En el año de 1671 el lienzo fue encontrado en las aguas de una quebrada por una joven de ascendencia indígena llamada Catalina.

Este evento y otros posteriores fueron catalogados de milagrosos.

Y desde entonces, el número de fieles por esta advocación de María ha ido creciendo a uno y otro lado de la frontera nortesantandereana.
imagen de ns de belen de salazar de las palmas






Un Ingles quien obsequió su primera corona, llevo su devoción a tierras del viejo continente.
.
El lienzo aun se conserva inquebrantable en el municipio de Salazar de las Palmas…

Salazar de Las Palmas es un municipio colombiano, ubicado en la región central del departamento de Norte de Santander.

Una tarde, la indiecita Catalina vió un lienzo que flotaba en las aguas, en el remanso donde estaba lavando.
.
Lo alcanzó con cuidado y lo extendió a secar sobre una piedra, junto al lavadero.

.
Pero el corazón nada le decía y el agua seguía corriendo retratando pedazos de cielo y los arboles sosteniendo los nidos de las ramas.

Distraídamente embebida en sus pensamientos volvió a mirar el lienzo y notó una cosa rara.

Cerró los ojos, volvió a abrirlos, miró por todas partes.

Todavía palpitaban las luces de la tarde. Se limpió los ojos y miró con fijeza el lienzo.

Entonces se le despertó el alma…le faltaba el aliento…quería salírsele el corazón.

¡Oh!, allí en el lienzo húmedo, una señora la esta mirando con inmensos ojazos de sorpresa y de dulzura.

Llevaba un niño precioso entre los brazos.

Entró en la choza, lo prendió del muro, lo rodeó de flores, le encendió un lampara y corrió por todas partes gritando y contando a los vecinos lo que había pasado.
.
¡No!, no estaba soñando…allí en la choza la tenía…y era muy bella, linda como un ramillete de enredaderas.
.
Bondadosa y buena como el pan, como el agua.

Las vecinas que no comprendían los gritos de Catalina, acudieron a la choza y ¡oh sorpresa!.

Encontraron a la virgen: parecía que hablaba, estaba como viva, tenía un niño precioso entre sus brazos como una madre…,y los enfermos se curaban y maduraban los trigales, los niños ya no se morían y las penas tenían consuelo.

El misionero de la encomienda que por allí pasaba, pudo comprobar la realidad de los acontecimientos y los milagros realizados.

Explicó que era la virgen de Belén, por una estrella resplandeciente que el niño llevaba en la frente y les advirtió que debían ser muy buenos para que la señora Divina viviera siempre con ellos.

escultura ns de belen salazar de las palmas

 

APROBACIÓN ECLESIÁSTICA

La noticia de la aparición de la virgen de Belén se extendió por todas partes: volaba de boca en boca, de rancho en rancho, de montaña en montaña, de pueblo en pueblo y pasó los limites del virreinato de Nueva Granada.

Una severa y minuciosa investigación como consta en los archivos de la actual arquidiócesis, ordenó levantar una capilla en el centro de la encomienda, que era la villa de Salazar, y trasladar el lienzo milagroso para rendir culto publico.

Toda la feligresía resolvió llevar a Catalina al centro de la parroquia y edificarle una casita, muy cerca del santuario, en donde pasó santamente los últimos días de su vida al cuidado de la Virgen María.
.
Después de su muerte el cuerpo de Catalina se conservó incorrupto, encerrado en una pequeña urna de madera y era costumbre mostrarlo los días sábados.

Con el tiempo la ciudad iba creciendo y el templo parroquial se hizo insuficiente para el inmenso concurso de fieles.

La jerarquía eclesiástica resolvió convertirlo en santuario mariano y edificar un nuevo templo parroquial en el lugar donde estuvo edificada la primera capilla histórica.

cuadro original de ns de belen de salazar de las palmas

 

LA VIRGEN MORENA

Es un lienzo de arrolladora belleza; es un mosaico de colores y plegarias.
.
La Virgen de Belén es de tipo judío, como Belén, su pueblo, como Israel, su raza privilegiada.

.
Blanco es su rostro, pero quemado por los soles de la Biblia, dorado como el trigal maduro, como las arenas del desierto.
.
Esta cubierto del manto azul oscuro tachonado de luces.

La teología católica no sabe separar al hijo de su madre: carne de su carne y sangre de su sangre, alimentado con dulzura del corazón y vitamina de entraña, la virgen María lo concibió en su seno en el misterio de la encarnación, fue inseparable en su misión redentora y reina a su lado por toda la eternidad.

Por eso lleva al niño entre sus brazos. Esta sobrecogido de ternura y en su afán de buscar el regazo maternal, son sus manitas se refugia en los brazos de María.

Lleva en la frente una estrella.

Cuando la Epifanía de Dios a los gentiles, un astro llevo el mensaje de los cielos a los príncipes de Oriente, para conducirlos por un camino de luz hasta la cuna divina.

Por eso se llama la Virgen de Belén.

Además cuando el universo duerme en el regazo de la noche enciende la providencia estrellas en el cielo; cuando las rutas se pierden en la noche sombría aparece la estrella orientadora de todos los rumbos.







El mundo es un mar y todos navegamos en él. Peligros y escollos, hay brumas y tempestades.

Nos salva la protección de María, llamada por la devoción popular: Estrella del Mar.

Por eso el pincel trazó sobre la frente una estrella resplandeciente.

Sus ojazos negros tienen algo misterioso; al contemplarla siente uno la impresión de su mirada en el alma como si estuviera viva, como si hablara por los ojos.

Le lleva uno necesidades y la encuentra opulenta y generosa; le lleva amarguras y es entonces madre colmada de ternura.

Le suplican los fieles y responde con el corazón en las pupilas. Por esos en su presencia se explica el éxtasis de los santos.

iglesia de belen de salazar de las palmas

 

EL TRONO DE LA REINA

En el fondo del presbítero enchapado en marmolina y engastado en hojillas de oro, se levanta el precioso altar severo y elegante, en sus líneas, litúrgico y piadoso, encendido de luces, inmaculado de pétalos, arropado de damascos y linos y recogiendo en pabellón de suplicas hacia el cielo, surge el trono de la virgen de Belén, de estilo refinado y máxima seguridad, un derroche de molduras y arte, un triunfo de belleza y amor.

Resplandece en el centro, iluminado por pantallas de luz indirecta, el lienzo del milagro, objeto de todos los amores y de todas las esperanzas en un marco de plata, bruñido de oro con molduras simbólicas en alto relieve.

Sobre el mato azul oscuro, brillan engastadas cuarenta luceritos de oro.

Diamantes, topacios y amatistas, aguamarinas, nubíes y zafiros blancos, rubíes rosa, perlas y esmeraldas obsequiadas por los fieles, palpitan como gotas de luz en la corona de oro purísimo, estilo Damasco que descansa sobre su frente divina, y en el centro también de oro que lleva en sus manos símbolo del señorío de la Virgen de Belén sobre su pueblo.

Arriba, en un fondo azul, como un pedazo de cielo brilla una gran estrella de cristal y al fondo inmensos cuadros murales escriben en colores y pinceles la historia de las apariciones.

A la derecha en la parte superior aparece el paisaje autentico del cerro La Trinidad y el manantial de la Belén, una choza de juncos donde vivía la indiecita Catalina.

Enseguida la buena mujer lava la ropa en un remanso del río.

Después Catalina en éxtasis de amor contempla el lienzo iluminado por la Virgen de Belén.

A la izquierda el personaje ingles con botas de explorador e instrumentos científicos contempla el cuadro de la virgen y guarda en su memoria un recuerdo imborrable.

Enseguida una tempestad desgarra los mastiles y abre un abismo.

Otro cuadro representa el mar en calma y la nave que milagrosamente sigue su ruta.

Arriba una procesión solemne en la que el misionero español de la encomienda conduce triunfante el milagrosos lienzo desde la choza de Catalina hasta la villa de Salazar.

Enfrente los milagros de la virgen: paralíticos que andan, ciegos que ven, amenazados que se salvan y pecadores que se convierten.

virgen de belen de salazar de las palmas fondo

 

HIMNO A NUESTRA SEÑORA DE BELÉN

Nuestra virgen Belén milagrosa
Reina del cielo y de la tierra,
Salazar desde la Palmas te invoca
Y te venera con cariño angelical

Catalina la india agraciada
Que encontró en el arroyo tu imagen
Es hallazgo divino y grandioso
Que guardamos con respeto inmortal

El milagro al ingles realizado
Que tu nombre cambio por la ojona
Y l diste la paz al océano
Aplacando la ira del mar.

Toda la gente de distintos lugares
A ti acuden con alegría
A pedirte el invierno en los campos
Que tu derramas con cariño maternal.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: