La imagen de la Virgen y el Niño, pintada al fresco en la pared de la torre del monasterio de San Agustín, llora lágrimas silenciosas en 1522.

Las que corren por la cara de la Virgen, mientras que las tropas francesas en Treviglio están listas para el pillaje y la destrucción de ciudad.

Cuando el mariscal francés de Lautrec tuvo conocimiento del hecho extraordinario, detuvo a las tropas francesas que tenían intención de destruir la ciudad, dio la orden de cuidar Treviglio y depuso sus armas a los pies de la imagen.

Un hecho milagroso ocurrido el 28 de febrero de 1522, en un momento difícil por los conflictos continuos entre los venecianos, franceses, españoles y el Estado de la Iglesia.

Treviglio, en la diócesis de Milán en la provincia de Bérgamo.

Tiene un magnífico santuario dedicado a Nuestra Señora de las Lágrimas, resultado de la generosa y devota gratitud de un pueblo que siente que debe su salvación a una intervención milagrosa de la Virgen.

fiesta del milagro de las lagrimas de treviglio

 

HISTORIA DEL MILAGRO

En los inicios del 1500, la Lombardía es escenario de la lucha entre Francisco I, el rey de Francia, y Carlos V, Emperador de Alemania, que quiere apoderarse de las posesiones francesas en Lombardía.

El lugarteniente del rey de Francia, en Milán,  es el mariscal Odet de Foix, Vizconde de Lautrec, definido por los escritores de la época “más duro que el diamante, mas feroz que un tigre, y mas sólido que una roca”.

Los franceses se ven obligados a retirarse a Como, y de allí a Lecco y Bérgamo, Cremona. A Treviglio regresa el ducado Sforza.

Algunos en Treviglio, incitados por un tal Giovanni Landriano de la facción imperial, irritan repetidamente a las tropas francesas en retirada, por lo que el general Lautrec ordena la destrucción de la ciudad, como una advertencia a otros países.

En febrero 27 de 1522 en Treviglio llega la noticia de que Lautrec se mueve de Cremona, con la intención de saquear y destruir la ciudad.

Son inútiles todos los esfuerzos de mediación de los cónsules y el clero.

La población, habiendo perdido toda esperanza humana, pone toda su confianza en Dios y en la Virgen María, las iglesias están llenas, están despiertos toda la noche en oración.

Al alba del 28 de febrero, la ciudad se despierta en un silencio fúnebre, sólo roto por los sollozos de desesperación.
.
De pronto una voz se propaga a través de todas las calles, y es recibida con gran emoción: “¡Milagro! ¡Milagro! La imagen de la Virgen en S. Agustín llora y suda.”


¿Qué pasó? A las 8 de aquel viernes, febrero 28 de 1522, la imagen de la Virgen pintada en la pared de la iglesia de San Agustín, adscrito al monasterio agustino, comienza a derramar abundantes lágrimas de sus ojos y sudor de todo el cuerpo.

Algunas mujeres, más cerca de la imagen, creyeron que estaba lloviendo, pero abren la ventana y ven que el cielo está despejado y el goteo es abundante.

Por otra parte, la pared junto a la imagen esté perfectamente seca.

Entre la maravilla y la emoción general, se comprueba que de los ojos de la Virgen María se derraman lágrimas y todo el cuerpo está cubierto con sudoración profusa.

Es un milagro, la gente viene corriendo por todos lados!

cuadro de la madonna delle lacrime treviglio

Los soldados franceses constatando el hecho y, profundamente impresionados, informan a Lautrec, que a caballo, llega a la iglesia de San Agustín.

Entra y descubre que la imagen de Nuestra Señora está teñida de lágrimas y sudor, estando completamente secos el bebé, así como el muro que la rodea.

En medio de gran emoción, doblando la rodilla delante de la Virgen, trata de secar sus lágrimas con un pañuelo, pero vuelven a aparecer las lágrimas, y el milagro continúa durante seis horas consecutivas.

La ciudad entera se alegra enormemente, y el general Lautrec, impresionadísimo asegura al pueblo de Treviglio su perdón.

Las campanas de la ciudad suenan a fiesta, todos se regocijan.

El general y la mayoría de los oficiales, sobre sus rodillas, a los pies de Nuestra Señora, deponen las armas y armaduras.

La ciudad en gratitud a la Virgen levanta un templo magnífico, un monumento a la verdadera fe y al arte, fruto de los habitantes de Treviglio al amor de María.

La protección de la Virgen en Treviglio ha ocurrido a través de la historia en muchas otras ocasiones.

En junio 14 de 1617, con la presencia del cardenal Federico Borromeo, la milagrosa imagen de Nuestra Señora de las Lágrimas se transfiere de la iglesia de San Agustín al nuevo santuario.

La fecha de 28 de febrero no se olvida, y todavía es vivida con gran fe y devoción.
.
En la mañana, las campanas en silencio, tocan como el Viernes Santo, la gente se reúne en el santuario para orar en silencio ante la imagen de Nuestra Señora, cubierta con un velo.
.
Cuando la torre del reloj da las ocho horas, todas las campanas de la ciudad repican en un concierto festivo y largo.
.
El velo, que cubre el rostro de María, cae y la alegría de todos explota en una canción de agradecimiento.

santuario de la madonna de la lagrima de treviglio

 

EL SANTUARIO

La construcción del santuario se remonta a 1594, diseñado por el arquitecto romano Tolomeo Rinaldi. En 1835-38 es construido el campanario y en 1854 y la primera expansión a manos de Renzanigo.

En 1897 al arquitecto César Nava se dio la asignación de un nuevo proyecto para ampliar y en febrero de 1899, el cardenal Andrea Ferrari, puso la primera piedra de la nueva iglesia, que consagró en 1902.

La fachada tiene las características de la construcción del siglo XVIII, con el campanario de ‘800 y coronada por la cúpula octogonal del tiburio.

El interior tiene planta de cruz latina.

La nave central es el único espacio aparentemente de la construcción originaria y corre hacia el altar, cerrado en la parte superior por una bóveda de cañón.

En las dos paredes laterales hay dos capillas con frescos. Los frescos en la nave central y las capillas son de Gianluca y Carlo Molinari (1720) y Bernardino Galliari.

Sobre el altar mayor está puesta la Virgen y el Niño del milagro, traído aquí en 1619.

El 27 de mayo 1619 el arquitecto caravaggino Fabio Mangone con el trevigliesi Bartolomé Boldone y los hermanos Barizaldi comenzaron el delicado proceso de corte de la pared para trasladar al nuevo santuario la milagrosa imagen de Nuestra Señora que se completará su colocación del sábado 15 de junio.

Al día siguiente, el cardenal Federico Borromeo llegado a la ciudad el 14 de junio, celebra Misa abriendo así el santuario Trevigliese al culto

Un arcón rico en decoración introduce a la cúpula octogonal sobre la cual parten dos transeptos terminados en dos pequeñas capillas.

Santuario-madonna-delle-lacrime-treiglio-bergamo-chiesa-parrocchia-interno

Los frescos del interior de la cúpula, realizados por pintores Gaetano Cresseri y Juan Bevilacqua entre 1920 y 1940 dañados por la humedad, han sido restaurados en 1996 y representan escenas de la vida de Cristo y María como en los principales santuarios marianos de Europa , flanqueado por figuras de santos y ángeles.

Las bóvedas tiene frescos de Molinari, entre 1717 y 1721.

En el interior del santuario son guardados celosamente la espada y y el yelmo del general Odet de Foix, Vizconde de Lautrec, que se muestran durante la semana del milagro en el final de Febrero y el comienzo de marzo.
.
El santuario aloja frescos y pinturas de Molinari, de los hermanos Galliari, de Cresseri, de Montalti y Bernardino Butinone.


Fuentes:

 

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: