediación.

Rutinariamente vamos a otras personas y les pedimos que oren por nosotros.

Tenemos la tendencia a ir a personas a quienes consideramos espirituales o rectos, para hacerlo; y los protestantes hacen lo mismo.

Clérigos y otros líderes de la iglesia sirven como intermediarios. La oración es una fuerza intermediaria.

Orar unos por otros conduce a la curación y el crecimiento espiritual.

El profeta Elías oró y fue más potente que las oraciones de los demás: se detuvo la lluvia durante más de tres años, y la hizo comenzar de nuevo (Santiago 5: 16-18).

Las personas se ayudan a otras, traen de vuelta a los pecadores.

Eso es toda mediación.

Si una persona justa puede rezar de manera más eficaz, tiene mucho sentido ir a la criatura más justa que ha vivido, la Inmaculada María.

Hebreos 12: 1 habla de la “nube de testigos” que nos observa desde el cielo, y vemos a sus almas bajar al altar del cielo orando (Ap 6: 9-10).

Y “los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos” (Ap 5: 8) y los ángeles (Ap 8: 3-4) ofreciendo a Dios, lo que está todo perfectamente de forma explícita bíblica como “las oraciones de los santos”.

Nos ayudamos unos a otros en el Cuerpo de Cristo, y esta es la mediación.

El fin de toda su devoción mariana de san Luis es llegar a ser semejantes, unidos y consagrados a Jesús, algo que ningún protestante nunca podría objetar.

Tal vez a los protestantes no les gusten los medios, pero los extremos están más allá de toda discusión.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: