El Papa Francisco recibió una carta de “Corrección Filial” de unas decenas de sacerdotes y teólogos a fines de septiembre 2017.

Le corrigen “supuestos” errores teológicos contenidos en la exhortación apostólica Amoris Laetitia.

Lo que hace sonar tambores de cisma en la Iglesia.

Que ya se estaban templando con la “Dubia” que le presentaron 4 cardenales y nunca contestó.

Esta situación desconcierta a los católicos, que echan mano a profecías para tratar de avizorar el futuro.
.
Una de esas profecías es la Tomasuccio de Foligno que habla de un “Digno Pastor” que sacará a la Iglesia de un cisma.
.
Algunos dicen que esta corrección filial es el elemento que faltaba para catalogar al papa Francisco definitivamente como el “Digno Pastor” de la profecía.

Sin embargo, una lectura atenta de la profecía indica que no puede serlo de ninguna manera.

Porque ese llamado “Digno Pastor” será elegido luego que se haya producido el cisma – según el texto de la profecía -, pero el cisma aún no se produjo y Francisco ya es Papa.

Esta profecía se cumplirá en el futuro, o nunca se cumplirá o ya se cumplió en siglos posteriores; pero no es para ahora.

Hemos hecho este artículo porque hablamos esta profecía cuando asumió Francisco y ahora se está manejando de nuevo.

Tratamos de hacer un análisis profético objetivo. Por favor no bastardearlo con posiciones políticas en pro o en contra del Papa Francisco. Hay muchas pasiones en este tema.

Cuando hablamos de “Digno Pastor” hablamos del título de la profecía y no de la expresión corriente de pastor digno.

¡Por favor no tomes que si se dice que Francisco no encaja en la Profecía del “Digno Pastor” queremos decir que no es un pastor digno; son cosas distintas.

 

LA BÚSQUEDA DE PROFECÍAS Y SEÑALES

Luego de la publicación de la Corrección Filial al Papa Francisco (firmada al principio por 62 sacerdotes y teólogos, y luego más) se ha desatado una nueva búsqueda de profecías y signos para tratar de entender estos tiempos.

Emmett O’Regan el respetado estudioso de las profecías, ve signos proféticos de que la Corrección Filial está señalando al Papa Francisco como el “Digno Pastor” que vendría a restaurar la Iglesia según el Beato Tomasuccio de Foligno.

En el siglo XIV Tomasuccio de Foligno pronunció la profecía de que llegaría un “Digno Pastor”, 12 años después del milenio, o sea después del 2012.
.
Que vendrá “más allá de las montañas”.
.
Y que renovará la Iglesia, combatiendo a los cismáticos instalados en la Iglesia, restaurándola.

Este monje Franciscano vivió entre los años 1319-1377 y es beato.

La profecía se cita en un libro titulado Miscellanea Francescana, editado por M. Faloci Pulignani, que data de 1886.

La fecha profetizada coincide con el pontificado de Francisco, vino de lejos, y sus proclamaciones de renovar y reformar a la Iglesia han sido públicas cuando asumió.

No obstante se ha demostrado errático respecto a restaurar, hablando más que nada de renovar a la Iglesia.

Pero ambos términos en cierto nivel pueden llegar a ser sinónimos.

Veamos la profecía del Beato.

 

EL BEATO TOMASUCCIO DE FOLIGNO (1319-1377)

Terciario franciscano nacido en Valmacinaia (Nocera Umbra). 

A la edad de 24 años, se retiró a la soledad en Rigali (cerca de Gualdo Tadino).

exorcismo-de-san-francisco

Él vivió allí bajo la dirección del ermitaño Pietro de Gualdo Tadino.

Después de la muerte de Pedro (1367), Tomasuccio continuó su vida de retiro cerca Valdigorgo hasta 1370, cuando se embarcó en una vida como predicador itinerante en Ancona y la Toscana.

Fue como peregrino a Santiago de Compostela, para continuar su predicación itinerante en Génova y Toscana después de su regreso.

En 1373 estuvo de regreso en Umbria, para terminar en Foligno, donde trabajó durante algún tiempo en el hospital de la Santa Trinidad.

Según su biógrafo y discípulo, Giusto della Rosa, él murió en septiembre de 1377 (Franciscanum Martyrologium [Roma, 1938], se conmemora el 15 de septiembre).

 

LA PROFECÍA DEL DIGNO PASTOR

“Uno de más allá de las montañas se convertirá en el Vicario de Dios.

Los clérigos y religiosos tomarán parte en este cambio.

Fuera del verdadero camino, habrá sólo hombres de dudosa reputación; yo no me encojo de hombros viendo la Barca de Pedro cómo se encuentra en peligro y no hay nadie que preste ayuda…

“El cismático caerá en el desprecio de los fieles italianos… ”

“Alrededor de pasados doce años del milenio será cuando el resplandeciente manto de poder legítimo salga de las sombras en que se mantenía, por el cisma.
.
Los daños de aquél que bloquea la puerta de la salvación, por su cisma y engaños, han llegado a su fin.
.
Y la multitud de los fieles se someterán inmediatamente al Digno Pastor, quien tendrá que sacar todos los errores y restaurar la Iglesia en su belleza.
.
Él la renovará.”

Pero hay más profecías sobre este Papa restaurador.

papa-francisco eleccion

 

OTRAS PROFECÍAS COMPARTEN LA LLEGADA DEL PASTOR ANGÉLICO

Esta profecía es similar a otras declaraciones proféticas de santos y místicos a través de los tiempos que han profetizado la venida del Pastor Angelicus (“el Papa Angélico”).
.
Que curará a la Iglesia del cisma y logrará el Segundo Pentecostés.

El primer caso registrado de esta profecía del Papa Angélico fue citado por Roger Bacon en el siglo XIII: 

“… Hace cuarenta años se profetizó, y ha habido muchas visiones sobre lo mismo, que habrá un Papa en estos tiempos que purificará el Derecho Canónico y la Iglesia de Dios de los sofismas y engaños de los juristas para que reine la justicia sobre todo sin el estruendo de los pleitos. 

Debido a la bondad, la verdad y la justicia de este Papa los griegos volverán a la obediencia de la Iglesia Romana, la mayor parte de los tártaros se convertirán a la fe, y los sarracenos serán destruidos. 

Habrá un solo rebaño y un solo pastor, como oyó el profeta (Juan 10:16)… “







El Pastor Angélico fue también aludido en los 1846 en mensajes de La Salette: 

“La fe se extinguirá en Francia: tres cuartas partes de Francia no practicarán la religión más, o casi nada más, la otra parte la practicarán sin realmente practicarla.

Entonces, después de [que], las naciones se conviertan, la fe se reavivará en todas partes. 

Un gran país, ahora protestante, en el norte de Europa, se convertirá; por el apoyo de este país todas las demás naciones del mundo se convertirán. 

Antes de todo llegue, grandes trastornos llegarán a la Iglesia, y en todas partes. 

Entonces, después nuestro Santo Padre el Papa será perseguido. 

Su sucesor será un pontífice que nadie espera. 

Luego, una gran paz llegará, pero no va a durar mucho tiempo. 

Un monstruo vendrá a molestarla … “

misa tridentina

 

SUS IMPLICANCIAS

Por supuesto, el aspecto más interesante de esta profecía es el hecho de que apunte a la época del Segundo Pentecostés doce años después del milenio: el año 2012.

Pero una lectura de la realidad muestra que estamos lejos del segundo pentecostés, aunque no es descartable que Dios lo mande de improviso.

Como la profecía predice la aparición del Digno Pastor para restaurar la Iglesia doce años después de la vuelta del milenio, pareciera sugerir que la fecha coincide con el pontificado de Francisco.

La profecía dice explícitamente que la Iglesia se renovará a partir de esta fecha.
.
Y que esto marca el comienzo de la expulsión de los cismáticos de la Iglesia en el Segundo Pentecostés, bajo el liderazgo del “Pastor Digno”.

También es un dato más relevante, que vendrá “más allá de las montañas”, queriendo significar con esto que no será cercano geográficamente a Roma.

Lo cual coincide con la procedencia de Francisco, que es el primer papa sudamericano, o sea más allá del océano.

 

Vayamos ahora a las identificaciones posibles del “digno pastor”.

 

LAS SEÑALES QUE ALGUNOS ESTUDIOSOS VEN COMO EL CUMPLIMIENTO DE LA PROFECÍA

La fecha en que se publicó la Corrección Filial ha llevado a O’Reagan a sostener que Francisco encaja con la figura del “Digno Pastor” que profetiza Tomasuccio de Foligno.

Porque él ve en la corrección un indicador de un cisma en marcha.

Él menciona los siguientes hechos proféticos adicionales que arman el escenario:

-La publicación se produjo el 23 de septiembre, el día exacto del signo que apareció en el cielo.

-A 33 días después de la aparición del Gran Eclipse Solar Americano

-En el año centenario de Nuestra Señora de Fátima

-Coincidiendo con la Cuaresma de San Miguel.

La primera cosa a decir es que según sus signatarios, la corrección filial se hizo pública el 24 de septiembre de 2017, Fiesta de la Virgen de la Merced y de la Virgen de Walsingham.

De modo que no fue el mismo día del signo en el cielo, sino un día después.

Ni 33 días después de del eclipse de sol en EE.UU., sino 34 días después.

Esta diferencia de un día cambia la fuerza del argumento, porque las connotaciones proféticas ya no son tan significativas.

Estas asociaciones también demuestran algo que estamos experimentado los cristianos hoy, que buscamos señales de lo que va a pasar para darnos seguridad en este tiempo caótico.

Este nerviosismo en la interna de la Iglesia está alimentado por varias razones.

Una es el modernismo, la herejía y la falta de sólida enseñanza que ha conducido a numerosos errores, confusión y compromisos en la fe, y que se ha sentido crecer cada vez más desde el Vaticano II.

Pero sobre todo desde que asumió el pontificado el papa Francisco se ha visto una verdadera explosión de obispos y sacerdotes proponiendo herejías.

Como si se hubiera abierto del grifo de repente y apareciera un fuerte caudal.

Otra es que el Papa Francisco ha tomado la dirección pastoral de enfatizar el kerygma, la primera proclamación de la Buena Nueva, dejando en segundo plano las enseñanzas morales.

Lo cual no se hizo una campaña fuerte inicial para indicarlo y por tanto parece no haber sido entendido por una parte del clero.







Además el Santo Padre no ha sido preciso en los términos, sugiriendo más que definiendo.

(Hay que tener en cuenta que Francisco no es un teólogo sino un hombre de la pastoral).

Lo cual ha abierto puertas a las más variadas interpretaciones de sus palabras e intenciones, legitimando entonces que salieran obispos y sacerdotes proponiendo herejías.

Las que tampoco el Papa ha salido a corregir públicamente – porque cree en el debate interno-, aunque sobre muchas de ellas se sabe que disiente claramente.

Una tercera son los mensajes de Nuestra Señora a diferentes y supuestos videntes, que han advertido de tiempos de confusión y de apostasía.

Dejando la clara sensación que estamos viviendo en los “últimos tiempos” (aunque no en el fin del mundo).

Pero además, en este mix de causas, están también las profecías papales, como la de San Francisco de Asís.

La que a nuestro juicio ponen lejos de esta época la llegada del “digno pastor” del Beato Tomasuccio de Foligno.  

Esto no quiere decir que Francisco no sea un digno pastor en la acepción corriente del término, sino en la acepción profética.

 

LA PROFECÍA DE SAN FRANCISCO DE ASIS

En las Obras del Seráfico Padre de R. Washbourne (1882), que lleva la marca de un imprimatur, hay una profecía de San Francisco que imparte a sus hijos espirituales en su lecho de muerte.

Cito las partes relevantes aquí:

“Actúen valientemente, hermanos míos; tomen valor y confíen en el Señor.

El tiempo se acerca rápidamente en el cual habrá grandes pruebas y aflicciones.

Las perplejidades y las disensiones, tanto espirituales como temporales, abundarán.

La caridad de muchos se enfriará, y la malicia de los impíos aumentará.

Los demonios tendrán un poder inusual.

La pureza inmaculada de nuestra Orden y de otras, será tan oscurecida que habrá muy pocos cristianos que obedecerán al verdadero Soberano Pontífice y a la Iglesia Católica Romana con corazones leales y caridad perfecta.

En el tiempo de esta tribulación un hombre, no canónicamente elegido, será elevado al Pontificado.

Quien, por su astucia, procurará arrastrar a muchos al error y la muerte.

Entonces se multiplicarán los escándalos, se dividirá nuestra Orden, y muchas otras serán enteramente destruidas, porque consentirán en el error en vez de oponerse.

Habrá tal diversidad de opiniones y cismas entre el pueblo, los religiosos y el clero, que, excepto que si aquellos días no se acortaran, según las palabras del Evangelio, incluso los elegidos serían llevados al error, si no fueran guiados especialmente, en medio de tanta confusión, por la inmensa misericordia de Dios …

Aquellos que conserven su fervor y se adhieren a la virtud con amor y celo por la verdad, sufrirán heridas y persecuciones como rebeldes y cismáticos por sus perseguidores, impulsados por los espíritus malignos.

En aquellos días, nuestro Señor Jesucristo no les enviará un verdadero pastor, sino un destructor”.

Lo que dice esta profecía es que habrá un Papa elegido violando las leyes canónicas.
.
Que producirá un cisma y persecución a quienes se mantengan firmes en la fe.

Si unimos esta profecía del siglo XIII con la de Tomasuccio de Foligno del siglo XIV, como debiera ser, entendemos que:

-habrá un papa elegido por fuera de las reglas canónicas;

-que creará un cisma;

-perseguirá a los leales a la fe;

-luego vendrá el “Digno Pastor” de “más allá de las montañas”

-a partir de 12 años después de comenzado el milenio

-y restaurará la Iglesia sacándola de los errores.

Esto significa que el “Digno Pastor” será elegido luego del Papa cismático, con el cisma ya instaurado, y con la persecución en apogeo.

Pero todavía no ha habido un cisma. Recién se habla ahora de esa posibilidad formal.

Y ya está Francisco en el pontificado.

Por lo tanto él no puede encajar en la revelación de Tomasuccio como el pastor que hará volver a la Iglesia luego del cisma.

Es más, esto mismo es así si tomamos sólo la profecía de Tomasuccio.

Por lo tanto caben tres posibilidades: que esta profecía se cumpla en el futuro, que nunca se cumpla o que ya se haya cumplido en siglos pasados.

Pero el texto de esta profecía más la corrección filial y los signos alrededor de la fecha de publicación no permiten concluir que Francisco sea el profetizado “Digno Pastor”.

Una vez más cuidado al interpretar lo que decimos: no queremos significar que Francisco no sea un pastor digno en la acepción normal del término.

Nos inclinamos que esta figura del “Digno Pastor” está en el futuro.

Fuentes:

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

  • Angeles

    No termino de entender qué quiere decir la expresión “un Pastor digno”. Creo que tanto Juan Pablo II como Benedicto XVI, fuero pastores muy dignos. No correspondería entonces, calificar al Papa que viniera tras ellos como “pastor digno” como si viniera a tomar posesión de una Iglesia que no los tuvo. El asunto sería si Francisco no fuera un pastor digno y el que viniera después llegara como un agua clara, como un enviado de Cristo a limpiar lo sucio y a reacomodar lo desacomodado. Personalmente no creo que esa profecía se refiera a Francisco. Bendiciones.

  • Alfredo

    Totalmente de acuerdo, no considero que la profecia se refiera a Francisco por mil y una razones.

  • Pensador Católico

    El Papa Francisco si es un Papa digno.

  • Lucio Vecchio

    Los Papas anteriores han sido muy dignos sin dudas… y Francisco también lo es y estoy seguro que la historia dirá que además fue un gran Papa…

  • Pensador Católico

    ¿Ves como malinterpretas?, no quise decir que los anteriores no lo fueran, sé que lo fueron, pero también Él.