A menos que suceda algo sobrenatural que haga revertir las tendencias demográficas actuales, la necesidad económica, junto con la “cultura de la muerte”, significará que la generación que mató a sus hijos, a su vez va a ser asesinada por sus propios hijos que sobrevivieron a la matanza. La legalización del aborto conduce a la eutanasia legalizada como una medida de ahorro de costos, control de la población y vivir la propia vida de forma hedonista.

el-aborto-la-eutanasia-y

El occidente hedonista está viviendo más allá de sus posibilidades económicas, decidiendo por familias chicas y controlándolo mediante la anticoncepción y el aborto; ya no puede reponer a los que mueren, hay cada vez menos gente en edad de trabajar y más jubilados que mantener, porque viven más, pero con mayores costos de salud.

Pero además, esta cultura de la muerte nos sume en una pendiente resbaladiza que no se sabe dónde va a parar, lo que expresó hace un par de años Theo Boer, uno de los más entusiastas miembro holandés del Comité de eutanasia, que hablando ante el parlamento británico recomendó no seguir sus pasos y no legalizar el suicidio asistido.

 

OCCIDENTE COMPARADO CON LOS PAÍSES EN DESARROLLO

La situación en los países en desarrollo es muy diferente como las pirámides poblacionales comparativas de los EE.UU. y Nigeria muestran dramáticamente.

Una menor esperanza de vida y tasas de natalidad elevadas significan que siempre hay un gran número de trabajadores disponibles para apoyar a las personas mayores.

En Occidente tenemos una creciente población de ancianos con el apoyo de una población en edad de trabajar cada vez menor – alimentada por las personas mayores viven más tiempo y una epidemia de aborto, infertilidad y familias pequeñas.

Estos cambios demográficos, junto con las presiones económicas de la creciente deuda pública y personal, y el aumento de la presión para un cambio en la ley para permitir la eutanasia, producen un cóctel tóxico.

 

EL CASO DE CHINA

Pero el fenómeno no se restringe solamente a occidente.

Susan Yoshihara de CFAM ha dicho que:

Las tendencias demográficas están a punto de echar a perder los planes de Pekín para el siglo de China, dijo Yoshihara, co-editora (junto con Douglas A. Sylvia) del libro, “Declinación de la población y reconfiguración de la política de las grandes potencias”.

“El país está envejeciendo rápidamente y se enfrenta a una contracción de su fuerza de trabajo antes de lo previsto. Más de una cuarta parte de la población china tendrá más de 65 años en 2050, frente al 8 por ciento en la actualidad. Y los muy viejos – los mayores de 80 – aumentarán más de cinco veces. China verá el descenso absoluto de la población a finales de la próxima década”.

 

LO QUE SUCEDE EN EUROPA

En 1950 había 7,2 personas en edad de trabajar (20-64) en los estados miembros de la OCDE por cada persona de más de 64 años de edad.

En 1980 la proporción se había reducido a 5,1; ahora es alrededor de 4,1 y en 2050 será 2,1….

Pero además, por encima de todas las demás condiciones del estado del bienestar, las necesidades de la tercera edad son enormes.

Aparte de los costos de las pensiones y la seguridad social, una enorme parte de los gastos del Servicio Nacional de Salud anual va en la tercera edad.







 

ESTADÍSTICAS DE GRAN BRETAÑA

Estadísticas del Departamento de Salud para 2002-3 ya mostraban que casi la mitad de todo el presupuesto del NHS (Sistema Nacional de Salud), el 46,7%, se destinó a las personas mayores de 64 años y casi un tercio del gasto del NHS, el 30,3%, se destinó a las personas de 75 años o más.

El costo promedio de la atención sanitaria per cápita se eleva drásticamente una vez que las personas son mayores de 65 años (entre los 65 a 74 años de edad el gasto anual es de £ 948; de 75 a 84 años de edad que es de £ 1.684).

Eso significa que el costo per cápita de las personas de 65 a 74 es casi tres veces el costo promedio de los de 16 a 44. Incluso el costo 45 a 64 años de edad es sólo £ 459 por año cada.

suicidio asistido

 

SOLUCIONES DRÁSTICAS

Algunos políticos europeos y economistas han sido escalofriantemente abiertos sobre los incentivos económicos para la eutanasia. Jacques Attali, ex presidente del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollodijo ya en 1981 en un artículo publicado en L’Avenir de la vie:

“Tan pronto como llega más allá de 60-65 años, el hombre vive más allá de su capacidad para producir , y cuesta a la sociedad una gran cantidad de dinero … la eutanasia será uno de los instrumentos esenciales de nuestras sociedades futuras“. 

A menos que se haga algo para revertir las tendencias demográficas, la necesidad económica, junto con la “cultura de la ideología de la muerte” – que es cada vez más abiertamente aceptada –, podría significar que la generación que mató a sus hijos sea a su vez asesinada por sus propios hijos.

Minette Marín en el Sunday Times ha llamado a la bomba de tiempo demográfica “un elefante gris enorme en la habitación”. Pero su propuesta de soluciones para los retos del futuro del desarrollo económico son increíblemente escalofriantes:

“El hecho es que los generosos sistemas de bienestar de los países ricos están condenados en su totalidad. Esto es simplemente una cuestión de demografía…. Estamos viendo el envejecimiento de los países ricos, ya que la generación del baby boom se jubila. Todo el mundo lo sabe, pero no todos están dispuestos a admitir las consecuencias”.

“Todos los que no tienen (una generosa pensión o activos financieros) se convertirán cucos grises, desplazando la carga en cada vez menos jóvenes que no la podrán soportar”

¿Y cuál es su sugerencia?

“personas de edad que, enteramente por su propio libre albedrío, decidan quitarse la vida sin presiones de nadie, son, creo, para ser admiradas y estar agradecidos. Se ahorrarán a sí mismos y a sus familias una gran cantidad de sufrimiento y están aliviando a los que les rodean y al estado de bienestar de una carga. Sin duda que es un acto honorable”.

Marin ve esto como el escape de lo que ella cree que es un infierno inevitable para muchas personas “viejas”:

“una época de malos tratos en las salas de geriatría, viviendo entre sus llagas la orina y los excrementos, dependiendo de cuidadores extranjeros indiferentes en hogares de cuidado caros; un período de confusión, la sensación dolorosa de ser ignorado, no deseado y estar solo. En una sociedad menos rica, esas cosas se volverán más comunes”.







 

TODO CONDUCE INEVITABLEMENTE A LA EUTANASIA

Esto la lleva necesariamente a una conexión apasionada para la legalización de la eutanasia y el suicidio asistido, con el mantra de la muerte con dignidad, y no sólo para el “enfermo terminal”. Marín expresa:

Tampoco veo ninguna razón para restringir el derecho a morir a las personas con enfermedades terminales. Enfermedades degenerativas, dolor constante y la disminución de pesadilla que todos tememos son excelentes razones para querer, muy racionalmente, morir. Así que siento una gran admiración por todas aquellas personas valientes que deciden poner fin a sus vidas en un momento de su elección”.

Su táctica final es que esta “solución final” al problema demográfico es una especie de necesidad económica. “Vamos a necesitar ser capaces de elegir una buena muerte en una sociedad empobrecida”.

Así que la conclusión es que Gran Bretaña se está convirtiendo en una sociedad empobrecida. Es demasiado pobre para cuidar de sus niños y ancianos, por lo que necesita tener familias más pequeñas y una menor generación de mayores con el fin de sobrevivir. Y la eutanasia ayudará a lograrlo.

La solución global de Marín es continuar con los estilos de vida consumistas, familias pequeñas y matar a las personas mayores.

theo boer

Dr. Theo Boer

 

UN PADRE DE LA EUTANASIA EN HOLANDA RECOMIENDA NO IR POR ESTE CAMINO

Un holandés del Comité oficial que monitorea la eutanasia recomienda a Inglaterra no hacerlo: “Inglaterra, no lo hagan. Yo apoyé la eutanasia holandesa, pero puedo decir que me equivoqué horriblemente”.

Theo Boer, advierte al Parlamento británico que no apruebe el suicidio asistido: “Se trata de un plano inclinado imparable”.

“Inglaterra, no lo hagan. Yo he sido un ferviente partidario de la ley sobre la eutanasia holandesa. Pero ahora, después de 12 años de experiencia, he cambiado radicalmente mi idea”.

Así Theo Boer, que enseña en la Universidad de Utrecht y ex miembro holandés del Comité que supervisa y controla los efectos de la ley, puso en guardia a los diputados del Reino Unido que discuten la legalización del suicidio asistido.

La ley de la cual Lord Falconer es relator, se preparó junto con el lobby pro-eutanasia “Dignity in Dying” y permite que el enfermo terminal, con una esperanza de vida de menos de seis meses, solicite una droga letal a los médicos para ingerir en cualquier momento, siempre que no sea en público. Boer, junto con otros, fue invitado el año pasado a Westminster para dar su opinión de expertos en la materia.

Boer fue uno de los partidarios de la ley sobre la eutanasia y una vez había declarado que “una buena ley producirá un número relativamente bajo de muertes”.

El tiempo y los números no le dieron la razón, dado que las víctimas de la eutanasia en Holanda crecieron un 15 por ciento cada año y al final de 2014 llegó a los 6000.

Boer habló del suicidio asistido (también llamada eutanasia pasiva) como “un plano inclinado imparable”, por lo que en Holanda “lo de carácter excepcional” se ha convertido en “el procedimiento estándar para un paciente de cáncer”.

De acuerdo con el profesor, el suicidio asistido seguirá la misma parábola del aborto: un escenario preocupante si tenemos en cuenta que 47 años después de su legalización se producen cada año en Inglaterra 200 mil abortos.

Boer dijo que estaba preocupado por el hecho de que en Holanda la ley va a ser extendida a “dementes y deprimidos”, que los matarán incluso con unidades móviles de eutanasia, es decir, los médicos que van en camiones especiales para poner la inyección letal en el hogar para los pacientes que lo necesitan.

suicidio asistido

Incluso si la ley es aprobada para “unos pocos casos excepcionales”, los activistas no estarán satisfechos hasta que “la píldora letal no esté disponible para todo el mundo: algunos planos son de verdad muy inclinados”.

El profesor dijo entonces:

“Estoy terriblemente mal por haber pensado que la eutanasia regulada funcionaría. Cada vez son más los pacientes con demencia y psiquiátricos que se encuentran en la lista de muertes cada año. Cada vez más personas optan por el suicidio asistido o la eutanasia activa, porque sólo son viejos. Algunos de estos podrían aún vivir más años o décadas. A menudo la eutanasia sólo se requiere por la presión ejercida por los familiares de las víctimas. Ni siquiera los comités de supervisión (de la que es miembro), a pesar de que trabajan mucho, se las arregla para detener este desarrollo”.

Hoy en día, una de cada siete personas en Holanda muere por un médico. En 2012, las victimas fueron 4.188, el 3 por ciento de todas las muertes en Holanda, pero muchos casos (incluyendo el suicidio asistido) no son reportados y las estimaciones no tienen en cuenta por lo menos un millar de muertos más.

Fuentes:

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:
  • Alondra Decas

    Da miedo todo lo que esta haciendo el hombre en todo el Mundo, ya no diferencian entre el bien y el mal, los que estamos conscientes de esto devemos decirlo y orar.